viernes, 7 de octubre de 2016

Matthew en Cuba: el día después

Resultado de imagen de Matthew en Cuba
Matthew en Cuba

Cobertura especial de Resumen Latinoamericano Cuba

Después del paso de un fenómeno meteorológico comienza la recuperación. Matthew ha sido el huracán más fuerte en los últimos diez años en la región caribeña y si bien alcanzó la intensidad pronosticada de 4 en la escala Saffir-Simpson no ocupó el territorio que se esperaba por la dimensión que llevaba a su paso.
Las provincias de Santiago de Cuba y Holguín no tuvieron afortunadamente mayores consecuencias que fuertes lluvias y vientos, al igual que la ciudad de Guantánamo; aunque la furia de Matthew sí se hizo sentir en las localidades MaisíBaracoa y San Antonio del Sur, las cuales continúan en tareas de recuperación.
Carreteras destrozadas por las fuertes penetraciones del mar, postes y árboles arrancados de raíz, piedras de grandes dimensiones arrastradas por olas marinas de hasta nueve metros de altura a mitad del camino, desborde de ríos e inundaciones fue el escenario que se encontró el equipo de Resumen Latinoamericano el miércoles al realizar un recorrido por las zonas afectadas, acompañados por directivos del Centro de Prensa Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.
El tendido de fibra óptica que alimenta las comunicaciones de los poblados guantanameros de San Antonio del Sur, Imías,Baracoa y Maisí ha sido el primero en comenzar su reparación al encontrarse kilómetros del cable fracturado. Según nos informó el Especialista en Fibra Óptica de Guantánamo Jorge Luis Jay, responsable de la brigada encargada del tendido de cables; en un primer acercamiento se hizo necesario cablear 1,5 km, aunque se estimaba que el escenario sería similar en otros tramos de la ruta San Antonio del Sur-Maisí, localidades que se encuentran incomunicadas debido a esta situación, lo que provocó que no se tuviese información de lo sucedido por la falta de comunicación.
Así mismo los caminos y rutas interrumpidas como la carretera Sur de Guantánamo – Baracoa, la caída del puente del río Toa, la crecida del rio Alabama en San Antonio del Sur, la destrucción de disimiles sembrados de plátano entre otras; todo esto generó dificultades al enviar los refuerzos y materiales necesarios para la reconstrucción. Utilizando vías alternativas se logró enviar brigadas de trabajo voluntario del Partido Comunista de Cuba y la Unión de Jóvenes Comunistas de las provincias de Santa Clara y Camagüey que colaboran en la recuperación de las zonas afectadas de Guantánamo.
Es meritorio destacar la labor de la Defensa Civil y las Fuerzas Armadas Revolucionarias, ya que ha logrado evitar pérdidas humanas debido a un sistema de evacuación preventivo ejemplar; así como una menor afección material a la que hubiese habido sin la prevención y preparación que se llevó a cabo en Cuba desde el aviso de la llegada del huracán. Ciertos materiales, como postes de madera importados desde Canadá, fueron dispuestos en el centro de ciudad de Guantánamo a la espera de ser transportados hacia la localidad afectada que fuese necesario, cubriendo así la asistencia desde dentro y fuera de la zona.
El esfuerzo, la colaboración, disciplina y organización de la población es también un elemento a enfatizar. Situaciones de ayuda mutua, albergados en casas de vecinos y hasta transportación entre los propios ciudadanos fue una muestra de solidaridad a la que el pueblo cubano está acostumbrado; que junto con el accionar de los máximos dirigentes de país lograron sobrepasar este fenómeno sin lamentar muertos ni heridos, como ha ocurrido en otros países donde ha pasado Matthew.
Debemos destacar las orientaciones dadas por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General Raúl Castro Ruz, que desde el aviso del huracán se apersonó en las localidades de posibles afectaciones al paso del fenómeno atmosférico dando estrategias precisas para evitar pérdidas humanas entre otras cuestiones vitales. Su presencia fue un aliento extraordinario para todo el pueblo.
       
Fotos: Héctor Planes
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Seguidores