lunes, 23 de noviembre de 2015

Así cambian la percepción de la realidad

 

 

Al levantarme lo primero que hago siempre es dar un repaso a todos los medios de comunicación, desde los que sé que escriben al dictado hasta los independientes. Siempre es bueno estar informado, ¿no?

Pues bien, en muchos medios escritos al terminar las noticias puedes encontrarte enlaces propios y patrocinados. En el caso de El País o Eldiario.es están patrocinados por Outbrain. Es decir, entiendo que no son del propio medio, sino que se trata de una compañía que obtiene beneficios consiguiendo lectores para los medios de comunicación.

Por ejemplo, estos son los enlaces que aparecían hoy en el diario El País: Clínica Baviera, Intel y Autobild.es. Cada vez que se entra en uno de esos enlaces la compañía en cuestión (Outbrain) obtendrá unos ingresos que le serán suficientes para pagar por ese espacio al medio correspondiente (El País). Hay que tener en cuenta que lo que aparece en este contenido es variable, de tal forma que si entras dos veces en la misma noticia puedes encontrar enlaces completamente diferentes. Por ello, es muy difícil de controlar.

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 12.22.10

Bien, estaba leyendo Eldiario.es y al terminar la noticia en cuestión (El magnate que ha inundado la Red con sus pintadas de Assange o Pablo Iglesias, 5/11/15) encuentro los siguientes enlaces:

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 12.23.28

Como se puede comprobar son posteriores al 5 de noviembre de 2015, fecha de la publicación de la noticia y en la que podemos leer el primero de los comentarios, escrito ese mismo día.

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 12.23.44

La noticia que más llama mi atención es la referida a Tania Sánchez (¿Por qué ha sido imputada Tania Sánchez? de Economía Expansión) dado que no tengo referencia de ninguna imputación de la misma en los últimos días (no desde luego desde el 5 de noviembre de 2015, fecha de publicación de la noticia). Sí es cierto que recordaba que había declarado en el juzgado pero que había quedado absuelta de los cargos, con lo que pensé que la estaban imputando por algo nuevo.

Entro en el enlace y me encuentro que la noticia es del día 1 de junio de 2015 y tiene un titular muy potente: “Tania Sánchez, imputada por prevaricación, tráfico de influencias y malversación”. No está nada mal. En la parte de arriba se indica que tenía que declarar el 23 de junio de 2015.

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 12.33.02

Acudo a San Google para seguir con la noticia y enseguida encuentro el resultado de la declaración: Archivada la causa contra Tania Sánchez por “falta de indicios”.

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 12.35.53

El primer titular y la imputación de Tania Sánchez han terminado por quedar en nada después de unos minutos de comprobación de la noticia.

El gran problema

Lo realmente importante es comprobar como se puede modificar la percepción de los lectores sobre una persona y el partido político al que representa (Podemos en este caso) sin necesidad de calumniar, difamar o injuriar. Sin cometer delito alguno, es suficiente con convertir en actualidad una noticia que no lo es. En este caso es una empresa privada (Outbrain) la que desinforma, pero utilizando los medios de comunicación.

La mayoría solo leerán el primer enlace patrocinado, con lo que creerán que Tania Sánchez acaba de ser imputada por prevaricación, tráfico de influencias y malversación. Algunos pensarán que es un caso nuevo y otros que se trata del caso tratado hace unos meses. Por ello, su percepción de Tania Sánchez y de Podemos será realmente negativa.

Otros entrarán en la noticia y, tanto si se percatan de la fecha como si no, ratificarán esa pésima imagen.

Por último, habrá otros que buscarán sobre el acontecimiento o que se percatarán de la fecha de publicación de la noticia o que recordarán algo de lo sucedido. De este grupo, una parte quedará con la duda y la otra investigará para corroborar la información.

Es evidente que en este caso llegar a la realidad (que Tania no está imputada) es mucho más complicado que quedarse con una noticia que aun siendo verdad, al carecer de actualidad, desinforma. Como es un camino mucho más complicado serán muchos menos los que sigan todos los pasos que los que se queden en alguno de los estadios anteriores a la comprobación final de la noticia.

Es más, si algún lector ideológicamente ya está predispuesto para creer la noticia no tendrá el más mínimo interés por corroborarla y le servirá para ratificarse en el mensaje que tanto le repiten, una y otra vez, muchos medios de comunicación.

¿Cuántas personas cambiarían su voto al saber que uno de los políticos que van en una lista (sea de Podemos o de otro partido) está imputado por delitos tan graves?

Lo más grave

Lo peor de todo este asunto es que están cambiando la percepción a lectores que también son electores (a menos de dos meses de las elecciones) y, en gran medida, dirigiendo su voto.

Algo peor aún es que ha llegado un punto en el que es prácticamente imposible confiar en la mayoría de medios de comunicación y por desgracia muchos no tienen ni tiempo ni ganas de investigar qué hay de cierto en la información que se les ofrece.

¿Hasta qué punto somos libres si el único acto pleno que hacemos en una democracia, votar, puede ser condicionado de tal forma?

 

Luis Gonzalo Segura es exteniente del Ejército de Tierra y autor de las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).

Puedes seguirle en Facebook y Twitter.

Próximas presentaciones:

Madrid. Jueves 26 de noviembre de 2015 en Librería Muga (Avda. Pablo Neruda, 89) a las 19:30 horas.

“Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión” (“A golpe de letra” por Sergio Sancor). ¡Consíguela aquí firmada y dedicada!

CÓDIGO ROJO

Fuente: Público.es

Seguidores