domingo, 26 de junio de 2016

La ultraderecha europea celebra como propia la victoria del Brexit






  • El Frente Nacional de Le Pen canta victoria y recuerda que habrá otro referéndum similar en Francia si su líder gana las elecciones presidenciales 
  • El líder de la ultraderecha holandesa pide una referéndum sobre la pertenencia de su país a la UE



Angelique Chrisafis y Philip Oltermannin - París / Berlín



Los partidos europeos de ultraderecha han celebrado el voto británico a favor de la salida de la UE como si fuera una victoria de sus posiciones contrarias a la inmigración y la UE y han prometido que presionarán para que se celebren referendos similares en sus países.

El Frente Nacional lo ve en Francia como un claro impulso a la candidatura de Marine Le Pen para las elecciones presidenciales del próximo año, además de para el programa antiEuropa y antiinmigración del partido. "Como muchos franceses, estoy muy feliz por que el pueblo británico haya aguantado la presión y tomado la decisión correcta", dijo Le Pen a la radio RTL. "Lo que ayer pensábamos que era imposible, hoy se ha convertido en posible".

Florian Philippot, vicepresidente del partido, dijo en Twitter: "¡La libertad del pueblo siempre acaba ganando! ¡Bravo por el Reino Unido! ¡Ahora nos toca a nosotros!".



Es probable que Le Pen haga una declaración pública este viernes y celebre el Brexit como el principio del fin de la Unión Europea.  Marion Maréchal Le Pen, sobrina de Le Pen y uno de los dos diputados del Frente Nacional, tuiteó simplemente:

El líder de la ultraderecha holandesa,  Geert Wilders, pidió el viernes un referéndum sobre la pertenencia de Holanda a la UE. "Queremos controlar nuestro país, nuestra propia moneda, nuestras propias fronteras y nuestra propia política de inmigración", dijo Wilders en un comunicado.

En Alemania,  Beatrix von Storch, eurodiputada del partido euroescéptico  Alternative für Deutschland, que fue recientemente expulsada del grupo de los tories en el Parlamento Europeo por sus comentarios sobre "disparar a los refugiados", dio la bienvenida al resultado. "El 23 de junio ha sido un día histórico. Es el día de la independencia de Gran Bretaña. Preguntaron a la gente y ellos han tomado la decisión. La Unión Europea ha fracasado como unión política".

Incluso antes de que cerraran los colegios electorales en la noche del jueves, Le Pen tuvo una cena en París con sus asesores del Frente Nacional, todos sonrientes con banderas británicas y francesas. "Una atmósfera franco-británica para celebrar la libertad de las naciones", tuiteó  Philippot durante la cena. A las 3 de la mañana, el principal asesor de  Philippot comentó que si continuaba la tendencia en favor del Brexit, "iba a perder la cuenta de todas las personas que me deben champagne, una cena o chocolate".

Le Pen, de la que se espera que alcance con facilidad la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas del próximo año, se ha aprovechado del referéndum británico para promover sus ideas críticas sobre la UE. El Frente Nacional ha dicho que si Le Pen gana la presidencia, habrá un referéndum en los seis meses siguientes sobre la pertenencia a la UE y que el partido pedirá la salida francesa, o Frexit.

Aunque al final Le Pen decidió no viajar a Reino Unido para hacer campaña por el Brexit, ha apoyado desde fuera la campaña por la salida. La semana pasada, dijo a una televisión francesa que el referéndum británico era una prueba de que la UE estaba en un momento de "decadencia" y que Francia tenía "mil razones más para abandonar (la UE) porque nosotros tenemos el euro y Schengen". Advirtió de que la "estrategia del terror" de los partidarios de la UE en la campaña en Reino Unido ya no iba a funcionar.

En un discurso en Viena la semana pasada en una reunión de partidos ultraderechistas y euroescépticos bajo el eslogan "primavera patriótica", Le Pen dijo que el apoyo al Brexit en Reino Unido era una señal de que un "nuevo viento" por el patriotismo se respira en Europa en lo que llamó "la primavera del pueblo".

Nigel Farage, que en 2014 dijo que Ukip no se uniría en una alianza con el partido de Le Pen por "los prejuicios y el antisemitismo" del Frente Nacional, ha destacado, sin embargo, que ella "tiene algunas buenas cualidades" y que "ha conseguido muchas cosas importantes".


Seguidores