jueves, 6 de octubre de 2016

La prensa de EE.UU. y del “planeta Tierra”, rechazan en masa a Donald Trump



Bartolomé Sancho Morey
Rebelión


Despues de durísimas críticas y acusaciones de toda índole “contradictorias, incoherentes y confusas” por parte de la práctica totalidad de los medios de difusión [prensa, radio, TV, etc.] sin precedentes en  EE.UU. en contra del candidato republicano Donald Trump, tales como:  “Que es admirador y apoya a Putin, que además de ser  un completo ignorante  es vengativo, que traiciona los “compromisos fundamentales” que han mantenido todos los mandatarios estadounidenses desde la Segunda Guerra Mundial, que es un mentiroso en serie, que es machista, que  tiene admiración hacia líderes autoritarios y escaso respeto hacia las protecciones constitucionales, que intentó violar el embargo a Cuba, que representa un peligro para la humanidad y  la democracia y por si no bastara, según El New York Times, desde el año 1996 no paga impuestos, etc.

Ante tamaña evidencia de inmoralidades la práctica totalidad de los grandes medios de difusión globalizados de EE.UU. y del planeta, por primera vez en la historia de la humanidad, por unanimidad “sin previo aviso”  han decidido  unirse para impedir  que un  peligroso e ignorante “Frankenstein” se convierta en el presidente del país más poderoso del mundo.

Pregunto,  ¿cómo es posible que un ser humano con un historial-currículo de este calibre tan antidemocrático, inmoral y depresivo [que de ser ciertas la mitad de tales gravísimas críticas y acusaciones, el famoso y peligrosísimo “genio” candidato como mínimo debería estar además de en un riguroso tratamiento psiquiátrico, procesado por la justicia] haya podido en complicidad de una justicia inoperante convencer y lograr “engañar” por tanto tiempo a tantos millones de “superinformados y cultos” ciudadanos estadounidenses y que con un poquito de suerte “igualdad de oportunidades mediáticas” ¡Increíble pero cierto! insisto está a punto de convertirse en el hombre más poderoso del  mundo.

Por otro lado, y no menos preocupante para los estadounidenses  y  la humanidad, es que “curiosamente” mientras la gran mayoría de los grandes medios de comunicación globalizados del planeta se presentan como salvadores de la humanidad del “monstruo-Frankenstein” Trump y promocionan  descaradamente-antidemocráticamente al halcón Hillary Clinton disfrazada de paloma, ignoran, excluyen, marginan y silencian, a los otros dos candidatos, Jill Stern del partido Verde y Gary Johnson del Libertario, los cuales a pesar  de no existir [ser invisibles] en los medios, entre ambos las encuestas ¡Increíble pero cierto! les dan más de 10% de votos.

¿Por qué los silencian? La respuesta está en que todos los grandes medios de difusión [prensa, radio, TV. etc.] del imperio están en manos de 4 o 5 grandes “familias”, instituciones cuyo común denominador [en mayor o menor grado] es la defensa a ultranza y sin escrúpulos de sus intereses, gran especulativo y corrupto poder financiero. No hace falta tener un coeficiente intelectual privilegiado para llegar a la conclusión de que si los  candidatos Jill Stein y Gary Johnson tuvieran las mismas oportunidades económicas y mediáticas para explicar y divulgar sus programas electorales político-socio-económico que tiene Clinton, de seguro ambos contendientes, ¡democráticamente!  obtendrían más apoyo del pueblo estadounidense.

Unas elecciones, recordemos, que en principio, en  la carrera a la presidencia de los EE.UU.  había 4 [opciones] candidatos, Hillary Clinton y Donald Trump de extrema derecha, la progresista-verde de Jill Stein y la libertaria de Gary Johnson. Finalmente por obra y gracia de los medios de [desinformación] información,  del país más “libre y democrático del mundo”. ¡Cuanta mentira! Decidiendo que es o no noticia, quien o quienes son o no honestos y demócratas, dignos de ser candidatos después de tamaña y cínica eliminación “democrática” cacería de [“brujas”] seres humanos  por diferentes motivos, de  los tres  candidatos antes mencionados,  añadido por si no bastara a la vergonzosa fraudulenta-antidemocrática elección de Hillary Clinton, del Partido Demócrata, en que con métodos que nada tiene que ver con la democracia, sino todo lo contrario, se impidió  la victoria del senador socialista-moderado Sanders.

Finalmente, “los inquisidores” deciden que la candidata, de mirada “dulce” rubia de ojos azules Hillary Clinton, es la digna de quedar en competición ¡ser presidenta!, la que al igual que la elección en su día del bonachón Barack Obama. “Inteligentes, sumisos y ambiciosos y patriotas” y que dicho sea de paso ambos a diferencia del tosco, bruto, nada inteligente “ingenuo-rebelde-incontrolable” Donald Trump, son con la complicidad de un terrorismo mediático sin precedentes ni escrúpulos, los más indicados para a través de la nueva y cínica filosofía de los famosos golpes “blandos o suaves” llevar a “feliz término”, la nueva versión del Plan Cóndor en Paraguay, Honduras, Brasil, etc., sin olvidar el que intentan dar y no pueden a Cuba. Y que Hillary Clinton, además de ser 100 % fiable reúne con  creces todos los requisitos habidos y por haber para defender los intereses neoliberales de la extrema derecha fascista y globalizada.

Para terminar, insisto, no hace falta tener un coeficiente intelectual muy desarrollado para llegar a la conclusión de que esta campaña mediática decidida inteligentemente por los sabios pensantes del Tío Sam [Bilderberg] en contra del “Frankenstein”  Donald Trump, de “dejarlo fuera de circulación”,  no es contra sus ideas de extrema derecha, fascista y racista [neoliberalismo], sino todo lo contrario.

Quedando más claro que nunca que la democracia, la libertad y el respeto a los derechos humanos, etc. en EE.UU. [el capitalismo], salvo la de vivir de ilusiones y morir de desengaños, está absolutamente controlada-condicionada al poder económico. O sea de una [cada día más] ínfima minoría de seres “humanos”.

Analicen y saquen sus conclusiones.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Seguidores