sábado, 15 de octubre de 2016

Un suicidio sin consentimiento

Díaz, con Rajoy, en el desfile del Doce de Octubre. Foto ok diario




Jorge Bezares

De la Fiesta Nacional -léase desfile militar por el centro de Madrid y recepción en el Palacio Real- me ha quedado claro que el presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, lo está pasando mal, muy mal con la desagradable tarea que tiene en sus manos tras el descabezamiento de Pedro Sánchez.

Tengo un buen amigo muy cerca de él y creo que estamos ante una persona de principios, una buena persona. Pero se está prestando a una operación sin honra que lo va aniquilar políticamente y  que va a llevar al PSOE a la irrelevancia, caminito del PASOK griego.

Al menos, Fernández es consciente ya de que “me entienden más fuera que dentro” y eso debería hacerle dudar algo, ¿no?

Parte de culpa la tiene él mismo cuando se ha lanzado a defender la abstención sin mediar el debate que pedía Fernández Vara y que provocó una defensa impostada de la libertad de expresión en la que participó el mismísimo Pérez Rubalcaba. Eran días de montar ruido, de obtener los peores resultados posibles en Galicia y el País Vasco.

Tampoco ha estado muy fino el presidente asturiano cuando ha justificado dicha abstención diciendo que sería un gesto de respeto a los votantes del PP. ¿Para cuándo el respeto a los votantes del PSOE?

Hasta ahora, con la reivindicación de un PSOE representativo, con la intención de acabar con las primarias en un congreso de refundación, la Comisión Gestora y los barones críticos se han dedicado a menospreciar, a rebajar el papel de la militancia. ¿Cautela? La misma que gasta un elefante en un cacharrería.

En fin, se entiende que después de la acalorada discusión con la presidenta balear, Francina Armengol, Fernández sólo tuviera cuerpo para salir pitando del Palacio Real.

En las antípodas de la toma de conciencia está últimamente el presidente castellano-manchego, Emiliano-Curita-García-Page, que con la retórica pseudoboniana que le caracteriza comparó al PSOE con un enfermo a quien han realizado un trasplante y que necesitaba recuperarse. Oye, ¿al PSOE en vez de un trasplante no le habían dado una puñalada trapera por la espalda?

Por cierto, menudo pellizco de monja le lanzó a Pedro Sánchez al anunciar públicamente que iba a salir cosas feas de su ex secretario general. ¡Menudo nivel el del gachó! Al parecer, se trataría de un presunto acuerdo con el PSC y Puigdemont y el resto de demonios soberanistas. Como la cosa vaya de CNI, vamos a convenir que en vez de un golpe de Estado resultó un golpe del Estado y la guarrería va a llegar a casa dios, ¿no?, García-Page.

En fin, este barón, que sueña en sus ratos libres con ser tercera vía, está encantado de conocerse, ajeno al volcán sobre el que asientan sus posaderas políticas.

Pero la gran estrella sociata de la Fiesta Nacional fue la lideresa andaluza, Susana Díaz, que iba de rojo total, en un ‘dime de qué presumes y te diré de qué careces’, de colorada por fuera y celestón gaviota por dentro.

En el centro de la escena política, Susana Díaz repartió sonrisas por doquier y pidió al personal tranquilidad, serenidad, paz, calma, orden, ecuanimidad, aplomo, equidad, quietud, reposo, pausa, moderación, paciencia, flema, pachorra, cachaza y parsimonia. Tiró del María Moliner.

Y recibió mil y un halagos de los periodistas de derechas, que beben los vientos por ella por eso de que es la jefa política de la abstención que facilitará la investidura del jefe de todos ellos, Mariano Rajoy.

En torno a ella, todos eran felices. Hasta se juntaron el corrillo de la vicepresidenta y el suyo para fotografiarse. La presidente andaluza estaba sonriente al lado de Isabel San Sebastián y Pilar Cernuda, que la adoran como el resto de los plumillas vip de su cuerda.

A mí, sin embargo, me dio pena, mucha pena que una persona en la que hace unos años creí ver la gran esperanza blanca de un PSOE andaluz necesitado de profundos cambios se haya convertido en un juguete político de la derecha más rancia y más facha, incapaz de llevar a cabo el trabajo que históricamente le hubiera correspondido hacer: poner a su partido en el siglo XXI, encabezar un proyecto socialdemócrata serio e ilusionante.

Hoy,  14 de octubre de 2016, sin una pizca de cinismo ni de regocijo, estoy absolutamente convencido de que el PSOE andaluz no volverá a ganar unas elecciones si no quita de en medio a Susana Díaz, achicharrada por la impaciencia, la soberbia y la ambición.

Una lástima que nadie -en su entorno hay gente de mucha valía política y humana- se atreva a decirle a la presidenta de todos los andaluces que se está equivocando, que los socialistas están muy enfadados con ella y con todos los promotores de este vodevil.

Y le insistan en que el tiempo no va a curar la herida abierta y no va borrar tampoco el desprestigio cosechado en la brutal operación de descabezamiento de Pedro Sánchez, ideada para abrirle las puertas del Gobierno al PP -uno de los partidos más corruptos de toda la UE- tras un pasteleo indecente con los poderes económicos, políticos y mediáticos de España que ha ensuciado la historia y el compromiso del PSOE con las clases medias y trabajadoras.

Muchos militantes y votantes, demasiados diría yo, están esperando que el PSOE consume la abstención –técnica, táctica o como quieran vestirla- para darse de baja o dejar de votar a un partido que ha decidido suicidarse sin su consentimiento.

PD: (1) Para pena, la que daba Antonio Hernando, instalado en el nivel más bajo de la  política aunque haya sido reforzado como presidente y portavoz parlamentario en el nuevo PSOE.

(2) ¿Alguien sabe por qué Mario Jiménez se puso de perfil cuando le preguntaron por el powerpoint que el PP utilizaba en ayuntamientos y comunidades autónomas para financiarse ilegalmente? ¿Esta actitud ante las corruptelas del PP es fruto de algún acuerdo secreto con recorrido de ida y vuelta? Por cierto, qué quería decir el onubense cuando declaró que investir a Rajoy servirá para “sanar el daño hecho” por el PP. ¡Olé, olé y olé! Y ahora que rice el rizo y le prohíba la entrada en el Comité Federal al PSC.

(3) Por cierto, Susana Díaz ya consiguió la primera foto con los representantes sindicales andaluces a propósito de la firma de un acuerdo sobre la cláusula social en la que también estaba el presidente de los empresarios. Lo que no logró es que hicieran el mosquetero: ya saben, las manitas al centro y uno para todos y todos para uno. La cosa no está para manitas.

 (4) Carta abierta de militantes del PSOE sevillano a Javier Fernández, presidente de la Comisión Gestora del PSOE:

“Desde la lealtad, desde el corazón y desde la libertad:

(…) “yo no quiero ser dictador de nadie, ni que nadie me obedezca ciegamente; pero tampoco quiero sufrir la dictadura de nadie. Por eso somos socialistas, por eso lo he sido yo siempre; por eso lo seguiré siendo.”

Julián Besteiro, el 5 de agosto de 1933 durante su intervención en la Escuela de Verano Socialista celebrada en Torrelodones.

Respetado y querido compañero:

En estos últimos días un triple sentimiento nos ha embargado a no pocos socialistas: desconcierto, tristeza y vergüenza, mucha vergüenza.

Somos un grupo de socialistas de Sevilla. Algunos de los que firmamos esta carta, somos veteranos que en los años sesenta del siglo pasado, nos  integramos en las Juventudes Socialistas y en la UGT. Otros por suerte para ellos, no tan veteranos, pero todos durante toda nuestra vida, hemos estado orgullosos de reivindicarnos del socialismo; de pertenecer al partido que desde que lo fundara un grupo de compañeros encabezados por Pablo Iglesias no ha dejado de estar presente en todos los avances económicos, sociales y civiles que se han producido en España.

El partido de Pablo Iglesias, de Zabalza, de Llaneza,  de Tomás Centeno,… El partido que hunde sus raíces en  el Pozo Funere, en el Canal de los Presos de Sevilla, en el cementerio de San Rafael de Málaga y en tantos y tantos Lugares de Memoria que en toda España han sido testigos mudos del sufrimiento y de la entrega de miles de socialistas,  no puede claudicar ante la derecha en aras de una supuesta estabilidad.

¿Estabilidad de quién? ¿Estabilidad para qué? Para que sigan recortando las políticas sociales. Para que sigan desarrollando políticas contra los trabajadores y el sindicalismo de clase.  Para liquidar los avances alcanzados con el estado de bienestar.

Somos socialistas y queremos seguir siendo socialistas orgullosos de serlo. Tenemos un compromiso con la Historia, con la historia de España y con la nuestra, pero todavía más importante es nuestro compromiso con la sociedad. Queremos mirar de frente a esos millones de jóvenes a los que las políticas de la derecha niegan el futuro y explicarles que  el futuro es la Socialdemocracia,  es el Socialismo en libertad.

Somos socialistas veteranos y sabemos que nuestra democracia interna es una democracia representativa. No dudamos de la legitimidad de los órganos democráticamente elegidos para tomar decisiones.  Sin embargo, ante la difícil situación en que se encuentra el partido, te rogamos muy encarecidamente que la dirección promueva una consulta a la militancia sobre el sentido del voto de los diputados socialistas. Y ello en aras a preservar la unidad del partido. Sea cual fuere el resultado de la consulta, si los militantes se han pronunciado, el partido saldrá unido y cohesionado para enfrentarse a los duros tiempos que  están por venir. De no ser así, ¿de verdad crees, querido compañero, que los socialistas vamos a aceptar sin más una decisión del Comité Federal, del mismo Comité Federal que la pasada semana dio  un bochornoso espectáculo que nos sumió a todos en la tristeza y la vergüenza?.

Oponerse a esta consulta con argumentos como los esgrimidos por una destacada dirigente en el sentido de que los militantes no tenemos la debida información para pronunciarnos, es cuando menos temerario. ¿Acaso tuvimos información en su día para pedir el sí a la OTAN? ¿Acaso tuvimos información para explicar la reconversión industrial? Y en todo caso, si no tenemos información, infórmennos.

La disyuntiva: primero España luego el Partido, es una falacia. Con esa visión reduccionista, el Grupo Parlamentario Socialista no hubiera presentado el Voto Particular Republicano en la Comisión Constitucional, ni mucho menos hubiera planteado la moción de censura al gobierno de Adolfo Suárez. Ni hubiera plantado cara a EE.UU. en el asunto de la guerra de Irak. La E de España, está rotulada en las iniciales de nuestro querido Partido sin el que no se puede entender el último siglo y medio de su historia

En definitiva, querido compañero, con la frase de Besteiro que encabeza esta carta, os animamos a que no os dé miedo convocar a la militancia. Si nos equivocamos nos equivocaremos todos y una vez más, entre todos sacaremos adelante las ideas del socialismo”.

Firmantes: Pepe Romero, Manolo Barco, Miguel Guillén Márquez, Pili Gordon Pintre, Manolo Guardia Delgado, Pepe Navarro Tornay, Adolfo Gutiérrez de Agüera, Chema Camarero, Fernando Tejeiro, Encarna Quintero, Rafael Muñoz (Tom), Manolo Peñalosa (Andrés), Pilar Rodríguez Prieto, Manolo García Bravo, Marina Sanz Carlos, Eva Patricia Bueno, Alfonso Sevillano, Juan Antonio Gilabert, Luisa Lucas, Ricardo Luna.

(5) Estos viejos militantes y todos aquellos que están participando en asambleas defendiendo legítimamente el no a Rajoy deberían tener claro que, al otro lado, donde habita la Comisión Gestora, les importan más bien poco sus quejas y lamentos. Me refiero a Luis Vargas Martínez, asesor jurídico acompañante de Verónica Pérez el célebre día que se autoproclamó “única autoridad” del PSOE. En Faceboock, este buen señor dijo: “Constato el empeño de algunos en recoger firmas para que el Congreso del PSOE se haga ya… Leo que la gente de Podemos esperará que haya congreso del PSOE para hacer el suyo después. No hace falta ser un lince para colegir que quienes se afanan en recoger firmas ESTÁN HACIENDO EL CALDO A PODEMOS… Guste o no, esto es así. Y me pregunto: ¿quieren destrozar el PSOE antes de irse?, ¿por qué no se van ya si tan a disgusto están?”.

Un señor le replica: “¿Que se vayan 60.000, 70.000, 100.000?”. Y Vargas Martínez le contesta: “Más vale estar solo que mal acompañado”. Teniendo en cuenta que es director general de Coordinación de Políticas Migratorias de la Junta, esperamos que no le dé por expulsar inmigrantes con tanta alegría como a militantes socialistas. Lamentable tirando a impresentable con cascabeles.

(6) Las asambleas del PSOE de Dos Hermanas y Fuengirola han reclamado ya a la Comisión Gestora la convocatoria de un congreso extraordinario antes de final de año. El goteo va a continuar en Andalucía y por toda España. Esto solo acaba de empezar.

(7) Iglesias y los anticapitalistas harán valer sus buenas relaciones –se fijaron cuando el primero descabezó a Pascual y puso como número tres a Echenique- en la lucha de poder en el seno de Podemos. Los errejonistas van a tocar poca bola.

Jorge Bezares
Fuente: Público.es

Seguidores