jueves, 26 de mayo de 2016

Miedo a los medios



Debemos de tener miedo a los medios porque son los tanques del poder hoy. Por eso son tan importantes medios como éste que pretenden un tratamiento profesional de la información
En el tema de España y Catalunya, desde El País a La Razón las cabeceras madrileñas y los canales de televisión de ámbito estatal son unánimes. Ni siquiera mintieron tanto cuando Franco presidía el Bernabeu


Suso de Toro
  
Un día veo en "La Sexta" una entrevista a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Sin duda, se trata de una entrevista cariñosa, hay complicidad y simpatía. Dos días después el noticiario del mediodía de Antena 3 da dos noticias seguidas sobre el ayuntamiento de Madrid de forma tan sesgada que daña la imagen de la alcaldía.

Son dos cadenas de la misma empresa, ¿qué debo pensar? Sé que en esas cadenas hay periodistas con criterio profesional y ética demostrada, también hay otros a los que desconsidero, pero sé que el grupo empresarial tiene posiciones tomadas públicamente ante el proceso político catalán, por ejemplo, y que su capital depende de la banca. Y sé que la banca toma partido y que actúa para conducir las decisiones políticas y que, lógicamente, lo hace con todos los instrumentos a su alcance. Empezando por los medios de comunicación que controla. O sea, todas las cadenas de televisión y las cabeceras de prensa en papel.

Incluido el grupo Prisa, que edita El País y hace unos días justamente criticaba ese juego a dos manos del grupo Planeta. En un editorial denunciaba que ese juego beneficiaba a Podemos y perjudicaba al PSOE. Pero qué debemos pensar de una cabecera que desde la aparición de Podemos no hizo sino poner obstáculos, primero con una fingida ignorancia y después con franca hostilidad. Sí, es evidente que El País también tiene una opción, conservarle el papel de segunda fuerza al PSOE y que llegue a entendimientos con el PP. Y así cada empresa de comunicación, y tras ellas la banca, interviene con sus matices particulares en el juego de partidos para conducir el resultado electoral.

Ya no digamos en el tema de España y Catalunya, desde El País a La Razón las cabeceras madrileñas y los canales de televisión de ámbito estatal son unánimes. Acabamos de ver la retransmisión de la Copa del Rey, antes Copa del Generalísimo, más vergonzosa de su historia. Ni siquiera mintieron tanto cuando Franco presidía el Bernabeu. Lo de hace unos días fue mucho peor, fue el fascismo televisivo, la mentira y la desaparición de la imagen de la afición entera de uno de los dos equipos. Pero en el tratamiento a los catalanes en los medios españoles ya lo hemos visto todo.

Debemos de tener miedo a los medios porque son los tanques del poder hoy. Por eso son tan importantes medios como éste que pretenden un tratamiento profesional de la información. Naturalmente que tienen línea ideológica, como cualquier ser pensante, pero no deben ser medios de partido. Por eso es tan negativa la demanda de algunos lectores que repetidamente exigen y claman que se ponga al servicio de unas siglas u otras, hacer caso de esa presión sería el fin de la independencia del medio.

La ciudadanía necesita medios de comunicación que nos merezcan respeto por su independencia y que podamos contar con que, aunque no nos guste lo que nos cuenten o que nos digan, lo hacen porque creen que es lo que pide la profesionalidad, el servicio que debe prestar el periodismo a la sociedad.

Fuente: eldiario.es

Seguidores