viernes, 30 de diciembre de 2016

Socialistas en pie es un acto colectivo de dignidad y rabia

La plataforma Militantes en Pie en Madrid en un encuentro con el ex secretario general del PSOE


Jorge Bezares
 
Si usted consume medios de comunicación -sobre todo, si esos medios son las principales televisiones y los periódicos de papel con más difusión-, llegará a la conclusión de que Susana Díaz está destinada a ser la nueva secretaria general del PSOE. Y llegará protagonizando una especie de paseo militar.

Le apoyan ZP, Rubalcaba, Elena Valenciano, Pepiño Blanco y casi todos los barones socialistas con mando en plaza –Francina Armengol es la única disidente-.

Y Antonio Miguel Carmona, candidato socialista a la alcaldía de Madrid. Sí,  y el tertulianísimo Carmona, según nos contó en rigurosa exclusiva María Rey el otro día en el informativo de Antena 3 en una pieza de gran impacto político y no menos recorrido hilarante.

A Pedro Sánchez, sin embargo, le apoyan dirigentes de medio pelo, según coinciden esos mismos medios que se empeñan una y otra vez en manipular, tergiversar y desinformar en vez de contar la verdad. Digo yo que debe ser por el exceso de aliño.

Sí, los 70 socialistas de casi toda España que pidieron unánimemente el pasado martes a Pedro Sánchez que se presentara a las primarias son de Segunda División.

Los de Primera que formaban parte del ‘no es no’, Patxi López, César Luena y Óscar López –tres troyanos como la copa de un pino-, no participaron, según destacaron esos mismos medios con ánimos de meter palitos en la rueda.

En definitiva, está claro que en aparato, en clase alta, en élites, en clientelismo modo colócame-a-mi-gente, en consumidores de grandes cantidades de sopa boba, Susana Díaz gana por goleada. Y en medios de comunicación punteros, también.

Ella misma, tan centrada como está en la gestión de la Junta, lo va contando y cantando por los callejones de la política andaluza. “Tengo entre el 60 y 70 por ciento del PSOE”, repite a diestro y siniestro.

Tan convencida está de su triunfo que está intentando hacérselo ver a Pedro Sánchez para que tire la toalla y no tener así que pasar por el engorroso tamiz de la militancia.

Emisarios profesionales y traidores con piel de amigo le van a insistir a Pedro Sánchez de aquí al 14 de enero –fecha del Comité Federal- que si gana las primarias, le plantearán batalla en el congreso y no le dejarán gobernar el PSOE ni por activa ni por pasiva.

En fin, presiones de todo tipo y color para que Susana Díaz se quede sola en su camino de alfombra roja hacia Ferraz.

Sin embargo, hay algo que lideresa andaluza y los suyos no acaban de entender: el movimiento de plataformas #socialistasenpie está por encima del mismísimo Pedro Sánchez y le planteará batalla sí o sí con el madrileño o con otra persona del ‘no es no’.

Ese banderín de enganche es tan potente porque está lleno de dignidad, de rabia y de principios, y porque va contra una Gestora que se comporta como una Junta Militar  que, tras haber consumado un golpe político en toda regla, está en modo ajuste de cuentas.

Quien coja finalmente esa bandera estará en disposición de hacerle frente a Susana Díaz, cuya imagen pública está tan deteriorada que solo se sostiene por el apoyo mediático que le proporciona el presupuesto de la Junta y el acuerdo con el PP.

Por cierto, la Gestora escogió a Micaela Navarro, ex presidenta del PSOE, para contestarle a los 70. Lo hizo en modo advertencia a unos militantes que, sin ningún género de dudas, eran y son “mayores de edad”. “No digo que perjudiquen al partido, pero desde luego que ayudarle no”, dijo en un canutazo de urgencia en el Congreso.

En fin, ahora irá por ahí contando que se siente sucia, como cuando dimitió de Pedro Sánchez y de sus principios, aliviará su mala conciencia y se preparará para cumplir con su destino en el barro. Una pena de verdad.
Fuente: Público.es

Seguidores