viernes, 30 de enero de 2015

Varoufakis se dirige al público de habla alemana

 

 

EL BLOGERO MINISTRO DE ECONOMÍA DE GRECIA

 

 

 

Varoufakis se dirige al público alemano-parlante. Entrevista con el más que probable negociador del gobierno de Syriza con la Troika

Yanis Varoufakis · · · · ·

26/01/15

 

Johanna Jaufer entrevistó para la cadena pública austriaca ORF al economista Yanis Varoufakis, quien con toda probabilidad dirigirá las negociaciones del nuevo gobierno de la izquierda radical griega Syriza con la Troika.

Lleva usted ahora tres semanas como político profesional…

Dos semanas.

¿Se lo ha tenido usted que pensar mucho? En su blog escribió también que la cosa le daba pánico.

Fue una decisión grave. Por lo pronto, porque yo entraba en política para realizar una tarea que siempre pensé que había que llevar a cabo, y se me ofrecía la oportunidad de poner manos a la obra. Tiene que ver con las negociaciones entre Grecia y la Unión Europea, en caso de victoria de Syriza: se trata de un proyecto y de una perspectiva extremadamente difíciles. Por otra parte, yo soy un académico, soy un ciudadano, un ciudadano activo, de modo que estoy habituado a un tipo de diálogo en el que de lo que se trata es de que yo aprenda realmente de usted y usted de mí: tendremos desacuerdos, pero a través de esos desacuerdos, se enriquecerán nuestros respectivos puntos de vista.

No se trata de que uno se imponga al otro…

Exacto. Pero en la política es peor: cada parte trata de destruir a la otra parte –ante el público—, y eso es algo que me resulta de todo punto ajeno, algo para lo que de ninguna forma estoy dispuesto a servir.

¿Y qué pasa con su trabajo en la universidad? ¿Lo deja en suspenso?

Sí, en efecto. He dejado la Universidad de Texas. Mantengo mi cátedra en la Universidad de Atenas –sin paga—, y espero que no pase mucho tiempo antes de regresar.

¿Estaría usted dispuesto a permanecer en un gobierno por más tiempo?

No. No deseo hacer carrera política. Idealmente, lo que querría es que otro lo hiciera, y que lo hiciera mejor que yo. Sólo que esta era una única para hacer algo que no se habría podido hacer de otro modo. No soy un profeta, de manera que no puedo decirle a usted dónde estaré yo en dos, tres, cinco o diez años. Pero si lo que me pregunta ahora, lo óptimo para mí sería que nuestro gobierno tuviera éxito en la renegociación de un acuerdo con Europa que hiciera sostenible a Grecia, y que luego otras gentes, ya sabe… el poder debe ser rotativo, nadie debería engolosinarse con él.

Algo que salido varias veces en Alemania y en Austria es el asunto de las reparaciones, porque Alemania se escaqueó de pagar reparaciones propiamente dichas luego de la II Guerra Mundial. En su opinión, ¿por qué pasó eso? ¿Quizá porque alegaron que Alemania se hallaba dividida, y esperaban a una reunificación? ¿O es más bien que los norteamericanos alegaron que necesitaban una Alemania capaz de albergar sus bases militares, lo que dejaba colgados a los reclamantes? ¿O fue una combinación de ambas cosas?

Fue una combinación. En los 40, los Aliados habían decidido convertir de nuevo a Alemania en un país campesino. Se propusieron desmantelar 700 plantas industriales, y fueron los norteamericanos quienes frenaron ese plan. De modo que, sí, destruyeron 700, pero luego cambiaron de idea. Cambiaron por razones que tienen que ver con el modo en que los EEUU estaban diseñando el capitalismo global: necesitaban una moneda fuerte en Europa y una moneda fuerte en Asia (que terminaron siendo el marco alemán y el yen japonés), y todo el proyecto de la unión europea se construyó en torno a ese plan. A nosotros nos gusta pensar en Europa que la Unión Europea fue nuestra propia creación. No lo fue. Fue un diseño norteamericano que luego nosotros adoptamos y que, por supuesto, era congruente con lo que deseábamos, con nuestras aspiraciones. Parte de ese diseño entrañaba estimular la economía alemana, sacarla de la depresión, sacarla del pozo en que se encontraba en los 40, y un componente importante de cualquier intento de revitalizar una economía pasa por aliviar su deuda, por una quita importante de deuda, por la condonación de deuda. Así, en 1953 se organizó la Conferencia de la Deuda Londres, de la que resultó una salvaje quita de la deuda alemana en perjuicio de muchas naciones, Grecia entre ellas. Pero Grecia es un caso especial, porque Alemania había contraído con ella una deuda que no tenía con ninguna otra nación: en 1943, la Kommandatur aquí, en Atenas, impuso al Banco de Grecia un acuerdo por el cual este banco imprimiría un montón de dracmas –dracmas de guerra— y lo suministraría a las autoridades alemanas para que éstas pudieran comprar material, financiar sus esfuerzos de guerra y acumular bienes agrícolas para la Wehrmacht, etc. Lo interesante es que las autoridades alemanas firmaron un contrato: dejaron por escrito la suma del dinero que tomaban a préstamo. Prometieron pagar intereses. Fue, así pues, un préstamo formal. Los documentos existen todavía y se hallan en poder del Banco (Central) de Grecia. Nada parecido ocurrió con ningún otro país. Así que esto es como una deuda oficial, como en un bono, contraída con Grecia en tiempo de guerra por el estado nazi alemán.

¿Podría usted poner cifras precisas?

Cifras precisas. Ni que decir tiene, la dificultad está en traducir esa moneda de guerra, que llegó muy pronto a ser absolutamente inflacionaria a causa de la cantidad de dracmas impresas. Las autoridades alemanas, al aceptar ese préstamo del Banco de Grecia y hacer compras, devaluaron la moneda, lo que tuvo enormes costes sociales secundarios en toda Grecia. Es muy difícil computar exactamente a cuánto se traduce ese préstamo en términos actuales, cómo compone el interés, cómo conviertes, como calculas el coste de la hiperinflación causada… Mi punto de vista es que somos socios; deberíamos dejar de moralizar, deberíamos dejar de apuntarnos mutuamente con el dedo. La teoría económica bíblica –“ojo por ojo, diente por diente”— deja a todo el mundo ciego y desdentado. Deberíamos, simplemente, sentarnos con el mismo espíritu con que los EEUU se sentaron en 1953, sin plantear cuestiones como: “¿merecen castigo los alemanes?”, “¿es culpa o es pecado?”. Ya sé que en alemán los dos conceptos –“culpa” y “deuda”— se expresan con la misma palabra (Schuld), antónima de crédito. Deberíamos limitarnos a plantear esta simple cuestión: ¿cómo podemos volver a hacer sostenible la economía social griega de modo tal, que se minimicen para el alemán medio, para el austriaco medio, para el europeo medio los costes de la crisis griega.

¿Por qué mucha gente de la Europa septentrional no se temió que los recortes de derechos laborales de los 90 podrían ser présago del mismo tipo de cosas que ahora están ocurriendo aquí (en Grecia)?

Creo que todo es culpa de Esopo. Suya es la fábula de la hormiga y la cigarra: la hormiga trabaja duro, no disfruta de la vida, guarda dinero (o valor), mientras que la cigarra se limita a holgazanear al sol, a cantar y a no hacer nada, y luego viene el invierno y pone a cada quien en su sitio. Es una buena fábula: desgraciadamente, en Europa predomina la extrañísima idea de que todas la cigarras viven en el Sur y todas las hormigas, en el Norte. Cuando, en realidad, lo que tienes son hormigas y cigarras por doquiera. Lo que ocurrió antes de la crisis –es mi revisión de la fábula de Esopo— es que las cigarras del Norte y las cigarras del Sur, banqueros del Norte y banqueros del Sur, pongamos por caso, se aliaron para crear una burbuja, una burbuja financiera que los enriqueció enormemente, permitiéndoles cantar y holgazanear al sol, mientras que las hormigas del Norte y del Sur trabajaban, en condiciones cada vez más difíciles, incluso en los buenos tiempos: lograr que las cuentas cuadraran en 2003, en 2004, no resultó nada fácil para las hormigas del Norte y del Sur; y luego, cuando la burbuja que las cigarras del Norte y las cigarras del Sur habían creado estalló, las cigarras del Norte y del Sur se pusieron de acuerdo y decidieron que la culpa la tenían las hormigas del Norte y las hormigas del Sur. La mejor forma de hacer eso era enfrentar a las hormigas del Norte con las hormigas del Sur, contándoles que en el Sur sólo vivían cigarras. Así, la Unión Europa comenzó a fragmentarse, y el alemán medio odia al griego medio, el griego medio odia al alemán medio. No tardará el alemán medio en odiar al alemán medio, y el griego medio en odiar al griego medio.

Eso ya ha empezado, ¿no?

Sí, ya se ve. Y es exactamente lo que ocurrió en los años 30, y Karl Marx estaba completamente equivocado cuando dijo que la historia se repite como farsa. Aquí la historia se repite, simplemente.

En lo tocante a la decisión del Sr. Draghi de inundar el mercado con billones de euros, he visto que usted ha dicho que eso es como servirse de una pistolita de agua en un incendio forestal.

Yo creo que el Sr. Draghi tiene buenas intenciones. Quiere mantener unida la Eurozona, y es muy competente. Hace lo que puede, dadas las restricciones que tiene. No tengo la menor duda –aunque él jamás lo admitirá— de que entiende cabalmente que lo que está haciendo es demasiado poco y demasiado tarde: una pistolita de agua ante un gran incendio forestal. Pero él cree que hasta una pistolita de agua es mejor que nada. Si se ha declarado un incendio, él preferiría servirse de un cañón de agua, y habría preferido comenzar a usarlo antes, pero no le estaba permitido porque en Europa tenemos una Carta del BCE que lo ata de pies y manos y lo echa al cuadrilátero a luchar contra el monstruo de la deflación, lo que es muy injusto para el BCE. Y así será mientras Europa no comprenda lo que resulta imperiosamente necesario desde el punto de vista económico para sostener una unión monetaria, mientras no termine de entender por qué se dan toda esta fragmentación y la creciente renacionalización de todo, incluida ahora la flexibilización cuantitativa del señor Draghi (el 80% de las compras de bonos las realizarán los Bancos Centrales nacionales, como si éstos existieran separadamente del BCE). Porque esa fragmentación y esa renacionalización es exactamente lo opuesto a lo que deberíamos estar haciendo, que es ir de la mano, consolidar. ¿Cómo se formaron los EEUU? Pues porque cada vez que tenían una crisis –la Guerra Civil, la Gran Depresión— avanzaban en su unión. Nosotros decimos que estamos haciendo eso con las “uniones bancarias”, con los “Mecanismos Europeos de Estabilización”, pero no es verdad. Creamos una unión bancaria que no es una unión bancaria, es una desunión bancaria, y la llamamos, al modo orwelliano, “unión bancaria”. Europa, así pues, no ha aprendido las lecciones de la historia , y mientras no cambiemos de rumbo, es harto improbable que consigamos mantener el conjunto de la unión.

A propósito de los planes de SYRIZA para revitalizar la industria en Grecia, Theodoros Paraskevopoulos ha dicho que se trata también de recuperar las dimensiones del sector farmacéutico en Grecia, porque tiene una buena base. ¿Cómo es eso?

¡Yo que sé! Por alguna razón, tenemos buenas empresas farmacéuticas que tiene sólidas exportaciones. Necesitamos ayudarlas y necesitamos crear industrias así en otros sectores también.

¿Por ejemplo?

Yo creo que tenemos excelentes programadores informáticos e ingenieros de software, así que deberíamos hacer algo parecido a lo que ha hecho Israel. Crear una red de pequeñas empresas emergentes orientadas internacionalmente a la exportación. Si algunas de ellas terminan compradas por Google, etc., no es una mala cosa. Es el tipo de cosas que deberíamos ensayar y apoyar, si podemos.

Si lo ponemos en términos de que atraer a Grecia a inversores extranjeros, ¿hay alguna idea parecida a asociaciones público-privado, algo que en los países de la Europa septentrional ha conocido muchos problemas en el pasado?

Yo no soy partidario de las empresas público-privadas. Allí donde se han ensayado esas asociaciones, siempre han terminado por drenar recursos del estado sin producir ningún valor añadido significativo. Normalmente, han sido ejercicios de recorte de costes, y al final, sin el menor efecto de desarrollo. A lo que yo creo que debemos tender es al desarrollo de activos públicos ya existentes sin venderlos –ahora mismo estamos liquidando y malvendiendo simplemente para recaudar ingresos—, de modo que el dinero del sector privado, los fondos de inversiones, pueda venir y contribuir al desarrollo de un modo mutuamente beneficioso. Es un tipo de emprendimiento público-privado, pero no al estilo que se ensayó en Gran Bretaña y en otros sitios.

Volviendo a la discusión del memorando: ¿entre qué factores cree usted que está atrapada la Sra. Merkel?

Yo creo que Alemania se halla dividida. Los intereses del la banca en Francfort no son los mismos que los de la banca mediana, lo mismo que los intereses de la pequeña y mediana empresa en la Alemania central no son los mismos que los de la Siemens y la Volkswagen, etc. Es muy distinto tener tu capacidad productiva exclusivamente localizada en Alemania, como las empresas pequeñas y medianas, o estar embarcado en la globalización y tener fábricas en China y en México. Y la Sra. Merkel es una política astuta que se percata –o cree percatarse— de que no hay un consenso entre esos intereses encontrados respecto de lo que hay que hacer con el euro, con nuestro Banco Central, con la periferia, etc. La Sra. Merkel, simplemente, no moverá pieza hasta que haya un consenso que le garantice la supervivencia política.

Pero ese consenso no es posible.

Bueno, mire usted, por ejemplo, lo que pasó en 2012 con el anuncio unilateral por parte del Sr. Draghi de las Operaciones Monetarias sobre Títulos (OMT announcement), o ayer mismo, con la Flexibilización Cuantitativa. Verá que, cuando empiezan a oírse voces que dicen: “ojo, muchachos, que la deflación nos está matando, hay que hacer algo”, entonces la Sra. Merkel puede servirse de esas voces para decir: “apoyaré al Sr. Draghi, hagáis lo que hagáis”. Así pues, no es un consenso-consenso, pero ella está calibrando las movedizas placas tectónicas bajo sus pies. Y el modo en que lo hace es muy astuto. Lo que yo la invitaría es a pensar en su legado más allá de la mera supervivencia, y me gustaría que considerara la posibilidad de que en 10, 20, 100 años, Europa pudiera hablar no sólo de un plan Marshall que salvó a Alemania, sino también de un plan Merkel que salvó al Euro.

Yanis Varoufakis es un reconocido economista greco-australiano de reputación científica internacional. Es profesor de política económica en la Universidad de Atenas y consejero del programa económico del partido griego de la izquierda, Syriza. Actualmente enseña en los EEUU, en la Universidad de Texas. Su último libro, El Minotauro Global, para muchos críticos la mejor explicación teórico-económica de la evolución del capitalismo en las últimas 6 décadas, fue publicado en castellano por la editorial española Capitán Swing, a partir de la 2ª edición inglesa revisada. Una extensa y profunda reseña del Minotauro, en SinPermiso Nº 11, Verano-Otoño 2012.

Traducción para www.sinpermiso.info: Estrella Mínima

Washington se rebela contra Obama

 

Thierry Meyssan

Red Voltaire

La crisis que atraviesa el aparato estatal estadounidense amenaza directamente la supervivencia del Imperio. Y no se trata simplemente de la opinión de Thierry Meyssan sino del tema que hace temblar a la clase dirigente en Washington, tanto que el presidente honorario del Council on Foreign Relations está exigiendo la renuncia de los principales consejeros del presidente Obama y la nominación de un nuevo equipo de gobierno. Este conflicto no tiene nada que ver con la normal oposición entre demócratas y republicanos, ni siquiera con la que existe entre “palomas” y “halcones”. Lo que está en peligro es el liderazgo en Estados Unidos y la OTAN.

JPEG - 34.6 KB

El gabinete de Barack Obama

© SS&SS

Hace meses que vengo señalando que ya no hay política exterior en Washington sino dos facciones que se oponen en todo y que están aplicando, por separado, políticas contradictorias e incluso incompatibles .

Esta situación alcanzó su momento culminante en Siria, donde la Casa Blanca organizó primeramente la muda de piel del Emirato Islámico, lo envió a Irak para emprender la limpieza étnica y después comenzó a combatirlo, mientras que la CIA sigue apoyándolo. Esta incoherencia ha contagiado poco a poco a los aliados de Washington. Francia, por ejemplo, se unió a la coalición conformada para luchar contra el Emirato Islámico mientras que miembros de su Legión Extranjera forman parte de la oficialidad de ese grupo yihadista .

Cuando el secretario de Defensa, Chuck Hagel, pidió una clarificación escrita, no sólo no recibió respuesta sino que además fue expulsado de la administración .

El desorden se extendió rápidamente a la OTAN, alianza creada para luchar contra la URSS y mantenida en contra de Rusia, cuando el presidente turco Recep Tayyip Erdogan firmó gigantescos acuerdos económicos con Vladimir Putin.

Saliendo de su silencio, el presidente honorario del Council on Foreign Relations . Leslie H. Gelb, ha dado el toque de alarma. Según Gelb, «el equipo de Obama carece de los instintos básicos y del juicio necesarios para dirigir la política de seguridad nacional durante los 2 próximos años». Y luego dice, en nombre de todo el conjunto de la clase dirigente estadounidense:

«El presidente Obama tiene que reemplazar su equipo por personalidades fuertes y estrategas experimentados. También tiene que poner nuevas personas como consejeros principales de los secretarios de Defensa y de Estado. Y finalmente tiene que instaurar consultas periódicas con Bob Corker, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, y con John McCain, el presidente de la Comisión de los Servicios Armados.»

Nunca antes, desde su creación en 1921, el Council on Foreign Relations (CFR) había adoptado este tipo de actitud. Y es que la división reinante en el seno del aparato estatal federal conduce directamente a la pérdida de la influencia de Estados Unidos.

Al enumerar los principales consejeros que, en su opinión, tendrían que irse, Gelb menciona a 4 personas intelectual y afectivamente muy cercanas al presidente: Susan Rice, consejera de Seguridad Nacional; Dennis McDonough, director del equipo de la Casa Blanca; Benjamin Rhodes, a cargo de las relaciones con los medios de prensa; y Valerie Jarrett, consejera de política exterior. La clase dirigente de Washington les reprocha su total ausencia de proposiciones originales al presidente y también que nunca lo contradicen, limitándose a confirmar los prejuicios del principal mandatario.

La única personalidad que el Council on Foreign Relations ve con buenos ojos es Anthony Blinken, un «halcón liberal» que funge como nuevo número 2 en el Departamento de Estado.

Como el Council on Foreign Relations es un órgano bipartidista, Gelb propone que el presidente Obama se rodee de 4 demócratas y 4 republicanos correspondientes al perfil anteriormente descrito. Aparecen primero los demócratas Thomas Pickering, ex embajador en la ONU; Winston Lord, ex asistente de Henry Kissinger; Frank Wisner, uno de los patrones no oficiales de la CIA y, dicho sea de paso, padre adoptivo del ex presidente francés Nicolas Sarkozy; y Michele Flournoy, la presidenta del Center for a New American Security . Vienen después los republicanos Robert Zoellick, ex jefe del Banco Mundial; Richard Armitage, ex asistente de Colin Powell ; Robert Kimmitt, probablemente el próximo patrón del Banco Mundial; y Richard Burt, ex representante de Estados Unidos en las negociaciones sobre la reducción del armamento nuclear.

En la secretaría de Defensa, Gelb propone al rabino Dov Zakheim para que maneje las reducciones del presupuesto; el almirante Mike Mullen, ex jefe del estado mayor conjunto; y el general Jack Keane, ex jefe del estado mayor del ejército.

Para terminar, Gelb propone que la estrategia de seguridad nacional se elabore en coordinación con 4 «sabios»: Henry Kissinger ; Brent Scowcroft; Zbigniew Brzezinski ; y James Baker .

Al analizar esta lista puede verse que el Council on Foreign Relations no quiso optar por uno de los dos grupos que actualmente se enfrentan en el seno de la administración sino que quiere poner orden desde arriba.

Por cierto, no está de más observar que en un país hasta ahora dirigido por los WASPs (White Anglo-Saxon Protestant, o sea “Blancos Anglosajones Protestantes”, 2 de los consejeros cuyo despido se exige son mujeres negras mientras que 14 de los 15 personajes cuya entrada se propone a la administración Obama son hombres blancos protestantes o judíos askenazis. El reordenamiento político es también una recuperación del control en el plano étnico y religioso

miércoles, 28 de enero de 2015

Y AHORA YEMEN








Sanaa la Capital de Yemen del Sur

Tensión en la Península Arábiga: EEUU prepara un asalto a Yemen

Nazanin Armanian
Publico.es
Cronología del diseño de otra intervención militar:
9 de enero: ataque terrorista a la revista Charlie Hebdo en Francia que deja 12 muertos y conmueve a Occidente.
14 de enero: la CNN emite un vídeo en el que un hombre, a pesar de tener colgada la bandera del Estado Islámico, dice ser de Al Qaeda de la Península Arábiga (AQPA) y admite la autoría del atentado. Francia aprovecha la situación y envía un portaaviones al Golfo Pérsico para luchar contra el terrorismo en Irak y Siria. Pero, ¿los terroristas no eran de AQPA?
19 de enero: El grupo fundamentalista yemení Ansarullah (Partidarios de Dios) vence con sus dagas y rifles a un ejército entrenado y equipado por  EEUU y Arabia Saudí desde hace tres décadas y consigue rodear el palacio presidencial.
Ansarullah está compuesto mayoritariamente por los Houthis, creyentes de la rama zaidí del chiismo (profesada por el 35% de los 24 millones yemeníes) y que habitan el norte del país.  El lema principal de Ansarullah es “Muerte a EEUU”. Se habían hecho desde el septiembre pasado con el control de la capital Saná ante la presencia masiva de los militares de EEUU para exigir que la reforma de la Constitución no incluya la división del país en seis regiones (que es el plan de Washington), el reconocimiento de sus derechos religiosos y una mejora en las condiciones de la vida de esta comunidad, discriminada y sumida en una pobreza extrema.
20 de enero: los “rebeldes” se niegan a dar un golpe de estado y a pesar de las afirmaciones de la CNN siguen reconociendo a Abdrabbo Mansur Hadi como presidente, exigiéndole el cumplimiento de sus promesas de reforma.
23 de enero: tras el anuncio de la muerte del rey Abdullah de Arabia (se desconoce cuándo falleció en realidad), el presidente Hadi y su gabinete sorprenden a Barack Obama y dimiten: ¿Querían dejar la puerta abierta a una intervención extranjera en vez de buscar una salida negociada con los opositores?  Empieza la guerra entre las tribus sunnitas y la milicia chiita, dejando decenas de muertos.
24 de enero: Mientras los medios de comunicación republicanos, proisrailíes y prosaudíes implican a Irán en la revuelta de los Huthis (aprovechan también el contexto del asesinato del fiscal argentino del caso de AMIA, atentado atribuido a Teherán), la Casa Blanca contraataca: no hay ninguna prueba de ello. Cierto, el chiismo duodecimano iraní deslegitima la fe zaidí considerada un sunismo disfrazado. Además a Irán le interesa más en estos momentos mejorar sus relaciones con Arabia y con EEUU que no apoyar a una minoría religiosa sin ninguna posibilidad de triunfo en Yemen.
25 de enero: Washington, en lugar de evacuar a los cerca de 250 de sus  militares y civiles de la embajada en Saná e  impedir otra tragedia como la de Bengasi, solo repatria a parte de ellos. El embajador sigue en Saná.
25 de enero: EEUU envía a las costas de Yemen a dos buques militares (Iwo Jima y Fort McHenry). Según el general Daniel Bolger es para evitar que los Houthis “pro iraníes” amenacen el control del estratégico estrecho de Bab el Mandeb, por donde pasa el 10%  del petróleo del mundo. Aunque hay más motivos para que los marines de EEUU estacionados en Omán, Arabia Saudita, Bahréin y Djibouti, además de los que ya estaban en  Yemen desde 2001, estén esperando órdenes. La ocupación de Yemen sería otro golpe de los sectores más belicistas de EEUU a la política de “usar drones en vez de mandar tropas” del presidente de EEUU:  ¿Conocía Obama lo que iba a ocurrir en Yemen y por eso ni él ni ninguno de altos cargos de su gobierno participaron en los actos de Paris por el atentado que fue vinculado con Yemen?
El impacto de la caída de Yemen
Desaparece en medio del caos el país que era modelo de la “lucha anti terrorista low cost” de Obama. La principal ventaja de su forma de actuar era impedir bajas entre sus solados, además de reparar la imagen dañada de su país como invasor. La principal desventaja es que cierra los ojos para no ver a los miles de civiles muertos, sepultados bajo las bombas, y las miles de vidas destrozadas al tiempo que se incrementa el odio hacia el agresor occidental entre las poblaciones atacadas.
Obama debería oír las confesiones entre sollozos de Brandon Bryant, exoperador de drones. En ellas explica cómo mató a, al menos, 1.600 “sombras de gente” solo en Pakistán e Irak. Es más, Obama ha pisoteado en Yemen incluso las propias leyes “antiterroristas” del Congreso que le autorizan solo a atacar las posiciones de Al Qaeda en otros países (¡imagínense si todos los países del mundo tuviesen este derecho!), al bombardear las posiciones de los simples opositores, matando a los combatientes de a pie y los jefes milicianos locales, que no representan una amenaza para la seguridad de EEUU, con el fin de sujetar al régimen títere de Saná. ¿O es que los zaidies chiitas también pertenecen a Al Qaeda wahabita?
*Con el fin de la era antiBush en EEUU, vuelve a a aplicarse la táctica de “poner las botas sobre el suelo”, o sea, ocupar países estratégicos, bajo la bandera de la supuesta lucha contra el terror. En Yemen, al menos de momento,  los intereses de EEUU no han sido atacados.
* El protagonismo de los chiitas yemeníes no solo cambiaría el equilibrio del poder en el Próximo Oriente,  sino que sería un golpe duro al “orgullo” de los saudíes –quienes permitieron el avance de los Houthis,  pretendiendo así debilitar a los Hermanos musulmanes sunitas del partido Islah (Reforma). Ahora Riad pretende devolver a Ali Abdullah Saleh, el ex presidente exiliado en Arabia, al mando de Yemen.
A la ONU, Europa, EEUU y al Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico, sin estrategias en un Yemen a la deriva, les es indiferente la catástrofe humanitaria que están sufriendo unos 10 millones de yemeníes desde el septiembre, o que un millón de niños pueden morir en breve.
Arabia, en incertidumbre
Con Bahréin y Yemen en tensión, el inquietante escenario de la Península Arábiga se completa con la muerte del rey Abdelá  Saud, sin que su sustituto, Salman bin Abdulaziz, de 79 años (y al parecer muy enfermo),  consiga tranquilizar a quienes se preocupan por  el equilibrio de potencias en esta sensible región del planeta.
Entre otros, decenas de líderes del mundo “democrático” asistieron en el funeral del monarca de un reinado del terror, Abdelá, para rendir homenaje a otro dictador que murió en la cama sin ser juzgado por crímenes cometidos dentro y fuera de su país (financiando el terrorismo sunnita-wahabita en Afganistán, Pakistán, Irak, Siria, Libia, Sudán, Nigeria, Chechenia, etc.). El mismo rey que tenía grifos de oro en sus lavabos mientras millones de sus compatriotas pasaban calamidades quiso jugar a la falsa humildad y ser enterrado en una tumba sencilla.  ¿Qué Dios querría ver igualdad en la  riqueza de sus criaturas cuando están muertas pero no cuando están vivas?
Abdolá, el aliado imprescindible del imperialismo occidental contra el socialismo y el progreso, el quinto importador de armas del mundo, el que aplica sin rubor el Apartheid contra la mayoría de la población, o sea, las mujeres y las minorías étnicas y religiosas – sin que país fuese sancionado por la ONU -, enemigo de  la libertad, de la tolerancia, de  la alegría y de los colores vivos, pudo ver unos días antes de morir cómo sus agentes  decapitaban a la joven birmana Laila Basim en plena calle ( al igual que a otros 87 seres humanos en 2014). También pudo ver cómo los latigazos arrancaban la piel del cuerpo del bloguero Raif Badawi y cómo la última ley aprobada por la familia” Saud consideraba terroristas a los ateos y disidentes políticos. Aquellos que en Occidente se quejan de su  “islamización”, no se atreven confesar que en realidad se refieren a la “saudización” y “wahabización”  del Islam exportado, la versión de la religión que considera perverso hasta hacer muñecos de nieve.
Los desafíos del nuevo rey
En el interior de la Casa Saud dirigida por el Rey Salman – que pertenece a la poderosa familia de “siete hermanos Sudairi” ( apellido de la Princesa Hassa, una de las 22 esposas del fundador del reino Abdul-Aziz Ibn Saud), y de los que cuatro ya han sido reyes- hay una dura lucha entre hermanos e hijos, sobrinos y primos que reclaman su parte del trono.
Desde su fundación en 1932, el poder ha ido cambiando en Arabia entre los hermanos varones de la misma generación que hoy tienen entre 70 y 80 años. Los jóvenes de la élite y también los del pueblo llano (que constituyen la mitad de la población del país),  piden ya en voz alta la modernización tan aplazada. En este país sin instituciones ni partidos políticos, todo el peso de cambio cae sobre la Casa Saud.
Por si fuera poco, Salmán también debe entenderse con varias corrientes político-religiosas aún más duras y oscurantistas que la Casa Saud, como el movimiento totalitario Al-Sahwa Al-Islamiyya o “despertar islámico”. Sin ser opositores (pues consideran que Arabia es el único régimen musulmán verdadero del mundo), se presentan más estrictos en cuanto al respeto a los códigos de conducta de la Shari’a y combinan las ideas religiosas wahabitas con las políticas de la Hermandad Musulmana egipcia. En 1990 Al Sahwa encabezó las protestas contra la presencia de tropas estadounidenses en el suelo saudí durante la Guerra contra Irak.
En el exterior, el nuevo rey, que en calidad de ministro de Defensa desde el 2011 coopeeró con EEUU en aplastar primaveras árabes, sigue distanciado del presidente Obama por acercarse a Irán y no derrocar a Assad, mientras vigila la creciente tensión en Bahréin (país de mayoría chiitas, gobernado por una minoría), al rebelde hermano menor catarí y el caos reinante en los dos países vecinos: Irak y Yemen. Aunque su majestad pensó que los miles de millones de dólares que pagó a los militares egipcios bastarían para acabarar con la revolución y también con los Hermanos Musulmanes, se ha encontrado con malas noticias: los egipcios han decidido conseguir la democracia económica y política cueste lo que cueste y han ocupado las calles del país conmemorando el aniversario de la revolución abortada. Estas movilizaciones impidieron que un asustado presidente-general Al Sisi acudiera al funeral de Abdelá.
Hay más. Pronto Salmán verá que hacer ‘dumping’ con el precio del petróleo con la complicidad de EEUU, que ha tenido como objetivos  ganar nuevos mercados, presionar a Irán, Rusia y también a Venezuela (Arabia financió a los Contras nicaragüenses) y proteger el dólar; es también tirar piedras a su propio tejado. No podrá seguir “comprando lealtad” de los políticos occidentales y árabes, ni seguir financiando a miles de yihadistas en Irak y Siria,  ni cumplir las promesas sociales de su antecesor sobre paliar la pobreza (construir 500.000 de vivienda sociales, por ejemplo) debido a que ya sufre de un déficit presupuestario de 39 mil millones de dólares para el 2015.
No habrá cambios progresistas en un régimen teocrático. Por lo que ante el aumento de disidencia, Riad seguirá aumentando la represión.
La Península Arábiga, como el resto del Oriente Próximo, va a la deriva. En el horizonte, ante el estupor e impotencia de sus gentes, solo se ven más guerras infernales.
27-enero-2015 |

lunes, 26 de enero de 2015

TAMBORES DE GUERRA EN EL GOLFO Y YEMEN


Se inicia la segunda fase de la primavera árabe



alt
Por Miguel Ángel González Claros

La fase 1 de mal llamada “primavera árabe”, finalizó con la caída del gobierno de Gadafi y la imposibilidad por parte de las fuerzas islamistas pagadas desde Occidente de derrocar a Assad en Siria, con graves derrotas en Junio de 2014. Tras unos meses de impasse, por intentar buscar un nuevo modo de ir eliminando a los países díscolos en la ribera mediterránea, los asesinatos en la revista Charlie Hebdo en el centro cultural de Europa (aunque el atentado plantea más preguntas que respuestas), es el modo de iniciar una nueva fase del imperialismo en la ribera mediterránea.
El 12 de enero, el Parlamento francés, aprobó con un sola abstención, el presupuesto para la participación continua y ampliada de Francia en una nueva guerra en Irak, un nuevo compromiso de guerra liderado por Washington y el apoyo de sus vasallos, Reino Unido, Canadá, Australia y Francia, Los portaaviones y las tropas se movilizaron de inmediato, sin ni siquiera perder un día. La Asamblea Nacional de Francia votó para aumentar los ataques aéreos en Siria e Irak, junto con otros aliados de la OTAN controlados por Estados Unidos. El Estado Islámico es el pretexto, pero el gobierno de Assad sigue siendo el objetivo.
La nueva edicion de Charlie Hebdo, salió a la venta con una tirada de 5 millones de ejemplares, saliendo en la portada un dibujo degradante del profeta Mahoma en su portada, esta revista satírica no es un ejemplo a la libertad de prensa, según lo retratado por los medios de comunicación,sino mas bien una provocación apoyada por el estado.  Bajo unos sentimientos que han sido azotados, para proporcionar una base de apoyo, para las operaciones militares renovados por el imperialismo francés.

Charlie Hebdo ha sido hipócrita en el desempeño de su lucha contra todas las religiones, ya que ha concentrado su burla hacia los musulmanes, satirizando a su profeta y mancillando su religión, con alguna crítica hacia el catolicismo, pero casi nunca al judaísmo, a pesar de las agresiones de Israel contra los palestinos hayan ofrecido numerosas oportunidades.
El objetivo de París es unirse a las fuerzas armadas estadounidenses en el Golfo Pérsico, donde las fuerzas estadounidenses están bombardeando zonas en el oeste de Irak y el este de Siria como parte de unos ataques de guerra. La coalición liderada por Estados Unidos, las potencias imperialistas y los jeques del Golfo realizaron 18 ataques aéreos el lunes pasado. No hay duda de que estos ataques con bombas matan a más personas inocentes, que en París la semana pasada, aunque con mucha menos atención de la prensa occidental.
Como explicamos en un anterior artículo, el gobierno francés envió un portaaviones a la costa de Yemen, dándole al gobierno Hollande la capacidad de lanzar ataques aéreos contra objetivos en ese país. Funcionarios estadounidenses y franceses han sugerido que Said Kaouchi recibió entrenamiento militar e instrucciones en Yemen de Al Qaeda en la Península Arábiga. Se ha sugerido por parte de los medios de comunicación que un ataque masivo contra Yemen, ya sea por aviones de guerra franceses o misiles con aviones no tripulados de Estados Unidos, o ambos, es inminente.
Casualemente en un informe del diario Der Spiegel, se difunden noticias sobre el desarrollo de armas nucleares en Siria. Dos días mas tarde del ataque en París, se publicó en dicho medio alemán, que el presidente sirio Bashar Assad estaría construyendo una instalación nuclear subterránea, según explicó un oficial rebelde sirio de alto rango, en la ciudad de Qusayr a las afueras de Homs, donde se estaría construyendo, con la presencia de funcionarios iraníes y de miembros de Hezbolá.  El informe de Der Spiegel puede ser un punto de partida para un bombardeo mediático occidental, en la línea de demonizar al gobierno de Damasco, en una peligrosa espiral hacia la guerra.
Israel se prepara para otra guerra, o bien con Hezbolá o contra Teherán, ya que está a la espera del resultado de las próximas conversaciones nucleares entre funcionarios iraníes y estadounidenses que se reanudarán el 14 de enero. Una cosa es segura, el 2015 puede ser un año muy peligroso para la guerra y quizás pueda comenzar en Siria.
A medida que se trazan nuevas aventuras militares, asumiendo las dimensiones de una nueva cruzada del siglo XXI, las clases dominantes en Francia y a nivel internacional están jugando la carta de la raza. Ante ello, las contradicciones de clase en todos los países capitalistas principales seguirán aumentando dada la crisis económica. La clase obrera debe sacudirse los efectos paralizantes de la prensa de la propaganda y emprender la lucha por sus intereses de clase, como la defensa de los puestos de trabajo, el mantenimiento del estado de bienestar y la lucha contra la guerra imperialista.

Fuente: Iniciativa Debate

miércoles, 21 de enero de 2015

EL AGUA, UN DERECHO HUMANO IRRENUNCIABLE








La Benéfica Inmensidad del Agua
  

Madrid 2015: se escribe agua, se lee democracia

Luis Babiano y Enrique Ortega
La Marea

En España, al contrario que en los países centrales europeos, los procesos de privatización del servicio de agua potable se han acelerado a consecuencia de la crisis. A esto hay que añadir que en nuestro país no existe un órgano regulador para precios e inversiones. El canon concesional está viciando el sistema y desatando graves irregularidades ya que la cantidad que reciben los ayuntamientos por la “venta” de la gestión del agua no es reinvertida en el ciclo hidráulico. Estos cánones millonarios se dedican, en la mayoría de los casos, únicamente a enjuagar las finanzas municipales y son repercutidos en la tarifa a los ciudadanos sin que aparezca claramente reflejado en la factura.
Vivimos una autentica burbuja hídrica, las cifras hablan por sí mismas. En 1996, el 63% de la población española estaba abastecida por sociedades públicas. En 2005 el 52% mantenía el carácter público. ?En 2010 los porcentajes se invierten: 47% público y 53% privada. A finales del 2015 el 57% serán privadas. Este modelo de gestión es costoso para el ciudadano que ve incrementada su tarifa (hasta un 75%); medioambientalmente insostenible, ya que a mayor consumo de agua, mayor es el beneficio; oscuro (no existen órganos reguladores, ni indicadores de calidad de gestión, ni estadísticas fiables); y supone una auténtica pérdida del control de las administraciones que a veces se ven abocadas a renovar los servicios sin licitación pública.
Situaciones parecidas a éstas han hecho que en muchas ciudades europeas como Grenoble o París hayan recuperado la concesión y que los ciudadanos italianos votaran en referéndum contra la privatización de los servicios de agua. Este movimiento también ha calado en nuestro país donde actualmente la sociedad civil está reformulando el modelo de gestión público.
Así, una treintena de organizaciones vecinales, de consumidores (UCE, Facua), ecologistas, defensores del agua publica (Red Agua Pública), operadores (aeopas) y científicas (Fundación Nueva Cultura del Agua), sindicatos (CC.OO) y de otros ámbitos, ultiman un gran pacto que pretende blindar este recurso ante las normas del mercado y las presiones privatizadoras. La #iniciativagua2015 , que defiende el carácter del suministro como derecho humano, en línea con la declaración de Naciones Unidas y con la primera iniciativa ciudadana promovida en la UE, intenta prohibir los cortes, asegurar un mínimo de entre 60 y 100 litros por persona y día en caso de impago justificado, eliminar la participación de la empresa privada en la gestión de este recurso, garantizar tarifas sostenibles, asegurar que el dinero del agua se reinvierta solo en este ámbito, aumentar el control social sobre los recursos, que la gestión del suministro también sea un elemento de creación de empleo e incluso promover el consumo del “grifo” frente a la comercialización de botellas.
El antecedente de la #iniciativa2015 está en Zaragoza, donde la Red Agua Pública de Aragón, ha conseguido la firma de los tres partidos que gobiernan la capital aragonesa (PSOE, IU y Chunta Aragonesista), 13 organizaciones sociales y dos fundaciones en un “compromiso social y político por la gestión pública y participativa del agua”. La propuesta de pacto llegó el pasado mes de octubre a Andalucía donde solo el PP y el PA se han quedado fuera del pacto para blindar el agua como servicio público y dejarlo al margen de las normas del mercado. Tras más de un mes de intensa campaña de una treintena de organizaciones, los foros celebrados en Sevilla y El Puerto de Santa María (Cádiz) consiguieron el respaldo del PSOE, IU, Podemos y UPyD. En Murcia, donde se presentó una iniciativa similar el día 3 de octubre. En el País Vasco la asamblea general del Consorcio de Aguas de Guipúzcoa ya aprobó el “Pacto Vasco” y en Cataluña más de 100 organizaciones ultiman su pacto a través de la plataforma Aigua és Vida .
El pacto persigue dos objetivos fundamentales. Uno es frenar la ofensiva de las empresas privadas por hacerse con los servicios en los pueblos, donde anticipan fondos que los Ayuntamientos necesitan a cambio de los recibos del agua de las próximas décadas (fórmula conocida como canon concesional). La segunda meta es conseguir la sostenibilidad económica, social y ambiental del ciclo del agua.
Los objetivos básicos son que la gestión y tratamiento del agua sean considerados un servicio de “acceso universal, participado y vinculado a los derechos humanos”. Este compromiso no es una mera declaración de principios, ya que supone cambios en las organizaciones responsables de este escaso recurso en España, como la creación de un órgano regulador participado por las organizaciones sociales.
Los principios básicos del pacto por el agua pública son:
Servicio 100% público. Una de las propuestas concretas más relevantes de este acuerdo es que los servicios de agua sean siempre 100% públicos.
Empleo. El pacto por el agua sostiene además que “la gestión del ciclo integral del agua puede y debe ser un yacimiento importante para la generación de nuevos empleos”, de calidad, seguros y estables. Los trabajadores también deben tener asegurada la participación en el funcionamiento, la gestión y la formulación de políticas del servicio.
Solidaridad. Uno de los principios básicos de la propuesta es la solidaridad y garantía de acceso a este bien considerado un derecho. De esta forma se establece que se asegurará una dotación mínima (entre 60 y 100 litros por persona y día), incluso en caso de impago. En este sentido, el acuerdo propone que en los reglamentos municipales se prohíban las suspensiones de suministro en los supuestos de incapacidad económica.
Del mismo modo, en el ámbito del principio de solidaridad, el 0,7% del presupuesto del ciclo del agua se destinará a la “colaboración en programas de cooperación al desarrollo en materia de recursos hídricos, aportando recursos y asistencia técnica a comunidades que lo necesiten”.
Investigación. El acuerdo también fija la necesidad de “establecer planes de investigación y desarrollo en materia de gestión del ciclo del agua” en colaboración con las “universidades, colegios profesionales, expertos y organizaciones sectoriales”.
Responsabilidad. El pacto también implica obligaciones para las entidades gestoras y, por encima de ellas, a los Ayuntamientos, que deben velar por el cumplimiento de la Directiva Marco del Agua , en los ámbitos medioambientales, económicos y de infraestructuras.
De esta forma, los municipios deben preservar la calidad del suministro, utilizar los mínimos recursos que garanticen el servicio y prevenir la contaminación. Las tarifas debe reflejar el coste real, pero respetando los principios de equidad y transparencia, y destinarse solo y exclusivamente a sufragar los costes de dichos servicios. Finalmente, también los Ayuntamientos tienen la obligación de ejecutar las inversiones necesarias.
Control Social. Finalmente, el acuerdo establece nuevos mecanismos para asegurar el “control social” del recurso, con transparencia y “participación ciudadana efectiva”, previstas en la Convención de Aarhus, en la normativa europea (Directiva 2003/35/, de 26 de mayo de 2003), y en la española (Ley 27/2006, de 18 de julio).
La #iniciativagua2015 es fundamentalmente un espíritu de cambio de modelo y siguiendo este proceso, mañana en Madrid, donde en las amenazas de privatización del Canal de Isabel II son constantes, se presenta el Acuerdo por una Gestión Pública del Ciclo Integral del Agua en la Comunidad de Madrid. La privatización del agua desfigura y limita poder democrático municipal. Frente a esto #iniciativagua2015 no soló supondrá la paralización definitiva de la privatización del Canal sino que pondrá las bases para la creación de un modelo público 100%, transparente y participativo…la democracia llega al agua.

Luis Babiano es de la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento (AEOPAS) y Enrique Ortega, de la Plataforma contra la Privatización del Canal Isabel II. Ambos participarán en el acto de este martes.

lunes, 19 de enero de 2015

UN VIENTO RACISTA RONDA POR EUROPA

 
 
Un fétido viento de racismo ronda por Europa
Je suis Charlie Chaplin

Shlomo Sand
CounterPunch
 
“La lectura del Corán es repugnante. Desde que nace, el islam se distingue por su voluntad de someter el mundo. Su naturaleza, es someter..." (Michel Houellebecq, citado el 31 de agosto de 2001).
Nada justifica un asesinato, aún menos un asesinato masivo cometido a sangre fría. Lo que ha ocurrido en París, a comienzos de enero, constituye un crimen absolutamente inexcusable.
Decir algo semejante no contiene nada original: millones de personas piensan y sienten de la misma manera. Sin embargo, a la luz de esta horrible tragedia, una de las primeras preguntas que se me ocurren es la siguiente, a pesar del profundo disgusto experimentado por los asesinatos, ¿es obligatorio identificarse con las acciones de las víctimas? ¿Tengo que ser Charlie porque las víctimas eran la encarnación suprema de la ‘libertad de expresión’, como ha declarado el presidente de la República? ¿Soy Charlie no solo porque soy un ateo secular, sino también por mi antipatía fundamental hacia las raíces opresoras de las tres principales religiones monoteístas occidentales?
Ciertas viñetas publicadas en Charlie Hebdo, que he visto hace mucho tiempo, me parecieron de mal gusto. Solo unas pocas me hicieron reír, ¡pero ese no es el problema! En la mayoría de las viñetas sobre el islam publicadas por el semanario durante la última década, he percibido una irritación manipuladora que se proponía seducir aún más a los lectores, obviamente no musulmanes.
La reproducción por Charlie de las caricaturas publicadas en la revista danesa me pareció espantosa. En 2006, ya había percibido como una provocación pura el dibujo de Mahoma portando un turbante combinado con una bomba. No se trata de una caricatura contra los islamistas, sino de una estúpida amalgama del islam con el terrorismo, ¡es equivalente a identificar el judaísmo con el dinero!
Se ha afirmado que Charlie, arremete imparcialmente contra todas las religiones, pero es mentira. Ciertamente, se burla de los cristianos y, a veces, de los judíos. Sin embargo, ni la revista danesa, ni Charlie se permitirían (afortunadamente) publicar una caricatura presentando al profeta Moisés, portando kipá y flecos ceremoniales, con el aspecto de un astuto prestamista, sobrevolando la esquina de una calle. Es bueno que en la sociedad que en estos días se denomina "judeocristiana" (sic) ya no debería ser posible diseminar públicamente el odio a los judíos como sucedía en un pasado no demasiado lejano. Estoy por la libertad de expresión mientras me opongo al mismo tiempo a la incitación racista.
Admito, gustosamente, que tolero las restricciones generalizadas impuestas a Dieudonné por su "crítica" y sus "chistes" contra los judíos. Por otra parte, me opongo positivamente a los intentos de controlarlo físicamente. Y si, por casualidad, algún idiota lo ataca, no me espantaré demasiado… pero no llegaré a enarbolar una pancarta con la inscripción "yo soy Dieudonné".
En 1886, se publicó en París La France juive de Edouard Drumont. Y en 2015, el día de los asesinatos cometidos por los tres idiotas criminales, aparece bajo el título de Soumission la France musulmane, el libro de Michel Houellebecq. El panfleto La France juive fue un auténtico éxito de ventas a finales del Siglo XIX. Incluso antes de su aparición en las librerías, ¡Soumission ya es un éxito de ventas!
Estos dos libros, cada uno en su época, han gozado de una considerable y calurosa cobertura en los medios de comunicación. Hay, ciertamente, diferencias entre ellos. Entre otras cosas, Houellebecq sabe que, a principios del Siglo XXI, ya no es aceptable generar temor ante una amenaza judía, pero que sigue siendo fácilmente aceptable vender libros implicando una amenaza musulmana. Alain Soral, menos hábil, no ha comprendido las "reglas", y por este hecho se le margina en los medios. ¡Tanto mejor! Houellebecq, por otra parte, ha sido invitado, con mucha fanfarria, a aparecer en el codiciado programa de las 8 de la noche (journal de 20 heures) de la televisión pública francesa, mientras su libro es simultáneamente responsable de diseminación del temor al islam.
Un mal viento, un fétido viento de peligroso racismo, ronda por Europa: existe una diferencia fundamental entre el cuestionamiento de una religión o de una creencia dominante en una sociedad y el ataque o a la incitación contra la religión de una minoría dominada. Si desde el seno de una sociedad "judeomusulmana" [no menos ridícula que la etiqueta judeocristiana] en Arabia Saudí, en los Emiratos del Golfo, hay un mar de fondo de protestas y advertencias contra la religión dominante que oprime a miles de trabajadores, y millones de mujeres, tenemos la responsabilidad de apoyar a los manifestantes perseguidos. Ahora, como sabemos perfectamente, los dirigentes occidentales, lejos de alentar a los e sabe perfectamente, dirigentes occidentales, lejos de alentar a los "voltairenses y russonianos" en Medio Oriente, mantienen su total apoyo a los regímenes religiosos más represivos.
Por otra parte, en Francia o en Dinamarca, en Alemania o en España, pobladas por millones de trabajadores musulmanes, frecuentemente obligados a realizar los peores trabajos, en la parte baja de la escala social, es necesario mostrar la máxima prudencia antes de criticar al islam, y sobre todo no ridiculizarlo de modo grosero.
Actualmente, y sobre todo después de esta terrible masacre, mi simpatía va hacia los musulmanes que residen en guetos adyacentes a las metrópolis, quienes corren considerable riesgo de convertirse en las segundas víctimas de los asesinatos perpetrados en Charlie Hebdo y en el supermercado Hyper Cacher. Sigo tomando como referencia el ‘Charlie original’: el gran Charlie Chaplin, quien nunca se burló de los pobres y de las personas con menos formación.
Además, y sabiendo que lo que uno escribe siempre ocurre en un contexto, ¿cómo no presentar el hecho de que, durante más de un año, hay tantos soldados franceses presentes en África para "combatir a los yihadistas", cuando no se ha realizado ningún debate serio en Francia sobre la utilidad o el daño de esas intervenciones militares? Al gendarme colonial de ayer, que tiene una responsabilidad indiscutible en el patrimonio caótico de fronteras y regímenes [arbitrarios], se le "hace volver" hoy para reinstalar "la ley y el orden" mediante su gendarmería neocolonial contemporánea.
Francia se unió a la coalición militar en Irak, junto al gendarme estadounidense responsable de la enorme destrucción del país sin haber expresado jamás el más mínimo pesar y participa en los bombardeos de las bases del Estado Islámico. Aliada con la "ilustrada" dirigencia saudí y otros ardientes partidarios de la "Libertad de expresión" en Medio Oriente, [Francia] preserva las fronteras de la partición ilógica que ha impuso hace un siglo según sus intereses imperialistas. La llaman para bombardear a los que amenazan las preciosas reservas de petróleo cuyo producto consume, sin comprender que al hacerlo invita al riesgo de ataques terroristas en el corazón de la metrópolis.
Pero, en realidad, es posible que ese proceso se comprenda bien. El Occidente ilustrado no puede posiblemente ser una víctima ingenua e inocente, como adora presentarse. Por supuesto, para que un asesino mate a sangre fría a gente inocente y desarmada es necesario ser cruel y perverso. Pero es necesario ser hipócrita o estúpido para cerrar los ojos ante los hechos que han creado los fundamentos de esta tragedia.
También es prueba de una ceguera que más vale que comprendamos: este conflicto aumentará aún más si no trabajamos todos juntos, ateos y creyentes, para abrir caminos verdaderos de vida conjunta sin odiarnos mutuamente.
Shlomo Sand es autor dl libroe How I Stopped Being a Jew [Cómo dejé de ser judío], Verso, 2014. En noviembre de 2014 a le negaron la oportunidad de hablar en una Universidad en Francia (fuente de la libertad de expresión). La UJFP resume el asunto aquí .
Una versión anterior de este artículo se publicó en la web de la Union Juive Française pour la Paix   y se reprodujo en Mediapart . Traducido del hebreo al francés por Michel Bilis y al inglés por Evan Jones.
Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens
Fuente: http://www.counterpunch.org/2015/01/16/je-suis-charlie-chaplin/























"Hay que conservar el impulso de bondad que Francia expresó el día 11"

 

 

Susan George, escritora y presidenta de honor de ATTAC, en su casa de París en el 2010 Getty

Rafael Poch | París

 

“Espero que lo que ha pasado con Charlie Hebdo dé energía a la gente con buenas ideas y que esta tragedia no sea solo una excusa para endurecer las políticas de seguridad”, dice la escritora franco-americana Susan George, nacida en 1934 y residente en París desde los años cincuenta. Presidenta de honor de la asociación altermundista ATTAC, George acaba de publicar el libro Los usurpadores, cómo las transnacionales toman el poder que Icaria publicará en español en marzo. Es imperativo, “conservar el impulso honesto” que se manifestó masivamente el domingo pasado en París y otras ciudades de Francia en reacción a los atentados sufridos.

Este atentado parece un regalo al establishment: divide a los de abajo y fomenta una “unión sagrada” desde arriba. ¿Cómo ve la situación creada?

Es un regalo para el Frente Nacional, pero la reacción que siguió, seguramente con más protagonismo de la clase media mayoritariamente blanca, fue positiva. El impulso que se vio en la movilización del día 11 fue honesto: significa que la gente quiere ir más allá, quiere integrar a la gente que no lo está, y eso es muy positivo. En la sociedad francesa hay gente que se siente excluida, como se demostró en 2005 cuando los disturbios en las banlieues. Entonces no se hizo nada, pese a que se sabe lo que se necesita: más vivienda social, clases con menos alumnos, esfuerzos en educación…, pero lo único que han conseguido es que se creen ghettos dentro de la sociedad. Es verdad que hay una realidad compleja, que cuando se ha integrado a un millón de personas siempre hay otro millón que acaba de llegar, o sea que es un fenómeno continuo que obliga a mantener el esfuerzo. Los hermanos Kouachi eran huérfanos, con una educación deficiente, gente que acaba el colegio y no sabe nada, luego delincuencia menor que pasa a ser mayor, cárcel, que es una escuela de radicalización… es un esquema que se repite con los jóvenes que deciden irse a Siria, se aburren como ostras y de pronto les vienen unos tipos que les dicen que el Estado islámico les dará armas, mujeres, un sueldo, poder… y se van. En cualquier caso se trata de una minoría. La estadística dice que el riesgo de morir en un atentado en Francia es de 3,2 personas por cada 100.000, comparado con los 3000 que mueren atropellados, las 120 mujeres víctimas de la violencia de género o los 730 niños que mueren por maltrato, pero es muy espectacular. En Francia se necesitan entre 15 y 25 personas para vigilar a una sola. Además ahora la táctica de quienes están metidos en esto es camuflarse en la masa, ser discreto, no ser abiertamente religioso, no estar metido en grupos, no ir regularmente a la mezquita para frecuentar a tal o cual Imán, etc…Complicado. Conocía a Bernard Maris (el economista muerto en la redacción de Charlie Hebdo) y sigo muy triste por todo esto, pero pienso que la unidad que se vio el domingo pasado era real, sincera, y aunque no fue completa, porque hay una brecha y en las banlieues la gente dijo “esto no me concierne”, la reacción fue positiva y hay que intentar conservar este impulso de bondad. No quiero que todo esto sea una excusa para dar un giro aún más pronunciado hacia la derecha.

¿Es el racismo un problema tan grave en Francia como en estados Unidos?

Para nada. No tiene las mismas raíces. Allí tuvimos una guerra civil por ello. Cuando llegué a Francia conocí a varios americanos negros que me decían que la vida era mucho mejor aquí que en Estados Unidos, y eso era en los años cincuenta. Es otra categoría, aunque en Francia también está relacionado con la clase social; después de la guerra de Argelia había mucho resentimiento contra los argelinos…

…Y un millón de pieds noirs expulsados del norte de África que se encontraron con dos millones de magrebíes…

Si, pero esto acaba por diluirse. Ahora hay otra generación, pero es cierto que hay ghettos. Montreuil es la tercera ciudad de Mali en población; va uno y le sigue el primo, la familia, es normal la gente crea comunidades. Así que no siempre es culpa de Francia, hay también una elección individual, porque la gente quiere hablar su lengua y estar con los suyos. Es natural. Cada cinco o diez años Francia confecciona su censo y está prohibido preguntar sobre origen étnico o religión. Eso no aparece en estadísticas. Me parece bien. En Estados Unidos es lo contrario, la gente se define como blanca, negra, mestiza, latina…

Es “valiente sátira política” la permanente injuria al sentir de una minoría estigmatizada y objeto de discriminación y racismo? ¿De qué se trata el fenómeno Charlie Hebdo?

En Francia no se puede alentar el odio contra los judíos o contra los musulmanes, pero la blasfemia no es delito, menos en Alsacia donde al parecer aún está en vigor una ley de la época alemana. El país tiene una concepción de la laicidad muy diferente de la que tienen otros países europeos, como España, con siglos de interferencia de la Iglesia Católica en los asuntos de Estado. Eso no existe en Francia que tiene una ley muy estricta que existe desde 1905 y que dice que la gente crea lo que le de la gana, al Estado no le importa. Hay libertad de conciencia, de culto, pero hay una separación muy estricta para que no haya interferencia. Eso está muy bien si se compara con Estados Unidos, donde algunas iglesias evangélicas y lobbies religiosos tienen mucho poder, como el lobby judío que garantiza que la política del gobierno respecto a Israel no cambie. Nadie ha dicho que Charlie Hebdo fuera de buen gusto. Era un producto muy anarquísta, a veces divertido, otras solo provocativo e incluso estúpido, menos informativo que Le Canard Enchaîné, que también es un periódico satírico. La iglesia católica lo denunció una docena de veces, pero eso no tiene nada que ver con lo que ha pasado ahora, porque estos terroristas han matado a gente. A mi hay revistas que me molestan, por ejemplo Minute, revistas de extrema derecha que publican cosas tremendas sobre los musulmanes o sobre los negros, pero no las leo y punto. Si se quisiera imponer una censura el problema es que no se sabe por donde empezar ni donde acabaríamos.

¿Cómo explica la siguiente paradoja?: El desorden neoliberal culmina en debacle en 2008, pero siete años después nos encontramos en plena ofensiva de aquel mismo desorden: más guerras que nunca en el exterior, recorte del estado social hacia adentro, Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) contra el que usted dedica tanta energía…

Es sorprendente que esta doctrina y su práctica se hayan desarrollado más que nunca. Los Estados, a los que considero totalmente cómplices de los bancos y las multinacionales, aceptaron dejarlo todo igual. Nadie ha querido controlar a los bancos ni proponer nuevas reglas. Es la misma historia. En su día destruyeron el New Deal de Roosvelt para construir todo lo que ha permitido que esta crisis tuviera lugar. En solo siete años desmantelaron la docena de leyes impuestas por Roosvelt. Bill Clinton firmó la última de esas leyes, la que cancelaba la Ley Glass-Steagall, en 1999, y enseguida los bancos se fusionaron y se les permitió jugar con el dinero de la gente. Aquella libertad permitió preparar esta crisis y provocarla. Se decía lo mismo en 1929; presupuestos equilibrados, austeridad, la idea que la crisis se va a resolver por si sola… con los resultados que se ven en España, Grecia, Portugal y tantos otros lugares. Ahora estamos frente a una deflación, que la gente con dos dedos de frente advertía. Draghi introdujo un pocote alivio, pero es poco y demasiado tarde…

Pero el descrédito de todo este desorden se ha hecho evidente y aún así se sigue con lo mismo…

Es lo que nos preguntamos en Nouvelle Donne, que quiere decir lo mismo que New Deal, porque antes de constituirnos en partido éramos una asociación que se llamaba Colectivo Roosvelt que proponía acciones legislativas similares a las de Roosvelt. El economista Pierre Larrouturou y otros iban a ver a François Hollande y a Jean-Marc Ayrault, les decían que no podrían sacarnos de la crisis con estas políticas y les contestaban que ya lo sabían pero no les escuchaban, no se si por estupidez o por complicidad con los bancos.

¿Por qué la cuestión del TTIP es para usted la prioritaria ahora?

Porque con una sola medida pueden llegar a destruir todo el sistema judicial, el sistema de reglamentación de Europa, para dar mucho más poder a las empresas que ya tienen bastante. Es algo que ha estado en preparación durante 20 años y que ha sido preparado solo por empresas transnacionales de Europa y estados Unidos. Son las transnacionales las que preparan los textos y las que van a decidir si tenemos que aceptar o no los organismos genéticamente modificados, por ejemplo, toda una serie de cosas que han sido rechazadas por los europeos, como la sanidad privada y más educación privada. Significa la privatización de todo lo que nos queda de servicio público y supone realmente la culminación del edificio neoliberal. Hay que parar esto y creo que se puede parar. Hemos reunido 1,2 millones de firmas, hay muchos colectivos y con un año más de campaña se puede ganar.

Como persona con raíces anglosajonas, ¿cómo interpreta usted el french bashing, la denigración de Francia tan recurrente en los medios anglosajones?

¿French bashing porque no siguieron a EE.UU en las guerras de Iraq? A mí me parece muy bien: mire a donde nos han llevado esas guerras. Sin ellas no hubiéramos tenido guerra en Siria ni Estado Islámico. Ni le menciono a los británicos, eso es una historia que dura desde hace más de mil años, desde Guillermo el Conquistador… Respecto a la crítica del estatismo francés, yo estoy muy contenta con ese estatismo. Tener un Estado centralizado que cree empleo es positivo. Necesitamos gasto público. Los suecos quizá fueron demasiado lejos cuando su gasto representaba el 70% del PIB, pero un 50% no es mucho. Si quieren un 20% del PIB en gasto público, volveremos al nivel de 1919.

Francia, que dispone de la tradición social más potente del continente, parece ser prisionera de la falta de soberanía a la que le condena el marco europeo y el consenso de Bruselas ¿Qué hacer para liberar el potencial francés?

Soy muy europea pero no estoy a favor de esta Europa. Europa es el futuro porque ningún país europeo se las puede arreglar solo, pero esta Europa neoliberal, y particularmente los diez años de Barroso, han hecho mucho daño. Syriza o Podemos quizá puedan hacer que vayamos hacia otra Europa solidaria. Hay que apoyarlos. Europa no tiene nada que decir sobre cómo tienen que votar los griegos. Los pueblos deben decidir individualmente lo que quieren, como españoles, catalanes, pero al mismo tiempo hay esa necesidad de solidaridad. Los franceses sabemos que Europa no es democrática: en 2005 votamos contra la constitución europea, pero al final nos hicieron lo mismo con el Tratado de Lisboa. Hay que luchar contra eso, pero no saliendo de Europa o del euro como pide el Frente Nacional. Espero que lo que ha pasado con Charlie Hebdo dé energía a la gente con buenas ideas y que esta tragedia no sea solo una excusa para endurecer las políticas de seguridad, porque la seguridad total es algo imposible.

Susan George, escritora altermundialista, acaba de publicar el libro 'Los usurpadores', sobre cómo las transnacionales toman el poder

Leer más: http://www.lavanguardia.com/internacional/20150118/54423724945/conservar-impulso-bondad-francia.html#ixzz3PGs5LHBo
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia