miércoles, 28 de septiembre de 2016

Los putos nacionalistas



Aníbal Malvar

Parece que ahora se van a cargar a Pedro Sánchez para poner una gestora en el PSOE que encumbre de nuevo como presidente a Mariano Rajoy, venerado autor de epigramas corruptos tan clarificadores como Luis, sé fuerte o Hilillos de plastilina, sus dos obras cumbres. Pero, como en los cuentos de miedo, nadie se atreve a nombrar a La Bicha, a la verdadera causa de esta ingobernabilidad: los putos nacionalistas. Nadie quiere hablar con los putos nacionalistas. Ni siquiera en la intimidad. Y es actitud bastante antidemocrática, porque los putos nacionalistas acumulan en dos de sus naciones bastantes más votos que los adalides de la España centrípeta (en Galicia, la excepción, no solo nacieron Franco y Fraga, sino que además jamás murieron).

A uno, que es bastante de aldea y buenista, le da la impresión de que la única manera de salir de esta parálisis política es que los putos nacionalistas sean invitados a una orgía dialéctica con los putos centralistas para ver cómo recosemos las costuras de la piel de toro. Prefiero los caminos a las fronteras, que cantaba Serrat. No estaría de más que los políticos españoles, gallegos, catalanes y vascos empezaran a pensar menos en las carreteras de asfalto que en los caminos de la palabra, que acercan más a las naciones, más velozmente y son más seguros.

El PSOE lleva añadas proclamando su federalismo aquí y acullá, pero nunca propulsándolo cuando gobierna (que, de momento, son las más de las veces). Un día, hace ya unos diez años, se lo dije a Felipe González y se me enfadó muchísimo. Me dieron ganas de contestarle que su federalismo siempre fue un federalismo bonsai, pues ni siquiera hoy todas las competencias pactadas en los estatutos de autonomía están transferidas. Pero no lo consideré muy oportuno, pues él ya se había puesto a hablar con otra gente. Se conoce que me vio cierto parecido con Bob Dylan, y decidió que el mejor destino para mis preguntas es que se quedaran flotando en el viento.

El caso es que ahora Pedro Sánchez quiere pactar o acordar o entenderse o escucharse o susurrarse con los nacionalistas. Y a mí me parece fabuloso, homérico, inteligente, necesario y etcétera salvo por el hecho de que este diálogo lo plantea el mismo tío que no ha tantas calendas se sentó con Albert Rivera y firmó un pacto de inspiración falangista que castraba toda posibilidad de entendimiento con nadie que tenga dos dedos de frente. Y, menos, de frentismo.

Pedro Sánchez es una mezcla entre el socialista que no quiso ser y el socialista al que no dejarán ser. Es un cadáver transportado en dos ataúdes, y los dos los ha claveteado él mismo. Y todo por los putos nacionalistas. Porque no hay un solo dirigente del –presuntamente federalista– PSOE que tenga la entereza de afrontar eso que los cursis llaman la cuestión territorial. Poniéndonos castizos, no se puede torear en una plaza en la que no dejas entrar al toro.

Sánchez ha sido más secretario que general, dejando que los prejuicios de los jarrones chinos le apocaran el discurso, la flexibilidad, la garra y la inteligencia: que se pase ahora de Ciudadanos a Esquerra Republicana suena pelín oportunista. Lo que sucede hoy en Catalunya pasó no hace mucho en Euskadi con el plan Ibarretxe. Que se diluyó en la nada por la vía del diálogo, hasta el punto de que hoy incluso el PP puede amartelarse con el PNV si les obliga la conveniencia.

Los putos nacionalistas son la línea roja de este PSOE arcaico y abstruso, que alimenta el independentismo tanto, o más, que la cerrilidad genética del PP. Pero con la diferencia de que al PP le beneficia y al PSOE lo cancera. Pobre Pedro Sánchez, poor butterfly. Nunca nadie perdió tanto vacío en el centro de la nada. Más secretario que general, ya se ha dicho.


Aníbal Malvar

Fuente: Público.es

Seguidores