domingo, 31 de enero de 2016

Pedro Sánchez consultará a los militantes del PSOE cualquier pacto para ser presidente

 

Pedro Sánchez durante el Comité Federal celebrado el 30 de enero de 2016 / EFE Paco Campos
Pedro Sánchez durante el Comité Federal celebrado el 30 de enero de 2016 / EFE Paco Campos




Tanto el Comité Federal como los militantes de base del PSOE se pronunciarán sobre cualquier acuerdo al que llegue el partido con otras fuerzas
Sánchez ha asegurado que la negociación se hará "con luz y taquígrafos", y que la decisión final tendrá "todos los filtros y garantías"
Marcos Pinheiro
  • El PSOE celebrará en mayo el Congreso que decidirá el futuro de Pedro Sánchez
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha insistido hoy en su voluntad de buscar un acuerdo para un “gobierno de cambio” y ha anunciado que cualquier acuerdo de investidura al que se llegue con otras fuerzas políticas será ratificado por el Comité Federal y sometido a una consulta entre los militantes socialistas: "Quiero contar con su opinión, con la de los militantes de base".
La consulta a las bases socialistas no será vinculante, pero en Ferraz se da por hecho que la militancia apoyará cualquier cambio que suponga sacar al PP de la Moncloa. El resultado de esa votación se someterá después a la ratificación del Comité Federal, integrado por 350 miembros, entre ellos los barones socialistas. La dirección sostiene que ese órgano no se pronunciará en un sentido distinto a lo que expresen las bases.
Los militantes votarán si aprueban o rechazan un documento que recogerá las condiciones del acuerdo al que el PSOE llegue con una o varias fuerzas como resultado de las negociaciones. De acuerdo con el último censo que maneja Ferraz, se convocaría a unos 190.000 militantes a la consulta.
Sánchez ha hecho este anuncio durante su intervención en el Comité Federal del PSOE, donde también ha asegurado que las negociaciones para formar Gobierno con otras fuerzas se harán "en abierto, con luz y taquígrafos" y que la decisión final tendrá "todos los filtros y garantías". El líder del PSOE ha insistido en que tendrá la mano a "izquierda y derecha".
"No voy a ser presidente a cualquier precio, pero no estoy dispuesto a que los españoles paguen el precio de cuatro años más de derecha al frente de las instituciones", ha afirmado Sánchez. "No ambiciono unos sillones, sino unos ideales", ha añadido, en discurso con continuas referencias a Podemos, aunque sin nombrar explícitamente a la formación de Pablo Iglesias.
El secretario general del PSOE ha repetido varias veces que lo importante a la hora de formar un Ejecutivo es hablar "de lo que le importa a la gente, de cómo resolver los problemas de los ciudadanos". "No vamos a hablar de sillones ni de composición de gobiernos", ha respondido Sánchez a la oferta de Iglesias de formar un Ejecutivo con el líder de Podemos como vicepresidente.
"Vamos a hablar de algo que les sonará mucho a ellos, de programa, programa, programa", ha insistido. Entre los ejes sobre los que el PSOE va a plantear cualquier negociación de investidura, Sánchez ha nombrado la recuperación económica justa, la reforma constitucional, la regeneración democrática o un gran acuerdo contra "el terrorismo machista".
"Será en el para qué el que defina el con quién", ha resumido el líder de los socialistas. Sánchez ha mostrado también su enfado con las formas en las que Iglesias ofreció el pacto de Gobierno al PSOE, aunque de nuevo, sin hacer una mención explícita. "He sido víctima de arrogancia y desplantes, y he respondido con respeto. En esto también somos distintos a otras formaciones políticas".
En cualquier caso, Sánchez ha vuelto a insistir en que el PSOE intentará formar Gobierno después de que lo haga el PP, aunque Mariano Rajoy haya rechazado someterse en primer lugar a la investidura. Ese gesto de "irresponsabilidad" ha "bloqueado institucional y políticamente" el país, por lo que Pedro Sánchez ha insistido en el ultimátum al presidente del Gobierno en funciones: "Si no va a la investidura, que se vaya a casa".
Además de destacar la "situación inédita" que supone que el partido más votado no sea capaz de llegar a acuerdos, Sánchez también ha rechazado los argumentos con los que Rajoy pide el apoyo del resto de fuerzas, como son la estabilidad política, la unidad de España y la reformas. Son esos argumentos, ha explicado, los que justifican que el PSOE intente formar "un gobierno progresista y reformista" para desalojar al PP de la Moncloa.
El líder del PSOE ha hecho también a los últimos casos de corrupción que han salpicado a los populares, en concreto al caso Acuamed y a la detenciones en el PP valenciano. Sánchez ha afirmado que el PP debe llevar a cabo "una regeneración democrática" interna y una "renovación de su liderazgo de abajo a arriba", algo que solo puede hacer, ha apuntado, estando en la oposición.
Sánchez ha pronunciado este discurso ante el Comité Federal que ha decidido que los militantes socialistas voten a su secretario general el próximo 8 de mayo, y que el 39º Congreso de PSOE se celebre el 21 y 22 de ese mes. Antes las discrepancias sobre las fechas, Sánchez ha pedido a su partido que salgan del cónclave de hoy dando una imagen de unidad.
"Os pido que salgamos como lo que somos, que demostremos que el PSOE es uno, que el PSOE da un paso al frente", ha finalizado.
Fuente: El Diario.es

Seguidores