jueves, 28 de abril de 2016

¿Dónde está la solidaridad del periodista estrella?


Resultado de imagen de grupo prisa humor

¡Buen futuro represivo nos espera!



El despido de Ignacio Escolar como tertuliano de la Cadena SER no me apena especialmente por él, sino por la profesión. No me entiendan mal, pero a Escolar no le va a faltar lugar en el que seguir realizando sus análisis políticos. De hecho, él pertenece a esa clase de periodistas que siempre me han dejado atónito: ¿De dónde saca el tiempo para dirigir un diario entre tanta tertulia, y tanto evento salpicados por decenas y decenas de tuits?

Lo que me da pena es que un periodista sea despedido de un medio por haber publicado algo que es verdad. Lo que me parece una atrocidad es que Juan Luis Cebrían esté detrás de este despido porque eldiario.es ha sacado a la luz su relación directa/indirecta con paraísos fiscales. Es terrible que el presidente ejecutivo de Prisa, que puede tener el título de Periodista pero que hace años que no sabe qué es el periodismo, se atreva a vetar a un profesional en su grupo mediático como venganza personal. Eso me da pena.

Pero, ¿saben qué otra cosa me revuelve el estómago? ¿Saben qué es lo que debería haberse preguntado Escolar en su columna? Pues muy sencillo, que¿dónde están ahora Pepa Bueno, Carles Francino, Iñaki Gabilondo, Gemma Nierga, Javier del Pino, Montserrat Domínguez, Àngels Barceló… y ese largo etcétera de estrellas mediáticas que se pueden permitir el lujo de plantar cara a Cebrián?

Que Cebrián era un miserable ya lo sabíamos. Lo sabemos desde que en plena oleada de despidos y con pérdidas, su retribución en metálico se disparó un 35%, cómo sumando lo que cobraba en metálico, más la entrega de acciones, más los títulos del grupo, su compromiso de permanencia, etc. se embolsaba 14 millones de euros. Y mientras, la SER a cuadros porque pasó una inspección y estaba plagada de becarios haciendo trabajo de plantilla… y él con su bonus por jubilación de 1,2 millones anuales.

Como digo, que Cebrián es un miserable ya lo sabemos, pero ¿en qué lugar quedan esas estrellas mediáticas si no expresan públicamente su solidaridad con Escolar?No porque sea Escolar, otra estrella mediática, no; sencillamente porque es periodista. ¿Qué opinión debemos llevarnos de ellos si, ya no digo que informen de este atropello (que tampoco lo hacen), sino que hagan un comentario en defensa de la libertad de prensa, cuya celebración se aproxima?

Escolar, esa pregunta, quizás, debería hacerla a sus colegas porque ellos son pesos pesados de los que Cebrián no puede prescindir y, si lo hace, no les costará encontrar casa en la que seguir desarrollando su labor. Esperar solidaridad de compañeros anónimos (y para gente como Cebrián, de usar y tirar) es sencillo, de las estrellas mediáticas, parece que no lo es tanto.

Y me pregunto yo, si no manifiestan solidaridad pública, ¿qué les dirá la conciencia a estos colegas?



David Bollero

Fuente. Público.es

Seguidores