domingo, 24 de julio de 2016

Independentistas marianos






elmundo.200Mientras el terror se apodera de Europa, aquí el marianismo continúa otorgándonos la “extrema placidez” con la que Mayor Oreja resumió el franquismo. Estamos sin gobierno, pero siempre nos quedará Gernika. Las piruetas intelectuales con las que la prensa del quietista Movimiento nos está explicando la deriva nacionalista de Mariano Rajoy se elevan a lugares que la razón no alcanza. Teodoro León Gross, columnista de El Mundo, llega hoy al paroxismo comparando a nuestro amado líder con Winston Churchill: “A menudo me he tenido que comer mis palabras, y he observado que constituyen una dieta muy equilibrada”. Ahora el 26-J “ha deparado un escenario propicio, una oportunidad para todos, donde el propio PP rectificase para salir del impasse en que lleva años resistiéndose a hacer política con las fuerzas nacionalistas”.


Aníbal Malvar 


Dos días antes, en el mismo papel, Lucía Méndez tocaba el claxon con mucha mayor sinceridad: “Cuando la izquierda parlamentaria habla –aunque sea para dar los buenos días– con partidos independentistas, España corre peligro de ruptura, pero cuando lo hace el PP es un síntoma de buena salud democrática”. También Raúl del Pozo, muy tímidamente, como si ya no fuera con él, nos ilustra al respecto: “Cuando la deslealtad triunfa, se le llama gobernabilidad”.

larazon.750Pero Lucía y Raúl son casos aislados, gente poco acostumbrada a formar batallón. Y cuyos argumentos son tan sólidos que ni siquiera se desmoronan cuando se les da la vuelta: “Parece que cuando el PSOE lo hace es una manifestación de su capacidad de diálogo y cuando lo consigue el PP todo son reproches”, escribe Fernando Rayón en el diario neosecesionista La Razón.

El principio de incertidumbre de Heisenberg es una ocurrencia al lado del marianismo. Y de sus palmeros. Ante las necesidades de Rajoy, hasta el pujolismo diferido –incluido 3%– se transforma en respetable. A Rajoy, el hombre que nunca hizo nada, se le permite hacer de todo. Es el hombre de Marca marcado por la baraka mediática. Lo de Zapatero no era baraka. La bendición divina tuvo su epifanía en Pontevedra.

Cuando secretos independentistas catalanes y vascos dieron su apoyo al PP para que Ana Pastor se proclamara presidenta del Congreso, los cerebros de nuestra prensa de papel se vieron tan sorprendidos que no hallaban palabras para describir el milagro. En la confusión, El País llegó a editorializar con la hipótesis de que los votos anónimos pudieran proceder de “improbables rebeldías entre socialistas o en Podemos”.
elpais.200Su portada del miércoles, firmada por Fernando Garea, otorgaba al extraño suceso visos milagreros: “Mariano Rajoy se encontró ayer con un inesperado regalo en su camino hacia la investidura”. Nos vende el periódico de Prisa la tesis de que los independentistas, por generosidad con el dialogante Rajoy, han obsequiado a Pastor con la presidencia del Congreso. Conociendo a Garea, a quien quiero y admiro, imagino que escribió “inesperado regalo” con tanta ironía como afán manipulador. También fue un “inesperado regalo”,por ejemplo, el Jaguar que Ana Mato tenía perdido entre los trastos de su garaje.

Dentro, escondido en algún lugar de su editorial principal, al periódico felipista también le “sorprende que tales movimientos hayan coincidido con la decisión de la Fiscalía de no pedir pena de cárcel para ninguno de los encartados por la consulta separatista del 9 de noviembre de 2014, entre ellos Artur Mas“. Pero solo es letra pequeña, no merecedora de mayor análisis.

Hace apenas una semana, el jefe de opinión de El País, José Ignacio Torreblanca, se enfadó mucho con Pablo Iglesias en una entrevista porque el líder de Podemos denunció la derechización del periódico. El jueves, en su editorial, El País pedía sin pudores la presidencia para Mariano Rajoy, el de los papeles de Bárcenas, el de la guerra de Irak, el de la Gürtel, el de tantas otras aventuras. ¿Derechización? Pablo, deliras.

Ese mismo día, en su página 36, a faldón inferior, un irrelevante titular nos informaba de que “La Seguridad Social saca 1.000 millones más del fondo de reserva”. No Mariano, no el Gobierno en funciones, sino ese ente difuso y volandero llamado Seguridad Social, que se vacía solo. Ni siquiera Paco Marhuenda se atrevió a esconder el dislate y lo alumbró en portada: “El Gobierno saca 1.000 millones más de la hucha de las pensiones”. Pero El País no se ha derechizado, Pablo. Lo que pasa es que Marhuenda se nos ha vuelto bolchevique, con las calores del verano.

Carta al director

Lo más bello y sincero que he leído esta semana en un periódico de papel es una carta al director firmada por un tal José Miguel Grandal Lopez, de Cartagena. La dejo de postre para alegrarte el día: “Cuando conduzco me obligan a ponerme el cinturón de seguridad bajo amenaza de sanción por infracción grave. A otros se les admira y protege por correr delante de las afiladas astas de unos animales que pesan media tonelada. ¡Qué curioso!”. No sé por qué esta carta me resume todo lo que ha sucedido esta semana con los nacionalistas. No sé por qué.
Aníbal Malvar
Fuente: Público.es

Seguidores