miércoles, 20 de enero de 2016

El aspirante a terrorista y primo de Pedro Morenés

Íñigo Pérez de Herrasti
 
Uno de los componentes más destacados de la extrema derecha es Íñigo Pérez de Herrasti, que desde luego no es un jovenzuelo que haya tenido un extravío pasajero porque ya tiene 56 años. El tal Íñigo es primo ni más ni menos que de nuestro amadísimo ministro de Defensa, Pedro Morenés, y por si fuera poco, una de sus hermanas, María, es la mujer de Íñigo Méndez de Vigo, ministro de Cultura en funciones. Una hermana de este último se llama Beatriz Méndez de Vigo y es secretaria general del CNI.
La madre ya fallecida, Begoña Urquijo Álvarez de Eulate, fue tesorera de Alianza Popular cuando Manuel Fraga era su presidente.
En el historial de este gran patriota se puede encontrar una condena a 14 años de prisión en el año 2000 por tenencia de explosivos y armas con los que quiso hacer estallar por los aires un autobús de familiares de presos de ETA en el año 2000.
Captura de pantalla 2016-01-20 a las 17.46.45
De toda esta historia hay varias cuestiones que me parecen destacables. Por un lado, más allá de la ausencia de responsabilidad del ministro de Defensa, Pedro Morenés, sobre lo que hace o deja de hacer su primo, hay una cuestión crucial y es la información sensible a la que se accede en el ministerio de Defensa. Si Pedro Morenés hubiese sido militar no se le habría concedido acreditación alguna de seguridad pues en ella se analizan familiares, personas con las que uno se relaciona y cualquier elemento de vulnerabilidad. Un primo así es una gran vulnerabilidad. ¿Cómo puede haber sido entonces ministro? ¿Cómo puede ser que el CNI no alertase de semejante vulnerabilidad a Mariano Rajoy? ¿Félix Sanz Roldán, director del CNI, no se ha enterado de la fiesta y si se ha enterado ha mirado para otro lado? ¿Esos son los espías que tenemos?
Ni que decir tiene que un familiar de estas características te inhabilita por completo para conseguir acceder a determinados niveles de seguridad y cargos de relevancia en ministerios sensibles como Defensa o Interior. En cambio, la circunstancia ha pasado por completo desapercibida en casi todos los medios de comunicación, como de costumbre.
La segunda consideración, de mayor gravedad, es que la hermana del cuñado del Pérez de Herrati, como ya he comentado antes, es secretaria general del CNI. Que la hermana del cuñado de un personaje de estas características tenga un puesto tan sensible e importante, quizá uno de los más importantes del país en cuanto a seguridad nacional me parece gravísimo y una deficiencia enorme. ¿Qué pasaría si la hermana del cuñado de un terrorista del ISIS fuese la secretaria general del CNI? ¿Sería posible?
En tercer lugar, cabe señalar el entramado familiar que nos gobierna. Si observamos, de repente, en grupo reducido de personas podemos encontrar hasta tres puestos de gran relevancia en el mismo gobierno (y cuatro en el partido), y eso que no conocemos al resto de la familia.
La gran anomalía en España
Es una anomalía que en España no exista ningún partido de extrema derecha con representación parlamentaria, circunstancia que no se da en la mayoría de los países del mundo.
Sin duda, ello se debe a que los extremistas se sienten más o menos representados en el Partido Popular, lo que resulta terriblemente negativo. Que no exista una extrema derecha con su representación parlamentaria hace que el PP, un partido que se presenta en la derecha, tenga que ser permisivo permanentemente con los extremismos y los extremistas. Lo hace, entre otras cosas, porque son sus votantes. Tal es la situación que existen dirigentes que en determinados momentos estuvieron vinculados a la extrema derecha y ello no genera ningún tipo de problema ni molestia en el partido. No hay escándalo y no hay dimisiones.
Por ejemplo, Juan Parejo, secretario general del PP extremeño se fotografiaba así de jovial, en una instantánea que muchos atribuyeron erróneamente a Albert Rivera.
Captura de pantalla 2016-01-20 a las 18.54.22
Otro ejemplo es Arsenio Fernández Mesa, director de la Guardia Civil, y conocido “cadenero“.
Captura de pantalla 2016-01-20 a las 18.30.42
También se podría dar otra interpretación: puede ser que el PP abarque la extrema derecha de forma natural, ahí están sus orígenes, y que por ello los votantes extremistas se sientan tan cómodos que no hayan tenido que buscar otros partidos.
Sea como sea, es necesario que el PP o el partido que ocupe la derecha si es Ciudadanos, se desvincule por completo de la extrema derecha. Cuando esto suceda, tendremos un partido conservador moderno, por lo que no tardaría en surgir un partido de extrema derecha con representación parlamentaria. Ese sería el mejor indicador de una derecha moderna.
Ello no debería preocuparnos porque lo realmente grave es que los extremistas estén integrados en un partido que se presenta como centroderecha o derecha, ya que al final pueden gobernar sin que parezca que lo hacen, sin que el ciudadano tenga claro que les está votando.
Un partido sin la necesidad de los votos de los extremistas y sin vinculación con ellos no tendría problemas, por ejemplo, en condenar con energía el franquismo, exigir la apertura de las fosas, cambiar el nombre de las calles o impedir que los extremistas se presenten en sus listas. Seguramente, esto último no haría falta porque los mismos ya no se sentirían tan cómodos como en la actualidad.
Mientras ello no suceda, el PP seguirá siendo el partido que ocupa la derecha española en el más amplio sentido de la palabra, demasiado amplio por desgracia, y admitiendo en su seno a una gran cantidad de extremistas.
Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra y autor de las novelas “Código rojo” (2015) y “Un paso al frente” (2014).
Fuente: Público.es

Seguidores