viernes, 23 de septiembre de 2016

El liberalismo según Esperanza Aguirre



Liberalismo es Telemadrid. Liberalismo es la gestapillo. Liberalismo es pagar a  Púnica para que insulte a los profesores que protestan. Ese liberalismo, querida Esperanza Aguirre, eres tú.

Ignacio Escolar

liberalismo:
De liberal e -ismo.
1. m. Actitud que propugna la libertad y la tolerancia en la vida de una sociedad.
2. m. Doctrina política que postula la libertad individual y social en lo político y la iniciativa privada en lo económico y cultural, limitando en estos terrenos la intervención del Estado y de los poderes públicos.

Liberalismo es  espiar a los dirigentes políticos rivales de tu propio partido con cargo a los presupuestos públicos. Liberalismo también es intentar sobornar a uno de los espías cuando va a tirar de la manta en el juzgado. Liberalismo, siempre según el ejemplo de los gobiernos de Esperanza Aguirre e Ignacio González, es citar mucho a Margaret Thatcher mientras te comportas como Richard Nixon y montas un watergate.

Liberalismo es  pagar un sobresueldo a algunos jueces y fiscales y que esa propinita  la ponga una empresa privada, Indra, muy beneficiada por los contratos del Gobierno de Madrid. Liberalismo también es que esa misma empresa, Indra, pague a la trama Púnica por tus servicios personales de propaganda en Internet.

Liberalismo es financiar parte de los gastos de tu campaña electoral con 'donativos' de empresarios amigos, a través de una fundación opaca: Fundescam. Liberalismo es que estos mismos empresarios amigos –como el muy liberal Gerardo Díaz Ferrán– se lleven después  más de 300 millones de euros en contratos públicos del mismo Gobierno que te ayudaron a conseguir.

Liberalismo es presumir de "destapar la trama Gürtel" cuando la Justicia ya ha detenido a esta trama, y que gran parte del Gobierno y del partido que presides esté metido de hoz y coz en ese lodazal.

Liberalismo es comprar a medios de comunicación y periodistas con cargo al presupuesto público, a través la publicidad institucional. Es repartir millones de euros de forma arbitraria entre la prensa afín. Es forzar el despido del director de ABC, José Antonio Zarzalejos, porque no te baila el agua. Es entregar licencias de radio y televisión a los amigos, como Jiménez Losantos – ese otro 'liberal' cuyo medio financió la caja B del PP–. Liberalismo es regar de millones a Vocento para después, tras la puerta giratoria, cobrar cada artículo en el ABC a diez veces la tarifa habitual.  Liberalismo es lo que han hecho con Telemadrid.

Liberalismo es colocar a los amigos y familiares en la administración.  A tu hijo en el Ministerio. A tu hermana en el partido. A tu primo en el Canal. Liberalismo es  enchufar a tu secretaria personal como consejera de Caja Madrid –341.000 euros al año, más la Black– y que después, cuando la caja quiebra, la secretaria declare en el juzgado que ella no tenía conocimientos financieros ni de contabilidad.

Liberalismo es criticar que el PP de Rajoy proteja a Luis Bárcenas mientras haces exactamente lo mismo con tu tesorero imputado. Liberalismo es defender el despido libre salvo en el caso de ese mismo tesorero, que es "un funcionario" al que no se puede despedir.

Liberalismo, como publicamos hoy, es  pagar con dinero público a la trama Púnica para que insulte y desprestigie en Internet a los profesores que protestan contra los recortes y a los partidos y líderes políticos rivales.

Liberalismo es que, con esta trayectoria, Aguirre siga dando lecciones de ética y de moral desde el Ayuntamiento de Madrid y que tu partido te lo consienta. Normal que se moleste Rita Barberá porque a ella sí la hagan dimitir.

Ignacio Escolar

Fuente: eldiario.es

Seguidores