viernes, 7 de octubre de 2016

Guerra de poder en el PSOE

Resultado de imagen de guerra en el PSOE
Guerra de poder en el PSOE


Antonio Antón
Profesor de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid

La guerra de poder, largamente larvada, ha estallado en el PSOE. Su mayor escenificación se produjo el pasado sábado, 1 de octubre, con la defenestración de Pedro Sánchez y su equipo de la Ejecutiva Federal y el nombramiento de una Comisión gestora dominada por los barones rebeldes (7 a 3). El gran espectáculo montado, como dicen algunos de sus dirigentes, ha sido bochornoso, lleno de virulencia, sectarismo, manipulación y métodos antidemocráticos. El destrozo a la credibilidad política, ética y democrática de la dirección socialista es innegable. La llamada posterior a la pacificación y la unidad conlleva la exigencia de los vencedores de subordinación de los vencidos.

La mayoría del Comité Federal, por escaso margen (132 frente a 107), ha rechazado el plan de Sánchez, que pretendía ensanchar su poder, y ha forzado su dimisión y la de la mitad de la Ejecutiva Federal que le apoyaba. Y ha nombrado una nueva dirección provisional, la Comisión gestora, bajo la presidencia del barón asturiano Javier Fernández, que toma el control. Ha cambiado el equilibrio de poder en la dirección. Pero la guerra está lejos de terminar. Se avecina otra batalla decisiva e inminente para completar el golpe de mano: el abandono del NO a la investidura de Rajoy y el cambio hacia una abstención negociada. La lucha de poder se combina con la reorientación política: facilitar (o no) la gobernabilidad del PP.

Se han configurado dos bloques (‘bandos’, según Pedro Sánchez) con un nivel de descalificación mutua y virulencia, nunca visto. La brecha en la dirección se está extendiendo rápidamente al conjunto de la militancia. La pugna de legitimidades es abierta y dura. Cada campo utiliza todo tipo de recursos organizativos, estatutarios o retóricos para sacar ventaja en la definición de la realidad y los objetivos propios y los del otro.

El carácter cruento, sectario y demagógico de la pugna expresa los intereses contrapuestos de los dos grupos dirigentes, aparte de la escasa cultura democrática de ambos. No ha habido debate político, solo descalificaciones. A lo máximo, simplificación para desacreditar al contrario y forzar lealtades. Unos serían subalternos de la derecha (se acerca a la realidad), otros de Podemos (mucho más incierto). Es el ‘otro’ el que no defendería los intereses del PSOE ni los de España, aunque no quede claro cuáles serían. El problema, según el Presidente de la Comisión gestora, es la ‘podemización’ del PSOE. El grupo ‘crítico’ (desde Felipe González, Alfredo P. Rubalcaba y José Luis R. Zapatero hasta Susana Díaz y la mayoría de barones territoriales) es el que está más imbricado con el poder económico, institucional y mediático. Hace alarde de la responsabilidad de Estado, mientras se supone que la mayoría de la militancia está con Sánchez (y gran parte va mucho más allá) por lo que quería consultarla y hacer un Congreso inmediato, cuestiones rechazadas por la mayoría del Comité Federal.

La perplejidad de su base social y la ciudadanía es total. Las expectativas anteriores de ascenso electoral, a costa de Unidos Podemos (y Ciudadanos), derivado del plan inicial de Sánchez, han quedado destruidas, precisamente, por la revuelta del nuevo grupo dirigente y el espectáculo ofrecido por ambos. Pero, para los estrategas del golpe, como ‘no va a haber elecciones’, este sacrificio y división del PSOE en favor del PP merecería la pena: primero la gobernabilidad (de la derecha), luego la recuperación del prestigio perdido. Craso error. Ya no existe el bipartidismo y el descontento de su electorado puede terminar (a pesar de la línea más sectaria que se avecina) en otra opción: Unidos Podemos y aliados.

La comisión gestora se prepara para liquidar la opción del NO y avalar la continuidad de Rajoy y el PP. Pero el desgaste de su credibilidad y su capacidad opositora también están asegurados. Todos pierden: el PSOE y cada uno de los dos bandos; también la oportunidad de cambio gubernamental a corto plazo. Y gana la derecha. Triste resultado.

Pero hay que elevar la mirada. Para comprender el significado de esta crisis, su evolución y sus implicaciones políticas hay que analizar sus causas de fondo, las características de cada uno de los dos bandos y sus objetivos.

Existen diferencias políticas. Básicamente, la rotundidad del NO a la investidura de Rajoy y el Gobierno del PP, con la opción de ir a nuevas elecciones generales, o bien, evitarlas permitiendo (junto con Ciudadanos) un Gobierno del PP con Rajoy de Presidente. La conclusión del golpe orgánico sería garantizar el aval socialista necesario para la ‘gobernabilidad’ de las derechas. El efecto: mayor legitimación a su trayectoria regresiva y autoritaria del pasado y el futuro y mayores dificultades para el cambio y el bienestar de la gente.  Pero sobre ello no se ha decidido nada formalmente. Persiste la resolución del Comité Federal de diciembre pasado, reafirmada en julio del NO al PP (y del NO a un gobierno alternativo con Unidos Podemos y el apoyo nacionalista). Es la batalla del próximo Comité Federal (el 15 o el 22 de octubre, dado el calendario institucional para evitar la convocatoria de nuevas elecciones generales).

Existe el consenso retórico sobre un supuesto proyecto socialista ‘autónomo y ganador’. Pero es frágil, porque ninguno de las dos partes define en qué consiste, ni tiene una propuesta realista de cómo conseguirlo. Falta un discurso común que permita cierta integración y defina objetivos compartidos. Pero el giro socioliberal de la socialdemocracia lo imposibilita. Sánchez no es Corbyn. Quiso ser Renzi. Ha tenido el valor de enfrentarse al establishment, pero se ha quedado a mitad de camino, no se ha atrevido con el siguiente paso: una alianza seria con Unidos Podemos y convergencias para transformar España y fortalecer al propio Partido socialista. Ha quedado en tierra de nadie, sin fuerza institucional ni apoyo social suficiente. Ese objetivo genérico, para animar el corporativismo de partido,  es más bien una fórmula vacía cuyo contenido puede tener elementos comunes y antagónicos entre los dos bandos. Sin discurso coherente o proyecto diferenciado del poder liberal conservador, el antagonismo interno se da, sobre todo, en quién lo debe liderar.

El origen del enfrentamiento interno en el PSOE se encuentra en la incapacidad y la división de su aparato dirigente para responder al continuado declive político y electoral. Éste está derivado, principalmente, de la estrategia equivocada de su dirección que ha incumplido sus compromisos sociales y democráticos con su base social progresista y la ciudadanía. Ante la creciente incompatibilidad entre los poderosos, con sus políticas regresivas, y los intereses y demandas populares, basadas en la justicia social y la democracia, la dirección socialista se han inclinado por los primeros, sin reconocer la realidad de su distanciamiento con los segundos.

La añoranza y los intereses del pasado bipartidista y su instalación como grupo de poder institucional, no les dejan adaptarse al nuevo equilibrio representativo. Su objetivo es volver al anterior sistema turnista, ya periclitado, sin un trato en el mismo plano de igualdad con las nuevas fuerzas progresistas estructuradas por Unidos Podemos y las convergencias y con similar representatividad ciudadana. Todo ello termina por afectar a la calidad ética, cultural y democrática de su aparato dirigente e incrementa la brecha de descontento con su propia gente afiliada.

Fuente: Público.es

Seguidores