miércoles, 4 de enero de 2017

Los ideólogos del PSOE y de Podemos



Fernando López Agudín

Entramos el año con mal pie progresista. PSOE se pelea con PSOE, Podemos se pelea con Podemos, PSOE se pelea con Podemos a la vez que Podemos se pelea con el PSOE. Un conjunto de factores, ninguno de ellos con un peso relevante, generan estas querellas internas de estos dos partidos progresistas, y externas entre las dos formaciones. Todas ellas protagonizadas por una feroz lucha por el poder. Bien arropadas dialécticamente por los teóricos que, sin proponérselo, acaban alentando la doble liquidación del PSOE y Podemos como unas fuerzas políticas relevantes. Son como ideólogos de guardia que elaboran el argumentario imprescindible para justificar hoy la inexistencia de una alternativa progresista al gobierno de los poderosos instalados en la Moncloa.

Llama la atención la fruición con la que proporcionan munición dialéctica para explicar por qué el PSOE y Podemos deben cargar entre sí y contra sí mismos antes de cargar contra Rajoy. Justo cuando el Partido Popular se encuentra en la posición más débil de toda su historia, que cuenta con menos votos que nunca y está cubierto de basura, todos estos teóricos liquidacionistas consideran que es prioritario ajustar las cuentas con la corriente propia y, no digamos, con la ajena. Tanta incoherencia estalla, además, ante ese chantaje de la Moncloa al PSOE- trágala o nuevas urnas de mayo- que, probablemente, acabe concretándose en una próxima cita electoral, aprovechando la tensión con Cataluña, que de al PP la mayoría amplia que ahora carece. Resultado: liquidación de una alternativa progresista en el instante que más falta hace.

Los ideólogos de cabecera de González no se cortan un pelo cuando reivindican la desigualdad y propugnan reconvertir el PSOE en una Cáritas política destinada hoy a luchar contra la pobreza. La crisis actual, que ha desmontado tanto el elitismo cosmopolita de un mundo globalizado como ese euroilusionismo de una Unión Europea alemana, les impide recurrir ya al desgastado modelo del Partido Demócrata estadounidense, basado en la lucha por la igualdad, y se ven ahora obligados a incorporar el ideario de Cáritas como programa electoral. Traducido al castellano: solicitar al PP que siente un pobre a la mesa de la vergonzante Gran Coalición con Rajoy. Lo que supondría la total liquidación de las históricas siglas socialistas que la inmensa mayoría del PSOE  rechaza y rechazaría si pudiera expresarse en unas elecciones internas. Aquí la batalla es clara. Consolidar el golpe de Estado contra Sánchez o recuperar la democracia.

Esta claridad desaparece cuando entramos en la oscuridad de Podemos. Aquí los teóricos del liquidacionismo operan doblemente. Tanto se dispara contra Iglesias, cuando se pretende sustituirle como secretario general, como contra Errejón, cuando se le monta sobre el caballo de Troya. Según estos ideólogos, el porvenir de Podemos pasa por descabezar a uno u otro sin entender que sin ellos los morados se quedarían con una sola pierna, mano, oreja, ojo y la mitad de la columna. Sería dejar a Podemos demediado, cojo, manco, tuerto y paralítico. Ese Podemos de las esencias puras sería la reedición de la inútil Izquierda Unida de antaño, que sólo servía de muleta del PSOE; ese Podemos ganador no sería más que un inútil Podemos rompedor que acabaría liquidando una potente alternativa progresista para sustituirla, también, más pronto que tarde, por el PSOE. El empacho de teoría se paga siempre con la derrota política.

La teoría es gris, solía decir un ilustre calvo citando a Goethe, y el árbol de la vida eternamente verde. Salvo a los teóricos de guardia en el PSOE, centinelas de los golpistas que ocupan Ferraz, no se comprende por qué discuten y para qué se discute en el PSOE y Podemos. El escenario político no puede ser más claro, un frágil gobierno de los poderosos, con una brutal política antisocial que golpea a la inmensa mayoría de los ciudadanos. No hace falta ser profesor universitario o leguleyo para trazar una clara alternativa en defensa de los intereses populares sustentada en la unidad de todas las fuerzas progresistas. Ya ni siquiera existe el pretexto Albert Rivera, hoy peón de Rajoy, que pueda convertirse en un problema como lo fue ahora hace un año.

Las zarandajas dialécticas, los ajustes de cuentas históricos, atentan contra la urgente necesidad social de contar con un gobierno democrático que inicie la regeneración de España. Intentar ganar las batallas que se perdieron en 1975 o 1936 es hoy el camino más seguro para terminar siendo derrotados. Intentar reeditar el González joven sin el dinero alemán, el miedo al franquismo y el crecimiento económico, es tarea poco más que imposible. Ambas tentativas terminarían liquidando al PSOE y a Podemos. Nada más testaruda que la realidad. Sin la unidad del PSOE, bajo la dirección de Sánchez u otro líder contrario al neoliberalismo, sin la unidad de Podemos, bajo la dirección de Iglesias, y sin la unidad del PSOE con Podemos, será imposible acabar con la hegemonía de los poderosos.

Fernando López Agudín

Fuente: Público.es

Seguidores