lunes, 9 de junio de 2014

Portugal y Europa después de las elecciones europeas

 

 

OPORTO LA SEGUNDA CIUDAD PORTUGUESA

 

Bloco de Esquerda · · · · ·

 

Después de las elecciones locales, el Bloco de Esquerda ha consolidado su programa europeo a través un debate programático a fondo, abierto a muchos independientes, que culminó en la Conferencia Nacional de febrero. El Bloco fue a la lucha con una orientación fuerte, un programa claro y alternativo al del gobierno, un candidato de consenso del partido y una apertura que se reflejó en la calidad de la lista y sus apoyos públicos. el Bloco de Esquerda llevó a cabo una campaña electoral dinámica en la que estuvo unido y plenamente comprometido.

El Bloco de Esquerda tuvo un resultado electoral malo. Consiguió que Marisa Matias fuese elegida pero se quedó lejos del segundo eurodiputado y no sólo no consiguió revertir las pérdidas de las últimas elecciones legislativas y municipales sino que quedó por debajo de aquellos resultados. Esta constatación exige una reflexión profunda sobre la situación política, el camino recorrido y las opciones futuras del Bloco.

Crisis del sistema político y del centro

Las elecciones al Parlamento Europeo del 25 de mayo señalan la profundización de la crisis del sistema político en Europa, que se refleja en la pérdida generalizada del poder electoral de los partidos tradicionales y de gobierno (socialistas y conservadores) y el crecimiento de la extrema derecha y de formas de populismo reaccionario y xenófobo, como en Inglaterra, Francia, Dinamarca, Suecia, Austria y República Checa. Sin embargo, las fuerzas anti-austeridad lograron resultados significativos en Grecia (victoria de SYRIZA), Irlanda (20% para el Sinn Fein) y el Estado español (IU y el nuevo partido Podemos suman el 18% de los votos).

El segundo factor de crisis del sistema político es la persistencia de los altos índices de abstención, que empeoran con la desesperación social en este ciclo de crisis económica. La muy baja participación de los europeos en estas elecciones agrava la crisis de representatividad democrática de la Unión Europea.

En Portugal, la abstención alcanzó en estas elecciones europeas la tasa récord del 66% (un 3% más que en 2009, menos de 280.000 votantes). En Braganza, Faro, Vila Real y las Azores, la abstención superó el 70%. El máximo histórico en las europeas había tenido lugar hace dos décadas (64,6%).

La emigración, que ha crecido en los últimos años a niveles sólo vistos en los años 60/70del siglo pasado, sin duda jugó un papel importante en el aumento de la abstención. Sin embargo, la principal explicación de este fenómeno es el descrédito acumulado entre amplios sectores populares en relación a la en general. Este alejamiento de los ciudadanos tiende a tener su mayor mayor expresión en las elecciones europeas, pero tiende a crecer también en las legislativas y municipales, pudiendo convertirse en una tendencia estructural. La abstención actual es una expresión de protesta contra las políticas de austeridad y antisociales.

En Portugal, los partidos del gobierno sufren una humillante derrota, que condena la política de austeridad y simplemente no ha tirado a Passos y Porta porque la inacción del Presidente de la República los mantiene. Los votos perdidos por el centro-derecha no se transfieren significativamente a la izquierda. Si bien es cierto que los partidos gobernantes pierden 400.000 votos en relación a 2009, el PS se estanca, ganando sólo un eurodiputado más que la alianza de derechas.

El PCP obtuvo 416 000 votos (35.000 más que en 2009) pero no fue la única fuerza que rentabilizó el descontento. La polarización se produce también alrededor de la personalidad de Antonio Armada y Pinto (MPT, 200.000 votos más que en 2009).

A pesar de no haber podido conseguir un escaño para Rui Tavares, el Partido Libre alcanza una votación importante (70.000 votos) a partir de una crítica indiferenciada a los "aparatos de partido" y la promesa de una nueva forma de hacer política con los ciudadanos, junto a la predisposición a un acuerdo con el PS.

Los resultados del Bloco de Esquerda

La Mesa Nacional saluda a los militantes que hicieron del Bloco una fuerza presente en todo el territorio, en una batalla política que permitió conservar la representación de nuestra corriente política en el Parlamento Europeo. La Mesa Nacional saluda asimismo a todos los candidatos del Bloco, militantes o independientes, en particular a Marisa Matias y Joao Laviña, por su destacada actuación como primeros candidatos de la lista.

El Bloco de Esquerda sufrió el desgaste de dos derrotas electorales consecutivas (2011 y 2013), lo que alimentó una narrativa continuada sobre la inevitable decadencia del Bloco. También contribuyeron a este resultado los desacuerdos públicos y las críticas internas y una responsabilización exagerada contra el Bloco por la falta de una convergencia real de la izquierda, alrededor de la cual se crearon expectativas que no terminaron por concretarse. Este hecho repercutió en el Bloco de Esquerda de manera particular.

Por otro lado, el Bloco de Esquerda ha dejado de tener la ventaja del efecto de novedad y su imagen está muy marcado por las instituciones en las que desarrollamos parte de nuestra lucha, como los parlamentos y los municipios, y que son ahora objeto de desconfianza por muchas de las víctimas de las políticas que allí se deciden. Sin una base social militante y electoral suficientemente arraigada, el Bloco de Esquerda enfrenta mayores dificultades por la división de la izquierda y las formas de populismo que marcan este contexto. Los debates de la conferencia de organización en febrero pasado se centró en esta realidad y trató de iniciar una respuesta.

El Bloco de Esquerda continuará el debate tanto sobre las causas como las consecuencias de los resultados de las elecciones recientes y también el debate sobre su proyecto y su espacio político. Hasta el final de junio, los núcleos, grupos municipales y de distrito reunirían a los militantes para llevar a cabo esta reflexión. Par este debate, el Bloco considera esencial que esta reflexión incluya a los simpatizantes y votantes. El objetivo es retomar el espíritu fundacional del Bloco, unitario e intransigente, que vaya más allá de los límites partidarios e implique a activistas y movimientos sociales en el diálogo indispensable para la construcción de una alternativa amplia.

La Unión Europea después de mayo

Los resultados de las elecciones en Europa mostraron la amplitud de la percepción de que la respuesta a la crisis de los últimos años de la UE ha exacerbado la exclusión de los ciudadanos, promovido la desigualdad, ha reforzado el poder del directorio de una sola potencia, consolidado el peso decisivo de los sistemas financieros y de las economías sujetas a la búsqueda de rentas, incentivando así la búsqueda de soluciones nacionales como consecuencia a la agresión de la Comisión Europea y el BCE.

El rechazo categórico a todo proceso de mutualización de la deuda soberana, según lo establecido en el acuerdo entre las derechas y el SPD en el gobierno alemán, así como el fracaso de cualquier modificación del Tratado Presupuestario - el compromiso Electoral de Hollande, pronto olvidado – demuestran que la política de la UE seguirá empeorando la destrucción de las economías de los países periféricos y ha impuesto, en nombre del euro, una crisis social de una gravedad sin precedentes. Por otra parte, Europa no tiene medios para resistir una nueva crisis financiera con las instituciones actuales. La austeridad conduce a la deflación y corre el riesgo de una depresión prolongada, impide una respuesta económica para la creación de empleo y el crecimiento y condena a desaparecer servicios públicos esenciales.

De este modo, los veinte años de austeridad que la Unión Europeo, el presidente y el gobierno anuncian para Portugal sólo son compatibles con la formas políticas autoritarias de poder y con la gestión de gobiernos de concentración para continuar este camino de destrucción. El colaboracionismo es la forma de gestionar Portugal.

Movilizar para desgastar al gobierno

Las próximas semanas estarán marcadas por el regreso de las protestas, con acciones sindicales convocadas en Oporto y Lisboa (14 y 21 de junio, respectivamente). El desgaste político de la mayoría debe acentuarse con la profundización de las movilizaciones, sobre todo considerando los recientes ataques contra la negociación colectiva y las nuevas medidas de austeridad que el gobierno prepara como respuesta a los dictámenes del Tribunal Constitucional sobre las medidas del Presupuesto del Estado para 2014. Gobierno da señales de querer ignorar el contenido real de las sentencias del TC, no cumpliendo de inmediato la reposición de los niveles de sueldos de la administración pública, o devolviendo los subsidios recortados.

La reducción del número de diputados es empobrecer la democracia

En el momento en que impera la insatisfacción con la crisis del sistema político, el Partido Socialista propone reducir la proporcionalidad y la representación plural que constituye la democracia, regresando a las propuestas para reducir el número de parlamentarios y la introducción de las circunscripciones uninominales. La respuesta a la crisis de representación del sistema político con propuestas regresivas y bipartidistas es un retrato de las políticas del PS , en las que coinciden tanto Seguro como Costa.

Convención nacional en noviembre

La Mesa Nacional ha decidido convocar la próxima Convención nacional los días 22 y 23 de noviembre en Lisboa. La IX Convención evaluará el trabajo realizado por el Bloco de Esquerda durante dos años y establecerá la orientación política y elegirá los órganos nacionales de dirección para el período siguiente.

El Bloco de Esquerda es una organización de la izquierda alternativa portuguesa en la que confluyeron las principales corrientes maoistas, trotskistas y los sectores renovadores del PCP tras la Revolución de los Claveles.

Traducción para www.sinpermiso.info: Enrique García

Seguidores