jueves, 5 de mayo de 2016

El laborismo británico tiene un problema judío. Está dominado por oligarcas sionistas


(¡No seas débil!)




Gilad Atzmon

gilad.co.uk

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Jeremy Corbyn, el hombre que hace tan sólo unos meses era una "esperanza de un cambio", es un pelele. Por meses, el hombre se ha rendido incondicionalmente al lobby judío, ha traicionado sistemáticamente cada uno de sus principios básicos declarados. Como era de esperar, el legendario "ícono izquierdista" incluso ha traicionado a sus amigos.

Los izquierdistas tienden a llamarse entre ellos camaradas. Apelan a la palabra camaradería en cada declaración política. Al parecer no son capaces de captar lo que tiene que ver con la camaradería. La "camaradería" de Corbyn quedó de manifiesto cuando no pudo sostener al heroico Ken Livingstone, quien dijo la verdad bien establecida e innegable sobre el apoyo de Hitler al sionismo y el Acuerdo Havará. Corbyn simplemente se escapó con el rabo entre las piernas.

Desde hace algún tiempo he pensado en la izquierda como un concepto masturbatorio disfuncional. Pero Corbyn era conmovedor, parecía apoyar a los oprimidos. Durante décadas fue el patrocinador de la disfuncional Campaña de Solidaridad con Palestina (PSC). Corbyn se comprometió a cuidar lo que queda de los trabajadores británicos. Dijo todas las cosas más emocionantes, pero ha evidenciado todo lo contrario.

Contra toda lógica, he estado encantado con los últimos desarrollos del Partido Laborista.

Si alguien había fallado hasta ahora en tomar en cuenta el impacto corrosivo del poder judío y la presión política judía, ahora está todo a la intemperie.

Gracias al lobby judío y a donantes judíos el Partido Laborista no es un espacio libre. Es intolerante, opresivo, un territorio ocupado. Cuida de un solo pueblo y esta gente no es la clase obrera. Ellos son, en la práctica, un puñado de oligarcas judíos, de lejos, la gente más privilegiada de este planeta.

Próximamente vamos a ver como el laborismo de Corbyn eliminará a Karl Marx de la herencia laborista por escribir sobre la cuestión judía. En 1843 Marx dio cuenta de que la "emancipación de la carga del comercio y del dinero y en consecuencia de su práctica, fácticamente judíos, sería la autoemancipación de nuestro tiempo". Marx pensaba que con el fin de emancipar al mundo del capitalismo el mundo tiene que emanciàrse del "judaísmo”. Y con el fin de emancipar el laborismo de los guardianes de Judea, debe liberarse de los oligarcas sionistas judíos como Lord Levy, Lord Sugar, Michael Foster y algunos otros.

Probablemente es sólo una cuestión de tiempo antes de que el Partido Laborista suspenda a la clase obrera en su conjunto por interferir con los patrocinadores de los oligarcas judíos del laborismo.

Ahora hay muchas pruebas de que la política del lobby judío es incompatible con el pensamiento y los valores de la libertad occidental. Hay que elegir si queremos vivir en un Estado-gueto dominado por las aficiones de lord Levy y lord Sugar o si preferimos vivir en un Reino Unido libre y preocupado por todos.

Fuente: http://www.gilad.co.uk/writings/2016/4/29/labour-has-a-jewish-problem-it-is-dominated-by-zionist-oligarchs

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y rebelión como fuente de la traducción.

Seguidores