viernes, 28 de octubre de 2016

Afganistán, ese pequeño y sucio secreto de la campaña estadounidense

Imagen de archivo de la misión de la OTAN en Afganistán EFE

Ambos candidatos están ignorando la guerra en Afganistán: en los tres debates presidenciales el conflicto solo se ha mencionado una vez
De acuerdo con estimaciones de Estados Unidos, los talibanes controlan actualmente más territorio que nunca desde 2001
La esperanza de que el ejército y la policía entrenados por la OTAN remplacen con éxito a los soldados occidentales, se ha demostrado ilusoria

Simon Tisdall 

Con todos los ojos puestos en Mosul, Alepo y el despliegue militar ruso en Oriente Medio, el rápido deterioro de la seguridad en Afganistán ha sido totalmente ignorado por Hillary Clinton y Donald Trump. Quienquiera que gane la presidencia en Estados Unidos tendrá difícil justificar esa indiferencia tras el discurso inaugural.

Como demuestra el asesinato esta semana de 30 personas en la provincia de Ghor, el asunto de Afganistán tiene formas de forzar su entrada en el foco político. Barack Obama aprendió está lección a la fuerza. Prometió acabar con la guerra. En su lugar, la intensificó, después flaqueó y finalmente perdió el interés.

La estrategia de Obama de 2009 de aumento de presencia estadounidense en el país, apoyada por Clinton, entonces secretaria de Estado, envió 51.000 soldados adicionales a Afganistán. Pero los refuerzos fracasaron en su objetivo de acabar con la insurgencia talibán. En 2014 Obama dijo que la guerra estaba acabando. Pero se ha tenido que comer sus palabras. Mientras deja el cargo, 8.400 soldados estadounidenses y un amplio contingente aéreo siguen allí.

Los talibanes afganos, apoyados por células en Pakistán, siguen siendo el enemigo más numeroso y mortífero. Análisis recientes sugieren que los talibanes están ganado territorio en Helmand, donde una vez combatieron los soldados británicos. Las continuas ofensivas en la zona de Kunduz en el norte y los osados ataques en Kabul han sido repelidos, pero con mucha dificultad.

Los yihadistas de al Qaeda, razón por la cual entró Estados Unidos en Afganistán en 2001, siguen activos en al menos siete provincias, mientras que el ISIS se ha afianzado en Nangarhar. Señores de la guerra enfrentados étnicamente complican aún más el panorama.

Afganistán es ya la guerra más larga de Estados Unidos. Su 15º aniversario se cumplió el pasado 7 de octubre. Más de 2.300 soldados estadounidenses han muerto en Afganistán. El conflicto ha costado a los contribuyentes estadounidenses 628.700 millones de euros.

Incluso a pesar de las recientes e inciertas conversaciones de paz, el conflicto está lejos de terminarse. Afganistán se ha convertido en el pequeño y sucio secreto de la campaña presidencial de Estados Unidos sobre el que ningún candidato se preocupa en discutir.

En los tres debates presidenciales, Afganistán solo se ha mencionado una vez, por Clinton, y después solo de pasada. La demócrata, ya atacada por su apoyo a la invasión de Irak de 2003 y la intervención estadounidense en Libia en 2011, tiene muy pocos alicientes para llamar la atención de un problema inconcluso en Afganistán. Sabe que la guerra es sumamente impopular entre los votantes.

Por su parte, Trump parece entender muy poco e importarle menos. Una vez dijo que la guerra era un “error terrible”, pero no tiene una política conocida. Hasta los talibanes parecen ofendidos. Un portavoz talibán, mencionado por el analista Yochi Dreazen, señaló tras el primer debate que Trump dice “lo primero que se le ocurre” y que “no es serio”.

Esta indiferencia no puede durar, escribe Dreazen. “Cualquiera que sea el motivo, el silencio sobre Afganistán es una auténtica vergüenza, ya que el futuro de la larga guerra liderada por Estados Unidos será una de las primeras y principales decisiones que tanto Trump o Clinton tendrán que tomar... El próximo presidente tendrá que decidir si dejar allí las tropas, enviar más, o traer todavía más a casa”, señala.

Abandonar Afganistán no es probablemente una opción, no importa lo mucho que a los países occidentales les gustase hacer desaparecer el problema. A pesar del fracaso de muchos proyectos de reconstrucción rural, 70 países donantes se han comprometido a dar otros 13.900 millones de euros durante los próximos cuatro años.

Aunque las necesidades humanitarias son, sin duda, acuciantes, semejante generosidad parece ser un triunfo de la esperanza sobre la experiencia. La situación en materia de seguridad es grave en muchas zonas, el gobierno afgano en Kabul es débil y la corrupción oficial es endémica.

La violencia contra las mujeres continúa a pesar de los arduos esfuerzos para combatirla. Más de 5.000 casos —incluidos 241 asesinatos— fueron denunciados en la primera mitad del año. La producción de opio vuelve a estar alta. Los refugiados afganos continúan dirigiéndose a Europa en grandes cantidades. El conflicto continúa desestabilizando a Pakistán.

La esperanza entusiasta de que el ejército y la policía tan entrenados por la OTAN remplacen con éxito a los soldados occidentales y que proporcionen la seguridad adecuada se ha demostrado ilusoria. De acuerdo con análisis de Estados Unidos, los talibanes controlan actualmente más territorio que nunca desde 2001. En lo que llevamos de 2015, cerca de 2.500 civiles han muerto, según cifras de la ONU. Muchos de ellos fueron asesinados por fuerzas gubernamentales. Y las muertes de menores han crecido un 15%.

Piensen lo que piensen Clinton y Trump, Afganistán no es un problema que pueden esquivar por mucho tiempo.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

Fuente: theguardian - eldiario.es

Seguidores