sábado, 30 de abril de 2016

Perro no come Cebrián

elpais.750Perro no come perro, se decía entonces. En Colombia y Perú, ese que no se sabe cuándo se jodió, se dice “otorongo no come otorongo”. Aquí se usaba para recordarnos el pacto entre caballeretes que impide informar desde un medio de prensa de los desmanes de otro periodista o jefe o gurú o periódico. En América se aplica más entre políticos cuando a alguien se le ocurre la excentricidad de solicitar una comisión parlamentaria para investigar casos de corrupción. En Italia, por resumir, se llama omertà.









Juan Luis Cebrián se ha pasado toda la semana comiendo otorongo. Tras conocerse sus intereses en paraísos fiscales y petroleros por culpa de los papeles de Panamá ha echado de la Ser a Ignacio Escolar y prohibido a sus (ojo al posesivo) periodistas acudir a tertulias de La Sexta. Además, ha anunciado demandas contra los medios que publicaron estas informaciones.

elmundo.750elmundo.750Desde las páginas de El Mundo, Pedro Simón hace hoy mismo la radiografía de nuestra prensa en su columna Somos la leche. Sin olvidar que su propio medio prepara un ERE que afectará a más de 200 trabajadores. Y sin citar a Cebrián, el directivo (iba a decir periodista) que cobra más de dos millones anuales por recabar pérdidas de 2.000 millones (2014) en el grupo que preside. “Un periodista que ve peligrar su trabajo tiene miedo. Un periodista que tiene miedo no encaja con el oficio de contar la verdad. Un periodista que no tiene la intención de contar la verdad no es un periodista, sino un tipo a sueldo del hampa”, escribe Simón. Todavía le huele el aliento a otorongo.



Una vez frustrada la posibilidad de ese gran pacto anti democrático que haría presidente al corruptófilo Mariano Rajoy bajo el palio laico del PSOE, nuestros medios tradicionales se ponen tardonostálgicos y vuelven a mirar hacia la sagrada Transición, aquel Edén de españoles consensuados que nos han ido inventando para que Lampedusa nunca pase de moda. Como ya no se puede citar al viejo rey como ejemplo de nada, el mantra idealizador se recita ahora sobre el falangismo insepulto de Adolfo Suárez.

Su invocación suele rozar la laudatio ridícula, acrítica como todo lo español. Pero esta semana ya me lo han puesto estupefaciente. Analizando el desgobierno en el que está sumido el país, Casimiro García Abadillo nos desvela que “seguramente [Pedro] Sánchez no sea el mejor de los líderes, pero ha habido pocos –quizás exceptuando a Adolfo Suárez– a los que su propio partido haya tratado tan mal”. A la derecha del kiosko, en La Razón, el columnista Abel Hernández hacía el mismo ripio al jefe de su jefe: “Mariano Rajoy está siendo el presidente del Gobierno más acosado y más injustamente tratado desde Adolfo Suárez”.
larazon.750


El español está tan acomplejado de su pasado que prefiere la hagiografía a la historiografía, que es más incómoda y abyecta. Y los medios intentan que interioricemos el relato idílico de aquellos tiempos, creando héroes de la resistencia donde solo había correveidiles del mandato franquista, cual el propio Suárez.

abc.200La insistente apelación a Suárez suele incidir en calificarlo de hombre de consenso. El que puso de nuevo de acuerdo a las dos españas. Suárez personifica como nadie el anhelo de pacto entre PP y PSOE que sufren los medios tradicionales. Unión de centro democrático y tal. Como en la transición, se nos habla de estabilidad para convencernos de la bondad de tan antinatural ayuntamiento. La segunda transición, como la primera, consiste precisamente en evitar cualquier transición. En que sigan los mismos. Lo mismo. Exactamente lo mismo que consiguieron turbios personajes como Juan Carlos I y Adolfo Suárez, herederos directos y dilectos del asesino.

abc.200De Prada se pone cachondo

Aunque parecía que no tenía sexo, al columnista y escritor católico Juan Manuel de Prada se le ha subido esta semana mucho la libido. Este lunes, en ABC, nos sermoneaba sobre los peligros de abusar de la pornografía: “Un hombre entregado al sensualismo desatado necesita imaginar variantes que traigan novedad a su hastío. Y así, el consumidor de pornografía convencional acabará consumiendo pornografía alternativa, hasta que llega el día en que desea también consumir pornografía en la que aparezcan niños”. Por supuesto, tan brillante disquisición le valió el honor de convertirse en trending topic. Pero es que el hombre, tras tan espantoso ridículo, sigue empeñado en sus tocamientos impuros. Tal que hoy, derivaba sus meditaciones sobre la necesidad de repetir elecciones y campaña electoral hacia su docta entrepierna: “Yo, desde luego, estoy dispuesto a votar a quien me asegure mi ración de porno diario, siempre que el aire que respire sea libre como el ave que escapó de su prisión y se puede al fin pajear”. Que algún alma caritativa le dé a De Prada un revolcón cuanto antes, please, que corremos el riesgo de que los preadolescentes utilicen el ABC como otrora se gozaba de Interviú. Hijo, ¿qué pecaditossss tienessssss?




Aníbal Malvar
Fuente: Público.es

Seguidores