martes, 24 de mayo de 2016

La clase media huele a sardinas

La clase media huele a sardinas



Un estudio de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas conocido hace unos días ha concluido que tres millones de personas han abandonado la clase media en estos años de crisis, y se han mudado a los pisos de abajo del edificio social porque el alquiler de los de arriba se había vuelto imposible. La clasificación que hace el informe es puramente instrumental, toma como base la renta de los hogares y sitúa a ese grupo que llama clase media entre el 75% y el 200% del ingreso medio. Entre 2004 y 2013 un 7% de los hogares habría caído por debajo de la mediana tanto por el desempleo como por la precariedad laboral.

Se trata, como se ha dicho, de una división puramente arbitraria ya que la clase media no deja de ser una ficción en cinemascope. En realidad, y para llevar la contraria a Marx, que únicamente reconocía dos clases –la que tiene en su poder los medios de producción y la que produce-, sólo existe una: la clase alta. Quienes allí se sitúan respiran aire puro y pisan tierra firme mientras el resto cuelga de una escala y se pasa la vida tratando de alcanzar lo alto de la montaña. En el intento de ascensión, muchos se desempeñan, otros ceden posiciones y un número ínfimo llega a la cima. Una inmensa mayoría se resigna con mantenerse en el mismo peldaño hasta que le llega la hora. Es el drama moderno que ya nos anticipó Buero Vallejo.

Si alguna vez existió, el sistema ha logrado que la lucha de clases sea una simple disquisición teórica. No puede haber lucha de clases porque sólo existe una, con unos intereses bien delimitados, y una masa informe desclasada y sin conciencia que sólo puede ser agrupada en función de sus ingresos. Ahí se situaría la llamada clase media, compuesta por una legión de particulares cuya principal aspiración no es defender un ideario común ni mejorar el nivel de vida de sus semejantes –algo que sí hacen los ricos, por cierto- sino mantener el suyo propio. Su sueño es auténticamente mediocre: plantar la bandera en el adosado de la afueras y empaparse del aroma de las barbacoas de la vecindad. Si algo les une es el olor a sardinas.

Obviamente hay excepciones pero insuficientes. La crisis se ha llenado de ejemplos de la insolidaridad de esa supuesta clase social, cuyos adscritos sólo reaccionan cuando se ven afectados en primera persona. Y como muestra, un botón: posiblemente estén leyendo estos días artículos muy sentidos de colegas de profesión alertando del fin del periodismo, justo ahora cuando son sus nombres los que aparecen en algún expediente de regulación de empleo. Así se funciona.

La clase media es un invento muy capitalista. Se la sacó de la manga Henry Ford para vender más coches y el artilugio ha funcionado hasta la fecha como un reloj suizo. Por no perder el adosado y el coche muchos matarían a sus padres, o por lo menos comprenderían que les cobraran por ir al médico, que esos viejos son sanguijuelas para las arcas públicas, levantarían con sus propias manos vallas para que las refugiados no les quiten sus trabajos, y hasta corearían eso de “derechos sociales para los nacionales”, aunque en voz baja, no vaya a ser que se les tomara por los neonazis que se manifestaron este sábado en Madrid.

Si todo lo que no es clase alta pudiera estratificarse en grupos homogéneos, si de verdad esos tres millones de desaparecidos de la clase media se hubieran ubicado en lo que antes se llamaba proletariado y que ahora se define eufemísticamente como clases populares porque la palabra proletariado dicen que ofende, si existiera realmente un sentimiento de pertenencia a una clase social, la izquierda tendría asegurado el triunfo en estas elecciones repetidas de junio.

La realidad, en cambio, es otra. En ese gigantesco resto que no es la clase alta pueden pescar todos, de izquierda a derecha, y posiblemente más la derecha que siempre elige mejor los culpables. Si no hay trabajo será por los inmigrantes y si hay que recortar el Estado del Bienestar es porque hay mucho vago que quiere vivir del cuento. El sistema también crea indignados sí, pero sobre todo gente comprensiva que ignora que la educación, la sanidad, los subsidios al desempleo o las ayudas a la dependencia son derechos y no concesiones graciosas que vienen y van en función de las cifras del déficit público. Puro masoquismo.

Todo ello viene a explicar el auge de la xenofobia en Europa, o que la ultraderecha campe a sus anchas en Francia y se haya quedado a 30.000 votos de gobernar Austria. También que el PP se perfile como el ganador de las elecciones, inmune ya a la corrupción y las mentiras, la última por escrito y en carta dirigida a Bruselas anunciando allí los recortes que aquí oculta para cuadrar su disparate presupuestario. La clase media huele a sardinas. Es un asco, la verdad.

Juan Carlos Escudier
Fuente: Público.es

Seguidores