miércoles, 27 de abril de 2016

Carabina ni f… ni deja f…

571fbe471fc89


La figura de Carabina, que antaño vigilaba a los novios para evitar que tendiesen lencería tras un matorral, ya no está de moda. Por desgracia. De lo contrario, hoy tendríamos un gobierno liderado por Pedro Sánchez y auditado por Podemos, Izquierda Unida y tal. Un seguro matrimonio infeliz, pero por lo tanto muy normal. El problema es que Pedro Sánchez acudió al galanteo poselectoral con Carabina (ya se ha dicho arriba que es costumbre ya grandemente desacostumbrada), y la izquierda se encogió. No se puede ser de izquierdas y aceptar un amor con carabina. Eso es lo que el despechado Sánchez nunca alcanzó a comprender, porque nunca entendió a la izquierda. La izquierda hubiera deshojado la margarita de pétalos impares si el líder socialista hubiera acudido a la cita sin llevar de la mano a Carabina Rivera.

571e55436e58bTampoco está ya de moda acudir a las citas amorosas con pistola, sobre todo a este lado del Atlántico. Y de eso sí han sido culpables todos menos Alberto Garzón, que es como la luna que alumbra una reyerta.

Los optimistas estamos hoy echando cuentas de la pasta que hemos perdido apostando gobierno Psoe-Izquierdas. Y, a toro pasado, nos percatamos de lo alma de cántaro que eran nuestros vaticinios. Qué dinero tan tontamente dilapidado. Tras las ya vetustas elecciones del 20-D, Pedro Sánchez era un vencedor/vencido y Pablo Iglesias un vencido/vencedor. Ambos resultaban demasiado antónimos y demasiado especulares para entenderse. Y menos con carabina.

Lo trágico no es que la izquierda haya perdido la oportunidad de volver a gobernar, sino que el PSOE haya dilapidado esta ocasión para volver a ser de izquierdas. Lo cómico es cómo lo ha escenificado Pedro Sánchez: eligiendo a Carabina en lugar de Celestina para consumar el acto. La verdad es que eso sí que es empeñarse en no follar.

                                                          Pablo_Iglesias,_de_Compañy

Pablo_Iglesias,_de_CompañyPablo Iglesias aspiraba a “destruir la sociedad actual desde sus fundamentos”. Pero lo decía hace como un siglo. El nuevo Pablo Iglesias ha citado esa frase más de una vez, creo recordar. Y yo sospecho que si Pedro y Pablo se sientan en un banco a hacer manitas y se intercambian esa frase, a Carabina Rivera hay que darle las sales.

En estos meses, Sánchez ha escenificado la historia del PSOE en nuestra reciente democracia: canciones de izquierdas bajo batuta de la derecha. Acudir a parlamentar con Podemos, IU, Compromís, mareas y confluencias y llevarse a Albert Rivera de la mano no es un sinsentido, sino un boicot vestido de blanco y con ramo de flores.

La culpa no es del indio, sino del que le hace compadre, dice un refrán racista. Y en este caso el indio, C´s, ha actuado sin doblez. Pedro Sánchez no se creyó jamás enzima capaz de mezclar agua y aceite, como quiere hacer creer a sus votantes. Desde el principio, sabía que la presencia de Rivera abortaba ya no la coyunda, sino el más mínimo devaneo con la izquierda. En su primera visita al castillo de Bran, le ha obsequiado como detalle un crucifijo a Drácula.

Al final, el único beneficiado de todo esto ha sido Ciudadanos, que ha cumplido exquisitamente su papel carabinero de no follar ni dejar follar. Enhorabuena, chicos. No hay nada como apoyarse en la iniquidad de la víctima para asegurar el éxito del timo más disparatado.

——–

(PS: ¿Por qué, si lo hizo en su pacto con C´s, Pedro Sánchez no consultó a sus bases un posible acuerdo con la izquierda?).

Aníbal Malvar


Fuente: Público.es

Seguidores