viernes, 23 de septiembre de 2016

Sainete electoral en Viena

Sainete electoral en VienaNorbert Hofer y Alexander van der Bellen volverán a batirse en las urnas el 4 de diciembre (Erwin Scheriau / AFP)


El 4 de diciembre los austriacos irán por tercera vez a las urnas para elegir presidente, tras un proceso lleno de fallos


RICARDO ESTARRIOL, Viena.

Hasta el próximo 26 de enero los austriacos no tendrán presidente. Con anterioridad, uno de los dos candidatos a la presidencia austriaca para suceder al presidente emérito, el socialista Heinz Fischer, tendrá que ganar antes en las elecciones presidenciales, aplazadas del 2 de octubre al 4 de diciembre.

Así lo ha decidido con mayoría cualificada el miércoles el pleno de la cámara de los diputados. Esa mayoría ha sido necesaria para reparar las consecuencias de la anulación de la tercera vuelta de las elecciones presidenciales. La anulación fue decretada por el Tribunal Constitucional en vista de absurdas y masivas violaciones de la ley que regula las elecciones.

El mandato del presidente emérito terminaba en junio de este año. En abril, en la primera vuelta para elegir al sucesor de Fischer había seis candidatos. En la segunda vuelta de mayo quedaron dos: Alexander van der Bellen (de los verdes, 72 años) y Norbert Hofer (45 años, del partido nacional-liberal, un partido populista de extrema derecha con bandazos xenófobos).

En la segunda vuelta de desempate de mayo, Alexander van der Bellen ganó con 30.000 votos de diferencia.

Christian Strache, el jefe de los nacional-liberales, denunció numerosas violaciones de la ley electoral ante el Tribunal Constitucional. El Tribunal registró efectivamente diversas irregularidades que afectaban a 289.689 votos, pero no investigó si se habían registrado abusos dolosos. Se trataba en realidad de tradicionales chapuzas, más o menos toleradas desde hace años. Pero la chapuza que más motivó a Strache y a su candidato Hofer fue la supuesta violación del secreto de voto por parte del Ministerio del Interior. Esta vez sucedió algo que con anterioridad no había sucedido masivamente: las redes sociales electrónicas empezaron a difundir resultados parciales durante la votación. El Tribunal estimó que esto podía ser utilizado como propaganda electoral incompatible con el derecho de los electores de no ser objeto de influencias o presiones.

El Gobierno convocó una tercera ronda electoral para el dos de octubre. La comisión electoral empezó a facilitar las papeletas y sobres a las personas que deseaban votar por correspondencia… hasta que empezó el tercer acto del sainete: la goma de los sobres no pegaba, de forma que con este fiasco el secreto electoral amenaza con convertirse en una farsa.

El teatro subsiguiente fue una mezcla de sainete y feria popu-lar. En una conferencia de prensa del ministro apareció el jefe del servicio criminal de la policía luciendo un uniforme azul con charreteras doradas como un general de opereta. Su papel fue el de explicar más o menos que el departamento de investigaciones químicas todavía no sabía por qué la goma no pegaba...

Finalmente el Gobierno decidió aplazar las elecciones... Pero la Constitución no lo permitía. Ha sido necesario que una mayoría cualificada propusiera al Parlamento un proyecto de ley de rango constitucional para hacer posible el aplazamiento. En realidad serán nuevas elecciones, porque se permitirá votar a los 40.000 jóvenes que desde mayo habrán cumplido 16 años.

Y esto es lo que se aprobó el miércoles con los votos de los partidos del gobierno (socialistas y populares) más los verdes y un partido liberal.

Los nacional-liberales de Christian Strache y los neos no han votado. En el momento de la crisis Strache había dicho que todo era una confabulación para desbancar la candidatura del Nobert Hofer. Esta vez ha sido más prudente.

Es inútil adivinar ahora quién será el nuevo presidente. Es posible que la comedia haya favorecido a Hofer, pero en cualquiera de los casos no es importante en la práctica, porque el presidente tiene de hecho sólo funciones representativas.

Fuente: La Vanguardia

Seguidores