viernes, 26 de mayo de 2017

La victoria de Sánchez abre la posibilidad de desalojar a Rajoy



Pedro Sánchez, vencedor de las primarias del PSOE


Pedro Gonzalez de Molina

Para sorpresa de propios y ajenos, Sánchez ha ganado las primarias del PSOE con una cómoda ventaja sobre Susana Díaz de un poco más de un 10% de votos y 14.836 votos, sumando incluso unos pocos centenares de votos más que la suma de Patxi y Susana juntos. Esto supone una derrota severa del aparato del PSOE, que se volcó en su gran mayoría (salvo alguna CCAA menor y Cataluña) con Susana Díaz, de las viejas glorias (Felipe, Zapatero, Rubalcaba, etc.), de los poderes mediáticos y del IBEX35, que no le perdonaron a Sánchez que les traicionase y no quisiese abstenerse para dar el Gobierno a Rajoy ,tratando de explorar una vía alternativa de Gobierno tras el 26J. El primer susto se lo llevaron con los avales, donde Susana esperaba arrasar con la presión que podía ejercer el aparato sobre los militantes, que no acabó saliendo bien. La estrategia de presentar a Patxi como “tapado” para restar votos de militantes y apoyos orgánicos a Sánchez acabó por salir mal, ya que restó mucho más voto a Susana. Y la estrategia de alargar el Congreso y gobernar con la Gestora para sostener a Rajoy en el poder, mientras se esperaba que Sánchez se acabase de desinflar, terminó en otro desastre al dar tiempo a Sánchez a recoger el descontento del partido contra su aparato a lo largo de estos meses, mientras la Gestora se quemaba en el proceso. Esto significa que a pesar del poder del aparato, éste no siempre gana (ya perdió contra Borrell también).

De hecho, el PSOE ha dado una lección democrática al resto de partidos, a pesar del atávico y antidemocrático sistema de avales. Siguiendo el modelo clásico de voto en urna, y de voto en un sólo día, logró un porcentaje de participación alto (casi votaron 150.000 militantes de unos 180.000 censados) que benefició a Sánchez. Además, éste ha ganado en todas las CCAA menos en Andalucía (Susana) y el País Vasco (Patxi), con lo que su apoyo está distribuido por todo el país.

Como novedad, en este proceso se ha producido un escoramiento hacia la izquierda de numerosos militantes sanchistas, como del propio Sánchez, que ha sustituido a su anterior equipo social-liberal (que lo traicionó) por dirigentes socialdemócratas (muchos venidos de IS, viejos guerristas, etc.). Una de las claves es que es la primera vez, desde la época de Felipe contra Guerra, donde dentro del partido se discute de política y las propuestas de una de las candidaturas han marcado el debate. Esto significa que en este proceso en el que muchos militantes del PSOE han participado y se han escorado a posiciones más a la izquierda supone un contrapeso al aparato (que no está muerto) y son el apoyo del nuevo Secretario General, pero, a su vez, son también quienes van a estar vigilantes con que el Secretario General cumpla, lo que pone límites a los acuerdos que pueda tener con el aparato. Aún así, hay que recordar que el aparato no está muerto, aunque Susana probablemente sí, intentarán moderar lo que pueda hacer Sánchez en el Congreso, y si éste va muy lejos intentarán hacerle la vida imposible como a Corbyn (aunque dudo de que lo haga el grupo parlamentario, ya que no tenemos esa tradición en España).

Equipo socialdemócrata

Lo importante aquí no es tanto el pasado de Sánchez, o lo que hiciese cuando fue Secretario General y estaba maniatado por el Comité Federal (que en el fondo buscaba que se quemase dando el Gobierno a Rajoy), lo importante es que se ha visto obligado por las circunstancias a asumir un papel más a la izquierda, más cercano a la socialdemocracia clásica y con un equipo de veteranos socialdemócratas a su alrededor. Esa es la novedad, ya que colisiona directamente con los intereses de Felipe González, de la UE y del Establishment, y va a obligar al nuevo Secretario General a responder a las grandes contradicciones entre lo que se hace en la UE, política neoliberal, y la política en España. Va a tener que elegir si no quiere acabar siguiendo la deriva del resto de la socialdemocracia europea devenida en social-liberal. Pensar que una persona no puede cambiar de opinión y de posición política hacia una más progresista es olvidar lo que le pasó a Mario Soares en su vejez, al ex-Secretario General de AP (Vestrynge) o a Largo Caballero (que pasó de moderado colaborador con la Dictadura de Primo de Rivera, a Ministro de Trabajo en la República y acabó como “el Lenin español”), sin querer comparar a Sánchez con la trayectoria de estos tres ejemplos.

En el fondo, no se puede “educar” a votantes y militantes durante 30 años en que el enemigo es el PP y luego justificar la abstención para dejar gobernar al PP con Rajoy el “recortador” como presidente. A Sánchez lo convirtieron en un mártir de la “izquierda” al deponerlo, para darle el Gobierno regalado al PP sin contrapartidas. Eso iba a tener un coste y lo ha tenido.

    PSOE y UP son dos proyectos autónomos condenados a entenderse si se quiere cambiar el Gobierno y la vida de los ciudadanos y ciudadanas a mejor.

En el plano externo, la victoria de Sánchez abre la posibilidad de desalojar a Rajoy antes de que acabe la legislatura y abre un panorama parecido al de Portugal, donde se pueda formar un “gobierno de progreso”, cerrando (de momento) la “gran coalición en diferido” a la española, que representaba Susana. Esto puede provocar una moderación de la austeridad en nuestro país y la recuperación de parte del terreno perdido si ese Gobierno “progresista” se llega a materializar, donde se podría construir un flanco Sur dentro de la UE contra la austeridad (Portugal, Grecia y España) que dependerá de la correlación de fuerzas y cómo estén los diversos países de la UE podrá ser viable o no.

En cualquier caso, esto va a suponer una mayor inestabilidad en el gobierno de Rajoy, el cuál va a necesitar “encajar” los apoyos de los nacionalistas (PNV, PdCAT, CC y NC) para poder sustentarse, haciendo un difícil equilibrio con Ciudadanos por un lado, y con “la amenaza independentista catalana” por el otro, que pueden llevar a la parálisis al Gobierno. Este revés amenaza la hoja de ruta de la oligarquía en nuestro país y veremos pronto qué va a hacer para rehacerse del golpe e intentar lograr imponer el programa contrarreformista neoliberal.

Es muy posible que la victoria de Sánchez, salvo giros inexplicados posteriores, pueda cerrar el grifo del voto socialista a UP y recupere una parte de los votantes que se pasaron a Podemos. Esto obligará a UP a dejar de esperar (como hizo IU con Cayo Lara) a que los votos vayan a caer sobre su cazo y le va a obligar a recuperar voto de la abstención (junto a la exclusión social), nuevos votantes y votantes desencantados de todo. Seguir empeñado en “pasokizar” al PSOE es un error de bulto importante. Las relaciones con el PSOE deberían de ser un poco más fraternas y menos basadas en la confrontación directa como hasta ahora, por supuesto marcando perfil diferenciado y criticando cuando sea necesario. La línea de que UP va a ser la única “alternativa y oposición de izquierdas” está muerta y mientras antes se acepte mejor. El PSOE también tendrá que aceptar que UP no va a desaparecer y que no va a recuperar la mayor parte del voto perdido, lo que significa que “la casa común de la izquierda” no va a volver y tendrá que hacer el mismo ejercicio que UP. PSOE y UP son dos proyectos autónomos condenados a entenderse si se quiere cambiar el Gobierno y la vida de los ciudadanos y ciudadanas a mejor.

No hay que olvidar que esta “recomposición de la izquierda” que se está produciendo en España no está exenta de numerosas contradicciones. El PSOE vivirá en un estado de excepción durante mucho tiempo mientras resuelve las contradicciones que atraviesa la socialdemocracia europea, y que su resolución de una manera o de otra marcará la supervivencia del proyecto socialdemócrata.

The time is changing. Que interesante se ha puesto la política española.
Fuente: Público.es - Radicales Libres

Jeremy Corbyn debería seguir el ejemplo de Bernie Sanders y apostarlo todo

El líder laborista Jeremy Corbyn, en su primer día de campaña en Londres EFE

El líder laborista no tiene nada que perder salvo a los nuevos blairistas que piden prudencia. Esta es su oportunidad para descubrir qué pasiones mueven su política


Simon Jenkins


  Dejen a Corbyn que sea Corbyn. Lo que está dando en este momento es un espectáculo lastimero. Pretender que va a ser el próximo primer ministro no le funciona. Ni siquiera le alcanza para aparentar que lidera el laborismo. Y creer que Jeremy Corbyn es "la negación de Theresa May" es Michael Foot para principiantes [Foot fue el líder laborista bajo cuyo mandato el partido obtuvo una derrota histórica frente a Margaret Thatcher en 1983).

Hace dos semanas, Corbyn pronunció un dinámico discurso de apertura para sus seguidores londinenses en el centro de conferencias Church House (Westminster). Aquello fue Bernie Sanders puro. Cargó contra los ricos, acusó al establishment de "escribir sus propias reglas"; invocó a Kier Hardie (fu ndador del partido laborista) y ridiculizó a los medios de comunicación laboristas y al "sistema amañado", sea lo que sea que eso signifique. Una actuación con muchas promesas y ninguna política: irresponsable, salvaje y en absoluta comunión con su audiencia.

Corbyn se convirtió esta semana en una cámara de eco donde resonaban frases como "programas completamente presupuestados", "pilladas" a los conservadores en sus mentiras, y diez mil policías. Su responsable de Asuntos Exteriores, John McDonnell, balbuceaba números; su responsable de Interior, Diane Abbott, alcanzaba uno de esos momentos de suma cero; y Corbyn estaba atascado entre un micrófono y una pared de ladrillos: en su tono monocorde tuvo que pedir apoyo a sus colegas. Aquello tenía tanto que ver con la política como el avistamiento de trenes.

Dudo mucho que a los votantes les importe un pimiento cuánto cuesta un policía o a cuántos médicos equivalen los impuestos corporativos. Enfrentamos la perspectiva de una semana con manifiestos partidarios llenos de promesas descabelladas en las que los votantes no creen, aunque todavía tienen el poder de limitar a futuros ministros de Exteriores. Promesas que deberían ser revisadas por la Oficina de los Presupuestos Responsables y adjuntar una advertencia: "Tan viable como lo permitan los recursos". Los manifiestos son las fake news de las elecciones.

La principal y evidente lección de la nueva política no es la importancia cardinal de la personalidad. Eso ya lo sabemos. La lección es que ahora se prescinde del partido. Los políticos profesionales detestan esa idea, porque vuelve superfluos sus esfuerzos electorales. Una vez, el sociólogo electoral de la Universidad de Oxford David Butler intentó persuadir a los dos grandes partidos para que no hicieran campaña en ciertos distritos, a ver si había o no alguna diferencia. Pero ninguno se atrevió a seguir su consejo: los dos se quedaron cuidando a sus votantes por miedo de que fuera peor si no lo hacían.

Tony Blair ganó las elecciones para el partido laborista siendo él mismo, un "no laborista". El partido perdió cuando presentó líderes poco viables como Neil Kinnock, Gordon Brown y Ed Miliband. Los conservadores también perdieron con los débiles (William Hague y Michael Howard) y ni siquiera lo intentaron con Iain Duncan Smith.

Esa tendencia se ve reforzada ahora por el derrumbe de los partidos tradicionales. La cantidad de votos para los partidos que ganan las elecciones en Europa se ha desplomado. En los años cincuenta en Reino Unido, los conservadores y los laboristas se llevaban el 97% de los votos. Ese porcentaje apenas araña el 60% hoy. Aquella frase que comenzaba con un 'yo siempre voto' hace tiempo que murió, como demostraron el partido Ukip y el Brexit.

En las últimas elecciones francesas, el apoyo a los partidos tradicionales se desintegró. La mitad del voto fue explícitamente para candidatos anti establishment. Aproximadamente un 10% de los  que apoyaron a Bernie Sanders en las primarias votaron a Donald Trump en noviembre. Al parecer, les gustaba su postura anti establishment.

Esta es la narrativa de la nueva política. A los votantes les gustan los candidatos auténticos, con personalidad y directos. En el Reino Unido le hicieron el juego (un rato) a Ken Livingstone, Boris Johnson, Nigel Farage y Alex Salmond: todos políticos que parecían hablar de una forma sencilla, sin clichés, sinceros y divertidos (aunque en verdad no lo fueran). Como señaló el piscólogo estadounidense Jonathan Haidt, los votantes ya no buscan a alguien que defienda sus intereses sino una combinación de cualidades. Una de las cosas que sí les gustan es que sea alguien con el que compartir una barbacoa o un ascensor. Ahora hay que pasar el test 'es uno de los míos'.

Cuando el partido laborista ofreció a Corbyn a su electorado estaba eligiendo a un rebelde de izquierdas, partidario del desarme nuclear y de las campañas contra la guerra. Un hombre de Islington (municipio pobre del norte de Londres)

con barba, suéter, bici y casco que siente un desprecio profundo por el dinero, el poder y los privilegios. Imposible que se hiciera uno con sus compañeros en el parlamento. Tan imposible como que lograra unir al partido laborista, una tarea similar a la de reparar el Sacro Imperio Romano. Aún así, lo eligieron.

Cuando de repente se anunciaron en abril las elecciones, un escenario posible habría sido que Corbyn rompiera la disciplina y apoyara pactos locales electorales para enfrentar a los conservadores.  El argumento que podían haber usado Caroline Lucas (Los Verdes) y otros líderes para defender una alianza progresista de ese tipo era incontestable: en 2015, el 49% de los votantes dio su apoyo a partidos más o menos progresistas, incluyendo al laborista, los Liberal Democrats (Demócratas Liberales) y los nacionalistas. Sin embargo, llegan las elecciones y se enfrentan unos a los otros como rivales.

El resultado es que entre  40 y 50 escaños que podían haber ido para un candidato progresista terminaron en manos de los conservadores. Entonces, como ahora, ganó el sentido de tribu en Westminster. Por hacerse los machos el laborismo exigió "disputar todos los escaños del país". Al parecer, eso era más importante que quitarle a los conservadores una mayoría potente (ni hablar de ganar las elecciones).

Pero a Corbyn le quedaba una estrategia posible y era imitar la de Sanders y Trump: "dejar a Jeremy que sea Jeremy". En este enfoque, incluso era una ventaja tener pocas posibilidades de ganar. Los votantes de perfil liberal o progresista podrían abandonar el pragmatismo y "votar con el corazón". Si el politólogo Paul Collier está en lo cierto, y ser de izquierdas es "una manera sencilla de sentirse moralmente superior", ¿por qué no mimar entonces la moral de la gente?

Corbyn debería olvidarse de lo que piensa hacer en el poder o de lo que dice su manifiesto. Tiene que apostarlo todo. Provocar la indignación moral, proponer el desarme nuclear y el fin de las guerras neo-imperiales. Atacar los salarios de los gerentes, los irracionales subsidios a la energía y los proyectos de infraestructura de líderes vanidosos. Pedir la renta universal, la reforma de las prisiones y la legalización de los drogas. Sensata o no, la lista se puede hacer perfectamente. Pero en las elecciones es raro escuchar las ideas radicales porque los políticos tienen miedo a asustar a los caballos que tiran del centro. Lo único que nos dan son estadísticas sobre policías, enfermeras y escuelas.

Mi impresión es que Corbyn es apasionado y cree en lo que dice. Son los nuevos blairistas de su propio partido los que desaprueban su pasión. No me interesa saber qué haría el laborismo "si llegase al poder", porque incluso si llega es poco probable que lo haga. Pero sí me gustaría saber cuáles son las fuerzas que mueven a su líder, qué le importa, cuál sería su respuesta ante determinados acontecimientos. Me gustaría que Corbyn piense lo que no se puede pensar.

Sólo hay que recordar a aquel simpatizante de Trump en desacuerdo con todo lo que el republicano decía. "Es uno de los míos", dijo. Ríanse o acéptenlo, pero estas son las personas que hoy están ganando las elecciones. Corbyn debería darle con todo y mostrarnos quién es de los suyos.

Traducido por Francisco de Zárate
Fuente: eldiario.es

El Partido Popular coloniza la cúpula judicial asediado por la corrupción


Cospedal aplaude a Concepción Espejel tras condecorarla


Utiliza su mayoría en el Poder Judicial, fruto de la victoria en 2011, para imponer en ocho días a dos afines en puestos clave de la Audiencia Nacional


Con esa misma mayoría se renovarán en los próximos meses tres plazas en la Sala del Tribunal Supremo que investiga a los aforados


Espejel ha sido nombrada con el rodillo del CGPJ; para López se ha optado por exigir un viejo título que sólo él y unos pocos más tienen

 

Pedro Águeda


El Partido Popular se está sirviendo de un instrumento heredado de su mayoría absoluta, el control del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), para ocupar con afines la cúpula judicial, a pesar de gobernar en minoría y mientras proliferan grandes investigaciones por corrupción en su contra.

En un plazo de ocho días, los vocales del CGPJ propuestos por el PP en 2013 han votado a favor de ubicar en dos de los puestos más importantes de la Audiencia Nacional a Concepción Espejel y Enrique López, magistrados que comparten haber sido apartados a la vez por sus propios compañeros de los tribunales que están juzgando y juzgarán casos de corrupción del PP, con el argumento de su proximidad a la formación política en el Gobierno.

En el método empleado para elegir a Concepción Espejel no ha habido rodeos por tratarse de un nombramiento discrecional. Aspiraban seis magistrados y el bloque mayoritario ha optado, entre los jueces conservadores, por aquella a la que la secretaria general del PP llamó “querida Concha”, durante discurso con motivo de una condecoración.

Solo Vicente Guilarte, propuesto como vocal por el PP, ha optado por Carmen Lamela, una candidata que desde el bloque progresista se apreciaba de consenso. Los otros 11 conservadores, incluido el juez que el Gobierno de Mariano Rajoy designó para presidir el Poder Judicial, Carlos Lesmes, han votado a Concepción Espejel. La magistrada Manuela Fernández de Prado, con 25 años de experiencia "ininterrumpida" en la Audiencia Nacional, como ha recordado Jueces para la Democracia (JpD), ha recibido el apoyo de 8 vocales progresistas. JpD ha calificado de "demoledor" el mensaje que se envía a los jueces con el nombramiento de Espejel.

La presidenta de la Sala de lo Penal está facultada para abocar a pleno las resoluciones que considere, arrebatando así la decisión a una sección determinada y poniéndola en manos del conjunto de magistrados de esa Sala, de mayoría conservadora. Espejel, hasta ahora presidenta de la Sección Segunda, integrará la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional, influirá con sus decisiones sobre el reparto de los asuntos entre unas secciones y otras y presidirá ella misma la Primera. También influirá en los señalamientos de juicios, una cuestión aparentemente administrativa, pero que puede resultar determinante en qué magistrados integren un tribunal, según su disposición en ese momento.
Ingeniería administrativa para López

La elección de Enrique López ha necesitado de otra ingeniería más complicada que en el caso de Espejel. La Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional era una exigencia de los organismos internacionales desde casi su fundación. El Partido Popular hizo un amago de creación al final del mandato de Aznar, pero no ha sido hasta los últimos meses cuando éste se ha concretado.

En medios jurídicos cunde la indignación por los elegidos para ocupar un tribunal con tanto poder y de tanta exigencia jurídica apenas tengan experiencia en poner sentencias. La Sala de Apelaciones revisará en sus fallos todos los que haya dictado previamente la Sala de lo Penal de los casos que comiencen a instruirse a partir del próximo 1 de junio.

El criterio impuesto desde el Gobierno para que López y Velasco hayan llegado a la Sala de Apelaciones es que los magistrados que integren el tribunal tengan la especialidad en penal. En la polémica abunda que esa especialidad solo se les reconoce a aquellos que superaron una oposición menor hace veinte años, frente a otros que aprobaron una mucho más exigente y anónima en 2011, pero que fue anulada en parte por el Tribunal Supremo.

El número uno de esta convocatoria fue Ramón Sáez, magistrado progresista de gran experiencia, exvocal del CGPJ a propuesta de IU y ponente en los últimos tiempos del fallo que absolvió en la Audiencia Nacional a los manifestantes que rodearon el Parlament de Cataluña en mayo de 2011. El CGPJ debió convocar después una nueva oposición, pero nunca llegó a hacerlo.

Por tanto, entre los doce que ostentan la única especialidad en penal reconocida están Enrique López y Eloy Velasco. Una vez convocada la plaza, solo restaba que ambos se presentaran para aplicar el criterio de selección y que fueran los elegidos. En el caso de Velasco, su ascenso implica que deja de instruir los casos de corrupción más graves que afectan al PP y cuya investigación está abierta: la pieza del caso Púnica que investiga su financiación irregular en Madrid y la Operación Lezo, con el expresidente autonómico Ignacio González en el centro.
Segundo ascenso con una renuncia de por medio

La insistencia del PP con Enrique López se remonta a la pelea que durante años mantuvo por ubicarle en el Tribunal Constitucional, a pesar de la oposición frontal del PSOE, que alegaba no reunía los méritos exigidos. En 2013, con la mayoría absoluta del PP, llegó el momento de su desembarco en el Constitucional, pero un año después el magistrado se vio obligado a dimitir tras ser sorprendido conduciendo borracho su moto y sin casco por el centro de Madrid. La Ley permitía su reingreso inmediato en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

En dos años y medio, López ha vuelto a ascender, ahora a la nueva Sala de Apelaciones, de la que resta por elegir a su presidente. Será, como en el caso de Espejel, una elección discrecional. Hasta entonces, el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, presidirá provisionalmente el tribunal. Navarro aparece en la fotografía que ilustra esta información detrás de Espejel, aplaudiendo como Cospedal. En aquel entonces era presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

En los próximos meses cabe un nuevo movimiento que afecta a otra ubicación clave en el sistema judicial español, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, la que se encarga de investigar a los cargos políticos y otros aforados. Dos puestos están vacantes ya, uno más lo estará en las próximas semanas y en noviembre se marcharán cuatro magistrados eméritos, tres de ellos progresistas. Si la mayoría conservadora del CGPJ impone a sus candidatos en las tres plazas a cubrir, la Sala de lo Penal del Alto Tribunal se escorará todavía más a la derecha.
Marchena, el 'cerebro' en la sombra

El presidente de la Sala de lo Penal, Manuel Marchena, es considerado desde el sector progresista de la judicatura la cabeza pensante detrás de todos los movimientos de piezas que se están produciendo en el sector judicial. Según fuentes del caso, Marchena llamó al teléfono móvil del juez Eloy Velasco mientras tomaba las primeras declaraciones de detenidos en la Operación Lezo para advertirle de que iban a intentar apartarle del caso por el puesto que desempeñó su mujer en la Comunidad de Madrid en tiempos de Ignacio González. Como consecuencia de ello, Velasco preguntó a González y su defensa si querían que se apartara.

Una de las plazas pendientes de convocar el Tribunal Supremo es la de José Manuel Maza, el primer fiscal general del Estado reprobado en la historia de la democracia española, tan solo seis meses después de ser nombrado por el Gobierno. Maza no era la primera opción para el Ejecutivo, que pretendía renovar en el puesto a Consuelo Madrigal. Sin embargo, la negativa de ésta a designar puestos claves en el Ministerio Público hizo cambiar de postura al ministro de Justicia, Rafael Catalá.

Uno de esos puestos era el de la jefatura de la Fiscalía Anticorrupción, para el que fue elegido Manuel Moix. Antes de nombrarlo, Maza fue advertido por la teniente fiscal de Anticorrupción y por la Unión Progresista de Fiscales de que iba a nombrar alguien a quien el principal acusado de la Operación Lezo, Ignacio González, alababa en las intervenciones telefónicas y del que sabía que iba a ocupar el puesto tres meses antes. Maza ignoró el aviso. La pasada semana Moix fue reprobado en el mismo pleno que Maza y el ministro Catalá, el pasado 16 de mayo.
Fuente: eldiario.es

jueves, 25 de mayo de 2017

Miles de niños refugiados son presas de traficantes



Baher Kamal
IPS


Esta es la historia de más de 300.000 niñas y niños refugiados y migrantes que son solo una fracción de los millones que atraviesan fronteras internacionales sin la compañía de adultos y que son presa fácil para el tráfico y la trata de personas en todo el mundo.

Un nuevo informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), que presenta un pantallazo de la niñez refugiada y migrante, los motivos de sus desplazamientos y los riesgos que enfrentan en el camino, indica que niñas y niños ascienden a 28 por ciento de las víctimas de tráfico de personas.

El informe, Un niño es un niño: Proteger a los niños en movimiento de la violencia, el abuso y la explotación, publicado por Unicef, informa que África subsahariana y América Central y el Caribe tienen la mayor proporción de niñas y niños entre las víctimas de tráfico y trata de personas, a razón de 64 y 62 por ciento, respectivamente.

Además, el número de niños que viajan solos se quintuplicó desde 2010, y muchos refugiados y migrantes de corta edad transitan por rutas sumamente peligrosas, a menudo a merced de los traficantes, para llegar a sus destinos.

Al menos 300.000 niñas y niños no acompañados fueron registrados en 80 países en 2015 y 2016, frente a 66.000 en 2010 y 2011, según el informe, que fue publicado el 18 de mayo.

“Un niño que se desplaza solo ya es demasiado, y aún hoy existe un número asombroso de niños que hacen precisamente eso. Nosotros como adultos no los protegemos”, denunció el subdirector ejecutivo de Unicef, Justin Forsyth.

“Traficantes despiadados explotan su vulnerabilidad para beneficio personal, ayudando a los niños a cruzar las fronteras, solo para venderlos a la esclavitud y prostitución forzada. Es inadmisible que no estemos defendiendo adecuadamente a los niños de estos depredadores”, se quejó.

En primer lugar, las y los menores de edad necesitan protección, recordó el representante de Unicef, a la vez que destacó la importancia de la Convención sobre los Derechos del Niño, por la cual los Estados se comprometen a respetar y asegurar la aplicación de los derechos de “cada niño sujeto a su jurisdicción, sin distinción alguna”.

Una de las rutas más peligrosas del mundo

Un informe anterior, Un viaje letal para los niños: La ruta migratoria del Mediterráneo central, publicado a finales de febrero, advertía que “los niños y mujeres refugiados y migrantes sufren sistemáticamente violencia sexual, explotación, abuso y detención a lo largo de la ruta migratoria del Mediterráneo central desde el norte de África a Italia”.

En ese momento, 256.000 inmigrantes se registraron en Libia, incluidas aproximadamente 54.000 mujeres, niñas y niños. “Este es un conteo bajo, dado que los números reales son al menos tres veces más altos”, aseguró el informe.

La agencia de la Organización de las Naciones Unidas calcula que al menos 181.000 personas –incluidos más de 25.800 niños no acompañados– recurrieron a traficantes en 2016 para intentar ingresar a Italia. “En la parte más peligrosa –desde el sur de Libia hasta Sicilia– una de cada 40 personas es asesinada”, subrayó.

Víctimas violadas, explotadas y endeudadas

Afshan Khan, director regional y coordinador especial de Unicef para la Crisis de los Refugiados y Migrantes en Europa, observó que el Mediterráneo central, del Norte de África a Europa, es una de las rutas migratorias más mortíferas y peligrosas para niños y mujeres.

“La ruta está controlada principalmente por contrabandistas, traficantes y otras personas que buscan atrapar a niños y mujeres desesperados que simplemente están buscando refugio o una vida mejor”, expresó.

“Casi la mitad de las mujeres y los niños entrevistados habían sufrido abusos sexuales durante la migración, a menudo en múltiples ocasiones y… lugares”, con violencia sexual “extendida y sistemática” en los cruces y puntos de control, afirmó Khan.

“Además, aproximadamente tres cuartas partes de las niñas y niños entrevistados dijeron que habían experimentado violencia, acoso o agresión en manos de adultos”, lo que incluye palizas, y abuso verbal y emocional, añadió.

En el oeste de Libia con frecuencia se detiene a las mujeres en centros de detención donde se denunciaron “condiciones difíciles, como mala nutrición y saneamiento, hacinamiento considerable y falta de acceso a la asistencia sanitaria y legal”, informó Unicef.

Lo que deberían –y pueden– hacer los más poderosos

Se incluye en el informe una agenda de seis puntos que pide “vías y garantías seguras y legales para proteger a los niños migrantes”. Unicef instó a la Unión Europea a adoptar la agenda antes de la Cumbre del Grupo de los 7 países más poderosos, que se celebrará en Taormina, Italia, el 26 y 27 de este mes.

La agenda subraya la necesidad de proteger a las niñas y niños refugiados y migrantes, en particular aquellos que no viajan acompañados, de la explotación y la violencia. También exhorta a cesar la detención de niños que solicitan refugio o emigran mediante una serie de alternativas prácticas, y mantener a las familias unidas como la mejor manera de proteger a la infancia.

Recomienda, asimismo, que los niños refugiados y migrantes sigan recibiendo educación formal y que tengan acceso a servicios de salud y otros servicios de calidad, presionar para actuar sobre las causas subyacentes de los movimientos a gran escala de refugiados y migrantes, y promover medidas para combatir la xenofobia, la discriminación y la marginación en los países de tránsito y destino.

Estos compromisos serían fáciles de aplicar por los gobiernos del G7. El punto es: ¿los líderes políticos de los países más ricos del mundo considerarán, en serio, esta tragedia inhumana?

¿Los poderosos son conscientes de que el número de niñas y niños que se quedaron solos va en aumento? Unicef –que se fundó en 1946 para ayudar a millones de niños europeos refugiados, víctimas de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945)– acaba de informar que 92 por ciento de las niñas y niños que llegaron a Italia por mar en 2016 no estaban acompañados, frente a 75 por ciento en 2015.

¿Saben estos mandatarios que 75 por ciento de las niñas y niños que llegaron a Italia –el país anfitrión de su Cumbre– denunciaron que fueron retenidos contra su voluntad u obligados a trabajar sin remuneración?

Por no hablar de los centenares de niñas y niños que son secuestrados para vender sus órganos, reclutados por organizaciones terroristas como niños soldados o explotados en duras labores de esclavitud “moderna”.

Fuente: http://www.ipsnoticias.net/2017/05/miles-de-ninos-refugiados-son-presas-de-traficantes/

Traducido por Álvaro Queiruga
Rebelión

MANIFIESTO-LLAMAMIENTO 27 DE MAYO DE 2017


MANIFIESTO-LLAMAMIENTO 27 DE MAYO DE 2017
LA LUCHA ES EL ÚNICO CAMINO
Tras un periodo plagado de citas electorales que a mucha gente le hicieron concebir esperanzas de que mediante nuevos gobiernos sus problemas pudieran solucionarse, hemos comprobado que esto no ha sido así. Al contrario, nos encontramos ante una situación extremadamente difícil, de emergencia social, que nos convoca a dar una respuesta colectiva y masiva de la clase trabajadora, la ciudadanía y los pueblos, como perspectiva para todas y todos aquellos que están luchando y que sufren las contradicciones de este sistema que solo genera paro, precariedad, pobreza y violencia.
Millones de trabajadores y trabajadoras se encuentran sin empleo. Tener unas manos para trabajar, disponer de tu capacidad tanto manual como intelectual y no encontrar un trabajo digno es humillante. Se está desperdiciando el talento colectivo de una sociedad, hipotecando indefinidamente su futuro. Los trabajadores y trabajadoras no nos merecemos este atropello a nuestra dignidad colectiva.
Cientos de miles de familias han perdido su casa. No hay nada más inhumano que desalojar a una familia de su hogar solo para alimentar la voracidad insaciable de unos banqueros sin escrúpulos. Banqueros a los que los estados siervos de la Troika alimentan a costa de empobrecer aún más a la clase trabajadora y a las personas más indefensas.
Mientras, la patronal, aprovechando el drama del paro masivo, aprieta las tuercas a la baja de los salarios y de las condiciones de trabajo a las personas que aún tienen un empleo. La juventud trabajadora ha sido sometida a una doble escala salarial generalizada. Trabajadores y trabajadoras, sobre todo inmigrantes, que, ante la difícil situación, no pueden siquiera cuestionar su papel de meros explotados/as por el capital. Hoy más que nunca es preciso estrechar lazos y reafirmar que “nativa o extranjera, todos somos la misma clase obrera”.
A su vez, un millón de personas han emigrado en los últimos años. La inmensa mayoría jóvenes a quienes se les niega la posibilidad de forjar un proyecto de vida digno y se ven abocados a buscarse la vida en el extranjero como antes hicieron nuestros padres y abuelos. No podemos por ello señalar a las personas migrantes como responsables de la crisis, sino como sus primeras víctimas.
El patriarcado. Un modelo de sometimiento para la mitad de la población
Las mujeres decimos no a un sistema patriarcal que nos arrastra a épocas del pasado y que nos impide avanzar en igualdad,quitándonos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, extendiendo los crímenes machistas, intensificando la desigualdad como refleja la creciente brecha salarial, y provocando la vuelta a los hogares para dedicarnos a la crianza y los cuidados, sin reconocimiento ni remuneración. Asimismo, nuestras madres se ven abocadas a la pobreza con pensiones míseras cuando es su trabajo el que ha mantenido y mantiene la vida y la economía productiva.
Reclamamos, Pan, Trabajo, Techo, e IGUALDAD.
Contra la tenaza de la Deuda impuesta por la UE y el FMI.
El gobierno del PP y demás gobiernos de todos los colores, ejecutan al dictado de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea), políticas consistentes en el robo de derechos y el empobrecimiento generalizado de la mayoría social. Estas políticas que se fundamentan en el pago de una Deuda ilegítima que no han contraído los ciudadanos y ciudadanas, son producto de la especulación bancaria y los excesos de los distintos gobiernos. La degradación de los derechos sociales y medioambientales se degradará, aún más, con el CETA (Tratado de Libre Comercio entre la UE y Canadá).
Tras la modificación del artículo 135 de la Constitución por el gobierno del PSOE, con el apoyo del PP, la aplicación del Tratado de la Zona Euro de 2012, impone a todas las administraciones públicas, incluida la Seguridad Social, objetivos de Déficit destinados a adelgazar sin límites el gasto público en servicios sociales y las pensiones públicas.
La reducción del gasto en servicios públicos junto con la privatización de todo lo rentable (el último eslabón es AENA) y la subcontratación de la prestación de servicios públicos con empresas privadas que obtienen sus infames beneficios precarizando al máximo las condiciones laborales, sirven al mismo gran objetivo: poner a disposición del capitalismo en crisis los mejores pedazos de la tarta de los presupuestos públicos. El resultado es el desmantelamiento de la sanidad y la educación públicas, así como de los servicios sociales, a mayor gloria de la empresa privada. El aumento escandaloso de los gastos militares al servicio de las guerras imperiales refuerza nuestra reivindicación de salir de la OTAN y desmantelar las Bases.
Con una mayoría de pensiones públicas que no aseguran el mínimo necesario para sobrevivir – más de la mitad de los pensionistas cobra por debajo del salario mínimo y cerca del 40% de las familias dependen de una pensión -, con el vergonzoso copago de medicamentos para los pensionistas y el atraco a nuestra “hucha de las pensiones”, se preparan nuevos ataques contra las pensiones públicas, al amparo del infame “Pacto de Toledo”, en beneficio de los planes de pensiones privados.
El drama del pueblo griego y la aceptación por el gobierno de Syriza de todas las imposiciones de la Troika, incluso con la victoria del NO en el referéndum, muestra con toda claridad cómo la UE y el Euro actúan como camisa de fuerza para ahogar la soberanía popular. En su contra es preciso promover la lucha y la unión de la clase obrera y de los pueblos de Europa.
Ruptura con el Régimen del 78
Al capitalismo le estorban las libertades y los derechos de la mayoría social. Es un sistema que busca exclusivamente el beneficio privado de unos pocos y que nos lleva inexorablemente a una catástrofe social y medioambiental de alcance incalculable.
Y cuando se protesta, siempre obtenemos la misma respuesta: la represión y criminalización del sindicalismo de clase y de los movimientos sociales. Es un sistema que necesita la represión, que genera leyes como la Ley Mordaza para mantenerse y que debe ser superado con la lucha en la calle. Una ley que demuestra a las claras que mientras las y los que luchan son multados, detenidos y condenados a prisión, los que especulan con nuestras vidas se van a vivir a Suiza, como el caso de Urdangarín.
Ahora, la aprobación de leyes que dejan las manos libres al esquirolaje y limitan el derecho de huelga, que aceleran el desalojo de viviendas ocupadas, o el nuevo pacto social que se está cocinando con la complicidad de las burocracias sindicales para un nuevo Estatuto de los Trabajadores, son nuevas vueltas de tuerca que nos atenazan y a las que hay que enfrentar con organización y lucha obrera y popular.
La descomposición del régimen surgido de la Constitución del 78 se hace evidente. Nació contra el pueblo, está corroído por la corrupción y no tiene ninguna legitimidad. A los capitalistas herederos del franquismo, se les han sumado los nuevos ricos del PSOE y de otros partidos en los diferentes gobiernos – que amasaron sus fortunas con las privatizaciones y la escandalosa corrupción. Esta corrupción generalizada que, no lo olvidemos, está en el código genético del sistema capitalista, actúa con total impunidad precisamente por la supervivencia de todas las estructuras de poder herederas de la Dictadura: monarquía borbónica, justicia, fuerzas armadas, policías de todo tipo, iglesia católica, altos cargos de la administración, etc.
Es este Régimen podrido el que se vio sacudido por la movilización popular y el que pretende asentarse sobre la miseria de la inmensa mayoría de la clase obrera, la precariedad laboral y social, la represión de la lucha social y de los derechos nacionales de los pueblos del Estado español.
Las Marchas de la Dignidad, al tiempo que reconocemos la legitimidad del derecho de los pueblos a decidir soberanamente su destino, les llamamos a luchar unidos contra ese régimen corrupto, estrechando los lazos de clase que nos permitan avanzar, aquí y ahora, en la lucha contra el capitalismo y su puño de hierro: la UE y la OTAN.
Al tiempo que exigimos la libertad para Alfon, Bódalo, y para todas las presas y presos encarcelados por luchar, planteamos que la Ley Mordaza y el conjunto de la legislación antiterrorista deben ser derogadas.
Las Marchas de la Dignidad tienen como método fundamental de trabajo unificar las luchas.
A su alrededor se van agrupando,y llamamos a agruparse a pensionistas, desempleados y desempleadas, mujeres en lucha por la igualdad y contra las violencias machistas, las trabajadoras y los trabajadores en conflicto – incluidas las personas que están luchando por el retorno a la gestión pública -, a las que luchan por una educación y sanidad públicas gratuitas y de calidad, a quienes denuncian a las empresas que depredan el medio ambiente, etc. Llamamos a sumarse en fin, a todas aquellas personas que creen que otro mundo, más justo y solidario, además de posible, es necesario.
En la lucha difícil que hemos emprendido por un cambio real, no un simple cambio de gobierno, necesitamos que quienes estemos dispuestos a pelear nos unamos. La construcción de poder popular exige pasos pacientes y firmes que no se dejen seducir por los cantos de sirena de falsas soluciones institucionales que tan caro pagamos en la Transición y que hoy, en el marco de la Unión Europea, son más engañosos que nunca.
TODOS Y TODAS A MADRID EL 27 DE MAYO
En ese camino, de construcción paciente y firme de la fuerza necesaria para cambiar de verdad las cosas y construir una sociedad a favor y de las y los trabajadores, para el que sabemos que la huelga general es una herramienta muy importante de conciencia y organización, llamamos a llenar de dignidad y rebeldía la capital del Estado español, Madrid, el 27 de mayo de 2017. 
Ese día llegaremos columnas de todos los pueblos y naciones del estado a Madrid y también desde la emigración. Al tiempo que convocamos a la clase obrera y a todos los pueblos del Estado español a movilizarse, hacemos un llamamiento especial al pueblo de Madrid, antifascista y solidario, a incorporarse a esta gran movilización.
PAN, TRABAJO, TECHO E IGUALDAD:
  • En defensa de pensiones públicas dignas y a cargo de los Presupuestos. No al Pacto de Toledo
  • Por el empleo estable, salarios dignos y la renta básica: Derogación de las reformas laborales
  • Por la libertad de las personas presas y procesadas por luchar. Amnistía.
  • Por el no pago de la deuda. UE y FMI fuera ya de aquí
  • Por la defensa de los Servicios Públicos como derechos esenciales.
  • Contra el feminicidio: Nos queremos vivas, ni una menos

Fuente:
http://marchasdeladignidad.org/el-27-de-mayo-volvemos-a-madrid/

Donald Trump contra el yihadismo


por Thierry Meyssan

El discurso de Donald Trump a los dirigentes del mundo musulmán marca un cambio radical de la política militar estadounidense. Ahora el enemigo no es la República Árabe Siria sino el yihadismo, precisamente el movimiento que sirve de herramienta estratégica al Reino Unido, Arabia Saudita y Turquía.

Durante su campaña electoral, Donald Trump había declarado simultáneamente que no aspiraba a derrocar regímenes y que quería acabar con el terrorismo islámico. Desde su elección, sus adversarios han venido tratando de imponerle la continuación de la política que ellos habían iniciado, consistente en utilizar la Hermandad Musulmana para acabar con la República Árabe Siria.

Se ha recurrido a todos los medios para destruir el equipo que el candidato Trump había conformado, principalmente provocando la renuncia del general Michael Flynn, a quien Trump había escogido como consejero de seguridad nacional. Ya en 2012, el general Flynn se había opuesto al proyecto del entonces presidente Barack Obama, destinado a crear el Emirato Islámico [Daesh], y constantemente señalaba a la Hermandad Musulmana como la matriz del terrorismo islamista.

Se ha recurrido también a todos los argumentos para presentar al nuevo presidente de Estados Unidos como un islamófobo. Para ello se le criticó duramente por haber promulgado un decreto que prohibía la entrada a Estados Unidos a los nacionales de 6 países musulmanes. Magistrados demócratas utilizaron sus funciones de forma arbitraria para justificar esa acusación contra el presidente Trump. Lo que en realidad hizo este último fue suspender la entrada al país de personas cuya identidad era imposible de verificar para las autoridades estadounidenses por depender para ello de 6 Estados en guerra o seriamente afectados por ella.

El problema que enfrenta Donald Trump no está determinado por la supervivencia de la República Árabe Siria sino por la pérdida que supondría para varios aliados de Washington el posible fin de la estrategia terrorista. Es un secreto a voces que en todas las conferencias internacionales todos los Estados se pronuncian públicamente contra el terrorismo islamista, mientras que en privado varios de esos mismos Estados han venido organizándolo desde hace 66 años.

En ese caso se halla, en primer lugar, el Reino Unido, creador –en 1951– de la cofradía designada como Hermandad Musulmana, construida sobre las ruinas de una organización homónima que había sido disuelta 2 años antes y cuyos ex dirigentes se hallaban casi todos en la cárcel. El segundo país que se halla en esa situación es Arabia Saudita, que –a pedido de Londres y de Washington– creó la Liga Islámica Mundial para respaldar simultáneamente la Hermandad Musulmana y la Orden de los Naqshbandis. Esta Liga Islámica Mundial, cuyo presupuesto es superior al del ministerio de Defensa de Arabia Saudita, es el órgano que alimenta con dinero y armas todo el conjunto del sistema yihadista a nivel mundial. Y finalmente, se halla también en ese caso Turquía, que actualmente garantiza la dirección de las operaciones de ese sistema.

Al dedicar el discurso que pronunció en Riad a aclarar las ambigüedades creadas alrededor de su actitud hacia el islam y a reafirmar su intención de acabar con la herramienta de los servicios secretos anglosajones, Donald Trump impone su voluntad a los alrededor de 50 Estados que se reunieron para escucharlo. Para evitar malentendidos, su secretario de Defensa, el general James Mattis, había explicado 2 días antes su estrategia en el plano militar: cercar a los grupos yihadistas y exterminarlos, sin dejarles posibilidad de escapar.

Por el momento se ignora cuál será la reacción de Londres. Con respecto a Riad, Donald Trump puso especial cuidado en exonerar a los Saud de sus crímenes anteriores. Arabia Saudita no fue señalada como culpable… pero Irán sí es designado como chivo expiatorio, lo cual resulta evidentemente absurdo cuando sabemos que la Hermandad Musulmana y los Naqshbandis son sunnitas mientras que Irán es un país chiita.

Sin embargo, la carga anti-iraní del discurso de Trump carece de importancia… Teherán sabe perfectamente a qué atenerse. Sin dejar de escupir a su paso desde hace 16 años, Washington ha venido destruyendo uno a uno todos los enemigos de Teherán: los talibanes, Saddam Hussein y, dentro de poco, Daesh.

Lo que está en juego ahora, como ya anunciamos hace 8 meses, es el fin de las primaveras árabes y el regreso a la paz regional.
Thierry Meyssan

Fuente
Al-Watan (Siria)

Thierry Meyssan
Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Fuente : «Donald Trump contra el yihadismo», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria) , Red Voltaire , 23 de mayo de 2017, www.voltairenet.org/article196402.html

Aznar ficha por Ciudadanos






Aníbal Malvar

Si yo fuera Albert Rivera –la Diosa Ética de la Wicca no lo permita nunca– estaría acojonado. José María Aznar le acaba de invitar a clausurar un máster sobre liderazgo del Instituto Atlántico –la neoFAES–, que se celebrará este junio en Madrid. Ya extraña que Aznar haya invitado a otros ponentes a departir sobre caudillismos, prepósitos, paladines y coroneles civiles, pues, como sabe incluso Ana Botella, desde el nacimiento epifánico de Aznar en un lejano invierno madrileño, solo hay un líder en el mundo que sea uno, trino y trine. Lo cual me hace sospechar que Aznar ha llamado a Rivera para comérselo saturnalmente en lo alto del atril de los ponentes de su máster, y anunciar así quién es el nuevo jefe de Ciudadanos y del neoliberalismo español. Porque Aznar es un líder en busca de algo que liderar, mientras Rivera se ha ido trasmudando en un increíble líder menguante, en un insignificante personaje en busca de autor. Y qué mejor autor que Aznar, pues su señora escribe cuentos.

Rivera es plato apetecible porque la displicencia a fuego lento de Rajoy lo ha ido estofando cada vez más blandito y tierno. Le durará dos bocados. Oído cocina. La dentamia crudelísima de Aznar es casi tan poderosa como las diminutas ferocidades del hijo de Miguel Hernández. La sonrisa poco mordedora de Albert Rivera es vitaldent para hoy y sacamuelas para mañana. No hay perrillo que gane a bocados a un experto en mordidas.

La invitación, además, tiene su arista de ironía y paradoja, pues el llamado a liderar la regeneración ética de la derecha no va a encontrar demasiada justificación para machihembrarse con el suegro escurialense que vistió de frac a Correa, al Bigotes y a tantos otros padrinos de boda que hoy retoñan en los patios de las cárceles de España. Cuando escribo esto, no sé si Rivera habrá aceptado clausurar el máster. Pero es casi seguro: el catalán es un doble de Kim Basinger en Ella siempre dice sí. No están hechas las veletas para soportar tornados.

Mucho arriesgó Rivera este febrero acunando la doctrina liberal, cuando Aznar y Esperanza Aguirre ya andaban sin correa o desatados –que es lo mismo pero no es igual, parafraseando a Silvio.

Los factotum de los fondos buitre norteamericanos en España no pueden dejar de mirar con ojos golositos a los más de 30.000 afiliados, los 32 diputados y los tres millones de votos que guarda en la cabaña de los tres cerditos el joven agiotista ideológico. Con esta invitación estelar al máster, Aznar ya mete su patita por debajo de la puerta Rivera.

No digo yo que Aznar aspire a ser cabeza de cartel de los naranjas, pero con su autoconvencimiento de gran tribuno y encerado estadista puede erigir un pequeño Olimpo a su medida –pleonasmo– para vociferar sus dogmas imperio-liberales. Y de paso, resucitarse como forúnculo antifonario de Rajoy. Que ya se le echa de menos.

El aludido pequeño Olimpo de Aznar ya tiene sus cimientos en esa neoFAES hoy llamada Instituto Atlántico, en la que Rivera se va a meter en junio, despreocupado, y sin Ariadna que le suelte carrete para regresar de la cueva del Minotauro. Poor Yorick. O, mejor, poor butterfly.
Fuente: Público.es

martes, 23 de mayo de 2017

Manchester superará esta atrocidad

Personas que asistieron al concierto de Manchester salen el martes del hotel Park Inn de Manchester. Rui Vieira / AP




Owen Jones

   
El odio que conduce a alguien a explotarse entre una multitud de niños y adolescentes en un concierto es imposible de persuadir, valorar y comprender. Asistir a un concierto en esas edades supone una excitación única: los que asisten cuentan los días, comparten su entusiasmo por SMS y Whatsapp en las horas anteriores, y cantan las canciones junto a sus padres y amigos. Alcanzas una comunión especial en un concierto, te sientes unido al instante con personas que no conoces gracias a ese amor compartido por la música que forma la banda sonora de tu vida.

Escuchar esa alegría, verla marcada en las caras de los niños, y luego asegurarte de que la última cosa que hagas es conseguir que sus padres no les oigan reír nunca más, ese odio pervertido no puede explicarse.

Pero Manchester ha demostrado algo: no importa cómo sea el odio que haya en la mente de este perpetrador patético y retorcido –cuyo nombre debe ser olvidado–. No está a la altura del amor y solidaridad de Manchester. Esos mancunianos que ofrecieron su casa a extraños. Los taxistas que llevaron gratis a la gente a su casa. Fueron respuestas instintivas, porque cuidarse unos a otros está grabado en el espíritu de la gente de Manchester.

Es un tópico hablar del carácter amistoso de la gente del norte. Manchester tiene los problemas de todas las ciudades. Ningún sitio está lleno de santos. Todo el mundo es capaz de ser un maleducado o de algo peor. Pero mientras en otras ciudades la gente puede tener mucha prisa para mostrarse agradable, donde la fría amabilidad sustituye al afecto, Manchester destaca sobre las demás. Gente que no te conoce te pregunta cómo estás, y lo dice en serio. Personas que no se han visto antes charlan en el transporte público o en la calle. Francamente, en Londres eso se considera un poco extraño. Eso ocurrió en el concierto de ayer. Es lo que hacen los mancs.

Ayer, Manchester era una de las mejores ciudades de la Tierra, y continúa siéndolo hoy. La cordialidad, la solidaridad, el típico humor manc, todo eso prevalecerá tanto como antes. Esta fue la ciudad que trajo la civilización industrial moderna. Es un huracán de creatividad y talento, con la música de Oasis y The Smiths, el arte de Lowry, el fútbol, los atletas y los cómicos.

Un espíritu depravado ha podido infligir un inmenso sufrimiento a esta ciudad. Inevitablemente, ya hay buitres motivados por el odio sobrevolando esta atrocidad que responderán justo de la forma que quieren los terroristas. Pero podemos elegir. Cuando salgan los nombres de las víctimas mortales, y sus seres queridos nos cuenten quiénes y cómo eran, recordemos solo eso. Celebremos el talento y el cariño de Manchester. Destaquemos todas las cosas que unen a esta sociedad diversa y rechacemos a todos los que piden lo contrario. Y seamos conscientes de que no importa qué motivo retorcido se haya usado para justificar y realizar una matanza de niños y adolescentes, Manchester siempre vencerá.
Fuente: eldiario.es - theguardian

En Riad, Donald Trump habló del terrorismo, no del islam




Red Voltaire

Al contrario de lo que reportan las agencias de prensa occidentales, y de lo que Barack Obama hizo en Egipto hace 8 años, el actual presidente estadounidense Donald Trump no pronunció en Arabia Saudita un discurso sobre el islam.

Recordando que su gira internacional, iniciada en Arabia Saudita –donde se encuentran los sitios más sagrados del islam–, lo llevará también a Jerusalén, Belén y el Vaticano, el presidente Donald Trump llamó a la práctica del respeto y la tolerancia entre las tres principales religiones abrahamánicas, o sea el islam, el judaísmo y el cristianismo.

Centrando su discurso en la lucha contra el terrorismo, el presidente Trump apeló a los sentimientos religiosos y al humanismo de los responsables musulmanes presentes en Riad para invitarlos a no seguir cooperando con quienes siembran la muerte y los invitó a participar en el Global Center for Combating Extremist Ideology o Centro Global de Lucha contra la Ideología Extremista.

Veamos a continuación los principales fragmentos de su discurso:

    «No estamos aquí para impartir conferencias. No estamos aquí para decir a los demás cómo deben vivir, actuar, aprender o adorar. En vez de eso, estamos aquí para ofrecer una asociación –basada en intereses y valores compartidos– con vista a perseguir un futuro mejor para todos nosotros.

    (…) Es una opción entre dos futuros, una opción que América [léase Estados Unidos] no puede adoptar en lugar de ustedes. Un futuro mejor es posible sólo si las naciones de ustedes rechazan a los terroristas y los extremistas. Expulsadlos, sacadlos de vuestros lugares de culto. Sacadlos de vuestras comunidades. Sacadlos de vuestra tierra santa. Sacadlos de nuestra tierra.

    Por nuestra parte, América se ha comprometido a adaptar sus estrategias para enfrentar la evolución de las amenazas y los nuevos hechos. Eliminaremos las estrategias que no han arrojado frutos y aplicaremos nuevos puntos de vista basados en la experiencia y el juicio. Estamos adoptando un realismo de principio, anclado en valores comunes y en intereses compartidos.

    (…) Los responsables religiosos deben hacer que esto quede absolutamente claro: la barbarie no nos aportará ningún tipo de gloria, la devoción por el mal no nos aportará ningún tipo de dignidad. Si escogéis el camino del terror, vuestra vida estará vacía, vuestra vida será breve y vuestra alma acabará siendo condenada.

    (…) Con la ayuda de Dios, esta cumbre marcará el principio del fin para quienes practican el terror y divulgan su vil credo. Al mismo tiempo, rezamos para que algún día sea posible recordar este encuentro como el principio de la paz en el Medio Oriente –y quizás incluso en el mundo entero.

    (…) Os pido que os unáis a mí, que os unáis a mí, que trabajemos juntos y que luchemos juntos. Unidos, no fallaremos.

    Os doy las gracias. Que Dios os bendiga. Que Dios bendiga a vuestros países. Y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América.» [1]

<:ver_imprimer:> Facebook Twitter Delicious Seenthis Digg RSS

[1] “Donald Trump’s Speech to the Arab Islamic American Summit”, por Donald Trump, Voltaire Network, 21 de mayo de 2017.
Red Voltaire

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Fuente : «En Riad, Donald Trump habló del terrorismo, no del islam», Red Voltaire , 22 de mayo de 2017, www.voltairenet.org/article196409.html

Fase de ignición



Enric Juliana

Enric Juliana, Madrid


Hay tres días de mayo del 2017 que deberemos recordar con un círculo rojo.

Viernes, 20 de mayo: se registra la moción de censura de Podemos. Domingo, 21: victoria de Pedro Sánchez en las primarias socialistas, con diez puntos de ventaja sobre la candidata oficialista Susana Díaz. Lunes, 22: conferencia del presidente de la Generalitat en Madrid advirtiendo que pone la directa, mientras Mariano Rajoy le responde que se mantendrá firme como una roca ante cualquier iniciativa de carácter unilateral.

La fase de ignición de la crisis política española comienza ahora. Ahora que la economía parece remontar y todos los malhumores sociales afloran con menos miedo. Todos a sus puestos. Átense los cinturones, puesto que habrá choques. Más de uno.
Pablo Iglesias saluda a Carles Puigdemont; al lado, Xavier Domènech
Pablo Iglesias saluda a Carles Puigdemont; al lado, Xavier Domènech (ACN)

En el acto de ayer en el auditorio del Ayuntamiento de Madrid, casi con más periodistas que asistentes, los tres conferenciantes catalanes parecían un coro angelical. Ni una palabra más alta que la otra. Casi ninguna mención a la independencia. Soberanismo versallesco. El presidente Carles Puigdemont fue el más directo de los tres: “Nuestro compromiso es inviolable”. Puigdemont es el que más ganas tiene de que comience el baile. Ha calculado los posibles costes personales y está dispuesto a asumirlos. Si el presidente de la Generalitat no frena, nadie de su gobierno lo hará. La constante radiación de los cráteres Pujol y Palau de la Música tampoco favorece un cambio de planes. Unas elecciones catalanas a corto plazo dejarían triturado al PDECat, cuyas planchas protectoras no resisten el cobalto de la “madre superiora”.

Rajoy tampoco puede frenar. Si intenta desactivar la cuestión catalana con una oferta creativa, corre el riesgo de que se le desmande el ala derecha de su electorado, en un momento en el que vuelve a tener a muchos votantes desmovilizados por la nueva oleada de escándalos. El Partido Alfa español, con el viento de Europa y de la economía a su favor, se halla ahora en aguas peligrosas. El canal de Isabel II baja turbio, la Guardia Civil hace su trabajo y los fiscales no se dejan embridar. Rajoy tampoco podría convocar elecciones anticipadas en estos momentos.

Todo esto ya lo sabíamos, o lo podíamos suponer. La principal novedad de mayo es la victoria de Sánchez en las primarias del PSOE. Se ha roto un eje del sistema. Clamorosa derrota de una poderosa coalición oficialista muy anclada en Madrid y Sevilla. Se acaba de romper la política de “concertación nacional”, garantizada por la gestora socialista. Hasta hace una semana, Rajoy podía llamar a Javier Fernández, presidente de la gestora, para pactar. En caso de urgencia, Alfredo Pérez Rubalcaba. Con Sánchez no hay interlocución. Rajoy ni siquiera le ha llamado para felicitarle.

El PSOE parece que vira a la izquierda y Podemos actúa como el Quinto Regimiento. Fuerza de asalto. Sus dos mociones de censura no prosperarán, pero pretenden abrir brecha.

La inmovilidad se le complica a Rajoy.

Enric Juliana Ricart
Madrid

Fuente: La Vanguardia

lunes, 22 de mayo de 2017

Sánchez derrota a las élites



Pedro Sánchez renace de sus cenizas y regresa al frente del PSOE con una victoria incuestionable y más poder del que nunca tuvo antes
Susana Díaz, la candidata que prometía “un PSOE ganador”, ha sido incapaz de vencer en su propio partido

Ignacio Escolar  

Contra la mayoría de los dirigentes socialistas, contra casi todo el aparato, contra Suresnes,  contra los barones, contra la gestora, contra la mayoría de los medios de comunicación, contra el poder económico, contra Cebrián, contra Felipe, contra Zapatero... contra unas élites tan alejadas siempre de los ciudadanos, sus preocupaciones y sus intereses. Pedro Sánchez renace de sus cenizas y regresa al frente del PSOE con una victoria incuestionable y más poder del que nunca tuvo antes. Ha recuperado Ferraz a lomos de la indignación de tantos socialistas por la abstención ante el PP y el golpe palaciego con el que se tumbó al primer secretario general elegido directamente por los militantes. Tiene una nueva oportunidad, aunque las élites que han perdido esta batalla volverán otra vez en su contra.

Susana Díaz, la candidata que prometía “un PSOE ganador”, ha sido incapaz de vencer en su propio partido. Solo se impone en su propia federación, Andalucía. Pierde en todas las demás y en la gran mayoría de las agrupaciones ha conseguido un resultado inferior incluso al número de avales que presentó con su nombre; un indicador bastante claro de hasta qué punto presionó a su favor el aparato. ¿El lugar donde más voto oculto había para Pedro Sánchez respecto a los avales? Es fácil de imaginar: en Andalucía.

Hasta hace dos semanas –con el recuento de esos avales, cuando se vio venir lo que finalmente ha pasado–, Susana Díaz pretendía ganar estas primarias sin despeinarse, sin competencia, sin molestarse siquiera en presentar un proyecto propio; solo Esperanza Aguirre había intentado antes ganar unas elecciones sin programa. Díaz solo presentó sus propuestas por escrito cuando la tozudez de los datos de los avales demostró que siempre es un error creerte tu propia propaganda.

La imagen de Susana Díaz es pésima entre los potenciales votantes del PSOE, según todas las encuestas. También salía peor que Pedro Sánchez en la valoración de todos los españoles, incluyendo a quienes no se plantean votar al PSOE. No era así entre las élites socialistas, donde nunca antes un candidato ha tenido apoyos tan unánimes, a pesar que muchos de ellos, en privado, admitían que la presidenta andaluza tenía los pies de barro. Ellos también han sido claramente derrotados y de la generosidad e inteligencia del nuevo secretario general dependerá que formen parte del futuro del PSOE o solo de su pasado.

Sánchez tiene en su mano el mandato más claro que ha tenido jamás un líder socialista desde que Zapatero perdió la presidencia. Ya había ganado antes unas primarias, con menos votos pero más margen frente a Eduardo Madina. Aunque en aquella ocasión Sánchez contaba con el apoyo mayoritario de un aparato que después consideró que la victoria era suya y quiso tutelar cada uno de sus pasos. Casi nadie de los que le apoyaron en aquellas primarias creía en él, empezando por la propia Susana Díaz, que solo le respaldó porque Madina le parecía poco dócil.

Los partidarios de la candidata derrotada tienen herramientas para limitar el poder del nuevo secretario general. En el grupo parlamentario –donde los de Pedro son minoría–, en los gobiernos autonómicos, en las federaciones… En teoría, Sánchez tendrá que pactar también los nombres de la nueva Ejecutiva socialista, que debe ser respaldada por los delegados en el próximo Congreso. En la práctica, el resultado le deja las manos casi libres, aunque la primera comparecencia de Susana Díaz tras su derrota –una intervención donde ni siquiera se ha referido a Pedro Sánchez por su nombre– no permite pronosticar que la presidenta andaluza no vaya a oponer resistencia.

A partir de hoy, Pedro Sánchez tiene una nueva oportunidad de la que, en esta ocasión, será plenamente responsable. Dentro de su equipo le aconsejarán dos cosas contradictorias: unos, que sea generoso e integre a los derrotados; otros, que aproveche esta victoria para regenerar el partido. Probablemente deba mezclar un poco de ambas recetas. De su éxito o fracaso dependerá en gran medida la posibilidad de un país donde el Partido Popular no siga para siempre en La Moncloa.

Fuente: eldiario

Seguidores