lunes, 27 de julio de 2015

Felipe VI y Mas: guerra de caritas

 

 

abc.750Anda la cuestión catalana muy caliente estos días en los medios. A pesar de lo cual no se le ve muy contento a Artur Mas. Y no es de extrañar. Le están robando protagonismo por un flanco y por otro. Primero fue Pep Guardiola, con la cosa de apuntarse a la lista electoral secesionista en último lugar. Vaya revuelo. Hasta un ministro, el opusino condecora-vírgenes Jorge Fernández Díaz, se lo tomó tan a la tremenda que llamó pesetero al entrenador del Bayern. Y por otra está nuestro circunspecto ex-príncipe, o sea Felipe VI, que ha vuelto a jugar a ponerle caritas a Artur para que toda España y Cataluña vean que está muy, pero que muy enfadado. Eso sí que es alta política.

Delirante ya andaba Francisco Maruhenda este lunes, con su habitual empeño en calentar los pre-partidos en plan Mourinho. El lunes, La Razón editorializaba ya las alabanzas a la ley de seguridad ciudadana, más conocida como ley mordaza por su inapelable tufillo franquista, como arma de choque contra el independentismo catalán. A ver si lo entendéis vosotros, porque a mí la cosa se me escapa: “A la larazon.750nueva Ley de Seguridad Nacional, también con acuerdo pleno del PSOE, que sólo ha interpuesto enmiendas de forma, que le serán aceptadas, le compete la defensa de España, de sus principios y valores constitucionales, y de la libertad, derechos y bienestar de sus ciudadanos. Cualquier ataque a estos valores, y el desafío de Artur Mas lo es sin duda alguna, permitirá poner a las órdenes del Ejecutivo central todos los medios humanos y materiales de las distintas comunidades autónomas. Con toda probabilidad, si la ley hubiera estado en vigor, no habríamos asistido al lamentable espectáculo de la farsa del referéndum separatista de noviembre en Cataluña, cuya depuración de responsabilidades aún está por resolverse en los tribunales de Justicia”. A mí la cosa me suena a sacar los tanques y los fusiles. “Todos los medios materiales y humanos”. Se conoce que la cercanía del 18 de julio calentó los ardores patrios de los editorialistas del periódico de Planeta. Arriba escuadras a vencer que la ley mordaza empieza a amanecer, resumiendo.

Ese mismo día, el columnista de la misma casa Fernando Rayón también jugueteaba con el campo semántico bélico haciendo exégesis de las palabras de Mas antes de visitar Zarzuela para dar oportunidad a Felipe VI de ponerle caritas, como gran estadista que es. En son de paz, se titulaba el billete: “Tuvo gracia que a Artur Mas no se le ocurriera decir otra cosa a los periodistas mientras esperaba al Rey que lo de que «venía en son de paz». Debe ser consciente de la guerra que está dando y quizá quería aportar un detalle de normalidad a la irrealidad en la que se mueve desde hace años. Pero la gracia –como se vio– no se la siguió nadie. Tampoco Don Felipe”. Pues eso. Si el jefe de los Ejércitos te pone caritas en este país tan afecto a la asonada y el guerracivilismo, es para preocuparse, molt honorable (de momento) Mas.

elpais.750También El País, con un romántico editorial tituladoDesde el corazón, sugería ideas belicistas, pero en su habitual estilo nadar y guardar la ropa. “Las relaciones de los catalanes con el resto de los españoles, o si se quiere, la de Cataluña con el conjunto de España (y a la inversa), nunca han sido producto de un mero cálculo de interés, ya fiscal, ya comercial, ya estratégico o militar. Han sido generadas, a veces con tensiones, enfrentamientos e incluso episodios violentos”. Eso sí, termina el texto con un canto de amor y paz que pasa por la única respuesta lógica a todo este embrollo: la reforma de la Constitución. “Urge una gran operación de reconocimiento de la Cataluña plural y de su singularidad nacional, lingüística y cultural, por la España plural. Urge la ampliación a todos los partidos (y al Gobierno) de la convicción de que es necesaria una reforma constitucional en un sentido incluyente, de perfil federal, para contribuir a disipar la desafección. Urge que, antes de que voten, todos los catalanes sepan que están en el corazón de todos los españoles. Y que voten luego en la máxima libertad. Sabiamente”. Unos emoticonos de soles y pajarillos le hubieran sentado de maravilla a este final de texto.

El mismo día y en el mismo periódico, a Santiago Roncagliolo le salía un argumento contra las ocurrencias de Mas del estilo “los niños catalanes no saben hablar castellano” o “el Barça se va a tener que jugar su liga contra el Girona si Catalunya se va”. Ficha intelectuales para esto. Atención a este sólido y meditado argumentario: “Descubrí algo […] alarmante: los latinoamericanos de mi medio —escritores, editores, periodistas— están abandonando Barcelona. He pasado tiempo creyendo que se marchaban de España por la crisis. Pero ahí me encontré con que muchos de ellos se han trasladado a la capital. En cambio, ya ninguno hace la ruta contraria, la que yo mismo hice, la que antes era normal. Ninguno de estos amigos y conocidos se ha marchado por ser anticatalán o antinacionalista. Ninguno diría que la política ha tenido algo que ver con su decisión, Simplemente, han encontrado trabajo allá. Pero precisamente eso es la consecuencia de lo que está pasando en la política catalana: hoy, si escribes en español, tu vida está en otra parte”. Mis queridos Víctor del Árbol, Carlos Zanón y Aro Sáinz de la Maza, los tres escritores, los tres en español, y los tres residentes en Barcelona, están al borde del exilio, o sea. No sé, pero hay argumentos que deberían de estar vetados en los periódicos. No por perversos, que también. Sino, sencillamente, por pueriles.

larazon.750 (1)Hoy La Razón prosigue con el tema Rey vs. Mas en su personal lucvha de caritas. En la crónica sobre la entrega de despachos judiciales que reunió de nuevo a ambos ayer, queda claro quiénes son los buenos y quiénes los malos. Y quién es más alto y quién más bajo: “Además de 20 centímetros de altura, el Rey Felipe VI y Artur Mas exhibieron ayer diferencias en su educación. Aunque el presidente de la Generalitat ha estudiado en un prestigioso colegio de Barcelona, habla inglés y francés, y ha demostrado habilidades en oratoria no tiene las dotes diplomáticas del Monarca. Ayer le falló la comunicación no verbal. Se mostró incómodo y tenso cuando recibió a Felipe VI a las puertas del Palau de Congressos de Catalunya, donde, como cada año, se hizo entrega de los despachos a la nueva promoción de jueces. También le traicionaron los nervios durante el discurso del Rey. Todas las autoridades que estaban sentadas en la mesa presidencial, inclusive la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, giraron la cabeza a su derecha para atender la intervención del Monarca. Menos Mas”. Podemos destacar de esta lección de periodismo dos ideas irrefutables y objetivas. Primera, que Mas es más bajito que Felipe VI y por eso se pone tan secesionista. Segunda: si el rey le pone caritas a Mas, es por patriotismo, pero si sucede lo contrario, es cosa de falta de educación. Esperemos que de esta guerra de caritas no pasemos a las armas, que es peligro que Marhuenda ya quiere poner en el ambiente. Ay, España.

FUENTE: EL REPARTIDOR DE PERIÓDICOS - PUBLICO.ES

Objetivo: barrer a Syriza

 

Rossana Rossanda · · · · ·

26/07/15

Haremos polvo a Grecia. Me parecía haberlo oído ya. Ahora lo han conseguido, lo ha logrado la Europa democrática, toda unida, con la endeble oposición que dejó traslucir Francia; Italia, ni siquiera eso.

Por el contrario, hemos leído en todos los periódicos, incluso en los considerados de centroizquierda, las razones que habrían obligado a hambrear a un pueblo ya hambriento poniéndolo no ante una elección sino ante un chantaje: o saltas por esa ventana o por esta otra, en cualquier caso te rompes todos los huesos, pero entretanto me traes en bandeja la cabeza del Juan el Bautista de turno, Alexis Tsipras. Que había osado, culpa inadmisible en una democracia, recurrir al voto popular para avalar o renegar de sus movimientos: tengo curiosidad por saber cómo y con qué razonamientos les explicaría una profesora joven a los chiquillos que sería censurable llamar a las urnas para escoger el propio destino.

La verdad es que el objetivo no consistía en sanar las cuentas sino en barrer a Syriza. Maestra malvada que habría podido inducir a otros países del sur a seguirla. Puesto que la deuda aprieta por todas partes y si un pequeño país (once millones de personas) hubiese obtenido un alivio o prórroga de la misma con el tiempo, los que toman las decisiones en Bruselas se habrían acaso encontrado ante países más grandes y deudas más masivas que habrían demandado recortes o moratorias. Mejor ahogar a un gato hoy que a un tigre mañana. Pero es más fácil decirlo que hacerlo y lo demuestran los acentos más suaves de la troika tras el primer éxito innegable.

Por un lado, en efecto, los prepotentes de la UE no tienen a su disposición a un hombre que sea más fuerte que el líder de Syriza, cuyas pérdidas en el partido son menores de lo que Angela Merkel podría esperar. La dramática sesión del Parlamento el miércoles por la noche se cerró con 40 diputados de Syriza que votaron en contra o se abstuvieron: una fractura, pero tampoco tan irreparable. Por otro lado, le importa a los europeos más pragmáticos, como Mario Draghi y el FMI, tener un interlocutor griego lo bastante sólido. De aquí los acentos de Draghi, que ha provisto de nueva liquidez de emergencia y se inclinaría por una redefinición de la deuda, dos objetivos considerados blasfemos hace solo tres días.

A partir del lunes [20 de julio] habrán de reabrir los bancos y la gente podrá disponer de los pocos euros que se le permita retirar. Habrá quer ver si tendrá fuerza Tsipras para gobernar en esta fatigosa etapa, algo que parecía haber excluido y que ha dado fuerza a su izquierda interna (siempre es de la izquierda de dónde las izquierdas deben esperarse lo peor). No es cosa sencilla; pero si como creen muchos de nuestros compañeros griegos, lo hace, y si de una turbia Europa llega un mínimo de solidaridad y de coraje, el caso griego seguirá todavía abierto y para largo.  

Rossana Rossanda es miembro del Consejo Editorial de SinPermiso

Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón

FUENTE : SIN PERMISO

jueves, 23 de julio de 2015

Francois Hollande, Israel y la bomba atómica

 

por Thierry Meyssan

En la tradicional entrevista política en ocasión de la fiesta nacional de Francia, el presidente Francois Hollande negó que Israel tenga la bomba atómica. Sin embargo, el Estado hebreo posee entre 80 y 400 ojivas nucleares e incluso ha utilizado bombas de neutrones contra poblaciones civiles. ¿Será que Hollande realmente ignora lo que todo el mundo sabe –en cuyo caso sería simplemente incapaz de hacer frente a sus responsabilidades como jefe de las fuerzas armadas de Francia y del arsenal nuclear de ese país– o simplemente dio una muestra de mala fe, llegando al extremo de insultar con ello la inteligencia de sus conciudadanos?

FUENTE: RED VOLTAIRE | DAMASCO (SIRIA) | 17 DE JULIO DE 2015

 

 

El 20 de mayo de 2015, Israel, que está participando en los bombardeos de la llamada Fuerza Común Árabe, utilizó una bomba de neutrones en Yemen. Se trata de una bomba nuclear táctica que mata todo ser viviente sin destruir la infraestructura.

La tradicional entrevista del presidente de la República Francesa, en ocasión de la fiesta nacional del 14 de julio, dio este año a Francois Hollande la oportunidad de proferir todo tipo de declaraciones, tan indecentes como descabelladas.

Pero sólo quiero llamar la atención de los lectores sobre su respuesta a una pregunta de la presentadora Claire Chazal sobre el acuerdo del grupo 5+1 con Irán:

«Francia estuvo muy firme en esa negociación y Laurent Fabius la condujo con mucho rigor y firmeza.
¿Cuál era mi preocupación? Evitar la proliferación nuclear. ¿Qué quiere decir “la proliferación nuclear”? Quiere decir que Irán pudiese tener acceso al arma nuclear. Si Irán obtuviese el arma nuclear, Arabia Saudita, Israel, otros países también querrían obtener el arma nuclear. Sería un riesgo para el mundo entero. Así que había que impedir que Irán pudiese tener acceso al arma nuclear.» [1]

O sea, según el presidente Hollande, jefe de las fuerzas armadas de Francia y por consiguiente comandante de la fuerza nuclear francesa, Israel no tiene armas nucleares.

Sin embargo, todo el mundo sabe que Israel es una de las 4 potencias nucleares que no han firmado el Tratado de No Proliferación, caso en el que también se encuentran la India, Pakistán y la República Democrática de Corea.

Fue en 1956 cuando el entonces primer ministro de Francia, Guy Mollet, predecesor de Francois Hollande a la cabeza del Partido Socialista, organizó la transferencia de tecnología nuclear de Francia a Israel. Para ello, incluso dio a Shimon Peres –el futuro presidente de Israel– una oficina en el palacio Matignon, la sede del jefe de gobierno francés, para que pudiera supervisar de cerca dicha transferencia de tecnología. Francia construyó la instalación nuclear de Dimona, en el desierto de Neguev, instalación de la que el mismo Shimon Peres se convirtió en director. Israel participó también en los experimentos nucleares de Francia en el desierto argelino. Partidario de la colonización, Guy Mollet se apoyó en Israel para luchar contra el FLN argelino y hacer la guerra en Egipto, en la llamada «crisis» del Canal de Suez.

Aquella colaboración se deterioró bajo el mandato del presidente Charles De Gaulle y se terminó al mismo tiempo que la colonización de Argelia. En 1967, cuando Israel atacó a sus vecinos árabes (teoría de la «guerra preventiva»), Egipto, Jordania y Siria, De Gaulle rompió las relaciones con Israel. Varios días más tarde, Estados Unidos firmaba con Israel un acuerdo secreto que autorizaba el Estado hebreo a poseer la bomba atómica… con la condición de que no lo anunciara públicamente y de que no hiciese nuevos experimentos.

Israel prosiguió sus investigaciones con ayuda de los británicos, al principio, que le proporcionaron fundamentalmente el combustible nuclear listo para su uso. Posteriormente, a partir de 1975, fue el régimen sudafricano del apartheid quien contribuyó a la continuación de las investigaciones nucleares israelíes. Israel participó fundamentalmente en las explosiones nucleares experimentales sudafricanas, principalmente en 1979, en el Océano Índico, sin que Estados Unidos considerase por ello que Tel Aviv violaba su acuerdo con Washington.

Israel posee actualmente entre 80 y 400 ojivas nucleares y un gran número de bombas de neutrones. En efecto, como las condiciones topográficas impiden el uso de bombas nucleares clásicas en el entorno cercano de Israel, el Estado hebreo se ha especializado en las bombas de neutrones, que tienen un radio de acción más pequeño. La bomba de neutrones es el arma capitalista por excelencia ya que mata a las personas sin destruir los bienes materiales.

Un científico israelí contrario al régimen del apartheid, Mordechai Vanunu, reveló al mundo la existencia del programa nuclear militar de Israel, en 1986, en el Sunday Times [2]. Después de las revelaciones, el Mossad secuestró a Vanunu en Roma y lo trasladó ilegalmente a Israel, donde lo mantuvo incomunicado durante 18 años. Liberado en 2004, pero bajo arresto domiciliario, Vanunu concedió a nuestra colega Silvia Cattori una entrevista… y de inmediato volvió a ser encarcelado [3].

En 2002, el estratega israelí Martin Van Creveld se refirió públicamente al arsenal nuclear de Israel amenazando a los europeos con represalias contra sus territorios si seguían respaldando a los palestinos [4]. Se habló entonces del «complejo de Sansón», o sea de la amenaza de Israel de recurrir a un suicidio destructor antes que aceptar una derrota.

El 6 de diciembre de 2006, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, reconocía durante audiencia en el Senado que Israel posee la bomba atómica. Sólo días después, el entonces primer ministro israelí, Ehud Olmert, también lo reconocía implícitamente en una entrevista concedida a la televisión alemana N24.

En 2010, 18 Estados árabes lograron que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) inscribiera en su agenda la cuestión de las «capacidades nucleares israelíes». La ONU organizó entonces una conferencia sobre el Tratado de No Proliferación, durante la cual la República Islámica de Irán propuso la creación de «una zona libre de armas nucleares en el Medio Oriente» [5], como ya se hizo en Centroamérica y en Asia Central. Pero el proyecto fracasó debido a la oposición de Israel y de Estados Unidos, país que además almacena ilegalmente armamento nuclear en Turquía.

Israel ya utilizó bombas de neutrones en Khiam, durante la agresión que perpetró contra el Líbano en 2006, y más recientemente en Yemen, el pasado 20 de mayo. En ambos casos se registraron niveles de radiación que demuestran el uso de ese tipo de armamento.

¿Por qué el presidente Hollande niega hechos tan ampliamente comprobados? ¿Será por ignorancia o porque está tan inmerso en su intento de justificar la posición de Francia en las recientes negociaciones con Irán que eso lo lleva a enredarse en las redes de su propia propaganda?

El 17 de noviembre de 2013, a su llegada al aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv, Francois Hollande declaraba en hebreo «Tamid écha-èr ravèr chèl Israël», o sea «Soy amigo de ustedes y siempre lo seré» [6].

Thierry Meyssan

 

[1] «Entretien de François Hollande pour la fête nationale», por François Hollande, Réseau Voltaire, 14 de julio de 2015.

[2] “Revealed: the secrets of Israel’s nuclear arsenal”, The Sunday Times, 5 de octubre de 1986.

[3] «Mordechai Vanunu: “La posesión de la bomba atómica es lo que permite a Israel aplicar el apartheid sin temor», por Silvia Cattori, Red Voltaire, 17 de octubre de 2005.

[4] “The War Game, a controversial view of the current crisis in the Middle East”, Elsevier, 2002, no. 17, p. 52-53, 27 de abril de 2002.

[5] «Creación de una zona libre de armas nucleares en el Medio Oriente», Red Voltaire, 4 de mayo de 2010.

[6] «Déclaration de François Hollande à son arrivée à l’aéroport de Tel-Aviv», por François Hollande, Réseau Voltaire, 17 de noviembre de 2013.

La mitad de los países de la UE podría decidir sobre el TTIP en referéndum... pero no España

 

                           UNIVERSIDAD DE COLONIA, ALEMANIA

Pablo García

eldiario.es

Un estudio de la Universidad de Colonia subraya la existencia de una carrera de obstáculos legislativos a la entrada en vigor del tratado de libre comercio e inversión entre la UE y Estados Unidos, conocido como TTIP. El estudio: “El proceso de ratificación en los estados miembros” describe la posibilidad de celebrar referendos en al menos en 14 de los Veintiocho países de la Unión, una opción que afecta, según el estudio, negativamente a la ratificación final del tratado. España no está en este grupo de países.

Excepto Malta, 27 de los Veintiocho estados necesitan llevar el tratado, en caso de que se apruebe primero en el Parlamento Europeo, a sus respectivos parlamentos nacionales. “El prerrequisito de una ratificación adicional a nivel nacional” tal como el referéndum “puede representar un obstáculo significativo para los acuerdos de libre comercio”, entre ellos el TTIP y el CETA (que negocian la UE y Canadá, aunque el segundo ha trascendido mucho menos). “Y este prerrequisito puede ser insalvable allí donde los referendos sean concebidos”, continúa el texto “debido al rechazo entre la población europea” al TTIP.

En resumen, este trabajo deduce que cuanto más democrático y abierto sea el proceso de ratificación del TTIP, menos opciones tiene el tratado de ser aprobado. Así, el estudio ve posible que se convoque una votación en Bulgaria, Dinamarca, Irlanda, Grecia, Croacia, Lituania, Holanda, Austria, Francia, Polonia, Rumanía, Eslovaquia, Hungría y Reino Unido. Dos de estos estados, Francia y Holanda, ya rechazaron la Constitución Europea en 2005. El TTIP genera todavía un mayor rechazo a lo largo de la Unión según las pocas encuestas disponibles. En Alemania, donde bastaría con el trámite en el Bundestag, este rechazo también sería mayoritario, de acuerdo con los últimos sondeos.

El informe de la Universidad de Colonia, de medio centenar de páginas, distingue entre “ratificación” y “aprobación interna”. La académica autora del estudio, Anna Eschbach, cree que hay un “malentendido” entre ambos términos: el segundo, el de aprobación interna, “consiste en obtener la aprobación parlamentaria de la conclusión del acuerdo”, ergo bastaría con el voto en el hemiciclo. Sin embargo, al tratarse el TTIP de un acuerdo económico o comercial que puede afectar a diferentes áreas de la regulación nacional, los países pueden echar mano del sistema plebiscitario cuando esté específicamente indicado en la Constitución.

Algunas de las áreas afectadas por el TTIP pueden ser, de acuerdo con el estudio, “la protección de la inversión (aquí entraría en juego el polémico mecanismo de arbitraje inversor-estado, denominado ISDS), las costumbres, el transporte, la energía, las materias primas, la contratación pública, la seguridad en el trabajo…”.

El caso español no deja opción al referéndum. “La Constitución Española estipula el referéndum solo en caso de enmienda constitucional”, dice el estudio. La solución más viable con la legislación vigente de la mano es el trámite parlamentario. “La decisión reside en cómo el Ejecutivo español categoriza el tratado de libre comercio”, destaca el estudio.

El procedimiento normal sería la ratificación vía Congreso de los Diputados; después devolvería el texto al Senado, que podría vetar el TTIP o introducir enmiendas. Y finalmente de vuelta al Congreso. En 2005, José Luis Rodríguez Zapatero convocó un referéndum para aprobar o rechazar la Constitución Europea, aunque su carácter no fue vinculante (ganó el sí por abrumadora mayoría).

"Por salud democrática"

"El hecho de que haya Estados como Francia o Irlanda que, llegado el momento, tengan que someter el TTIP a referéndum es síntoma sin duda de salud democrática”, celebra la eurodiputada de Podemos Lola Sánchez, favorable a esta opción en España. “No hay que tener miedo a preguntarle a los ciudadanos nunca, y menos en un tema tan trascendente como este”. Sánchez recuerda que “la Comisión Europea ya preguntó, y los resultados fueron claros: el 95% de los europeos manifestaron su rechazo al TTIP y en concreto a la cláusula de tribunal internacional de arbitraje privado para resolver conflictos con inversores [ISDS]”.

Entre los países que sí podrían celebrar una votación existen muchos matices: nadie está obligado, pero es una posibilidad muy real para muchos estados miembros. En Reino Unido por ejemplo ésta tendría un carácter no vinculante, y dependería esencialmente de la buena voluntad de la Cámara de los Comunes porque normalmente “los acuerdos internacionales son ratificados por la Reina”. Sin embargo, el estudio de la docente alemana concluye que el referendo es “esencialmente muy posible” en Gran Bretaña.

En Francia el referéndum puede llegar por dos vías. Por un lado, el artículo 11 de la Constitución que establece que cualquier enmienda constitucional necesita ser votada, al igual que en el caso español. Por otro, la propia Constitución concede la posibilidad de convocatoria al Presidente de la República o si así lo piden la Asamblea y el Senado conjuntamente, alegando que el tratado de libre comercio “tendría efectos en el funcionamiento de las instituciones”.

Fuente original: http://www.eldiario.es/economia/UE-decidir-TTIP-referendum-Espana_0_411909671.html

Morón y el sueño americano

 

BASE AMERICANA EN ROTA

 

Tica Font, Directora del Instituto Catalán Internacional por la Paz y miembro del Centre Delàs d’Estudis per la Pau.

 

El 16 de julio el Parlamento español aprobó por mayoría absoluta (304 a favor y 16 en contra – Izquierda Plural, Amaiur y Feroa bai-) el Tercer Protocolo de Enmienda al Convenio de Cooperación para la Defensa con EEUU. La reforma de este convenio convierte a Morón en la principal base permanente de las fuerzas de reacción norteamericana para África, el denominado comando Africom, cuando hasta ahora era una base que se utilizaba para hacer escalas de descanso y repostar. Dicho acuerdo entrará en vigor en septiembre.

Este nuevo acuerdo de entendimiento permite a los americanos incrementar la dotación hasta 2.200 militares, ampliable a 3.000, además 500 civiles y 35 aeronaves, es decir fija un máximo, sin concretar la cuantía ni cuándo va a pasar o si pasará. Simplemente son previsiones para preparar unas instalaciones que deben estar dotadas con todo lo necesario para albergar a militares cuyo destino sea intervenir en África.

El acuerdo de entendimiento contempla el compromiso de EEUU de invertir 26,3 millones de euros en infraestructuras en la base como renovar hangares e instalar sistemas de detección de intrusión. Los militares norteamericanos viven dentro de la base, no en el pueblo y efectúan las compras también dentro de la base, van al bar en la base y no al pueblo; por tanto el único dinero directo que dejan los militares americanos, es cuándo salen el fin de semana de la base de excursión para conocer Andalucía.

Morón con 28.000 habitantes, tiene una tasa de paro del 31% de la población activa. La base militar es una fuente de empleo importante para el pueblo, en ella trabajan 479 personas. El acuerdo entre el Departamento de Defensa norteamericana y el Gobierno español dice que EEUU “pretende utilizar material, trabajadores y equipo español para obras siempre que sea posible conforme a las leyes y reglamentos de EEUU” y que su presencia “podría traducirse en oportunidades de empleo”. Pero el acuerdo no garantiza el número de contratos que pueden repercutir en Morón, aunque todos dan por sentado que sin duda la presencia de marines y militares producirá un impacto positivo en la economía local.

Las personas que viven en Morón y en concreto los parados, sueñan con que dicho acuerdo de entendimiento conlleve contratos y nuevos puestos de trabajo. Pero puede que solamente sea eso, un sueño.

Por el contrario pudiera pasar, y esperemos que no pase, que el sueño se convierta en una pesadilla; esperemos que la mayor relevancia de la base militar en la lucha contra el yihadismo, no acabe siendo un peligro para la población de Morón.

El objetivo principal de asentar una fuerza de reacción permanente en la base militar de Morón, es la protección de instalaciones y personal norteamericano en África y Oriente Medio; el atentado en el 2012 en el que murió el embajador norteamericano en Bengasi (Libia) ha generado la necesidad a EEUU de dotarse con alguna unidad capaz de intervenir, es decir de combatir, en la lucha contra el avance yihadista. En este sentido ha sido escogida la base de Morón como el lugar idóneo en donde situar las unidades de intervención para llevar a cabo la lucha antiterrorista, en el Magreb y el Sahel, y en las operaciones de apoyo contra el Daesh en Siria e Irak

Tanto el gobierno de Zapatero como el de Rajoy nos han vendido como éxito de su política exterior la firma de acuerdos con EEUU para incrementar las dotaciones de las bases de Rota y Morón, pero poco nos han hablado del reverso de la moneda, el peligro que supone una mayor relevancia de estas dos bases en la lucha antiterrorista para los ciudadanos que viven cerca de las dos bases y el aumento de posibilidades de que sufran un atentado.

Las bases de Rota y Morón se han convertido en puntos atractivos para grupos yihadistas. Rota a 11 km de Cádiz es la base naval que alberga el centro de operaciones del escudo antimisiles de EEUU y Morón a 55 km de Sevilla se convierte en el centro de operaciones y avanzadilla para frenar el avance del yihadismo. Las dos bases quedan fuera del alcance de posibles terroristas, pero no las inmediaciones de las bases y los lugares más frecuentados por los soldados. Las dos bases están a pocos kilómetros del norte de África y del área de influencia de Al Qaeda en el Magreb Islámico.

Esperemos que para los ciudadanos de Morón el sueño americano no se convierta en un mal sueño.

FUENTE: PUBLICO.ES

martes, 21 de julio de 2015

MEMORIA Y CALLEJERO

 


Dicen y dicen bien que la Historia siempre la escriben los vencedores. Por eso sabemos tanto del imperio romano. El devenir histórico se asemeja a las capas o estratos geológicos que capa a capa, generación a generación, realizan la labor inacabable de levantar y hundir cordilleras y excavar lechos fluviales.
La Historia humana es mucho más breve, pero transcurre a veces con violencia volcánica o sísmica, las guerras y revoluciones son a modo de erupciones o terremotos que dejan configurado el entorno a veces para largos tiempos, siglos, a veces para un breve paréntesis. Los terremotos políticos dejan huellas varias y una de ellas, y de las más comunes en el mundo, es en loa humildes carteles que dan nombre a calles y plazas de ciudades y pueblos. En la tradición europea, la religiosidad cristiana colmó durante centurias el nomenclátor de los itinerarios urbanos y vírgenes y santos o trozos de la vida de Cristo o de los santos aparecían y siguen apareciendo hoy todavía en muchos lugares es la memoria inmemorial.. Pero la POLÍTICA Y LA GUERRA han asaltado el callejero y dirigentes de partidos o generales más o menos valientes, más o menos traidores, dese Franco a Pinochet, pasando por los eternos nombre franceses de la Guerra del 14.
Aquí en España y en la Villa y Corte de Madrid, la bien llamada CORTE DE LOS MILAGROS del gran Valle Inclán, no nos faltan ni gorras de plato ni espadines ni espadones para dar y tomar , muchos de ellos hoy casi ilustres desconocidos de cuyas hazañas se ha ido olvidando el rastro.
La gran catástrofe española 1936, 1939 a la que algunos se atrevieron a llamar guerra de liberación, fue un huracán en los callejeros y calles, plazas avenidas y hasta humildes callejuelas vieron sustituidas sus viejas denominaciones por una repetitiva serie de figuras del conflicto civil o de sus promotores hasta el hartazgo, batallas y protagonistas de hechos relevantes para los vencedores, camparon y campan en los itinerarios urbanos españoles y en especial madrileños. En los cinco primeros años de la Transición, se intentó un cierto lavado de cara eliminando rótulos demasiado llamativos empezando por la emblemática GRAN VÍA, por una importante parte norte de LA CASTELLANA y por el PASEO DE RECOLETOS además de la CUESTA DE SAN VICENTE o la calle de SANTA ENGRACIA y tantas otras más.

LLEGÓ EL 24 DE MAYO DE 2015, ¿QUE VA A PASAR AHORA?

Más de 20 años de dominio absoluto del PP llevaron consigo una entendible pereza de cambiar nombres que a esa formación política le eran y le son muy gratos, la memoria es de cada persona, de cada familia o de cada grupo o cultura, no se puede entender que en París se rotule a una avenida con el nombre de Waterloo. Se ha venido hablando y mucho de MEMORIA HISTÓRICA. Se ha dudado al ver levantar monumentos a los dirigentes de las luchas que llevaron a la independencia a los pueblos de América latina como JOSÉ DE SAN MARTÍN o SIMÓN BOLIVAR. ¿Existe en París alguna estatua de BEN BELLA?
Es el momento de proceder con calma y buscar a quien dedicar ese trozo de vida colectiva que son los carteles de calles y plazas para no incurrir en la casi broma que se ha dado en Madrid con tanta proliferación de generales en el callejero, cuando en la Transición se eliminó al omnipresente GENERAL MOLA el nombre de Don Emilio fue sustituido por el de Don Baldomero Espartero espadón de la guerras carlistas, es decir un militar por otro. En el Distrito de Chamberí una calle poco conocida llevaba durante el franquismo el nombre de GENERAL GODED, militar que apoyó el levantamiento en las Baleares, con el cambio político se buscó el nombre tradicional de la vía y apareció el del muy desconocido GENERAL ARRANDO, guerras y guerritas, batallas, emboscadas y cuartelazos asonadas y pronunciamientos, el principal de los cuales fue sin duda el de 1936. .
Tras el cambio municipal del 24M hay que ver cuál es aquella memoria que refleje sin ofender el verdadero sentir del pueblo, los generales ya casi olvidados del siglo XIX como SERRANO , NARVÁEZ u O`DONELL pueden quedarse conde están pues ya forman parte del paisaje urbano. La guerra civil debe ser trascendida, Madrid guarda nombre de personas ilustres que hicieron mucho por este país y esta Villa, siempre habrá discrepancias como vemos hoy en el centenario de Francisco Giner de los Ríos, pero habrá que ordenar el callejero y no nos vamos a quedar solo con nombres de pájaros y de minerales.

José Ramón Montes GATONEGRO

lunes, 20 de julio de 2015

Un negro 18 de julio

Resultado de imagen de javier cercas

                  JAVIER CERCAS

 

Rodolfo Alonso

El 18 de julio de 1936, hace setenta y nueve años, el golpe militar franquista se alzaba contra el gobierno legal de la República Española. Generada por la espontánea y ejemplar resistencia del pueblo leal, que la llevaría hasta 1939, la Guerra Civil Española constituyó al mismo tiempo un hecho política y socialmente relevante y un acontecimiento legítimamente legendario. Considerada la última guerra de hombres, antes de que la tecnología bélica ocupara definitivamente el lugar predominante, fue también la primera batalla de la democracia contra el fascismo que de inmediato iba a sumergir a Europa en la Segunda Guerra Mundial, de imprevisibles consecuencias.

 

PAR115311

                                “SOLDADOS DE SALAMINA”

 


Marcada a fuego en la conciencia de muchas generaciones de españoles, una gran cantidad de testimonios, documentos y obras de creación fue dada a luz con la recuperación de la democracia, una vez fallecido el dictador. Pero esa intensidad se fue amenguando, en cierta medida, no sólo por el paso del tiempo, sino también con el ingreso en los antaño confortables beneficios de la comunidad europea. Por eso fue doblemente significativo que haya sido un entonces joven escritor y periodista español, Javier Cercas, quien con un libro por tantos motivos indeleble, y de una manera absolutamente nada maniquea, volvió a plantearnos con claridad e inteligencia los significados y las consecuencias de aquella gesta histórica.
Por su factura y por su tema, Soldados de Salamina (publicado originalmente en 2001, llevado al cine, y que Tusquets de Barcelona no cesa de reeditar desde un primer momento) es sin duda un texto fascinante. Partiendo de una escritura donde el autor se involucra activamente, ya que no se plantea como creación literaria sino como relato real, y de una anécdota apenas esbozada de la cual no se tienen casi certezas, Cercas consigue erigir un texto de demoledora y tocante eficacia, tan literariamente logrado como fraternalmente conmovedor.
En los meses finales de la guerra, mientras las últimas tropas republicanas asediadas se retiran hacia la frontera francesa, alguien decide fusilar a un grupo de destacados jerarcas franquistas prisioneros. Entre ellos se encuentra Rafael Sánchez Mazas (1894-1966), un brillante intelectual de derecha, fundador e ideólogo de la Falange, quizás uno de los responsables directos del conflicto fratricida que ha ensangrentado a España y dislocado su destino. Sánchez Mazas consigue escabullirse y logrará salvarse, mientras es minuciosamente perseguido, en un instante que lo acompañará toda su vida, gracias a que un humilde miliciano, que lo descubre y encañona, no se sabe bien por qué y con sólo una mirada de por medio, decidirá no denunciarlo.


Ese humanísimo momento, a la vez oscuro y revelador, es el desencadenante del libro. Pero tampoco aquí la mera anécdota alcanza a transmitir lo que el texto contagia con precisión y fluidez, como sin proponérselo, de modo que poco a poco, y hasta en indagaciones realizadas muchos años después, el calibre de aquellos hechos, individuales y colectivos, va cobrando una honda dimensión que termina rozándose inclusive con aquel bienestar democrático de que gozaron hasta hace tiempo, como dijimos, tantos millones de europeos, sin imaginar que todo lo debían acaso a un puñado de héroes anónimos que, en el momento justo, se jugaron la vida para salvar la civilización. Porque es sabido que cuando los tanques del general Leclerq entran en París, consolidando la liberación de Francia del yugo nazi, con él venían veinte mil combatientes republicanos españoles, quienes ingenuamente imaginaron que el próximo paso iba a ser devolver la democracia a España.
Esas páginas, como ya dije, se leen de un tirón y nos contagian una inmensa luminosidad. Literatura en el mejor estilo, son también periodismo de primera. Y entre otras muchas alusiones constituyen también acaso un homenaje implícito a aquella primera generación de intelectuales españoles progresistas, muchos de ellos descendientes de jerarcas del régimen, que se enfrentaron al franquismo desde adentro y entre los cuales se destaca Rafael Sánchez Ferlosio, el hijo preferido de Sánchez Mazas, cuya tocante y desinhibida novela El Jarama (1956) constituye el primer hito de aquella camada inconformista.


Pero algo más nos reserva este incisivo y bello libro. Como si quisiera evidenciar desde la tapa lo que la fotografía arrastra etimológicamente (photos graphein: “Escribir con luz”), una deslumbradora instantánea de Robert Capa (el legendario compañero de Henri Cartier-Bresson en Magnum Photo), tomada en Barcelona el 25 de octubre de 1938, durante la emocionante ceremonia de despedida a los voluntarios de las no menos legendarias Brigadas Internacionales, mediante la intensidad de una mirada tan límpidamente trágica como plena de convicción, decisión y coraje, nos dice mucho más de lo que podría transmitirnos cualquier texto. Incluso uno tan revelador y hondo como este imborrable libro de Javier Cercas.


Rodolfo Alonso: Poeta, traductor, ensayista.
Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-277311-2015-07-18.html

FUENTE: REBELIÓN

No a la Europa alemana

Napoleon Bonaparte

Rebelión

El proyecto de una Europa unida ha sido el sueño de millones de personas de este continente, que buscaban un modelo propio europeo basado en el estado del bienestar, en la consecución de un demos propio y en una economía al servicio de las personas.

Sin embargo, la Unión Europea actual nada tiene que ver con esa aspiración, pues los poderes económicos la han transformado en un mercado al servicio de los intereses de las multinacionales y alejado totalmente de las personas. La democracia es un estorbo para la Unión Europea actual y quien ose cuestionarla, es echado a los infiernos, como hemos visto en Grecia. Esta Europa debe ser enterrada, porque está muerta, pues se ha convertido en un lugar inhóspito para la gente decente, como bien dice Yannis Varufakis.

Sobre la solución griega de la Unión Europea, el semanario alemán Der Spiegel dice: “el catálogo de atrocidades que el gobierno griego se ve obligado a firmar con una pistola en la sien”. El nada sospechoso Financial Times afirma, que las condiciones impuestas al gobierno griego es “una paz cartaginesa” (quiere decir, que es la muerte del pueblo griego. Cartago fue destruido fisicamente). Lo que se firmó, el 12 de julio de 2015, será recordado como una jornada negra para la construcción europea y un bochorno para todos los europeos por no impedirlo.

Europa se ha convertido en el cortijo de Alemania. ¡Qué frágil es la memoria de los alemanes! Hagamos un recorrido por la historia de Alemania de los últimos cien años, para así comprender el horror de la actuación de Merkel respecto a Grecia. Es un aviso al resto de países, es el nuevo nazismo económico alemán.

Con la derrota de Alemania en la I Guerra Mundial, este país tuvo que firmar y aceptar el Tratado de Versalles, con unas condiciones escandalosas, que suponían una humillación para todo el pueblo alemán. La derecha alemana consideró el final de la guerra como una traición y el Tratado de Versalles fue la semilla que provocó el nazismo y en consecuencia nos avocó a la II Guerra Mundial, donde nuevamente Alemania salió derrotada, provocando la muerte de millones de personas y la destrucción de Europa. No olviden nunca los campos de concentración nazi. La derrota provocó la división de Alemania en cuatro partes, siendo ocupado por las cuatro potencias vencedoras.

Poco tiempo después, los territorios ocupados por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña se unieron para formar la República Federal de Alemania con capital en Bonn, mientras que en la parte soviética se formó la República Democrática de Alemania.

El país estaba totalmente destruido y debía hacer frente a una gran deuda pública. También debía hacer frente a las indemnizaciones por la guerra, como es el caso de Grecia, que todavía no lo ha hecho, y debería devolver los 3.000 millones de dólares de un préstamo que se llevaron los alemanes del Banco central griego, nunca devuelto.

Ante la insolvencia alemana se realizó en la conferencia de París en 1953, donde se le condonó el 63% de la deuda, que debía. Entre los países, que le perdonaron deuda estaba Grecia y España. ¡Qué duro es recordar para los alemanes la generosidad de todos con Alemania! ¡Qué pronto se olvida la historia!

El mundo occidental estaba cansado de la altanería alemana y las decenas de millones de muertos que esta produjo. Hubo dos planes que fueron diseñados para Alemania después de la II Guerra Mundial, Por un lado, el plan Morgenthau, que era Secretario del Tesoro de los Estados Unidos y diseñó el plan de su nombre, cuyo objetivo era castigo para Alemania y consistía en desindustrializarla, convirtiéndola en un país de base agraria, para que nunca más pudiera ser una amenaza nadie. Es el plan que se aplica a los países que pierden las guerras.

Por el otro lado, el ya conocido plan Marshall, que supuso el que Alemania recibiera ingentes cantidades de dinero para que se desarrollara nuevamente como potencia industrial. Finalmente, este plan es el que se les aplicó con la generosidad de todos los países.

Con la caída del muro de Berlín en 1989, toda Europa fue tremendamente solidaria con Alemania, tanto en política como financieramente, permitiéndoles la unificación alemana bajo el mandato del canciller Helmud Khol, con la participación muy activa de Mitterand, Felipe González o del propio presidente ruso Boris Yeltsin. Mucho dinero de la Unión Europea fue destinado a Alemania a pesar, de que esto perjudicaba a los países del sur de Europa.

Cuando se planteó la Constitución europea, tanto Holanda como Francia dijeron NO, pero Alemania consiguió posteriormente el Tratado de Lisboa que era lo mismo pero sin tener que votarse. Como vamos viendo esta Unión Europea es muy alérgica a las elecciones democráticas. Lo hemos visto en Grecia también ahora.

Alemania siempre aduce que las reglas de la Unión están para cumplirse. Resulta que el país que más incumplimientos ha tenido es Alemania. Sigue sin cumplir el límite establecido en los Procedimientos de Desequilibrios Macroeconómicos, año sí y otro también, pero nadie puede decirle nada. Entre los años 2000-2010 ha incumplido los límites de déficit (3%) o de deuda (60%) como establecen los Tratados hasta catorce veces y no pasa nada. El BCE actúa en función exclusiva de los intereses alemanes haciendo que los países del sur suframos sus consecuencias.

Alemania ha impuesto un modelo, que le permite competir en plena transición geoeconómica dentro de un mundo multipolar. Es un pacto bien sellado para beneficios de las grandes multinacionales privadas europeas, como se va viendo en el TTIP entre la Unión Europea y Estados Unidos.

El 12 de julio de 2015 debemos certificar el final de la Unión Europea, tras el acuerdo con Grecia. La inmensa mayoría de europeos decentes no debemos permitir que en nuestro nombre nos gobiernes multinacionales, que nos llevan con sus políticas a regresar al siglo XIX y a la desigualdad social, la injusticia y al sálvese quien pueda.

De los hechos de Grecia debemos sacar unas conclusiones. En primer lugar, el triste papel de la socialdemocracia en tantos temas, pero especialmente en Grecia. ¿En qué se diferencia Hollande, Schultz, Pedro Sánchez de la Merkel? La aplauden y jalean en sus tropelías, convirtiéndose en los monaguillos de la derecha alemana. ¿Nos explicará el Sr Sánchez porqué apoyan el TTIP? Aquí en España después del desastre de Zapatero nos dijeron “hemos vuelto”, claro, para seguir haciendo lo mismo que con Zapatero y seguir siendo los monaguillos de la derecha. Esto lo confirma el nombramiento de Jordi Sevilla como asesor de Sánchez, personaje este que se destaca por su social liberalismo. En consecuencia, ninguna esperanza con el PSOE, siguen sin aprender nada.

¿Reflexionará Pablo Iglesias sobre lo sucedido en Grecia? Le recomiendo que lea mucha historia y deje de cometer los errores históricos que ha cometido la izquierda española en los últimos cuarenta años, La realidad es que Pablo Iglesias con un año de experiencia en Podemos, no sólo los está cometiendo sino los está aumentando, llevándonos al desastre para muchos años.

Por favor unan a la gente decente de este país, para que así podamos poco a poco salir del lodazal, en la que nos ha metido este capitalismo estúpido.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Democracia, excepciones permitidas

 

                  MATTEO RENZI, PRIMER MINISTRO ITALIANO

 

 

Rossana Rossanda · · · · ·

19/07/15


Perder en un año dos millones de votos, como le ha sucedido al Partido Democrático, no es un accidente menor. Se podría pensar que su secretario, amén de primer ministro, tomaría nota para corregir el tiro, pero en cambio Renzi ha intentado solamente quitárselo de encima: “No es una derrota mía sino de la oposición”.

No le ha rozado siquiera la sospecha de que las minorías no son una desgracia sino una condición de la democracia; acaso no ha sabido nunca que de sus posibilidades de moverse en el Parlamento el garante es él en tanto que líder de la mayoría, convencido como está de que gobernar es decidir él solo y para todos. Dos días después ha puesto en marcha sus venganzas remitiendo una reforma de la escuela y los esperadísimos cien mil contratos que eso conllevaba después de años y años de inmovilismo.  

La verdad es que los actuales gobiernos se toman más de una libertad con los principios de esa democracia representativa que para ellos sería elsancta sanctorum, patrón de medida de la madurez y conveniencia del sistema politico. Francia e Italia la están violando las dos en relación con la escuela, donde las políticas gubernamentales han encontrado resistencias inesperadas. En Italia, Renzi no ha logrado hacer digerir a los enseñantes su “buena escuela”; casi en las mismas semanas en Francia la joven ministra de Educación, Najat Vallaud-Belkacem (que ha substituido al ministro anterior Benoît Hamon, a quien Hollande ha puesto en la tesitura de tener que dimitir por estar demasiado a la izquierda) ha decidido rapidamente junto al primer ministro recurrir al fatal artículo 39-4, artilugio entremetido por De Gaulle en la Constitución de 1958, gracias al cual el gobierno tiene derecho una vez por sesión parlamentaria a puentear al parlamento en la medida en que le aprieta; esta vez era la reforma del Collège, parecida a nuestra [enseñanza] media. Parece que en su momento Michel Rocard recurrió a ella una treintena de veces. Para cerrarle el pico a los diputados, nuestro gobierno ha usado hasta ahora el voto de confianza, pero alguien debe de haber sugerido a Renzi, Padoan, Poletti y compañía que imitaran a los franceses introducendo esa vía libre también entre nosotros. Así nos lo encontraremos en la próxima ley constitucional con la distracción (o aceptación) de todo el PD. Lo había ya visto en 1935 Benito Mussolini. Pero solamente los viejos por desguazar y algún buho como yo seguimos atónitos, ya sea con Italia, ya con Francia, madre – según ella – de todas las repúblicas.  

Así que ya no hay que maravillarse de que un centenar de emigrantes haya dormido algunas noches sobre las rocas contiguas al cercano puesto fronterizo de Ventimiglia porque la policía los sacó por la fuerza de los vagones de la línea que recorre la Costa Azul, llega a París y al suspirado norte y, más allá, a Holanda, acaso a Inglaterra, en lugar de a una Suecia más hospitalaria, pero lingüísticamente incomprensible. Ese grupito de infelices protegiéndose del frío y de la humedad, además de entumecidos por la dura roca, es la viva imagen de una Europa despiadada, aun más de la Comisión despiada que la gobierna, porque los habitantes franceses e italianos, más acá y más allá de la frontera, la atraviesan para darles una manta con que calentarse.  

La gente es mejor que los gobiernos de nuestro continente sin vergüenza que si pudieran lanzarían contra las rocas, y no les faltan, a Grecia entera, culpable de haber gastado sin pagar impuestos, por otro lado, no bajo la égida de los detestados Tsipras y  Varoufakis sino de los anteriores Papandreu y Samarás. Nadie como la Comisión estaba en situación de conocer punto por punto las alegres finanzas helénicas, pero a esos gobierno no les había reprendido ni señalado.  

De la Comisión Europea la perla es la prensa libre que se despierta cada tanto de su sueño descubriendo, como cosa hecha, algún horror del Jobs Act [ley laboral de Renzi] tranquilamente digerido en su momento como libertad concedida a la empresa de espiar por todos los medios posibles a sus empleados, vida privada y opinión política. Hasta los sindicatos más benignos con el empresariado están protestando indignados. Y no se puede ni siquiera decir más vale tarde que nunca, porque el mandato impuesto se aprobó en su momento sin pestañear y ahora no será fácil deshacer lo ya legislado. Renzi, Poletti y sus ministras de melena larga como la costumbre de no abrir el pico parecen haber aprobado algunas medidas del primer ministro que está confeccionando un país a la medida de la derecha, como no lo habría soñado ni siquiera Berlusconi.  

Rossana Rossanda es miembro del Consejo Editorial de SinPermiso

Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón

FUENTE: SINPERMISO

Furia y ruido de enorme significado

Lágrimas por Grecia hoy, mañana por la UE

Paul Craig Roberts

CounterPunch

Traducido del francés para Rebelión por Susana Merino

Toda Europa, así como los impasibles estadounidenses y canadienses, han sido puestos en guardia por quienes representan al 1%. El mensaje que implica el fracaso de Syriza es que el sistema de protección social será desmantelado en todo Occidente.

El primer ministro griego Alexis Tsipras ha cedido al 1% el saqueo de los avances logrados por los griegos en materia de protección social después de la Segunda Guerra Mundial del siglo XX. Las jubilaciones y los cuidados de la salud para las personas mayores están en vías de desaparición. El 1% necesita dinero.

Las protegidas islas griegas, los puertos los servicios de agua corriente, los aeropuertos, todo el conjunto del patrimonio nacional debe ser vendido al 1%. Evidentemente a precio vil, pero las tarifas del agua que llegarán inmediatamente después no podrán discutirse

Se trata de la tercera etapa de la austeridad impuesta a Grecia, austeridad que necesita la complicidad del propio Gobierno griegos. Los acuerdos de austeridad sirven de pantalla para ocultar el saqueo del pueblo griego, que será literalmente desposeído de todo. El FMI es uno de los miembros de la troika que impone esa austeridad, aunque los mismos economistas del FMI hayan dicho que las medidas de austeridad han demostrado hallarse equivocadas. Fue la austeridad la que provocó la ruina griega. Y sin embargo el endeudamiento de Grecia aumentó como un pesado fardo. Cada nueva medida de austeridad vuelve a la deuda cada vez menos reembolsable.

Pero cuando el 1% saquea, los hechos no interesan. La austeridad que es la base del saqueo ha continuado, aunque los economistas del FMI no puedan justificarla.

La democracia griega se ha mostrado impotente. El saqueo continúa pese a que el pueblo griego lo rechazó mediante su voto de hace una semana. Por lo tanto queda en evidencia que Alexis Tsipras es un primer ministro elegido que no representa al pueblo griego sino al 1%.

El suspiro de alivio del 1% se oyó en todo el planeta. El último partido europeo de izquierda, o que se cree de izquierda, ha sido llamado al orden. Igual que el Partido Laborista británico, el Partido Socialista francés y todos los demás.

Sin ideología que la sostenga, la izquierda europea ha muerto igual que el partido demócrata de Estados Unidos. Con la muerte de esos partidos políticos el pueblo ya no tiene voz. Un gobierno en el que el pueblo no puede hacer escuchar su voz ya no es una democracia. Esto se ve claramente en Grecia. Una semana después de que el pueblo se expresara en un referendo de manera contundente, su Gobierno lo ignora y pacta con el 1%.

El Partido Demócrata estadounidense murió a causa de la deslocalización de los empleos, que destruyó la base financiera del partido, que se apoyaba en los sindicatos y las fábricas. La izquierda europea murió junto a la Unión Soviética.

La Unión soviética era el símbolo de la existencia de una alternativa socialista al capitalismo. El hundimiento soviético y el “Fin de la Historia” privaron a la izquierda de un programa económico y le dejaron, al menos en Estados Unidos, ocuparse de los temas sociales como el aborto, el matrimonio homosexual, la igualdad de género y el racismo, quitándole el tradicional apoyo de la izquierda, la clase obrera. Desapareció la lucha de clases convirtiéndose en una guerra entre heterosexuales y homosexuales, blancos y negros, hombres y mujeres.

Hoy que los pueblos occidentales se enfrentan a una nueva servidumbre y que el mundo corre el riesgo de una guerra nuclear debido a la pretensión de los neoconservadores de creerse el pueblo elegido por la historia para ejercer la hegemonía mundial, la izquierda estadounidense se ocupa en odiar la bandera de la Confederación.

La caída del último partido europeo de izquierda, Syriza, significa que a menos que otros partidos más decididos emerjan en Portugal, España e Italia, la posta será tomada por los partidos de extrema derecha, como el Partido de la Independencia del Reino Unido de Nigel Farage, el Frente Nacional de Marina Le Pen y otros partidos que defienden el nacionalismo contra la extinción nacional en la Unión europea.

Syriza no podía triunfar una vez que fracasó en la nacionalización de los bancos griegos en respuesta a la decisión de la UE de declarar su quiebra. El % griego tiene los bancos y los medios y el ejército griego no da ninguna muestra de pensar en aliarse al pueblo. Lo que estamos viendo es la imposibilidad de lograr un cambio pacífico como lo explicaron Karl Marx y Lenin.

Las revoluciones o las reformas fundamentales son contrariadas o revocadas por el 1% sobreviviente. Marx contrariado por el fracaso de las revoluciones de 1848 e imbuido por su concepción materialista de la historia, llegó a la conclusión de que, igual que Lenin, Mao y Pol Pot, dejar vivos a los miembros del antiguo orden significaba la contrarrevolución y el regreso de los pueblos a la servidumbre. En América Latina todo gobierno reformista corre el riesgo de ser depuesto por los intereses económicos estadounidenses de común acuerdo con las élites españolas. Estamos viendo que este proceso se pone de manifiesto en Venezuela y en Ecuador. Debidamente imbuidos, Lenin y Mao eliminaron el antiguo orden. El holocausto de clase fue a menudo mayor que todo lo que padecieron los judíos con el holocausto racista nazi. Pero para eso no se ha erigido un memorial.

Los occidentales no han llegado a comprender hasta hoy por qué Pol Pot vació las zonas urbanas. Occidente rechaza a Pol Pot considerándolo un psicópata y un asesino masivo, un caso psiquiátrico, pero Pol Pot actuó partiendo de la suposición de que si permitía quedarse a los representantes del antiguo orden, su revolución sería echada abajo.

El conservador inglés Edmund Borke decía que la vía del progreso pasaba por la reforma, no por la revolución. La élite inglesa, aunque arrastrando los pies, aceptó las reformas para evitar la revolución, justificando a Burke. Pero hoy, con la izquierda totalmente vencida, no es de esperar que el 1% acepte las reformas. La única opción es someterse a su poder.

Grecia no es más que el comienzo. Los griegos arrojados de su país por el derrumbe de su economía, la desaparición de su sistema de seguridad social y con una tasa de desempleo extraordinariamente elevada van a contagiar su pobreza a otros países de la UE. Los miembros de la UE no están vinculados a fronteras nacionales y pueden migrar libremente. El cierre del sistema de ayudas de Grecia llevará a sus habitantes a buscar los sistemas de ayuda de otros países de la UE, que serán eliminados a su vez por la privatizaciones del 1%.

El aniquilamiento (de los bienes comunes) del siglo XXI ha comenzado

Paul Craig Roberts es el redactor jefe del Wall Street Journal y secretario adjunto del secretario del Tesoro de EE.UU. Es autor de How the Economy Was Lost: The Lost Economy/ War of the Worlds, publicado por CounterPunch / AK Press. ISBN 978-1-84935-007-5. Su último libro esEconomies in Collapse: The Failure of Globalism, publicado en Europa, junio 2012. Su sitio en Internet: http://www.paulcraigroberts.org

Artículo original en inglés: http://www.counterpunch.org/2015/07/15/greece-sound-and-fury-signifying-much/

Fuente: http://lesakerfrancophone.net/grece-du-bruit-et-de-la-fureur-qui-signifient-beaucoup/

domingo, 19 de julio de 2015

La canallada final contra el pueblo griego

 

Resultado de imagen de La canallada final contra el pueblo griego

Vicenç Navarro

Público

Como era predecible, el establishment político-mediático español (incluyendo el catalán) ha presentado lo ocurrido en Grecia y en las negociaciones con la Troika, con el Eurogrupo y con el Consejo Europeo como un completo fracaso del gobierno Syriza, que en el colmo de su supuesta incompetencia sometió a su pueblo a un gran sacrificio, el corralito, y a un referéndum que, además de ser inapropiado, tuvo un impacto contrario al que pretendía, pues en lugar de conseguir mayores concesiones de las instituciones europeas, estas endurecieron sus posturas, exigiendo incluso mayores sacrificios de los que ya habían ofrecido antes de conocerse el resultado del referéndum. Ha sido, pues, un desastre producto de la incompetencia del gobierno Syriza. El nivel de hostilidad de este establishment político-mediático español (incluyendo el catalán) -que también apareció con igual intensidad en los mayores medios de información alemanes- alcanzó unos niveles nunca antes vistos en contra de un gobierno europeo. Las medidas impuestas por el establishment financiero europeo (hegemonizado por el alemán) –y sus instrumentos políticos (la Troika, el Eurogrupo y el Consejo Europeo)– intentaban humillar al pueblo griego, que ha sido el único que, a través de su gobierno, se ha rebelado contra el austericidio forzado por aquel establishment financiero. Esta humillación se presentaba al público con satisfacción y regodeo por parte de los mayores medios de información, que alcanzaban lo que algunos humoristas estadounidenses han definido sarcásticamente como un “orgasmo mediático”. Nunca tanto odio se había expresado en tales medios con tanto placer para el que lo transmite, y tanto dolor para el que lo recibe.

La enorme manipulación de los medios

En toda esta presentación se olvidaron, además, de la causa justa que el gobierno Syriza defendía y de algunos elementos clave para entender lo ocurrido, incluido el enorme desequilibrio de fuerzas en tal conflicto, que alcanzó (como indiqué en un reciente artículo, “El principio del fin de esta Europa antidemocrática e injusta”, Público, 07.07.15) niveles bélicos, conflicto que era parte del existente entre las élites gobernantes en la Eurozona (que están al servicio del capital financiero) y sus clases populares, un conflicto que mi amigo Noam Chomsky ha definido no como una lucha, sino como una guerra de clases, que ha alcanzado su máxima expresión en Grecia. Y los grandes medios de información al servicio de los intereses financieros que los controlan ocultaron la mayoría de los hechos, ignorando, cuando no ocultando, esta guerra de clases. Por un lado estaban las instituciones más poderosas de la Eurozona, deseosas de destruir al partido Syriza, y así matar al enemigo (y la expresión no es hiperbólica, pues esta era su intención: destruir al enemigo y al partido Syriza, expulsándolo del gobierno). Este era su objetivo. Por el otro estaban las clases populares de Grecia.

La ocultada guerra de clases

A fin de conseguir este objetivo, el establishment que gobierna la Eurozona, liderado por el alemán, siguió paso por paso su plan de destrucción, iniciándose este solo horas después de la victoria electoral del partido Syriza, cuando el Banco Central Europeo, el BCE, limitó la liquidez a los bancos griegos (es decir, disminuyó drásticamente el dinero transferido a estos), lo que fue seguido por un notable estrangulamiento (días antes de que se celebrara el referéndum donde se iba a pedir al pueblo griego su acuerdo o desacuerdo con las medidas impuestas por las instituciones europeas), forzando al gobierno Syriza a introducir el altamente impopular corralito, con la intención de atemorizar al pueblo griego y mostrar las consecuencias de que este votara en contra de lo que deseaban aquellas instituciones. Y después del referéndum, el BCE continuó limitando la liquidez, amenazando con interrumpirla en cualquier momento, creando así una parálisis bancaria al país. En cada uno de estos pasos, el BCE utilizó todo su armamento financiero de destrucción masiva para presionar al gobierno Syriza. Tales medidas tendrían que haber generado una gran protesta en la Eurozona, pues el BCE se estaba atribuyendo funciones que no tenía. Ante estos actos ilegales y canallescos (no hay otra manera de definirlo), el pueblo griego realizó un enorme acto de valentía y coraje al votar mayoritariamente en contra del establishment político-mediático europeo, sabiendo lo que ello podría significar.

La respuesta de las élites gobernantes en la Eurozona al rechazo de sus propuestas fue incrementar aún más su hostilidad, exigiendo medidas que convertían a Grecia en un “protectorado” de la Troika, recuperando la fórmula política imperial que había dejado de existir desde el periodo de descolonización que siguió a la II Guerra Mundial. Una de las medidas más humillantes y difíciles de aceptar para el gobierno Syriza fue que Grecia tendría que venderse el equivalente a 50.000 millones de euros en propiedades públicas y ponerlos aparte en un fondo supervisado por la Troika, con el fin de pagar a los acreedores. Estos son los Estados de la Eurozona, que habían comprado la deuda pública griega que tenían los bancos privados (predominantemente alemanes y franceses), los cuales la habían obtenido a unos intereses desorbitados y escandalosamente altos (debido en parte al hecho de que el BCE –que es un lobby de la banca- no tenía como función proteger a los Estados, como hace cualquier banco central digno de su nombre, ayudando en su lugar a la banca privada). El BCE, en lugar de ayudar a los Estados de la Eurozona prestándoles dinero, lo que hacía era prestar dinero a unos intereses ridículamente bajos a los bancos privados para que estos se lo prestaran a los Estados a unos intereses elevadísimos, que en el caso de Grecia alcanzaron unos niveles escandalosamente altos, una de las causas de que la deuda pública griega sea tan elevada.

Cuando estos bancos privados, que se habían enriquecido enormemente a base de comprar bonos del Estado griego, sumamente rentables, vieron que el Estado griego podría colapsar y no pagarles los intereses, e incluso perder el principal de la deuda (es decir, los bonos públicos, generadores de renta), pidieron a los Estados que les compraran su deuda, evitando así el colapso de los bancos, y ello a costa de que los Estados fueran ahora los que tenían los bonos públicos, compra (en realidad, el mejor término es rescate bancario) que los Estados hicieron sin que tuvieran ningún mandato popular para ello, pues salvar a los bancos no estaba en la oferta electoral de ninguno de los partidos gobernantes. Y su población tampoco fue llamada a referéndum para preguntárselo. La gran mentira y falsedad promovida en los medios era presentar esta compra de bonos públicos griegos (que se habían adquirido en condiciones abusivas) como la ayuda de los pueblos de la Eurozona al pueblo griego. En realidad, era la ayuda de las élites gobernantes, próximas al capital financiero, a sus bancos. De ayuda a Grecia no había nada. Y ahora, en las negociaciones querían que Grecia les pagara la deuda, utilizando todo tipo de presiones para conseguirlo.

La gran falsedad de presentar la ayuda a los bancos como un acto de solidaridad con el pueblo griego

Con un ejercicio de gran cinismo, estos Estados que habían rescatado a los bancos con dinero público a costa del bienestar de sus clases populares, presentaban ahora a Syriza como el malo de la película por no querer pagar a los pensionistas europeos el dinero que dichos pensionistas habían prestado a los pensionistas griegos (los cuales, indicaron todos los medios, gozaban de una pensión supuestamente exuberante). El objetivo de esta propaganda era evitar que las clases populares de los países de la Eurozona se aliasen en contra de sus propios establishments, liderados por el alemán. Leer la prensa alemana o española da idea del extremo hasta el que tal establishment es capaz de manipular para dividir a las clases populares, estimulando su movilización a favor suyo y en defensa del establishment financiero. Oír al Ministro Guindos (el mismo exbanquero de la banca más tramposa que haya existido, la Lehman Brothers) decir que el gobierno Syriza tiene que devolver el dinero a España para que se puedan mejorar las pensiones, alcanza dimensiones vomitivas. Las clases populares griegas y las españolas vivirían mucho mejor si ambos países hubieran podido nacionalizar o intervenir la banca privada y ponerla al servicio de sus clases populares.

Pero lo que alcanzó unos niveles nunca antes vistos fue la exigencia de los 50.000 millones de euros, extraídos de la venta de propiedad pública griega, que deberían ser pagados por el Estado griego a los acreedores. Con ello, además de los recortes y de la austeridad, se añadía un latrocinio al pueblo griego, robándole el equivalente a un 17% del PIB griego para pagar el rescate a los bancos por parte de los Estados. En cuanto a las medidas de austeridad, estas se incrementaron, con lo cual el descenso del PIB (que ha sido de un 25% en cinco años) aumentaría todavía más (se calcula que un 5% más).

¿Por qué Syriza aceptó estas demandas?

La enorme negatividad contra Syriza que apareció en los medios ocultaba que el gobierno griego tenía muy poco espacio para poder responder a esta belicosa hostilidad. Y a pesar de ello, es notable lo que también consiguió, cosa que naturalmente y predeciblemente no salió en los medios. El hecho de que el rechazo a tales medidas impuestas por la Troika alcanzara un nivel tan elevado (un 62%), le permitió conseguir un grado de unidad en su país impensable antes del referéndum, de manera que las propuestas hechas después del referéndum eran firmadas por la gran mayoría de partidos, además de Syriza. Esto fue lo que originó cambios, incluido el que, en lugar de continuar discutiendo el segundo rescate aprobado por el gobierno anterior, se discutiera ahora un nuevo rescate, de una cantidad mucho mayor, que podría alcanzar 80.000 millones, con una promesa de iniciar el proceso de reestructuración de la deuda griega, aun cuando no se especificaran las condiciones.

Otras medidas también importantes que se consiguieron fueron la disminución de la exigencia a Grecia de tener un superávit primario en las cuentas del Estado (es decir, tener un balance positivo entre los ingresos y los gastos, sin incluir los gastos para pagar los intereses de la deuda) que fuera equivalente a un 4% del PIB, utilizando este superávit para pagar la deuda, lo cual hubiera causado un colapso de la economía griega. Syriza consiguió que el superávit fuera equivalente a un 1% del PIB el primer año, un 2% el segundo año, y un 3% en el tercer año, exigencias que también serían perjudiciales para Grecia, pues aun cuando no crearían un colapso, impedirían su recuperación. El gran problema fue que Syriza consiguió mejoras, pero dentro del marco definido ya en el rescate anterior. Y este era el punto flaco del nuevo rescate que entraba en clara contradicción con lo que el pueblo griego había votado. De ahí que lo que se le ofrecía a Grecia por parte de las instituciones europeas era más de lo mismo.

¿Qué podría haber hecho Syriza?

El poder de Syriza en las negociaciones estaba muy limitado por las condiciones que se daban a los dos lados de la mesa negociadora. Y una constante por parte de Syriza era su deseo, reflejando lo que deseaba la gran mayoría del pueblo griego, de mantenerse en la Eurozona. Esta era una condición sine que non. Se consideró, desde el principio de su mandato, que la salida del euro por parte de Grecia no era ni posible ni aconsejable. El mismo por entonces Ministro de Finanzas, el Sr. Yanis Varoufakis, había indicado en The Guardian que “la salida de Grecia del euro, creando una nueva moneda, sería dificilísima. En Irak la introducción de una nueva moneda duró casi un año, con el desarrollo de una enorme infraestructura que no existe en Grecia. De ahí que el anuncio de la salida de Grecia del euro sería equivalente a anunciar una devaluación de la moneda con 18 meses de antelación. Sería una receta para eliminar todo el capital, que abandonaría el país por todos los medios”.

Se indicaba también por parte de sectores de la dirección de Syriza que el caso de Argentina (que muchos presentaban como punto de referencia para salirse del euro) no tenía validez para Grecia, pues Argentina tenía ya su moneda, el peso argentino, y toda la infraestructura para operarla en el momento que decidió separarse del dólar, cambiando el valor de su moneda. Pero Grecia no tenía una nueva moneda. Ante esta situación, lo único que podría haber hecho el Estado griego frente a la amenaza del BCE de interrumpir toda liquidez a los bancos griegos hubiera sido lo que el ministro Varoufakis propuso al Primer Ministro Tsipras el día antes del referéndum en previsión de lo que podría pasar, es decir, nacionalizar algunos bancos griegos e intervenir el Banco Central Griego, imprimir euros por parte del Banco Central Griego, emitir una nueva moneda por parte del Estado y controlar la movilidad de capitales. Pero Tsipras no lo aceptó, pues temía que ello implicara la expulsión inmediata de Grecia del euro, que era lo que quería evitarse por todos los medios.

Es interesante subrayar que el BCE –que, como dije antes, es principalmente un lobby de la banca- quería castigar al Estado griego y expulsar a Syriza del gobierno, pero no (como he indicado en otro artículo en Público, 11.06.15) sacar a Grecia del euro. El capital financiero alemán no deseaba que ello ocurriera, en parte por la enorme inestabilidad que ello crearía. De ahí que en las reuniones del Eurogrupo el Sr. Mario Draghi, Presidente del BCE, incluso se enfrentara con el Ministro alemán de Finanzas, el Sr. Wolfgang Schäuble, que no excluía sacar a Grecia del euro por un periodo de cinco años. Draghi indicó que ello ya ahora crearía un gran desequilibrio, punto de vista compartido pero no enunciado por la Sra. Merkel, que tenía que equilibrar su deseo de estabilidad financiera con la demanda de su partido de castigar duramente a Grecia. Ahí radica el origen del fondo general de 50.000 millones de euros (basado en la venta de propiedad pública griega) propuesto por la Sra. Merkel.

Es interesante subrayar que los mayores aliados del gobierno alemán, en su mano dura, han sido los gobiernos español, portugués e irlandés, pues –como indica Varoufakis en su entrevista en el New Statesman (13.07.15)– odian a Syriza y querían destruirla, temerosos de que fuerzas políticas antiausteridad que existen en sus países –como Podemos en España- se beneficiaran de cualquier mejora que pudiese conseguir Syriza. La preocupación del gobierno Rajoy frente a Podemos, tal como informa Varoufakis, ha estado detrás de su apoyo a las propuestas alemanas.

¿Y ahora, qué?

Lo ocurrido en estos días tendrá un enorme impacto en la Eurozona. Europa nunca será a partir de ahora como fue antes. La Europa punto de referencia mundial para aquellos que desean vivir en países democráticos y justos, ha desaparecido. El rechazo hacia esta Europa neoliberal, antidemocrática y reaccionaria, al servicio del capital financiero, se está extendiendo a lo largo de su territorio, y se ha creado una nueva situación que abre toda una serie de oportunidades. Los hechos han mostrado con una enorme claridad que el gobierno alemán de la Sra. Merkel domina el Eurogrupo y dicta sus políticas, y lo hace pensando única y exclusivamente en sus intereses de clase. Y digo de clase porque la clase trabajadora alemana es una de sus víctimas (merece destacarse, por cierto, el apoyo valiente de las izquierdas alemanas, Die Linke, y de los sindicatos alemanes a las demandas antiausteridad griegas). La crueldad y dureza de las medidas, apoyadas por una movilización mediática que también hemos visto en España (con tonos claramente racistas, menospreciando al pueblo griego y a sus gobernantes), recuerda a situaciones anteriores en su historia, tanto en Alemania como en España.

No hay que olvidar que los que gobiernan España, el PP, son los herederos de aquellas fuerzas que se alzaron contra una democracia, venciendo (a pesar de la enorme resistencia de las clases populares de todos los pueblos y naciones de España) gracias al apoyo de las fuerzas nazis alemanas, que dominaron y oprimieron a otros muchos pueblos europeos, incluyendo Grecia, asesinando, destruyendo y robando a aquel país, sin que el Estado alemán, sucesor del Estado nazi, haya pagado ninguna reparación a las víctimas de tanta opresión en aquel país (ver mi artículo “Los costes del nazismo alemán para Grecia (y para España)”, Público, 24.03.15). Y para mayor indignación, al Estado alemán, que, por fin, fue derrotado, se le perdonó más de la mitad de la deuda pública con los acreedores extranjeros en el año 1953 , permitiéndole que pagara la otra mitad de la deuda en treinta años y solo en periodos de crecimiento. Grecia, que fue uno de los Estados que le perdonó la deuda, es ahora el país al que el Estado alemán, heredero de aquel otro de 1953, no deja que se le permita conseguir lo mismo que se le permitió a Alemania por parte de los aliados, incluyendo Grecia. Nunca históricamente se habían visto ejemplos de mayor innobleza, desvergüenza y merecedores de condena por su inmoralidad, como el comportamiento del Estado alemán y de los medios de información alemanes hacia Grecia.

Lo ocurrido ha reabierto heridas que se creían cerradas. Hoy al gobierno alemán, aliado con los establishments financieros en cada país, se le ve como el centro de un poder que es profundamente antidemocrático y antisocial. Existe una alianza de las élites gobernantes en la Eurozona, las castas que representan los intereses económicos y financieros dominantes, que no tiene límite en su hostilidad hacia las clases populares y el mundo de trabajo de cada país, incluyendo el griego. Es, repito, lo que Noam Chomsky ha definido acertadamente como la guerra de clases.

Ahora bien, hay también motivos de gran esperanza. El enorme sacrificio del pueblo griego no será en vano. Hoy Europa está llena de movimientos de protesta y rechazo hacia esta Europa mezquina, antidemocrática y profundamente injusta. Y ya vemos algunas grietas en el edificio que sostiene el imperio del establishment alemán. No puede descartarse que se establezcan divisiones en la estructura de gobierno de la Eurozona, con posibles tensiones con Francia e Italia, que ya aparecieron, pero que fueron totalmente insuficientes para cuestionar el dominio y hegemonía del gobierno alemán. Pero lo que es más urgente es que las clases populares –a través de movimientos sociales y sindicales, y partidos políticos- establezcan lazos de cooperación y asociación para parar las medidas de austeridad, estableciendo las bases para un cambio profundo de esta Europa reaccionaria hacia otra Europa justa y democrática. Y la estrategia de cambio debería ir más allá del debate “euro sí” o “euro no”, cambiando la gobernanza de esta moneda y de toda la Eurozona, con alianzas, a nivel europeo, que puedan ya expresar un Basta Ya, con una petición y exigencia de cambios democráticos en cada uno de los países de la Eurozona, como está ocurriendo hoy en España. Soy consciente de que esta expresión podrá verse como un deseo inalcanzable, pero ¿quién hubiera dicho en España hace solo un año que habrían ocurrido los cambios que ocurrieron en las últimas municipales, que fueron ni más ni menos que un tsunami político, y que cambiaron toda España y toda Europa? En realidad la hostilidad del establishment europeo, liderado por el gobierno alemán, a las clases populares griegas era un mensaje que intentaba atemorizar a las clases populares españolas.

Una última observación. Ni que decir tiene que la situación en España es distinta a la griega, y por lo tanto las soluciones para cada país son distintas. El intento de presentar a Podemos como la Syriza española es un indicador más de una manipulación, confundiendo la necesaria y noble solidaridad de Podemos con el pueblo griego y con su mejor representante, Syriza, con el desarrollo de sus políticas, que necesariamente serán distintas, puesto que las realidades que reflejan son muy diferentes. Hoy en Grecia no hemos visto el fin, sino el inicio de un proceso de cambio que impactará a toda Europa, ayudando a todas las fuerzas en este continente que se oponen al enorme austericidio que se ha estado imponiendo y que ha hecho tanto daño al pueblo griego y al español.

Fuente original: http://www.caffereggio.net/2015/07/16/la-canallada-final-contra-el-pueblo-griego-de-vicenc-navarro-en-publico/