lunes, 31 de octubre de 2016

Reino de España: Acabado el ciclo electoral, la austeridad está de vuelta



Ayoze Alfageme 27/10/2016

La carta de la Comisión Europea (CE) ha llegado. Firmada por el Vicepresidente y el comisario encargado de asuntos económicos y financieros, el conservador letón Valdis Dombrovskis y el socialista francés Pierre Moscovici respectivamente. Está dirigida al ministro de Finanzas espanol, todavía en funciones, Luis de Guindos, y las instrucciones son claras: un ajuste del 0,5% del PIB en el presupuesto del año 2017, es decir, 5.500 millones de euros que deberán salir o bien de recortes o bien de subidas de impuestos, todo para alcanzar el objetivo del défit del 3,5%.

El momento escogido para el envío de la carta es delatador. Ni dos días después de la decision del comité federal de PSOE ha esperado el señor Juncker a enviar la misiva. Sabedor de que este tipo de intervenciones en la política nacional no hubieran hecho más que dificultar el giro politico del partido socialista, dando alas a los fieles al No-es-No a Rajoy, el presidente de la comisión decidió ser prudente. Según informa Eurointelligence, lo mismo ocurrirá en Italia, por cierto, donde a la espera del resultado del referendum constitucional en el que Mateo Renzi se juega su futuro, la CE ya ha decidido esperar al día después para dar su veredicto sobre la propuesta del presupuesto público italiano. No sorprende, ya que un revés al primer ministro italiano beneficiaría directamente al nuevo partido Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo, abriendo la puerta a la popularización de un discurso anti-UE. La herida abierta del Brexit todavía supura.

Lo que queda fuera de duda es que esta carta es una fuerte amenaza a la débil economía española. El respiro de recortes de los dos últimos años, a sabiendas del ciclo electoral que se avecinaba, frenó las políticas procíclicas de austeridad ayudando un cierto crecimiento en términos del PIB (Gráfico 1, línea de puntos). El freno a la austeridad, sin embargo, ha hecho al gobierno de Rajoy incumplir los objetivos de déficit y a punto han estado de costarle una grave sanción por parte de la CE. Aunque como todas las normas y leyes de la UE, estas se pueden revisar si la estabilidad política se ve amenazada, y gracias a la presión de Alemania, las sanciones han sido evitadas. Básicamente, se ha ayudado a Rajoy a mantener su economía a flote en aras de su continuidad política.

Para ilustrar cuales han sido las causas del crecimiento podemos echar un vistazo al siguiente gráfico. Simplificando, los sectores que se encuentran en déficit son los que ayudan a crecer a la economía. Los sectores con superávit, los que se encuentran por encima de 0, son los que restan al crecimiento. Esto es así ya que aquellos sectores deficitarios están gastando más de lo que ingresan. Por el contrario, los sectores con superávit están ahorrando, es decir, no gastando todo lo que ingresan y por tanto no aportando al crecimiento (demanda agregada) todo lo que podrían. En el caso del sector exterior, un déficit significa que las exportaciones de España son más de lo que importa, ayudando así al crecimiento (en contabilidad nacional las importaciones restan al PIB).

Gráfico 1: Crecimiento del PIB y balanzas sectoriales

Fuente: Eurostat e INE. Elaboración propia



.La foto es clara: durante los años anteriores a la crisis el sector privado, tanto familias y hogares, como empresas, fueron el motor de la economía gastando más de lo que ingresaban, es decir, endeudandose, principalmente para comprar y construir pisos. Éste fue, sin más misterio, el milagro de la economía espanola. Esta situación de bonanza permitió al Estado recaudar impuestos y gastar moderamente en prestaciones sociales (desempleo, etc). Incluso, consiguió tener deficits cercanos a cero. Pero ésta es la historia que ya todos conocemos.

La situación ahora es diferente. El sector privado está ahorrando, trantando de librarse de toda la deuda contraída en los años de bonanza. Sin embargo, el Estado está en déficit debido al aumento del gasto que ha sufrido y a la caída de la recaudación. Ésto es: sector público y las compras de productos espanoles desde el exterior están ayudando a la economía a crecer. Si miramos a los componentes del PIB (consumo, inversión, gasto público y exportaciones netas), nos llevamos una sorpresa. El consumo se está recuperando al mismo tiempo que, como hemos visto en la foto anterior, el sector privado está ahorrando, y sí, efectivamente el volumen de exportaciones es mayor que el de la importaciones.

¿Cómo es esto posible? ¿Cómo es que el consumo casi está a niveles anteriores a la crisis, si el empleo sigue por encima del 20%? ¿No era la economía Española incapaz de exportar? ¿Será que la reforma laboral y los recortes han funcionado como nos dicen desde el gobierno? Todo tiene una respuesta y esta no es favorable al discurso del gobierno.

Para empezar, el déficit actual, que casi no se ha movido en los últimos dos anos (5,2% en 2015 y 5,9% en 2014), ha generado un impulso positivo y sobretodo, ha estabilizado las espectativas de familias y empresas, dando margen para volver a consumir. Es decir, no es que el ajuste presupuestario haya ayudado al crecimiento, sino que, el frenazo a los recortes ha dado estabilidad a la demanda agregada en vez de seguir contrayendola.

Gráfico 2: Crecimiento y componentes del PIB (Index, 2010=100)

Fuente: INE. Elaboración propia.



Gracias a ello, el consumo ha venido recuperándose desde 2014 (línea roja Gráfico 2). Sin embargo esto no deja de sorprender, dada la escasa creación de empleo y la lamentable situación de precariedad de los puestos que se crean. La respuesta no está muy lejos: España también se ha favorecido de los turístas que ahora prefieren el sur de Europa en lugar del norte de África. Las visitas turísticas desde 2007 a 2015 han aumentado un 16%, lo que equivale a más de 10 millones de personas. En 2016, hasta agosto, el aumento ha sido de un 11% respecto al mismo periodo del año anterior, batiendo así todos los records historicos de visitas turísticas. Sin duda este incremento no es nada despreciable y ha supuesto, según datos del INE, un aumento del gasto de los turistas de más de un 13% entre 2010 y 2015.

Por su parte, la inversión en bienes de equipo está casi a niveles anteriores a la crisis. Lo cual tampoco es una gran noticia, ya que con aquellos niveles de inversión ésta nunca supuso el mortor de la economía. Lo que si lo fue es la construcción de viviendas (línea azul de puntos Gráfico 2) que está lejos de haberse recuperado. Aunque se recuperase, dadas las consecuencias que ha tenido la explosión de la burbuja que generó, no dejará de ser otro motivo de preocupación.

Y ¿qué ocurre con el sector exterior? Lo cierto es que el superávit exportador que está experimentando España, mínimo por otra parte, se situaba en un 2,5% del PIB a final de junio de este año, se debe principalmente a factores externos. El euro se ha depreciado respecto al dolar al menos un 15%, haciendo las exportaciones más baratas. Esto ha conllevado a que las exportaciones a países fuera de la Eurozona hayan aumentado más de un 30% desde 2007. Por otro lado, las materias primas en general han descendido su su precio dramáticamente. Sirva como ejemplo el precio del petróleo que desde mediados de 2014 ha visto reducido su valor más de un 50%. Precisamente, desde mediados de 2013 y 2014 es cuando la economía española mantiene unas exportaciones por encima de las importanciones.

Gráfico 3: Tipo de cambio Dólar/Euro y precio del petróleo (linea azul USD/Euro; linea roja precio del petróleo, Index 2010:100)

Fuente: Comisión Europea. Elaboración propia.


Resumiendo: Rajoy puede dar gracias al turismo por recuperar el consumo y a la crisis del euro y el QE del Banco Central Europeo, asi como la política de la OPEC por la bajada del precio del euro y el petróleo respectivamente. Sin ellos, huelga decir que en estos asuntos el gobierno del Reino ni pincha ni corta y que ha sido la dichosa fortuna quien les ha sonreído, la economía no estaría viendo estas tasas de crecimiento. Y debe agradecer, aún más si cabe, a Merkel y la CE por no forzarle a realizar los recortes acordados para alcanzar el objetivo del déficit –sin esto, el crecimiento hubiera sido imposible, y la situación política incluso más tensa. Aún así, a pesar del discurso triunfal del gobierno y de organismos internacionales como el FMI sobre el crecimiento español, el PIB en términos reales, es decir, sin tener en cuenta la subida de precios, se encuentra todavía por debajo de los niveles de 2008 (línea negra del Gráfico 2), debido a que ni la inversión ni el consumo se han recuperado, ni por supuesto, el gobierno ha realizado una política fiscal expansiva que ayude a salir de la recesión.

La carta, pues, y la consecuente vuelta a las políticas procíclicas de austeridad reducirán de nuevo la demanda agregada, al menos, por valor del 0,5% del PIB. Además, habrá efectos secundarios (el famoso multiplicador keynesiano) que pueden provocar que el efecto sea aún mayor. Aunque también puede que siga el viento a favor del gobierno del PP y que los efectos contracíclicos sigan ayudando a mantener la economía a flote. Por ejemplo, a parte de las ya mencionadas bajadas del euro y el petróleo, y el aumento del turismo, los precios de la vivienda en España empiezan a recuperarse. La incertidumbre del Brexit puede pinchar la burbuja inmobiliaria de Inglaterra, y particularmente de Londres, dejando libre capital financiero con ganas de invertir. Además, incluso la deslocalización de empresas puede encontrar cobijo aquí. A estos sí, España ya busca acogerlos. El resultado final es impreciso, lo que es seguro es que la situación económica será más difícil.

Sea como fuere, Rajoy estará en una buena posición para afrontar los recortes. Su gobierno contará con una minoría parlamentaria, pero sus dos aliados, PSOE y Ciudadanos no están en una mejor situación. Ambos partidos quieren evitar las terceras elecciones por lo que no les quedará otro remedio que aprobar los presupuestos que el PP decida junto a la CE. Por otra parte, Podemos debe erigirse como oposición y nadie parece que le vaya a hacer sombra en ese papel. Sin embargo, para hacer oposición se debe tener una alternativa de gobierno. Queda por saber qué es lo que hubiera hecho Podemos si esa carta hubiera llegado con ellos en el gobierno. De la respuesta que nos den a esta incógnita podremos deducir las opciones reales de cambio en unas posibles, no tan lejanas, futuras elecciones.

Ayoze Alfageme ex-alumno del posgrado de Sinpermiso. Actualmente estudia un máster en la Berlin School of Económica and Law y es ayudante de investigación en el Macroeconomic Policy Institute (IMK, Düsseldorf).

Fuente: SinPermiso
www.sinpermiso.info,


Seguidores