lunes, 31 de octubre de 2016

Los drusos del Golán atrapados entre la roca y un lugar calcinado

 Hallaby, agricultor druso, experto en riego trabaja dentro de los campos de minas israelíes no ubicadas (MEE / Matt Broomfield)


Matt Broomfield
Middle East Eye

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.



Altos del Golan - Un sofá se tambalea sobre un montículo de tierra con vistas a los rebeldes de Siria, discordante con el crepúsculo. Bruscamente y en silencio, ondulan oleadas de polvo desde las estribaciones del monte Hermón. Algunos segundos después, el rugido de un impacto de misiles.

Abandonado al lado del sofá un tanque israelí, oxidándose, con su boca abierta hacia Siria. Es el recuerdo de una guerra anterior, en 1973, cuando una coalición de países árabes, intentó sin éxito tomar de nuevo la tierra previamente perdida a manos de los israelíes.

 Un tanque israelí con vistas a la zona neutral en Siria (MEE / Matt Broomfield)



Para los 20.000 miembros de la minoría drusa asediada que aún viven en los anexados Altos del Golan, el tanque es también un recordatorio de un medio siglo pasado bajo la ocupación israelí. Desde este punto de observación, ellos pueden ver la lluvia de municiones que cae sobre la tierra de sus familiares al otro lado de la zona desmilitarizada (DMZ), y reflexionan sobre el giro del destino que significa que su ocupante es también su único protector de los horrores de la guerra siria.



La ganancia inesperada de Damasco

Trajinando entre sus nobles huertos, el bigotudo Nasm Khattar es un libro ilustrado druso, además de productor de manzanas. El exprofesor perdió su trabajo en la década de 1970 después de haber sido detenido por "razones políticas" no especificadas pero cercanas a resistencia a la ocupación.

Sus lazos con su tierra natal son tanto ideológicos, "la tierra es siria, el producto es sirio, la gente es siria", como prácticos. Con el Gobierno israelí protegiendo a sus colonos a expensas de los drusos originarios, Khattar sólo podía ganarse la vida con las ventas subvencionadas a Damasco. Por supuesto, esto es ahora imposible.

Aunque el apoyo druso a Assad es corriente, no es de ninguna manera universal. "Siria no es una república, es una granja", dice el activista druso Salman *. Describe al soberano como un agricultor, que alimenta a su pueblo como ganado aún cuando él extrae la riqueza de su tierra: "y, al igual que un granjero, ahora las está cosechando".

Aún en el caso de que existiera, la fidelidad drusa al segador de Damasco es esencialmente pragmática, transmitida por miedo generacional. Jabhat Fateh al-Sham, la rebautizada filial de al-Qaeda, el Frente al-Nusra, rodea las aldeas drusas a lo largo de la frontera con Siria y son sólo el último grupo de militantes que contempla a la minoría religiosa largamente perseguida como hereje.

Aunque el escindido grupo al-Qaeda se vende como la cara sonriente de la oposición moderada, en junio el año 2015 sus combatientes asesinaron a 20 civiles drusos. Para evitar una mayor masacre, los drusos sirios dependen de sus propias milicias ad hoc, el mercantilizado liderazgo de al-Sham, y el apoyo inestable del Gobierno de Assad.

Khattar dice que no culpa a los rebeldes en sí mismos. Más bien ve a la revolución como orquestada por actores extranjeros, en detrimento de los drusos, sunitas y prácticamente toda la demás población. "Estamos perdiendo dinero, pero la gente está perdiendo sus vidas", dice con tristeza, lanzando una manzana magullada de un brillante montículo de ganancia inesperada.
 Cosecha de manzanas en los Altos del Golán (MEE / Matt Broomfield)



Colonos hippies

Veinte mil colonos israelíes viven en tierras de los drusos del Golán. No suelen compartir el fanatismo de sus homólogos de Cisjordania. Para la mayoría, el Golán es simplemente un lugar atractivo para vivir, pero, bajo la ley internacional, sus casas no son menos ilegales.

De hecho, el ambiente vagamente hippie de los kibutzim de la región es sin duda más pernicioso, porque enmascara un giro agresivo por parte del Gobierno israelí para asegurar su posición en el Golán. El ministro de Educación de extrema derecha Naftali Bennett anunció recientemente planes para quintuplicar el número de ocupantes israelíes y la construcción está en marcha detrás de cada grupo de pinos.

"Tuve un taxista druso ayer", dice alegremente un mochilero israelí que acaba de regresar, "y era muy amable. Hablamos de la guerra, y yo dije, 'Apuesto a que ahora estás contento de que tomamos el Golán, ¿verdad?' "Y, ¿cómo respondió el taxista? "Oh, no dijo nada, realmente. Se rió”. (El mismo mochilero más adelante se explicará diciendo que hay dos cosas que deben evitarse en autostop -"hombres viejos y los acentos árabes").

La cosecha en los campos de minas

Para el granjero druso Faisal, sin restricciones por la cortesía obligatoria de la industria del turismo, la toma del Golan no es una broma. "La frontera no es el problema", enfatiza. "Israel no es un país grande. Todo el mundo vive cerca de una frontera".

A pesar de que su viña colinda con la zona de armisticio, repleta de minas, está menos preocupado por sus vecinos salafistas que por la ocupación invadiendo de manera constante. Debido al discriminatorio racionamiento israelí, tiene agua sólo durante cinco meses al año. Y, mientras que las luces en los jardines de los colonos brillan, dice, toda su casa de campo está desconectada de la red eléctrica.

Hallaby es responsable del reparto de las escasas reservas de agua a los agricultores que luchan como Faisal. Señala un sistema de riego antiguo, destruido en 2014, cuando desenterraron una ordenanza israelí y la tierra minada de tierra tuvo que ser volada.

Incluso en ausencia de explosiones, su trabajo es casi imposible. "Los colonos reciben cinco veces más agua que nosotros, aunque tenemos que pagar casi el doble", dice.

En la actualidad se ha entregado a los israelíes el noventa y cuatro por ciento de la tierra del Golán. Los colonos absorben tanta agua al punto de casi vaciar el reluciente lago Ram. Recientemente, Israel asignó 108 millones de dólares para ubicar 750 nuevas granjas de cultivo en el Golán, de manera que la vida para los drusos en las tierras sobrantes sólo se va a poner más dura. "Si los colonos trabajan de esta manera, se morirán de hambre", dice Faisal.

Por temor a recriminaciones, Hallaby solamente sonríe tímidamente cuando se le preguntó por qué se produce esta discriminación, pero Faisal es franco. "El Estado está aquí para proteger a los judíos, no a los árabes". Las recientes propuestas de Israel a los drusos del Golán, por momentos agresivas y por momentos seductoras, se entienden como mera maquinación política. "Muchos árabes sirven en el ejército de Israel, sin embargo, no se nos permite construir en nuestra propia tierra. No se deje engañar por este país", añade Faisal.

En la vecina Majdal Shams, unos niños empujan bicicletas de plástico y se ven camionetas dispersas a la sombra de una descomunal base del ejército israelí. El activista druso Salman dice que 11.000 residentes drusos de la ciudad están siendo utilizados como "escudos humanos". Señala los peligros desde el balcón de la organización contra la ocupación al-Marsad. "¿Ves ese parque? No es un parque. Está lleno de minas".

La expansión israelí está creciendo rápidamente, también. En septiembre, una demolición de viviendas como las de Cisjordania, de tanto daño social, se llevó a cabo en el Golán por primera vez.

La reciente incautación del Gobierno de 82 km cuadrados de terreno alrededor del pueblo para construir una reserva natural, podría no estar abiertamente vinculada a la guerra, pero con Naftali Bennett que describe la crisis de Siria como una "oportunidad única" para la "gran montaña del Golán... israelí", las conexiones no son difíciles de imaginar.

 La construcción en marcha en Neve Ativ, un asentamiento ilegal cerca de la frontera con Siria (MEE / Matt Broomfield)




En una región donde el dinero que proviene del turismo es tan vital, la vista en sí misma es un recurso natural. Y con el terreno de armisticio hacia el este y el exceso de tierras de cultivo desarrollado en el sur, el Parque Nacional Hermón también asfixiará el espacio restante para la expansión en la hacinada ciudad.

"Recuerdo que cuando eran todos los jardines", dice Salman, mientras su el dedo cae desde la cima de la colina sembrada de minas a los techos amontonados abajo. "Ahora, es una masa de cemento".

El pueblo camaleón

"¿Estás disfrutando de Israel?" Pregunta cortésmente un druso de Majdal Shams. Es una pregunta que nunca escuchará decir a un palestino en Jerusalén Este. Para Salman, esto es una evidencia de que "la ocupación ha entrado en sus cabezas", pero algunos locales aceptan su normalización en la sociedad israelí.

Como hombre de negocios de Majdal Shams Majd, Abu Saleh se relaja en su balcón con una taza de té, un yogur de chocolate y un cigarrillo enrollable, mientras se escuchan rugidos de artillería en la distancia.

Abu Saleh dice que ha pasado muchas noches viendo el arco de fuego rojo trazado en el monte Hermón como para pensar con nostalgia en su tierra natal. "Sería estúpido decir que soy sirio, cuando Israel nos da la seguridad social. Si hubiera vivido allí"-hace un gesto hacia la frontera y sopla sus mejillas con consternación -" ¿qué sería de mí? "

Visitar Majdal Shams es experimentar una estratificación surrealista entre el inconformismo y los abusos de derechos humanos. En un lugar iluminado por un brasero junto al lago Ram, el sonido de la guerra de afuera está temporalmente ahogado, como los saxofonistas drusos con el pelo al estilo rastafari improvisan con sus bongos en Haifa. Dando golpecitos con el pie en la batería de su novia, Amin, de 23 años, dice que no es fan de la ocupación. "¿Los israelíes dicen que están aquí para protegernos? Sí claro. Están aquí para protegerse ellos mismos", dice.

Sin embargo su filosofía de vida es enfáticamente secular. "Tengo un montón de buenos amigos que son israelíes", subraya. "Son tus opciones las que te hacen ser quien eres". Es su liberalismo que les da esta sensación de bienestar y es una imagen especular de la pragmática alineación de los drusos de Siria con el gobierno de Assad.

"¿Conoce usted el camaleón?", pregunta Abu Saleh. "Si el viento sopla por izquierda, se mueve a la izquierda, si el viento sopla por la derecha, se mueve a la derecha. El druso tiene que ser inteligente, políticamente hablando". Taqiyya - la costumbre islámica de ocultar la propia identidad cultural o religiosa para evitar la persecución - ha sido uno de los principios de la teología drusa durante un milenio.

A medida que los combatientes de Al-Sham y las fuerzas de Assad se enfrentan con cohetes, la penetrante canción de un muecín irrumpe en territorio controlado por los rebeldes, cortando el aire inmóvil de la zona desmilitarizada.

Hader, un pueblo druso justo frente a Majdal Shams, al otro lado de la frontera, está en silencio. Mientras las luces de los bares y restaurantes de Majdal brillan en la concurrencia de la noche, las calles de Hader están oscuras, sus residentes huyeron o están recogidos en sus hogares.

Atrapados entre una roca y un terreno humeante, los drusos del Golán buscan refugio donde pueden.

Algunos nombres han sido cambiados a petición de los entrevistados.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/in-depth/features/druze-golan-caught-between-rock-and-burned-place-occupation-Syria-Israel-settlements-792157674

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión como fuente de la traducción.

Fuente: Rebelión

Macri sube la apuesta neoliberal





Antes de concluir el primer año de gestión Macri ya concentra todas sus energías en las elecciones del 2017. Proyecta prolongar su gobierno para reinstalar a pleno el programa neoliberal recreando los mitos de la privatización, la apertura comercial y la flexibilización laboral. ¿Podrá lograrlo?

CATARATA DE FALLIDOS

El crecimiento no aparece en el esperado segundo semestre y la recesión del 2-3% supera los promedios de las últimas caídas. También la inflación del 40% desborda los porcentajes habituales de la carestía. En lugar de avances hacia la pobreza cero, más de un millón de personas han sido empujadas a la miseria. Los asalariados formales perdieron entre el 8% y el 12% de su ingreso real y la tasa de desempleo se ubica en las zonas industriales por arriba de los dos dígitos. La desigualdad se expande en forma abrupta.
Hasta ahora la administración de Cambiemos no logró las ansiadas inversiones. Los únicos capitales que llovieron son los fondos golondrinas que especulan en el circuito financiero. Si se cumplen las estimaciones oficiales, la economía se encontrará a fines del 2017 en el mismo punto que estaba al concluir el kirchnerismo.
El divorcio entre promesas y realidad se extiende al terreno de la corrupción. Macri no ha explicado el fraude de las empresas off shore que montó para evadir impuestos. Su vicepresidente escondió bolsos con dólares de dudoso origen. El titular del Banco Central arrastra un cajoneado proceso por el fraudulento manejo de la deuda pública y el jefe del Banco Nación participó en las malversaciones de los fondos buitres. Además, el secretario de energía suscribe contratos con sus amigos de Shell y el dueño de un gran supermercado supervisa el jolgorio de los precios.
El líder del PRO enaltece la institucionalidad, pero fuerza la renuncia de los magistrados adversos, disciplina a los fiscales y negocia directamente los temas conflictivos con la Corte Suprema.
Los anuncios de imparcialidad en la comunicación naufragaron con la anulación de la ley de medios. Los principales emporios evitaron la subdivisión y sostienen al gobierno para ampliar su influencia con la próxima regulación del cable, los satélites y la telefonía.
Este blindaje mediático le permite a Macri ocultar el agravamiento de la criminalidad, que afronta con la misma improvisación del gobierno anterior. Trasladan gendarmes de las fronteras al conurbano y negocian cambios con las cúpulas policiales, sin modificar la connivencia de esas jefaturas con el delito.
Durante la campaña Macri cuestionaba la ausencia de un diálogo transparente. Pero desde el gobierno ha convertido al Parlamento en una oficina de favores para aprobar leyes a cambio de prebendas. Con la misma manipulación de los fondos públicos ha logrado frenar el paro de la CGT. La burocracia sindical preserva su turbia administración de las obras sociales y recibe protección frente a cualquier investigación de su enriquecimiento personal.
El presidente ha confirmado la típica fractura entre lo que se enuncia desde el llano y se realiza en el gobierno. Al principio eludió esa estafa con simples llamados a la felicidad. Luego culpó a la herencia kirchnerista de todas las desventuras y posteriormente denunció imaginarias obstrucciones de la oposición. El agotamiento de esos libretos lo induce a ensayar un nuevo relato.

GOBERNABILIDAD CONSERVADORA

Para contrarrestar los fracasos del año el oficialismo sube la apuesta y convoca a un gran operativo electoral. Afirma que un triunfo en las legislativas del 2017 facilitará otro mandato del oficialismo en el 2019, que permitirá destrabar los fallidos del 2016.
Con esta prioridad en los comicios Macri sepulta todas sus críticas anteriores a la obsesión electoral de los políticos por eternizarse en el gobierno. En lugar de “trabajar para la gente” ahora se embarca en la conservación de los cargos.
Proyecta inducir un rebote del consumo anclando el tipo de cambio. Intentará crear la misma primavera económica que indujeron sus antecesores en los años impares de elección. Repetirá el retraso del dólar para apuntalar el poder de compra con el auxilio del gasto público.
Macri tiene previsto recurrir al endeudamiento para financiar el enorme déficit fiscal (6-8% del PBI). Lo que el kirchnerismo solventaba con emisión, el oficialismo sostiene con empapelamiento. Ningún país del mundo compite con el vertiginoso incremento de un pasivo estatal que terminará desatando los conocidos ajustes del FMI.
El pago de intereses usurarios ya absorbe el 11% del presupuesto y la deuda es utilizada para facilitar fugas de capitales, gastos corrientes y aumentos de importaciones. Con esa bomba de tiempo el PRO se dispone a motorizar la campaña de sus candidatos.
Los medios hegemónicos convalidan ese plan. Avalan todas las tonterías de Prat Gay sobre el “enderezamiento de la macroeconomía” y justifican lo que antes demonizaban.
El monumental déficit fiscal, el deterioro de la balanza comercial, el derroche de divisas o la fractura entre inflación y tipo de cambio son presentados como inconvenientes pasajeros. Los mismos desajustes que eran identificados con el precipicio, ahora son retratados como simples datos cotidianos.
El establishment avala posponer un ajuste mayor para facilitar la maniobra electoral. Los talibanes del neoliberalismo también aceptan la demora y la embajada de Estados Unidos invita altos funcionarios del Tesoro o el Departamento de Estado, para elogiar las maravillas de su nuevo peón sudamericano.
Pero el plan de Macri requiere la cooptación de segmentos del justicialismo para fortalecer la cogestión de Vidal con los intendentes. También exige tratativas permanentes para apuntalar la conducta amigable de los renovadores en el Congreso y la decisiva neutralidad del Papa Francisco. La intermediación de Bergoglio fue determinante de la decisión cegetista de anular el paro. El PRO incentiva, además, la división del peronismo y acosa judicialmente a Cristina para forzarla a desertar del 2017.
El proyecto de Macri presupone también el afianzamiento de una base social conservadora permeable a los discursos de mano dura. Por eso el presidente justifica linchamientos o asesinatos de ladrones, mientras enmascara las causas sociales de la criminalidad (desigualdad) y la impunidad del bandidaje financiero. Cuenta, además, con la derechización de capas intelectuales que repiten el itinerario de Vargas Llosa. Lanata es el prototipo de esa involución.

LA IDEOLOGÍA DEL MERCADO

Para implementar un severo ajuste el macrismo necesita reintroducir las creencias neoliberales. Cómo esa idolatría quedó afectada por el desastre de los 90, el PRO ensaya nuevas fórmulas para las mismas falacias.
Despliega una intensa campaña contra el populismo, sin definir el contenido de ese mal. En pleno electoralismo no puede identificarlo con baches fiscales o “fiestas de los políticos”.
Al macrismo le cuesta disimular su pertenencia a la crema de las clases dominantes. Encarna un gobierno de la Ceocracia divorciado de las mediaciones políticas tradicionales y se maneja con gerentes de grandes empresas, que desconocen el universo exterior a Puerto Madero. Por eso proclaman que el pueblo está feliz con “un ajuste necesario y provechoso”.
Los representantes de esa elite declaran abiertamente que se ha vivido una “fantasía consumista”. Se indignan con las vacaciones o las compras de vehículos y electrodomésticos de bajo presupuesto. Retoman las teorías del derroche que identifican a la argentindad con el abuso del gasto y el desapego al ahorro.
Pero recomiendan restricciones sólo para los humildes. Durante el 2016 el segmento de los híper-privilegiados (ABC1) multiplicó sus viajes suntuarios y compras de automóviles de alta gama, mientras descorchaba el champagne que desgravó Macri.
El discurso austero no sólo choca con esa impudicia, sino con el propio intento de crear un alivio de consumo para el escenario electoral del 2017. Esa operación está amenazada por la demolición del poder adquisitivo que Cambiemos pondera y lamenta al mismo tiempo.
La restauración neoliberal también transita por cuestionamientos al “adverso clima de negocios” que generan los altos impuestos. No se refieren al IVA sino a lo aportado por los acaudalados. Pero el PRO ya redujo los gravámenes al patrimonio (bienes personales) y al agro-negocio (retenciones) sin ningún resultado de inversión.
Para soslayar esa contradicción Macri ataca el ausentismo y la baja productividad laboral. Sugiere que los capitales llegarán cuando los asalariados acepten una mayor tasa de explotación. Pavimenta ese camino con una reforma de las ART, que reducirá los derechos de los litigantes en los juicios por accidentes de trabajo. Los capitalistas se ahorrarán compensaciones por las tragedias que cada doce horas se cobran la vida de un operario.
Con el mismo objetivo Macri vetó la ley anti-despido y tolera un incremento del desempleo. Busca recrear el escenario disuasivo de la resistencia obrera que prevaleció a mitad de los 90.
Pero todo el paquete de mensajes neoliberales oculta que las elogiadas inversiones están detenidas por limitaciones estructurales de la economía argentina. No sólo la rentabilidad de los sectores ajenos a la agro-minería es reducida. En el contexto actual no se verifica la euforia privatista que acompañó a Menen, ni el viento de cola internacional que rodeó al kirchnerismo.
En esta coyuntura es muy improbable la repetición de lo ocurrido en el 2002-03, cuando el repunte del agro se transmitió rápidamente a la industria. Brasil es un espejo de las recesiones profundas y continuadas que socavan a las economías sudamericanas.
El macrismo disimula este duro escenario con la fantasía de imitar prosperidades ajenas. Propaga y archiva a toda velocidad los ejemplos a seguir. Ahora propone copiar la trayectoria de Australia, olvidando las diferencias con un país de menor densidad demográfica y mayor dotación de recursos naturales.
La lejana economía de Oceanía que ensalzan los neoliberales exporta minerales (y no alimentos), en estrecha asociación con los vecinos procesos de industrialización asiática. Es un socio militar privilegiado del imperialismo estadounidense, mantiene una estructura interna más igualitaria y nunca afrontó las tensiones sociales de Argentina.
Los cerebros del macrismo discuten Australia, para no registrar lo ocurrido en cualquiera de los modelos latinoamericanos de neoliberalismo continuado. El futuro macrista de Argentina se puede avizorar en la terrible desigualdad de México, la precarización laboral de Perú, las miserables jubilaciones de Chile o la marginalidad social de Colombia.
Allí se pueden explorar los anticipos del país “serio y normal” que propicia Cambiemos. Macri recita el viejo sermón liberal de enderezar a la Argentina con mayor apego al trabajo y respeto a la institucionalidad. Con ese maquillaje disfraza su proyecto de minorías más acomodadas y multitudes más empobrecidas.

SOCAVAR LA EDUCACIÓN PÚBLICA

Cualquier afianzamiento del neoliberalismo exige un drástico deterioro de la enseñanza estatal, puesto que en ese ámbito predomina una fuerte oposición a la prédica derechista.
El macrismo ya retomó las campañas contra todos los docentes que se ubican en la primera fila de la resistencia al ajuste. Cuenta con el apoyo de los grandes medios, que hostilizan a los maestros para enfrentarlos con la población.
El oficialismo y sus escribas presentan al magisterio como un sector que abusa de privilegios, elude obligaciones y aprovecha el ausentismo. No ofrecen pruebas de esas calumnias y ocultan las adversas condiciones de trabajo que prevalecen en la mayoría de los colegios.
También olvidan que sólo la esforzada labor de los docentes contuvo la destrucción de la educación pública. Las Carpas Blancas impidieron en los 90 la degradación que monitoreaba el Banco Mundial.
Macri pretende reiniciar ese desguace. Por eso implementa censos concebidos por las consultoras privadas, para establecer los rankings escolares que preceden a la privatización. Es totalmente falso que “los docentes no quieren ser evaluados” o evitan un “diagnóstico de la situación”. Simplemente se oponen a la cirugía que prepara el gobierno.
Bullrich ha confesado que promueve una “segunda campaña del desierto”, sin recordar a las víctimas de la primera cruzada. Los Ceócratas tienen en mente el modelo chileno de endeudamiento de las familias para costear los estudios, pero se presentan como adalides de una educación pública de calidad.
Con cierto cinismo declaran su propósito de contener la emigración de alumnos a los colegios privados. Ese enunciado choca con el mantenimiento de los subsidios a las escuelas pagas y con la abrumadora distribución de cargos entre directivos provenientes de ese sector. Un funcionariado que envía a sus hijos a las escuelas más costosas, no tiene el menor interés en potenciar la enseñanza pública. El gabinete de egresados del Cardenal Newman que maneja el país, ni siquiera conoce dónde quedan los colegios del estado.
El macrismo critica la conversión de muchas escuelas en centros asistenciales, pero no propone restaurar su función educativa. Su gestión acentúa la segmentación social que recrea esa degradación. Suelen constatar el deterioro de las escuelas más empobrecidas y la reducción de las exigencias de aprendizaje, en un ámbito que contiene a millones de chicos excluidos. Pero presentan esa desgracia como un dato ajeno a la inequidad que potencian todos los días.
Cambiemos intenta gobernar durante muchos años para crear un consenso privatista que naturalice la fragmentación escolar. Necesita un tiempo prolongado para instaurar creencias elitistas, que chocan con la extraordinaria historia de la educación pública argentina. Esa tradición distingue al país del grueso de América Latina.
Para promover la sostenida expansión de la enseñanza privada, la derecha necesita socavar la subsistencia de buenos colegios y universidades públicas. Allí florece el pensamiento crítico y la actividad militante, que los conservadores pretenden erradicar.
El des-financiamiento de la educación superior es el primer paso de la campaña por el arancelamiento que prepara el macrismo. Ya subrayan el “alto costo” de universidades con bajas tasas de graduación en proporción a los ingresantes y el malgasto en estudiantes extranjeros. No comparan esas “pérdidas” con los millones de dólares transferidos a los parásitos del sector financiero. Ocultan que sólo los fondos buitres recibieron este año una suma dos veces y media superior al presupuesto de las universidades.
En lugar de introducir becas para aumentar el porcentaje de los recibidos, Cambiemos piensa en la expulsión de los “sobrantes”. Su objetivo es despolitizar y embrutecer a la juventud.

NUEVOS PLANES FRENTE A LA RESISTENCIA

El macrismo ultimó su plan de gobierno prolongado a partir de lo ocurrido con las movilizaciones del 2016. La intensidad de esa lucha puso en evidencia que el movimiento popular no será doblegado con facilidad. El nivel de resistencia y ocupación de las calles supera el promedio regional.
Las batallas que iniciaron los estatales contra los despidos fueron sucedidas por importantes paros en incontables sectores. El gran acto sindical de abril constituyó la mayor concentración unitaria de los últimos años y corroboró el fortalecimiento de la agremiación registrada durante la última década. Esa ampliación volvió a otorgar protagonismo a los asalariados en reemplazo de los piqueteros.
Pero también la manifestación de San Cayetano reactivó la presencia callejera de los movimientos sociales y la masiva marcha federal logró un excepcional impacto de concurrencia y visibilidad.
La expresión más reciente de estas acciones ha sido la movilización contra el femicidio. Un nuevo sector irrumpe con niveles de organización forjados en encuentros periódicos de la militancia. Allí se han elaborado programas para preservar vidas, revertir la desigualdad y legalizar el aborto.
La intensidad general de esas acciones neutralizó las pretensiones represivas del macrismo. El oficialismo no pudo aplicar la ley anti-piquetes, ni los protocolos de garrotazos que ensayó en las primeras semanas de gobierno.
Han logrado mantener en la cárcel a Milagros Salas, pero fracasaron en el intento de detener a Hebe de Bonafini. Tampoco pudieron avanzar en el desprocesamiento de los genocidas y el masivo repudio a la negación de los desaparecidos forzó la renuncia de Loperfido. Nuevamente la resistencia democrática transita por los mismos carriles que la lucha social.
El gobierno sufrió también una dura derrota en la aplicación del tarifazo. La Corte percibió el malhumor social y obligó a reformular los aumentos, a través del sinuoso camino de las audiencias y las nuevas facturaciones. En los cacerolazos de protesta reapareció una reacción espontánea de vecinos indignados, que actúan más allá de las organizaciones sindicales o políticas. Ese despertar atemorizó al macrismo e incentivó su plan de priorizar las elecciones.
En un momento de crecientes protestas, Macri logró el aval de la burocracia sindical para desactivar el paro nacional a cambio de un bono vergonzoso. Los jerarcas archivaron la reapertura de las paritarias sin lograr ninguna compensación. La suma negociada es insignificante y su otorgamiento depende de la voluntad de cada sector patronal. Pero el gobierno sabe que la batalla social continúa y por eso renueva su artillería política, ideológica y electoral.
COMPARACIONES Y ESCENARIOS
Macri encabeza el mismo proyecto de restauración neoliberal que ensaya Temer en Brasil. En ambos casos se han instalado gobiernos directos de las clases dominantes, con el propósito de consumar agresiones virulentas contra las conquistas populares.
El líder de Cambiemos engañó al electorado, pero logró una consagración en los comicios que no tuvo su colega brasileño. Temer fue instalado por una mafia de corruptos, que utilizó la farsa del Parlamento para derrocar a Dilma. Es un bandido ungido por la casta de jueces y poderes mediáticos, que reemplazan a los militares en el viejo ejercicio de la acción golpista.
Macri no carga con esa mochila de ilegalidades, pero afronta obstáculos inmediatos de mayor alcance que su par brasileño. Frente a un nivel de resistencia popular más intenso, no ha podido desplegar el acelerado plan de ajuste que implementa Temer.
El golpista ya dispuso recortes del programa Bolsa Familia, congeló el gasto social y avanza en la reforma laboral y jubilatoria. Brasil no cuenta con el margen de endeudamiento que tiene Argentina y por eso los neoliberales impulsan las privatizaciones que Macri pospone.
La derecha brasileña tiene en carpeta la proscripción de Lula, pero su principal apuesta es la desmoralización popular. La abstención masiva en las recientes elecciones es una carta de esa estrategia. En cambio Macri debe colocar todas sus fichas en una próxima secuencia de comicios con alta concurrencia.
El dirigente del PRO tiene un proyecto reaccionario muy definido, pero carece del poder requerido para implementarlo. Por eso busca repetir la trayectoria de Menen que sorteó un debut tormentoso, para afianzar luego su gestión con endeudamiento y contubernios.
En un contexto internacional muy distinto a los 90 y con gran memoria de ese desastre, el periplo de Macri puede naufragar. Si pierde las próximas elecciones podría afrontar el mismo destino de Fox (México) o Piñera (Chile) -que con gabinetes de CEOs o equipos políticos- no pudieron consolidar su proyecto. Perdieron la partida y fueron reemplazados por otras fuerzas de las clases dominantes.
Las elecciones serán un campo de batalla pero la gran pulseada se dirimirá en las calles. Menem empobreció al país al doblegar la resistencia popular. En cambio De la Rúa falló en ese mismo operativo y quedó sepultado por la rebelión del 2001.
El primer resultado condujo a una década de miseria y el segundo a un periodo de mejoras sociales y conquistas democráticas. Quiénes proclaman su deseo de “que a Macri le vaya bien” deberían recordar esos antecedentes. Sólo con victorias del pueblo y derrotas de los poderosos el país saldrá adelante.

Claudio Katz es economista, investigador del CONICET, profesor de la UBA, miembro del EDI. Su página web es: www.lahaine.org/katz

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Fuente: Rebelión

Podemos frente a la Alianza Antipopular


LibreRed.net

Asustados por el excelente resultado en las europeas, los sectores más poderosos promovieron un simulacro pero de derechas, para no dejar que aquel monopolizase la idea de cambio y regeneración
Jesús López-Medel

Las grietas del sistema que pasó a ser régimen, provenían de antes. Hace años se iba larvando y extendiendo una carcoma que dejaba ya rastros. Los partidos políticos fueron ciegos. Mudos los medios de comunicación. Pero aquello siguió a gran ritmo y se aceleró con ocasión de la crisis económica que causaron los poderosos, los bancos. Fue el pistoletazo y la coartada para justificar la puesta en marcha de unas medidas antisociales. El famoso y durísimo discurso de Zapatero en el Congreso el 12 de mayo de 2010 dejó perplejos a muchos de los parlamentarios socialistas de corazón.

En tiempos de ese emperador, surgió como acto cívico de protesta lo que en los libros de historia se recoge ya: las concentraciones del 15-M en la Puerta del Sol. Se juntaban protestas muy variadas pero también reflexión. Era frecuente ver cómo gentes en círculos en el suelo, debatían.

En verano de ese año, se consolidó el amancebamiento del partido que gobernaba entonces y el que muy pronto habría de llegar. Aprobaron en septiembre de modo sumario y por órdenes extranjeras ajenas a la soberanía nacional una reforma constitucional que era una enmienda al enfoque social de nuestra Constitución de 1978.

La llegada del PP más reaccionario y alejado del centrismo, ejecutó desde el primer momento gran número de medidas antisociales sin temblarles el pulso, todo ello acompañado de recortes en libertades y derechos. En un grave error del Rey, entonces Juan Carlos, éste presidió (algo más que excepcional) el Consejo de Ministros que llevó a cabo un mayor ajuste Era julio 2011.

Aquel movimiento social de reacción o defensa fue el embrión de Podemos como partido político. Asustados por el excelente resultado en las europeas, los sectores más poderosos promovieron un simulacro pero de derechas, para no dejar que aquel monopolizase la idea de cambio y regeneración. Pusieron muchos millones y sus grandes influencias mediáticas para promocionar a unos jóvenes aseados con aspecto de modernos y que no pareciesen tan casposos como el PP. Aunque aparentaban lo que no eran y con elementos aún más derechosos que su hermano mayor, se presentaron.

Hace veinte meses, antes de las elecciones municipales y autonómicas, algunos ya escribimos en eldiario.es que Si quieres PP vota Ciudadanos. Tras esos comicios, llegarían las generales. Cumplió extraordinariamente bien su papel pactando con el PSOE y siendo excluyentes para incorporar a Podemos. Una dirigente de C's reconoció hace poco con sinceridad y torpeza que su misión era evitar que el PSOE pudiera pactar con Podemos. Lo consiguieron.

Tras los segundos comicios en junio, y peores resultados de todos (salvo el PP), el PSOE seguía ahondando la profundidad de su fosa. No tenían salida salvo, en una operación no fácil intentar promover como presidente a Pedro Sánchez con apoyo de Podemos y otras fueras variadas. Pero eso eran los designios del entonces Secretario General, su pequeño grupo y de gran parte de la militancia. Pero no de los poderosos barones y jurásicos de ese partido que, con los años, cultivaron amorío con el sistema financiero y había absorbido sus esencias. Para evitar esa posibilidad es por lo que dieron hace un mes el golpe cuartelero en Ferraz. Conseguido evitar acuerdo alguno con Podemos (a pesar de que gracias a este gobiernan en varias Comunidades Autónomas), todo giró hacia el sentido que algunos nos temíamos: la nada.

Disculpe crítico lector de nuevo la autocita, pero ya antes de las elecciones de junio, tras escribir sobre lo que en el PSOE advertí de la falta de identidad al suicidio del PSOE y su posterior autopsia tras la encrucijada, escribí en mayo otro artículo arriesgado: ¿Si quieres Rajoy, vota PSOE? Desgraciadamente se cumplieron las predicciones y las papeletas de millones de personas que votaron al PSOE, porque que no querían al PP, han servido para dar continuidad a este. ¡Bravo!

Lo sucedido en el proceso de investidura ha evidenciado un PSOE totalmente alejado de sus orígenes y sin identidad, roto y fracturado en su militancia y ha quedado vergonzosamente diluido y abducido (ellos dicen que lo hacen “por España” como el genuino Fraga en 1977) por quien manda por encima del propio PP. Esta es “la mano invisible” de las fuerzas y grupos más poderosos económicamente. Estos también han financiado en un ejercicio de indignidad de casi todos los medios escritos y audiovisuales la más feroz campaña que ha podido sufrir un partido político a base de difamaciones, calumnias, artículos difamatorios e informaciones falsas. Hasta el ABC en 1977 cuando eran candidatos Carrillo, Pasionaria o Albert fue ni la mitad de la mitad de agresivo que ahora con Podemos.

Además del apoyo vergonzante, el PP ha contado siempre (aunque a veces haya querido aparentar otra cosa) con el apoyo entusiasta de C's que con un ardor guerrero se muestra a veces como es en realidad, una facción más extrema ideológicamente que el PP. Están entusiasmados con haber pactado con ellos (el PSOE les apoya a cambio de nada).

Los tres partidos, PP, PSOE y C's tienen elementos compartidos de defensa de unos intereses y el de Rajoy hará bascular con los otros dos sus apoyos. Incluso con ambos. No sólo serán soporte del PP sino también (particularmente el extremoso Rivera), serán atizadores de Podemos. Aún más que un tripartito, son una gran Alianza.

Ya llevan tiempo hablando de partidos “constitucionalistas” para pretender excluir a P's como si no encajase en la Constitución. Que quiera reformarla no puede suponer demonizarles. Lo mismo hacían hace años en el País Vasco con ese mismo término, pretendiendo excluir al PNV. Sería Lenhendakari Patxi Lopez con apoyo de PP y UPyD. Pero volvería muy pronto el PNV.

Ahora, la unión de los tres partidos con presencia en el Congreso, deja como único espacio de oposición a Podemos. Eso es muy evidente. Los otros dos hacen el ridículo diciendo que “controlarán” al Gobierno. Porque además la herencia pesada que deja Rajoy la retoma y ya ha anunciado que son intocables las leyes fundamentales que aprobó el sólo en la anterior legislatura con total desprecio a las minorías. Entonces ¿qué hará el PSOE? ¿Mantener la ley mordaza, los privilegios judiciales, la LOMCE, la línea de recortes sociales y democráticos?

Frente a la apariencia que quieran dar, la credibilidad del PSOE está más abajo que el subsuelo. Encarna sin reparo por la misma voz la continuidad de Rajoy y, al tiempo, dice que ejercerán de oposición. Las risas se oyen en el Ártico. No es que hayan perdido su espacio sino que se han quedado sin espacio. Junto a Ciudadanos son ya con ligeros matices una alianza con el PP y frentista ante Podemos. Pero estos es lo único que tienen de oposición (sobre ello ya escribiremos sobre sus retos si quiere hacerse ganar ex votantes del PSOE). A unos y otros, particularmente a estos últimos, habría que recordar que estas elecciones el debate central era entre continuismo o regeneración profunda. De ello el PSOE no se apercibió o estaban tan instalados en el establisment que no podían virar.

Ojalá Podemos no se quede en un puro radicalismo de izquierda sino que sepa y quiera representar a todos los que sienten excluidos de las demás fuerzas…y también a los que dejaron de votar a Unidos Podemos y a los del PSOE. Estos votos no llegarán del cielo. Tampoco con una figurada toma de la Bastilla. Ahora, por vacío, es claramente el único grupo en el Congreso de oposición al PP y la alianza que le protege. De ellos depende quedarse en 5 millones de votos, subir uno más o captar con suficiente fuerza para ser alternativa a ex votantes de otras fuerzas o abstencionistas que solo piden dignidad, justicia y democracia. Y ello, con firmeza pero sin generar el temor que parece destinado a los poderosos pero que llega a veces también a sectores próximos progresistas. En todo caso, son ahora la única oposición frente a la Alianza antipopular.
Fuente: eldiario.es

Canción triste del PSOE



Jorge Bezares


Entre las dos jornadas de investidura medió la esperanza. Cuando todo hacía presagiar un desastre para el  PSOE, tras una primera sesión de investidura en la que Mariano Rajoy hundió al partido de Pablo Iglesias Posse a base de chascarrillos, líneas rojas y las migajas de la reválida, Pedro Sánchez encendió una vela de dignidad para alumbrar el futuro.

Machacado, echado, expulsado, vituperado, desahuciado, arrojado, lazando, eliminado, rechazado y desechado, Pedro Sánchez se plató ante los medios de comunicación –los mismos que participaron en una de las cacerías políticas más infames de la historia democrática- y demostró que los cadáveres políticos pueden tener una salud de hierro.

De entrada, abrió una puerta a la esperanza a todos aquellos ciudadanos que no admiten que políticos corruptos dirijan sus destinos. Porque de eso trataba el ‘no es no’: de que Rajoy, como jefe del PP de un partido que operó con una caja ‘b’ durante 20 años y responsable político de la corrupción que ha minado su partido, no podía ser presidente del Gobierno.

Después de hablar con el corazón, de emocionarse ante el acto en sí de tener que entregar el acta de diputado, de hacer lo propio cuando se refirió a los militantes, Pedro Sánchez le puso fecha de caducidad a la Comisión Gestora y le urgió a que convoque primarias y congreso extraordinario. Si en 40 días hacen caso omiso, la broma acabará en los tribunales de Justicia. Y los Estatutos son meridianamente claros.

Tras su comparecencia, el ex secretario general del PSOE salió por la puerta grande del Congreso de los Diputados, entre aplausos. Y se puso en marcha por segunda vez en aras de conquistar a un partido que necesita más que nunca que alguien se lo arrebate a los oligarcas y golpistas para devolvérselo a los militantes, que son los verdaderos dueños y señores de la marca PSOE. Carretera y manta y primer destino, Sevilla, zona cero de todos los males que acechan al PSOE.

En la segunda sesión, Rajoy volvió a torear con su inmovilismo a Antonio Hernando, que se empleó como el que tiene preparada las maletas para largarse allende de nuestros mares a las primeras de cambio. Para echarse a llorar, para un ataque de ira contra la bancada socialista.

Ni el desbarre de Rufián, de ERC,  que cabreó y excitó a socialistas, naranjitos y peperos, pudo tapar la vergüenza que los militantes y votantes socialistas sintieron a medida que los diputados del PSOE se abstenían para hacer presidente del Gobierno a Mariano Rajoy. 69 diputados en total cumplieron con el Comité Federal y traicionaron a cinco millones de votantes socialistas. 15 no obedecieron y cumplieron con la palabra dada. Todos ellos hubieran merecido una cerrada ovación.

Cumplido el trámite comprometido con la Casa Real, el Ibex 35, los editores y otros poderes fácticos, la Comisión Gestora bajó el suflé y Fernández y Jiménez casi se mostraron magnánimos con los 15 diputados rebeldes. Pelilos a la mar.

Otro gallo hubiera cantando si hubieran sido 16 y Pedro Sánchez hubiera estado entre ellos, ¿no?

Una auténtica vergüenza. Pero no se puede pedir peras al olmo. ¿Qué se va a esperar de un partido gobernado en los días que corren por unos rufianes? Lo dicho, unos artistas del alambre.

PD: (1) Canción Disculpe el señor, de Joan Manuel Serrat, adaptada a la crisis socialista por una autor anónimo cabreado, muy cabreado:

“Disculpe la señora
si le interrumpo, pero en el recibidor
hay un par de socialistas que
preguntan insistentemente por usted.


No piden limosnas, no…
Ni venden alfombras de lana,
tampoco elefantes de ébano.
Son socialistas que no tienen nada de nada.


No entendí muy bien
sin nada que vender o nada que perder,
pero por lo que parece
tiene usted alguna cosa que les pertenece.


¿Quiere que les diga que la señora salió…?
¿Que vuelvan mañana, en horas de visita…?
¿O mejor les digo como la señora dice:
“Santa Rita, Rita, Rita,
lo que se da, no se quita…?


Disculpe la señora,
se nos llenó de socialistas el recibidor
y no paran de llegar,
desde la retaguardia, por tierra y por mar.


Y como la señora dice que salió
y tratándose de una urgencia,
me han pedido que les indique yo
por dónde se va a la casa del pueblo,


y que Pablo Iglesias, se lo pagará.
¿Me da las llaves o los echo? Usted verá
que mientras estamos hablando
llegan más y más socialistas y siguen llegando.


¿Quiere usted que llame a los antidisturbios y que revisen
si están a corriente de pago…?
¿O mejor les digo como la señora dice:
“Bien me quieres, bien te quiero,
no me toques los ovarios…?


Disculpe la señora
pero este asunto va de mal en peor.
Vienen a millones y
curiosamente, vienen todos hacia aquí.


Traté de contenerles pero ya ve,
han dado con su paradero.
Estos son los socialistas de los que le hablé…

Le dejo con los caballeros
 y entiéndase usted…
Si no manda otra cosa, me retiraré.
Si me necesita, llame…

Que Dios le inspire o que Dios le ampare,
que esos saben
que Pedro Sánchez no está muerto ni enterrado”.

(2)Susana Díaz ha sido objeto de más de un millón mensajes negativos en las redes sociales desde el pasado 1 de octubre, con el arranque del descabezamiento de Pedro Sánchez. Pero la lideresa socialista no parece enterarse bien del todo. Así las cosas, cuando le trasladan el monumental cabreo del personal con ella, lo minimiza. Para la presidenta de la Junta, el enfado solo es de los militantes; los votantes apoyan mayoritariamente la abstención. En fin, la buena señora se hace un solitario con la encuesta de El País para Metroscopia (sí, de El País para Metroscopia), ¿no? Por cierto, el rotativo de Caño necesita una misión humanitaria de la ONU para salvar a los periodistas…

(3) Hasta Carlos Sanjuán, exsecretario general del PSOE-A, ha salido de su retiro en Málaga para sumarse a la marea socialista del ‘no es no’. Militantes con muchos trienios están reapareciendo por las casas del pueblo ante este intento de derechizar el PSOE que están capitaneando los verdaderos rufianes y oligarcas del socialismo democrático español.

(4) Mientras que el presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, le ha tocado interpretar el papel de poli bueno en el vodevil socialista, Mario Jiménez no tiene ningún problema para asumir el de poli malo. Tan a pecho se ha tomado su función histórica de cargarse al PSOE que se ha convertido en un auténtico asustaviejas, todo el día amenazando con expulsar, echar, exterminar, asesinar, decapitar, guillotinar, reprender, repudiar o enviar al grupo mixto.  Quien ha destacado por ser un indisciplinado  de tomo y lomo durante los dos últimos años –llegó a acusar a Pedro Sánchez de mancillar la memoria de los socialistas asesinados por ETA-, ahora está dando lecciones de La importancia intrínseca de la disciplina de voto en una organización histórica entregada al PP. Un regalito, el zorro guardando a las gallinas. Menos mal que,  una vez que Pedro Sánchez entregó el acta, se relajó y aparcó la herramienta de El Resplandor.

(5) ¿Todo este follón sociata se ha hecho también para que reaparezcan sacando pecho ZP y Pepiño Blanco? Pues parece que también. El leonés, que le ha cogido gusto a todo tipo de intermediaciones desde que estuvo por Guinea con Bono, actúa ahora como introductor de embajadores de Fernández y sus mariachis, y llama lo mismo a líderes sindicales como a prebostes empresariales para que reciban al probe Javier, presidente de la Comisión Gestora para más inri. ¿De profesión? Conspirador las 24 horas. Y Pepiño Blanco comparece como devoto artillero de la abstención. En fin, el leonés for president para cuando entremos de nuevo en crisis, y el gallego, a recuperar ese bronceado Pesquera que tenía en aquellos gloriosos años de grana y oro en Fomento.

(6) Pero para papelones los de Patxi López y César Luena.  Viéndolos cómo entregaban la cuchara de la abstención, no es extraño que a Pedro Sánchez se lo haya comido el tigre con semejantes colaboradores. ¿Y Simancas? Una pena que al final se haya prestado a ocupar la silla que Pedro Sánchez había dejado vacante en el Congreso de los Diputados. Será muy recordado por esa forma tan peculiar de arrastrarse por el barro.

(7) Aunque Pedro Sánchez salió por la puerta grande y todavía no está ni muerto ni enterrado, algunos de sus adversarios políticos hasta lo incineraron. El tal Lambán lanzó el siguiente tuit: “Demos por concluida la Operación Triunfo que empezó en julio de 2014. Empecemos a tomarnos en serio a España y al PSOE”. Unidos Podemos podría tomarle la palabra y mandarlo ya por tabaco. ¡Menudo presidente autonómico! Otro tuit glorioso contra Pedro lo protagonizó el delegado de la Junta de Andalucía en la provincia de Cádiz, Fernando López Gil: “@sanchezcastejon lo lamento pero has sido muy mal secretario general y candidato. Gracias por tu renuncia!” Aunque lo borró cuando le advirtieron que estaba haciendo el mamarracho, el susodicho engrosó del tirón en la lista de socialistas andaluces con pedigrí, que tiene como musa principal a Verónica-Única Autoridad-Pérez. En fin.
Jorge Bezares
Fuente: Público.es

Reino de España: Acabado el ciclo electoral, la austeridad está de vuelta



Ayoze Alfageme 27/10/2016

La carta de la Comisión Europea (CE) ha llegado. Firmada por el Vicepresidente y el comisario encargado de asuntos económicos y financieros, el conservador letón Valdis Dombrovskis y el socialista francés Pierre Moscovici respectivamente. Está dirigida al ministro de Finanzas espanol, todavía en funciones, Luis de Guindos, y las instrucciones son claras: un ajuste del 0,5% del PIB en el presupuesto del año 2017, es decir, 5.500 millones de euros que deberán salir o bien de recortes o bien de subidas de impuestos, todo para alcanzar el objetivo del défit del 3,5%.

El momento escogido para el envío de la carta es delatador. Ni dos días después de la decision del comité federal de PSOE ha esperado el señor Juncker a enviar la misiva. Sabedor de que este tipo de intervenciones en la política nacional no hubieran hecho más que dificultar el giro politico del partido socialista, dando alas a los fieles al No-es-No a Rajoy, el presidente de la comisión decidió ser prudente. Según informa Eurointelligence, lo mismo ocurrirá en Italia, por cierto, donde a la espera del resultado del referendum constitucional en el que Mateo Renzi se juega su futuro, la CE ya ha decidido esperar al día después para dar su veredicto sobre la propuesta del presupuesto público italiano. No sorprende, ya que un revés al primer ministro italiano beneficiaría directamente al nuevo partido Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo, abriendo la puerta a la popularización de un discurso anti-UE. La herida abierta del Brexit todavía supura.

Lo que queda fuera de duda es que esta carta es una fuerte amenaza a la débil economía española. El respiro de recortes de los dos últimos años, a sabiendas del ciclo electoral que se avecinaba, frenó las políticas procíclicas de austeridad ayudando un cierto crecimiento en términos del PIB (Gráfico 1, línea de puntos). El freno a la austeridad, sin embargo, ha hecho al gobierno de Rajoy incumplir los objetivos de déficit y a punto han estado de costarle una grave sanción por parte de la CE. Aunque como todas las normas y leyes de la UE, estas se pueden revisar si la estabilidad política se ve amenazada, y gracias a la presión de Alemania, las sanciones han sido evitadas. Básicamente, se ha ayudado a Rajoy a mantener su economía a flote en aras de su continuidad política.

Para ilustrar cuales han sido las causas del crecimiento podemos echar un vistazo al siguiente gráfico. Simplificando, los sectores que se encuentran en déficit son los que ayudan a crecer a la economía. Los sectores con superávit, los que se encuentran por encima de 0, son los que restan al crecimiento. Esto es así ya que aquellos sectores deficitarios están gastando más de lo que ingresan. Por el contrario, los sectores con superávit están ahorrando, es decir, no gastando todo lo que ingresan y por tanto no aportando al crecimiento (demanda agregada) todo lo que podrían. En el caso del sector exterior, un déficit significa que las exportaciones de España son más de lo que importa, ayudando así al crecimiento (en contabilidad nacional las importaciones restan al PIB).

Gráfico 1: Crecimiento del PIB y balanzas sectoriales

Fuente: Eurostat e INE. Elaboración propia



.La foto es clara: durante los años anteriores a la crisis el sector privado, tanto familias y hogares, como empresas, fueron el motor de la economía gastando más de lo que ingresaban, es decir, endeudandose, principalmente para comprar y construir pisos. Éste fue, sin más misterio, el milagro de la economía espanola. Esta situación de bonanza permitió al Estado recaudar impuestos y gastar moderamente en prestaciones sociales (desempleo, etc). Incluso, consiguió tener deficits cercanos a cero. Pero ésta es la historia que ya todos conocemos.

La situación ahora es diferente. El sector privado está ahorrando, trantando de librarse de toda la deuda contraída en los años de bonanza. Sin embargo, el Estado está en déficit debido al aumento del gasto que ha sufrido y a la caída de la recaudación. Ésto es: sector público y las compras de productos espanoles desde el exterior están ayudando a la economía a crecer. Si miramos a los componentes del PIB (consumo, inversión, gasto público y exportaciones netas), nos llevamos una sorpresa. El consumo se está recuperando al mismo tiempo que, como hemos visto en la foto anterior, el sector privado está ahorrando, y sí, efectivamente el volumen de exportaciones es mayor que el de la importaciones.

¿Cómo es esto posible? ¿Cómo es que el consumo casi está a niveles anteriores a la crisis, si el empleo sigue por encima del 20%? ¿No era la economía Española incapaz de exportar? ¿Será que la reforma laboral y los recortes han funcionado como nos dicen desde el gobierno? Todo tiene una respuesta y esta no es favorable al discurso del gobierno.

Para empezar, el déficit actual, que casi no se ha movido en los últimos dos anos (5,2% en 2015 y 5,9% en 2014), ha generado un impulso positivo y sobretodo, ha estabilizado las espectativas de familias y empresas, dando margen para volver a consumir. Es decir, no es que el ajuste presupuestario haya ayudado al crecimiento, sino que, el frenazo a los recortes ha dado estabilidad a la demanda agregada en vez de seguir contrayendola.

Gráfico 2: Crecimiento y componentes del PIB (Index, 2010=100)

Fuente: INE. Elaboración propia.



Gracias a ello, el consumo ha venido recuperándose desde 2014 (línea roja Gráfico 2). Sin embargo esto no deja de sorprender, dada la escasa creación de empleo y la lamentable situación de precariedad de los puestos que se crean. La respuesta no está muy lejos: España también se ha favorecido de los turístas que ahora prefieren el sur de Europa en lugar del norte de África. Las visitas turísticas desde 2007 a 2015 han aumentado un 16%, lo que equivale a más de 10 millones de personas. En 2016, hasta agosto, el aumento ha sido de un 11% respecto al mismo periodo del año anterior, batiendo así todos los records historicos de visitas turísticas. Sin duda este incremento no es nada despreciable y ha supuesto, según datos del INE, un aumento del gasto de los turistas de más de un 13% entre 2010 y 2015.

Por su parte, la inversión en bienes de equipo está casi a niveles anteriores a la crisis. Lo cual tampoco es una gran noticia, ya que con aquellos niveles de inversión ésta nunca supuso el mortor de la economía. Lo que si lo fue es la construcción de viviendas (línea azul de puntos Gráfico 2) que está lejos de haberse recuperado. Aunque se recuperase, dadas las consecuencias que ha tenido la explosión de la burbuja que generó, no dejará de ser otro motivo de preocupación.

Y ¿qué ocurre con el sector exterior? Lo cierto es que el superávit exportador que está experimentando España, mínimo por otra parte, se situaba en un 2,5% del PIB a final de junio de este año, se debe principalmente a factores externos. El euro se ha depreciado respecto al dolar al menos un 15%, haciendo las exportaciones más baratas. Esto ha conllevado a que las exportaciones a países fuera de la Eurozona hayan aumentado más de un 30% desde 2007. Por otro lado, las materias primas en general han descendido su su precio dramáticamente. Sirva como ejemplo el precio del petróleo que desde mediados de 2014 ha visto reducido su valor más de un 50%. Precisamente, desde mediados de 2013 y 2014 es cuando la economía española mantiene unas exportaciones por encima de las importanciones.

Gráfico 3: Tipo de cambio Dólar/Euro y precio del petróleo (linea azul USD/Euro; linea roja precio del petróleo, Index 2010:100)

Fuente: Comisión Europea. Elaboración propia.


Resumiendo: Rajoy puede dar gracias al turismo por recuperar el consumo y a la crisis del euro y el QE del Banco Central Europeo, asi como la política de la OPEC por la bajada del precio del euro y el petróleo respectivamente. Sin ellos, huelga decir que en estos asuntos el gobierno del Reino ni pincha ni corta y que ha sido la dichosa fortuna quien les ha sonreído, la economía no estaría viendo estas tasas de crecimiento. Y debe agradecer, aún más si cabe, a Merkel y la CE por no forzarle a realizar los recortes acordados para alcanzar el objetivo del déficit –sin esto, el crecimiento hubiera sido imposible, y la situación política incluso más tensa. Aún así, a pesar del discurso triunfal del gobierno y de organismos internacionales como el FMI sobre el crecimiento español, el PIB en términos reales, es decir, sin tener en cuenta la subida de precios, se encuentra todavía por debajo de los niveles de 2008 (línea negra del Gráfico 2), debido a que ni la inversión ni el consumo se han recuperado, ni por supuesto, el gobierno ha realizado una política fiscal expansiva que ayude a salir de la recesión.

La carta, pues, y la consecuente vuelta a las políticas procíclicas de austeridad reducirán de nuevo la demanda agregada, al menos, por valor del 0,5% del PIB. Además, habrá efectos secundarios (el famoso multiplicador keynesiano) que pueden provocar que el efecto sea aún mayor. Aunque también puede que siga el viento a favor del gobierno del PP y que los efectos contracíclicos sigan ayudando a mantener la economía a flote. Por ejemplo, a parte de las ya mencionadas bajadas del euro y el petróleo, y el aumento del turismo, los precios de la vivienda en España empiezan a recuperarse. La incertidumbre del Brexit puede pinchar la burbuja inmobiliaria de Inglaterra, y particularmente de Londres, dejando libre capital financiero con ganas de invertir. Además, incluso la deslocalización de empresas puede encontrar cobijo aquí. A estos sí, España ya busca acogerlos. El resultado final es impreciso, lo que es seguro es que la situación económica será más difícil.

Sea como fuere, Rajoy estará en una buena posición para afrontar los recortes. Su gobierno contará con una minoría parlamentaria, pero sus dos aliados, PSOE y Ciudadanos no están en una mejor situación. Ambos partidos quieren evitar las terceras elecciones por lo que no les quedará otro remedio que aprobar los presupuestos que el PP decida junto a la CE. Por otra parte, Podemos debe erigirse como oposición y nadie parece que le vaya a hacer sombra en ese papel. Sin embargo, para hacer oposición se debe tener una alternativa de gobierno. Queda por saber qué es lo que hubiera hecho Podemos si esa carta hubiera llegado con ellos en el gobierno. De la respuesta que nos den a esta incógnita podremos deducir las opciones reales de cambio en unas posibles, no tan lejanas, futuras elecciones.

Ayoze Alfageme ex-alumno del posgrado de Sinpermiso. Actualmente estudia un máster en la Berlin School of Económica and Law y es ayudante de investigación en el Macroeconomic Policy Institute (IMK, Düsseldorf).

Fuente: SinPermiso
www.sinpermiso.info,


domingo, 30 de octubre de 2016

Valonia desbloquea el tratado del CETA

Una vuelta atrás

Daniel Tanuro

La victoria valona contra el CETA ha sido de corta duración. El jueves 27 de octubre, tras varios días de negociaciones, de dramatización y de comunicación, las entidades federadas y el gobierno federal belga han llegado a un acuerdo en torno a la interpretación del tratado. Se ha adoptado un documento de cuatro páginas que será sometido a los parlamentos regionales y comunitarios para su ratificación-exprés (en 24 horas). Este documento no modifica en nada el tratado. Será propuesto a la Comisión y al resto de Estados miembros. El presidente valón, el socialdemócrata Paul Magnette, siempre ha dicho que él no estaba opuesto al CETA sino que lo que deseaba era modificarlo en algunos puntos. El documento aprobado le permite presentarse como vencedor de este pulso, pero:

1) El documento está muy lejos de la posición adoptada por el parlamento valón el 16 de octubre; y

2) No compromete al Estado belga y a sus componentes.

El único punto positivo es que el Estado belga solicitará la opinión de la Corte Europea de Justicia sobre el Tribunal de Arbitraje. Los movimientos sociales que desde hace tres años vienes movilizándose contra los tratados y por una ruptura clara con el neoliberalismo son los más perjudicados. Decir que la maniobra de la socialdemocracia y de la democracia cristiana era pura y exclusivamente electoral sería excesivo, pero lo que se confirma es que esta preocupación ha jugado un rol totalmente determinante en su actitud. Queda por ver si los movimientos sociales seguirán unidos en la lucha contra el CETA o si algunas organizaciones se inscribirán en la lógica del "mal menor".

Daniel Tanuro es militante ecosocialista belga y colaborador habitual de VIENTO SUR

Bélgica | acuerdos de libre comercio | Transnacionales

Fuente: Viento Sur

Renfe consigue más de 15 Mm€ de beneficio hasta finales de septiembre



Por Julia Linarejos

Renfe ha conseguido un beneficio de 15’78 millones de euros al final del tercer trimestre de este año. Este dato mejora sustancialmente con respecto al del mismo período del pasado año, cuando perdía 26,10 millones. El aumento de los ingresos y la reducción de los gastos de explotación han hecho posible este resultado positivo, a pesar del incremento de las amortizaciones.

Durante los nueve primeros meses de este año, Renfe ha conseguido un total de 2.379 millones de euros de ingresos, una cifra que supera en 108 millones los conseguidos el pasado año. El aumento de ingresos por el transporte de viajeros continúa siendo la clave de esta mejora.

Por lo que se refiere a las partidas de gastos, la empresa ha conseguido reducir los gastos de explotación en 11 millones de euros, lo que supone -0’5%, hasta situar éstos a finales de septiembre en 2.043 millones de euros. Por partidas, las reducciones más importantes se han producido en energía de tracción, en tanto que se mantienen estables los gastos de personal, el mantenimiento de material, los servicios a bordo o los gastos en vigilancia de edificios y trenes.

Con ello, el EBITDA de la compañía al tercer trimestre se sitúa en 336,13 millones de euros, una cifra que mejora de forma muy importante el conseguido en el mismo período del pasado año, cuando éste se situaba en 218,06 millones.

Las amortizaciones, los gastos financieros y los extraordinarios (éstos últimos sólo se aplican en el ejercicio de 2015) han ascendido este año a un total de -320,35 millones de euros, una cifra que supera la del año pasado, cuando ésta era de -244,16 millones.

De esta forma, el Consejo de Administración de Renfe, reunido hoy, ha aprobado el Informe de Gestión de la compañía hasta finales de septiembre, que refleja un beneficio de 15,78 millones de euros, una cifra que mejora de forma muy importante la conseguida en 2015, cuando el resultado a 30 de septiembre era de -26,10 millones.



Aumento de viajeros

Durante los nueve primeros meses del año, Renfe ha transportado un total de 347,5 millones de viajeros. Esta cifra supone un aumento de 5 millones de viajeros sobre el mismo período del pasado año, lo que supone un aumento de 1,5% con respecto a los tres primeros trimestres de 2015.

Por servicios, la demanda ha aumentado en los Servicios Públicos de Cercanías, Rodalies y Media Distancia (tanto por vía convencional como los servicios de Media Distancia denominados Avant, prestados con trenes de alta velocidad) en 4 millones de viajeros, al pasar de 319 millones de viajeros en 2015 a 323 en el período enero-septiembre de 2016.

Los Servicios Comerciales de Renfe Viajeros (Ave, Alvia, Euromed, Altaria…..), que son trenes de Larga Distancia que compiten con otros modos en el mercado del transporte peninsular de viajeros, han transportado hasta finales de septiembre un total de 24 millones de viajeros, 1 millón de viajeros más que en el mismo período de 2015, cuando utilizaron estos servicios 23 millones de viajeros.

Fuente: Diario 16

El fantasma de Buenamuerte ronda las pensiones

Último ataque al sistema público de pensiones


Último ataque al sistema público de pensiones
El fantasma de Buenamuerte ronda las pensiones

Héctor Illueca Ballester
Diagonal


El viejo contrato social, que representaba un compromiso entre generaciones, se está deshaciendo ante nuestros ojos. El Gobierno se dispone a acometer la enésima reforma de las pensiones, recortando aún más las ya exiguas prestaciones y convirtiendo a los ancianos en trabajadores pobres.
Le llamaban Buenamuerte y siempre había trabajado en la mina. Sus esputos negros son todo un presagio del futuro que aguarda a los protagonistas de Germinal, la inmortal novela de Emilio Zola. Cincuenta años bajando a la mina, tres accidentes graves y una sucesión de trabajos extremadamente duros desde que tenía ocho años. Ahora, ya anciano y carcomido por la silicosis, acarrea carbón en el pozo de Voreaux mientras espera vanamente una pensión de 180 francos que le permitirá descansar.

Testigo privilegiado del conflicto que atraviesa la novela, el viejo sigue trabajando hasta que la enfermedad interrumpe de manera abrupta una trayectoria laboral que se prolonga durante toda la vida. Su sentido del humor y su proverbial resistencia lo hacían muy querido por sus compañeros, que como no reventaba le llamaban Buenamuerte. Su figura ilustra y resume uno de los rasgos más obscenos del capitalismo durante el siglo XIX: la utilización abusiva de los ancianos como mano de obra barata por parte de las empresas.

Como si de un déjà vu se tratase, el fantasma de Buenamuerte ronda nuevamente las pensiones de los jubilados. La ministra de Empleo y Seguridad Social en funciones, Fátima Báñez, ha anunciado que cuando arranque la legislatura el Gobierno permitirá compatibilizar la pensión de jubilación con la realización de cualquier trabajo por cuenta propia o ajena, elevando del 50 al 100 por cien la cuantía de la prestación que puede simultanearse con el desarrollo de una actividad profesional. Recordemos que, desde su introducción en 2013, la denominada “jubilación activa” implica una reducción del 50 por cien en la cuantía de la prestación a percibir por el beneficiario con independencia de la jornada efectivamente realizada, lo que supone una importante limitación en el recurso a esta modalidad de jubilación. Adicionalmente, para reforzar la sostenibilidad del sistema de Seguridad Social, se contempla una cotización especial de solidaridad del 8%, no computable a efectos de prestaciones, corriendo el 6% a cargo de la empresa y el 2% a cargo del trabajador.

Por lo pronto, la intención del Gobierno es difícilmente conciliable con el tenor literal del artículo 213 de la Ley General de la Seguridad Social, donde se establece que la pensión de jubilación “será incompatible con el trabajo del pensionista, con las salvedades y en los términos que legal o reglamentariamente se determinen”. Esta norma, ahora cuestionada, traslada al orden jurídico una conquista histórica del movimiento sindical: la garantía del retiro obrero en condiciones de bienestar y “suficiencia económica”, por retomar la expresión del artículo 50 de la Constitución Española de 1978.

Partiendo de esta base, los diversos instrumentos que permiten compatibilizar el trabajo y la pensión en nuestro ordenamiento, como la jubilación flexible, la jubilación parcial o la anteriormente citada “jubilación activa”, están rodeados de cautelas y han tenido muy poca incidencia práctica. Ahora, la ministra apunta a la supresión de estas limitaciones y a la plena normalización de lo que siempre ha sido una excepción, es decir, la compatibilidad entre el trabajo y el disfrute de la pensión de jubilación.

En nuestra opinión, esta opción legislativa está relacionada con las últimas reformas del sistema de pensiones aplicadas en nuestro país, que implican un recorte sustancial en la cuantía de las prestaciones. Como cabía esperar, sus efectos se despliegan de manera progresiva y no se percibirán plenamente hasta la entrada en vigor del factor de sostenibilidad en 2019, pero ya han empezado a sentirse en el poder adquisitivo de las pensiones. Si consideramos la revalorización prevista para el año próximo en el plan presupuestario que el Gobierno acaba de enviar a Bruselas (0,25 por ciento), las conclusiones son inapelables. La evolución acumulada y comparada del IPC y de las revalorizaciones aplicadas desde 2011 revela que las pensiones han sufrido una pérdida de poder adquisitivo del 3,55 por ciento en el caso de las prestaciones superiores a 1.000 euros, y del 2,55 por ciento para cuantías inferiores a esa cifra. Todo hace pensar que esta tendencia persistirá y se intensificará en los próximos años, obligando a muchos jubilados a compatibilizar el cobro de la pensión con el desarrollo de una actividad laboral.

Ya ocurre en otros países de Europa. En Alemania, por ejemplo, la reforma de la jubilación acometida en 2004 introdujo un factor de sostenibilidad que vincula las pensiones a la evolución de la población activa, lo que ha supuesto una importante reducción de las mismas con el transcurso del tiempo. Según Carmela Negrete, el número de jubilados que se ven forzados a trabajar se incrementa continuamente, alcanzando la nada despreciable cifra de 140.000 pensionistas sólo en la región de Baviera.

Para escapar de la pobreza, los ancianos aceptan los llamados minijobs, una suerte de trabajos mal pagados y no cualificados en los que se exponen a todo tipo de abusos. En el país teutón, los pensionistas se han convertido en una reserva de mano de obra barata y fácilmente explotable. Si se cumplen las previsiones de Fátima Báñez, España transitará por la misma senda y abrirá la puerta a la sobreexplotación de las personas durante la tercera edad. Sin olvidar que, con ello, la Seguridad Social podrá seguir recaudando las correspondientes cotizaciones, lo que no es cuestión menor ante una previsión de déficit de casi 19.000 millones de euros en 2017.

En nuestro país, muchos ancianos atraviesan una existencia precaria. El 20% de las pensiones contributivas y la totalidad de las no contributivas se encuentran por debajo del umbral de pobreza. El 72% de los jubilados perciben una pensión inferior a 1.100 euros y el 49% está por debajo de 700 euros. Muchos de ellos ni siquiera han acabado de pagar su hipoteca. Las reformas gubernamentales los están convirtiendo en una fuente de trabajo precario y mal pagado, permanentemente dispuestos a aceptar cualquier cosa con tal de evitar la exclusión social. Pero no sólo eso. La creciente desesperación de los ancianos representa una amenaza formidable para los trabajadores jóvenes que se encuentran en la periferia del mercado laboral. En cierto sentido, desempeñan un papel similar al de los inmigrantes: mucho más baratos que los jóvenes y provistos de una amplia experiencia laboral, pueden ser una opción muy atractiva para las empresas, especialmente en aquellos puestos en los que la edad no sea un elemento determinante.

El viejo contrato social, que representaba un compromiso entre generaciones, se está deshaciendo ante nuestros ojos. El Gobierno se dispone a acometer la enésima reforma de las pensiones, recortando aún más las ya exiguas prestaciones y convirtiendo a los ancianos en trabajadores pobres. Los Pactos de Toledo forman parte del pasado. El movimiento sindical debe prepararse para una batalla decisiva y exigir una reforma que provea mecanismos de financiación suficientes y adecuados para garantizar, e incluso mejorar, las pensiones. En definitiva, un nuevo contrato social basado en la solidaridad y al servicio de la ciudadanía.

En el camino encontrará la simpatía de la inmensa mayoría de la población, que no desea seguir trabajando tras alcanzar la edad de jubilación. Y encontrará, también, la complicidad de poderosas fuerzas sociales que han emergido al calor de la crisis y constituyen en la actualidad la izquierda más fuerte de Europa. El fantasma de Buenamuerte sobrevuela las pensiones, no dejemos que se apodere de ellas.

Héctor Illueca Ballester, doctor en Derecho e Inspector de Trabajo y Seguridad Social. Profesor de la Universidad de Valencia.

Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/global/32052-fantasma-buenamuerte-ronda-pensiones.html

El PSOE y Ciudadanos hacen presidente a Mariano Rajoy

Mariano Rajoy, aplaudido el grupo parlamentario del Partido Popular en la investidura de este 29 de octubre. Foto de Marta Jara



  • El candidato del PP vuelve a La Moncloa con 170 votos a favor; 111 en contra y 68 abstenciones
  • El presidente ha reclamado "un Gobierno en condiciones de gobernar" a los grupos que le han facilitado la investidura
  • Antonio Hernando ha insistido en situar al PSOE en la oposición a pesar de abstenerse; y Albert Rivera ha conminado a Rajoy a "negociar reformar"
  • Pablo Iglesias ha cargado contra los socialistas y ha reclamado para Unidos Podemos y las confluencias la hegemonía en la oposición



Luz Sanchis


Mariano Rajoy ya es presidente. Gracias al voto favorable de Ciudadanos y a la abstención decretada en el PSOE –algunos han empleado la fórmula "por imperativo"; otros, 15, se han mantenido en el no–, Rajoy sale reelegido después de más de 300 días en funciones y con una Cámara de 349 diputados tras la renuncia de Pedro Sánchez a su escaño este sábado por la mañana. Nada más concluir la votación, el presidente señalaba que hay "mucha tarea por hacer" y prometía "responsabilidad" volviendo a dejar claro que la espera de todos los grupos parlamentarios. Antes de anunciar a sus nuevos ministros, Rajoy ha decidido cogerse el puente aunque se quedará en Madrid.

A pesar del aprobado raspado con el que Rajoy ha logrado su objetivo y de sus promesas de humildad de los últimos días, el conservador ha querido poner los puntos sobre las íes y dejar claro que quien manda a partir de ahora vuelve a ser él.  Sabedor de que el papel de Ciudadanos es el de acompañante en las reformas y de que el PSOE vive su particular desgarro, Rajoy ha dejado claro que la ilusión de parte de la oposición de derogar sus leyes más polémicas no la tolerará. Y que ahora necesita la misma colaboración para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. "Hemos sobrevivido a 300 días de gobierno en funciones, pero no podríamos sobrevivir a un gobierno que no gobierne porque le faltaran apoyos o le sobraran obstáculos. El precio sería ruinoso", ha advertido.

El socialista Hernando intentó marcar el terreno ya antes de votar. Media hora antes de inclinarse mayoritariamente por la abstención que le permite volver a La Moncloa, el portavoz amenazó con que su partido haría una "firme oposición".  "No es el presidente que España se merece. Ni usted ni su proyecto merece nuestra confianza", declaró. Albert Rivera, que llegó a citar a John Fitgerald Kennedy para pedir confianza el el futuro, también se permitió tranquilizar a un Rajoy poco nervioso. "Si cumple las condiciones de Ciudadanos, todo va a ir bien", le dijo.

El líder de Unidos Podemos ha resumido "la triple alianza" que ha aupado a Rajoy como "el viejo país". Como contraste, los suyos, que, ha aseguró, llegarán a gobernar y a dibujar un "nuevo país". La bronca llegó con la intervención de Gabriel Rufián, de ERC. El independentista consiguió enfadar a las tres bancadas al completo al criticar con dureza a los socialistas, a los conservadores y a Ciudadanos, a cuyo líder llamó "maese cuñado". Antes, había calificado a Susana Díaz de "cacique" y se había referido a Felipe González como "Gonzalex".

Rajoy negó que haya pedido "un cheque en blanco", sino que se limitaba a "reclamar un Gobierno". Pero las promesas de diálogo han ido acompañadas de seguridad en que es él quien tiene la sartén por el mango y no pretende "cambiar nada" sino "perseverar". Del mismo modo, ha recordado que si no le permiten aprobar unos Presupuestos Generales del estado, no servirá de nada, y que no tiene la menor intención de dejar que se deroguen las leyes que ha promulgado en la primera legislatura

"Sería inútil someter a negociación la unidad de España, la igualdad de los españoles y nuestros compromisos europeos. No pretendo acceder al Gobierno para derribar lo construido, se puede mejorar pero no su demolición", ha afirmado. "No tiene ningún sentido liquidar todas las reformas", ha subrayado. Cuidado con las derogaciones de las normas que han sido útiles".

Fuente: eldiario.es

Las lágrimas de Boabdil al perder Granada



 Pedro Sanchez durante su comunicado de prensa tras hacer entrega de su acta como Diputado en el registro del Congreso de los Diputados este medidodia .imagen DAVID CASTRO


Juan Carlos Monedero

Si hoy presto oídos
escucho una música que viene de muy lejos,
del pasado también,
de cuanto ha muerto,
de horas y signos distintos de los de hoy,
y de otras vidas.

Quizás la nuestra
-y nosotros mismos, no somos otra cosa que ella-
no sea más que música
porque todos fuimos alguna vez mejores,
o más felices y más dignos:
no obstante, toda música cesa…
…hasta en nuestro recuerdo…
toda música cesa…

Boabdil (último rey de Granada 1460-1527)

Nadie bien nacido deja de emocionarse cuando ve a alguien romperse. Hemos llegado hasta aquí no siendo indiferentes al llanto de un niño y al dolor de nuestros congéneres. Y cuando perdamos eso nos habremos perdido como especie. Pero la emoción que embarga a quien sufre porque ha perdido algo que le era caro –sea un yo-yo, un reino, una secretaría general o un escaño- no debiera hacernos perder la perspectiva. La emoción es esencial como entrada al razonamiento, pero luego hay que enfriar el sentimiento, aunque sea para regresar a él. La solidaridad con el que sufre no significa apoyar las razones de ese sufrimiento. La pasión debe ir siempre, como nos recordó Hirschman, acompañada del análisis de los intereses. A veces uno se rompe porque se ha dado cuenta demasiado tarde de que le ha faltado valor.

A Pedro Sánchez se le ha quebrado la voz anunciando que deja su escaño de diputado. Es la penúltima quiebra de quien lleva demasiado tiempo haciendo vieja política y chocando contra la marcha de los tiempos. Digo la penúltima porque en el PSOE cuando ejecutan ejecutan de verdad. Y la gestora, me temo, aún no ha dicho la última palabra sobre Sánchez. Como un animal herido, el PSOE va teniendo maneras de mafioso. Y no perdonan. Y encima dicen “no es nada personal”. Quizá esa ha sido la razón de su voz cortada y rota.

El papel de Sánchez ha sido triste. Cuando pudo atreverse no lo hizo y dejó que los barones le dictaran el rumbo. Decidió echarse en brazos de Ciudadanos después de las elecciones de diciembre y entró en el juego de descalificar a Podemos para que los de Pablo Iglesias se abstuvieran. Ese discurso encontró eco en algunos sectores de la formación morada, pero la hipótesis de Iglesias resultó correcta: el PSOE nunca iba a permitir un gobierno con Podemos, y en cuando eso cobrara la menor posibilidad, vendría un golpe de estado interno que pondría las cosas en su sitio. Lo que ha pasado ahora hubiera pasado en enero o febrero. Sánchez se ha estado tentando la ropa todo este tiempo.

Sánchez fue aupado en el Congreso Extraordinario de 2014 por Susana Díaz y Felipe González para frenar a Eduardo Madina, quien significaba una posibilidad de cambio tanto en lo ideológico como en lo generacional. Sánchez, un burócrata del partido sin mochila –salvo haber colaborado en la redacción de la reforma del artículo 135 de la Constitución-, que siempre había trabajado para el PSOE y que era, como todos los cachorros de Pepiño Blanco, obediente. Hasta que se vio Secretario General y decidió tomar sus propias decisiones. Y empezó a disparar contra el artículo 135 con el que había colaborado y enfadó a Zapatero. Y se postuló para candidato a la Presidencia del Gobierno y enfadó a Susana Díaz. Y empezó a hablar con Podemos por un por si acaso y enfadó a Felipe González. Y ejecutó a Tomás Gómez y enfadó a la gerontocracia del Partido Socialista de Madrid. Como los doce del patíbulo, se dio a sí mismo una misión suicida que le podía merecer el indulto –ser Presidente del Gobierno- y en una buena finta convocó a las bases para burlar a la baronesada. Pero siempre le faltó coraje. Al final lo han ejecutado y no precisamente como un mártir. En política, incluso los corredores de fondo tienen que acertar con los tiempos y cuándo tienen que jugársela.

El epílogo no dejaba mucho espacio. Votar contra su Comité Federal era cerrar la puerta a que nadie nunca obedeciera las órdenes de los órganos. Mal asunto para quien quiere dirigir un partido. Plegarse y abstenerse haciendo a Rajoy Presidente le convertía a los ojos de cualquiera en un personaje trágico digno de un cuento de Borges sobre traidores y héroes. Toda la jugada le empujaba, en términos racionales, a la dimisión (aunque la desesperación dejaba todos los escenarios abiertos). La voz rota ha sido la constatación en directo de que ha perdido la batalla y, me temo, la guerra.

Anuncia Sánchez que va a recorrer el país de cara al próximo congreso del PSOE. Tiene detrás demasiada mochila. Ese anuncio sirve para maquillar un poco el duro golpe que le ha supuesto tener que marcharse, pero no vale para reconstruir el PSOE. Ese partido se ha roto, y no puede ponerse en marcha con parches. Ni con Borrell que trae el fardo de Abengoa y los consejos de administración, ni con Madina que va a hacer Presidente a Rajoy absteniéndose, ni con Sánchez, que ha hundido a su partido llevándole al peor resultado de su historia y a una falsa lucha interna que solo ha servido para deprimir a los militantes y votantes honrados de ese partido.

Al PSOE no le queda otra que romperse porque la socialdemocracia ligada a la Internacional Socialista ha cumplido su ciclo histórico. Tuvo su momento de gloria en los años cincuenta y sesenta con el SPD alemán y el Partido Laborista inglés, comenzó el declive con la quiebra de Bretton Woods en 1973, abrió las puertas a los barbaros con el Tratado de Maastricht, firmó su defunción con las terceras vías y se enterró a sí mismo entrando en el gobierno con Ángela Merkel, haciendo de Margaret Thatcher su referente, bombardeando Yugoslavia o Irak y entrando en nómina de Gazpron, Gas Natural, Murdoch o Carlos Slim.

En España, al igual que en Europa, hay que reconfigurar el sistema de partidos. Lo viejo no termina de marcharse y lo nuevo no termina de llegar: tiempo en donde proliferan los monstruos. La quiebra del bipartidismo ha venido de la mano de la quiebra de las salidas neoliberales. Ni la naturaleza, ni los países del sur ni las generaciones futuras pueden cargar con el ansia de beneficio que reclama el sistema a sus grandes corporaciones. Por eso ha regresado a Europa esa lucha de clases que significa que en España entren dos salarios en una familia y no lleguen a fin de mes. La lucha de clases que implican las palabras del jefe de la patronal, Rossell, afirmando que “el trabajo estable es una reliquia del siglo XIX”. El PSOE ha decidido –como en Italia, como en Alemania, como en Grecia- ponerse al lado de los que combatía hace treinta años. Y no puede hacer otra cosa porque es una de las dos patas del sistema. Hace dos años y medio afirmé que el PSOE tenía que elegir entre Podemos o el PP, y que si escogía al PP se rompería. La parte más relevante de ese partido ya ha decidido. Ahora falta no que nadie invente falsas reconstrucciones de un partido moribundo ideológicamente, sino que los socialistas de corazón encuentren un nuevo espacio y abran el debate con lo emergente. Y en la sede de Ferraz, colgará boca abajo el retrato de Pedro Sánchez como aviso para navegantes.
Fuente: Público.es