lunes, 18 de julio de 2016

INGLATERRA, ¿Y AHORA QUÉ?



El llamado Reino Unido al parecer desde 1707 con la reina Ana, anda que si se desune o no. En España y en otros países a ese Estado, tal vez sin mucha exactitud, se le denomina INGLATERRA, porque pese a la Historia, es la parte más poderosa de las islas marinas y la titular de la lengua,  esa “lingua franca”, en la que se expresa el imperio formando la incontestable ANGLOSFERA, el viejo latín de la edad media cuando Roma hacía muchos siglos que se había extinguido. Al otro lado del mar Estados Unidos viene a jugar el papel de Bizancio, pero con la misma lengua que su madre insular.

Como algunas especies animales, esta etnia se fragmenta para aumentar su poder, en ese poder de LOS CINCO OJOS, llamado también red ECHELON que espía sin poder ser espiada. Todo este entramado, parece que ha conmovido, su férrea armonía, con el extraño referendo sobre eso de estar o no estar en la UE.

Tras las dos guerras mundiales, alguien a lo mejor con buenas intenciones, inventó aquello de la EUROPA UNIDA, la utopía del final de las guerras. Aquello fue por 1957, era algo para los belicosos continentales que se metían en líos idealistas, para ahogar a la Alemania tenida por culpable y  detener a RUSIA, que era el gran peligro para el liberalismo que hoy gobierna desde la OTAN y desde el castillo de Bildenberg.

Pese a los discursos de CHURCHILL que patrocinaba lo de la unidad europea, la isla de Albión no se unió a aquel aparato de filiación demócrata cristiana. Eso era para el otro lado del canal donde estaba la niebla. El valiente general DEGAULLE lanzó el último grito de independencia francesa y vetó la entrada de los ingleses. Pero murió y sus sucesores no pudieron resistir las presiones y hubo que admitir en el club de los ricos a la Isla Grande. No había mucha ilusión, pero los ingleses dicen que por su famoso pragmatismo dijeron que si y en 1973 se pusieron a las órdenes de Bruselas.
Han pasado 43 años, ya ni existe la URSS y el llamado Occidente es el amo del mundo, aunque esté cada vez más cuestionado. Inglaterra recuerda su no tan lejano pasado imperial y la fuerza de lo inglés en el mundo, ¿para qué queremos una UE dominada por Alemania, con una Francia desobediente y, un sur arruinado?. Los ingleses desean su mundo oceánico su relación especial con Estados Unidos y el renacer de esa unidad cultural y doctrinal que es la comunidad británica de naciones, encabezada por la Reina.

               El partido por la independencia UKIP, es muy poderoso en votos, aunque no en escaños y los conservadores lo han sabido y se han arriesgado, el llamado pragmatismo parece que de momento ha perdido, y ha ganado el nacionalismo inglés, que luchó contra la Armada Invencible hasta las Guerras Napoleónicas. El gran acorazado ingles se dispone a navegar en solitario por los siete mares sin limitaciones impuestas por los sórdidos oficinistas corruptos de BRUSELAS. El inglés es el idioma de la UE pero los ingleses no aprenden ni francés ni alemán.

Los ingleses temen las avalanchas de inmigrantes, pero observan que el nuevo alcalde de Londres es de raza pakistaní, ¡QUE LÍO! ¿Dónde está la raza inglesa? La que sometió al mundo y aún lo sujeta con mano de hierro.

El BRESXIT es la expresión de la etnicidad de la isla frente a la homogeneización, la expresión de que eso de ser británico es una presunción, los escoceses quieren marchar hacia Bruselas y en Belfast se acuerdan de la larga guerra.

¿Durará la unión del Reino Unido? es difícil predecir el futuro, la historia es demasiada pesada, ¿Inglaterra en solitario?, ¿el Estado 51 de USA?

Los cambios serán muy lentos, Inglaterra será cada vez más americana australiana o canadiense y se irá olvidando del otro lado de canal, los trenes del túnel son una broma ferroviaria. Inglaterra es de barcos y de aviones, el Reino Unido seguirá unido, aunque con cierta rabia de sus pequeñas nacionalidades célticas. Los anglo-normandos y los sajones seguirán dominando el cuadro, habrá otra vez pasaportes y una aduana para ingleses y otra para el mezquino resto del mundo. Pese a todo lo que se diga Nueva York estará cada vez más cerca y París cada vez más lejos, no digamos donde quedarán Madrid, Viena o Moscú, desde España se podrá decir adiós Inglaterra, adiós, aunque ese mando, se note como un mando a distancia.

Los ingleses tendrán derechos y no cumplirán obligaciones su ley será la famosa del embudo.
MADRID 18 DE JULIO DE 2016


José Ramón Montes GATONEGRO

Seguidores