viernes, 14 de octubre de 2016

Susana y cierra España

La presidenta del PSOE de Andalucía, Susana Diaz, durante un mitin en Granada. (EFE)



Fernando López Agudín

Antes de imponer en el Comité Federal la abstención al PP de Rajoy, la gestoría Fernández se ve abocada a un grave problema más con las primarias del PSC, en la que los dos candidatos, Miquel Iceta y Nuria Parlón, continúan aún defendiendo la no subordinación del PSOE al PP. Ya no se trata de varias decenas de miles de militantes, una docena de diputados o  de Margarita Robles que amenaza con dejar el escaño. Se trata ahora de un partido hermano federado con las otras federaciones socialistas. Territorialmente, significa que el golpe de estado dado contra la legitimidad de Pedro Sánchez aún no ha conseguido ocupar todo el Estado; lo que más acá del Ebro son algunas pequeñas bolsas de resistencias, más allá crecen y se convierten en todo el Partido Socialista Catalán.

Este rechazo se manifiesta, igualmente, en Euskadi y en las Baleares. Se puso bastante en evidencia en la pública discusión de la líder del socialismo balear, Francine Armengol, con el gestor Fernández en plena recepción en el Palacio Real. Lo mismo sucede también estos días con la negativa de Patxi López de alinear a los socialistas vascos con el Partido Popular. Muy especial relevancia cobra esta disidencia si se tiene en cuenta que el PSE nunca se ha caracterizado hasta hoy por enfrentarse a Madrid. Máxime si se recuerda la muy decisiva influencia de Rubalcaba, uno de los coordinadores del golpe, en la última trayectoria de los socialistas de Euskadi. De facto, están ejerciendo ya el derecho a decidir que reclaman para sus comunidades.

La cuestión de fondo de esta divergencia territorial horizontal- que se superpone al debate social vertical sobre si hay que ayudar a los de arriba o a los de abajo- reside en que estas tres federaciones estiman que el PSOE debe continuar siendo un partido federal y en que ninguna de sus organizaciones debe ser un primus inter pares, como ocurre hoy con el círculo andaluz de Susana Díaz. Ya antes del golpe lo era en función del peso de sus escaños, mucho más desde que la lideresa ha cruzado lo que la ironía andaluza ha bautizado ya como Despeñapedros. No es un dato baladí que se haya roto el pacto entre andaluces y vascos, rubricado en la transición por Felipe González  con Nicolás Redondo, que gestó este PSOE hoy en crisis.

Se entiende desde Sevilla que Susana Díaz busque imponer la abstención. Al fin y al cabo rompió el pacto progresista con Izquierda Unida y gobierna con la derecha de Ciudadanos. No se le puede negar la coherencia cuando busca en la Moncloa un gobierno similar al que preside en San Telmo. Tanta como Miquel Iceta o Patxi López que siempre han rechazado gobernar con esa derecha pijamadrileña que degrada la imagen de España. Lo que aquí quiere con Rajoy lo tiene allí con Rivera. El PPSOE es ya una realidad en Andalucía antes de que lo vaya a ser en el resto de España. No ocurre lo mismo en Barcelona, Bilbao o Las Palmas amén de otras comunidades como Valencia, Navarra, Madrid o Galicia, donde el PP es visto como una mafia.

Esa percepción, agravada con un PP sentado permanentemente en el banquillo de los acusados de la Gúrtel, Púnica y Banakia, es muy letal para el PSOE. Hay que tener en cuenta que los socialistas catalanes denuncian al corrupto Jordi Pujol e hijos, o los socialistas baleares a Mata, mientras que  a la vez Susana Díaz ha sido apadrinada en toda su carrera política por los dos imputados por el escándalo de los ERES. Ni Miquel Iceta, Parlón, Armengol o Patxi Lopez necesitan cambiar algunos cromos penales en el Tribunal Supremo con Rajoy como aquellos que se ven obligados, volens nolens, a echar una mano a Chaves, Griñán y el resto de la larga banda de procesados andaluces socialistas. Si la corrupción tiene color rosa en Sevilla, fuere de Andalucia es de intenso color azul pepero o cuatribarrada de la derecha nacionalista

Las dos visiones de España, la centralista de toda la derecha y la federal de la izquierda, se reflejan en el seno del PSOE a través del Susana y cierra España y la reivindicación del federalismo que plantean, entre otros, Iceta, Armengol, López o Ximo Puig. El socialismo no a va a suicidarse en Barcelona, Bilbao, Las Palmas o Valencia para que puede sobrevivir en Sevilla, Toledo o Badajoz. La ruptura del consenso interno, provocada por el golpe, desencadena la rebelión abierta de todas las federaciones incómodas con el despotismo territorial de Susana y cierra España. Tanto que puede decirse que el golpe de estado solo ha triunfado en una parte del territorio estatal y que, al menos por el momento, en Cataluña, Euskadi y las Baleares se mantienen aún fieles a la legalidad estatutaria y a la concepción federal del PSOE y de España.

Gestionar esta contradicción territorial es imposible. Fernández no puede mirar para otro lado mientras se ignora su autoridad, pero tampoco puede castigar a quienes han decidido ignorarle. El remedio del castigo podría ser mucho peor que la enfermedad. Cogido entre la pared del socialismo caciquil andaluz y la espada del socialismo europeo del Norte y Este agraviado por el Sur se dirige hoy a los golpistas que en mala hora le sacaron de Asturias para salir de este callejón sin salida . Su angustia es tal que no pudo dejar de confesarse a los periodistas en el propio Palacio Real: tengo la sensación de ser más comprendido fuera que dentro. No tiene más solución que la democracia. Convocar a todos los militantes a una consulta. Un círculo vicioso. Porque justamente ha sido nombrado para imponer el Susana y cierra España. Que lleva camino de acabar cerrando el PSOE.
Susana y cierra España

Fuente: Público.es

Seguidores