jueves, 29 de septiembre de 2016

Felipe González: cinismo en estado puro


El principal conspirador

Por Beatriz Talegón Ramos -

Dice González cuando le preguntan a primera hora en la SER que se siente engañado por Pedro Sánchez, que si el Comité Federal se pronuncia en contra del Secretario General éste debería dimitir, que con 85 diputados no se puede gobernar, que bloquear la formación de gobierno al Partido Popular es profundamente antidemocrático. Dice, dice, dice.

Dice que no se ha enterado prácticamente de nada de lo sucedido en el PSOE estos días porque él estaba en Colombia. Dice, dice, dice.

Curiosamente su discurso coincide, palabra por palabra con lo expresado estos días por Susana, Madina, y por tantos otros “críticos”. Qué linda casualidad la que conecta las voluntades, los cerebros, a miles de kilómetros… o qué brutal cinismo.

Desvela el “jarrón chino” que mantuvo una conversación con Sánchez recién celebradas las segundas elecciones, las del 26 de junio. Destapa la intimidad en la que Pedro, según González, le señalaba que en la primera sesión de investidura el PSOE votaría que no a Rajoy, pero que en una segunda vuelta se abstendría. No comprende el expresidente cómo el Secretario General ha cambiado de opinión. Se siente profundamente engañado, no comprende, no sale de su asombro. Así, levanta las faldas de Pedro pretendiendo dejarle “con el culo al aire”. No sólo pretende dejarle como mentiroso respecto a sus conversaciones personales, sino respecto a la militancia y a la ciudadanía: porque las declaraciones públicas de Sánchez nada tienen que ver con esa supuesta conversación.

Extrañaba que Felipe estuviera desaparecido estos días. Pero hoy apareció, montando un teatrillo en la SER aparentando ser entrevistado, interpretando una presunta entrevista que tenía mucha pinta de estar bastante bien preparada. Ni una pregunta sobre Susana Díaz, ni una pregunta sobre la caída del gobierno de Castilla La Mancha; todo bien dirigido hacia lo que Felipe quería decir. Todo bien encauzado para reforzar un único mensaje. Todo atado y bien atado.

Ya ven ustedes lo que son las entrañas del PSOE: pura traición, mentira, batallas encarnizadas, amenazas veladas… No es de extrañar que se haya convertido en esta barbarie, viendo la catadura moral de sus dirigentes estos días.

Hoy, Felipe, nos ha mostrado una dosis de cinismo en estado puro que con pocas puede compararse. Más bien pareciera que el afán no es sacar un país del atolladero sino desbaratar al PSOE, ¿no le parece?

Pedro Sánchez ha contestado de manera fulgurante con un comunicado donde señala que él ha mantenido lo acordado en los órganos del partido, y que, respecto a las conversaciones privadas mantenidas jamás desvelará su contenido. Imposible hacerse una idea de la presión que el Secretario General está aguantando ahora que todos los fuegos se han abierto sin tapujos contra él. Sin duda, hoy más que nunca tiene sentido esa frase que advertía “échense al suelo, que vienen los nuestros”.
Fuente: Diario 16

Seguidores