miércoles, 20 de julio de 2016

Habrá Gobierno y será de derechas




Ignacio Escolar

El primer milagro del nuevo Parlamento: los independentistas que “rompen España”  y la derecha que usó a los aparatos del Estado contra ellos pueden entenderse
El primer milagro del nuevo Parlamento: los independentistas que “rompen España”  y la derecha que usó a  los aparatos del Estado contra ellos pueden entenderse. Lo han hecho hoy, en la primera votación de la XII legislatura. Lo volverán a hacer en el futuro.

El acuerdo entre la derecha y los independentistas es evidente, por mucho que ambas partes lo nieguen.  Hay diez votos que han servido para apuntalar las vicepresidencias de PP y Ciudadanos que sin duda han salido de alguno de estos partidos: PDC (antes Convergència), Coalición Canaria, PNV y ERC. El voto es secreto, por lo que el reparto exacto de esos diez apoyos entre estos partidos es una incógnita. Pero la maniobra parece evidente: el PP buscó esos votos porque parte de los suyos sirvieron para apuntalar la vicepresidencia de Ciudadanos; probablemente casi todos los partidos nacionalistas –salvo tal vez ERC o PNV– aportaron su parte a cambio de algo que pronto sabremos. En el caso de Convergència, el apoyo a que puedan formar un grupo parlamentario propio.

Hasta este martes por la mañana, los dirigentes de Unidos Podemos y también algunos diputados del PSOE aún insistían en una premisa que en esta primera sesión se ha demostrado como falsa: que “los números dan” para un Gobierno de izquierdas con el apoyo de los nacionalistas en la investidura. No es así, y la elección de Ana Pastor como presidenta del Congreso lo ha dejado bastante claro. Los números no dan porque la nueva mayoría de la Cámara está en la derecha, la derecha nacionalista española y la nacionalista vasca y catalana pueden entenderse y el pacto entre el PP y Ciudadanos está mucho más hecho de lo que parece.

Albert Rivera acabará dando el sí, quiero, a la investidura de Mariano Rajoy. Para eso necesita fundamentalmente una cosa: tiempo. Tiempo para ejecutar el giro y tiempo para justificarlo con ese supuesto “bloqueo” del que acusan al PSOE. Pero dudo mucho que esa abstención en la que Ciudadanos se ha colocado a cambio de nada sea su posición definitiva en este verano.

El PP sabía que la elección de Ana Pastor estaba garantizada y que los nacionalistas no darían ningún susto aliándose con el PSOE o Podemos: por eso el BOE publicó la destitución de Pastor como ministra de Fomento antes incluso de que se votase su nuevo cargo. El PP también sabe que la investidura es posible que se retrase –a finales de agosto, dicen algunas fuentes– pero que saldrá, más tarde o más temprano.

La rueda de prensa que dio Mariano Rajoy tras la primera votación da algunas pistas. El presidente en funciones “pide” a los demás partidos que le dejen gobernar. Pide, no negocia, ni tampoco ofrece. Pide, porque la estrategia es presionar al PSOE hacia la abstención con la amenaza de la repetición de las elecciones para que de esa forma  Ciudadanos pueda justificar el ‘sí’, y que probablemente los nacionalistas o tal vez el PSOE pasen por el aro de la abstención a medida que corra el plazo.

La votación de hoy también prueba una cosa: que el Parlamento no se limita a cuatro partidos y nada más, como intencionadamente quería hacer creer la derecha. Que el PP ahora negocie con los nacionalistas es una buena noticia: tal vez ayude a la solución del conflicto con Catalunya. Pero también demuestra una vez más la enorme hipocresía de la derecha y de sus voceros en los medios. Imaginen qué titulares leeríamos hoy si los independentistas hubiesen votado a favor de  Xavier Domenech o Patxi López.

P.D. Casualmente, el apoyo nacionalista a los candidatos de la derecha en la mesa del Congreso llega al día siguiente de esto.
Ignacio Escolar
Eldiario.es

Seguidores