jueves, 2 de febrero de 2017

Nadie habla de Quebec

Manifestación en Montreal en favor de las victimas de Quebec



 DAVID TORRE


Han pasado casi dos días desde el atentado en Quebec, donde seis personas murieron tiroreadas en una mezquita y casi diecinueve fueron heridas, y la noticia apenas ha manchado de sangre los medios. No ha abierto telediarios ni portadas de periódico, no ha inquietado a los diarios digitales -incluido éste-, no ha levantado oleadas de indignación ni apasionadas discusiones en las redes sociales. Prácticamente nadie ha colgado la bandera canadiense (la hoja de arce, para mi gusto, la más hermosa y estética de todas las banderas) en su perfil de facebook, quizá porque Canadá pilla un poco lejos, quizá porque las víctimas, además de canadienses, eran musulmanas.

Me imagino la que se habría montado si un lunático hubiera asesinado a balazos a media docena de personas en una iglesia de Nueva York, de Tokio o, por qué no, de Quebec. La ingente cantidad de titulares y de negritas movilizadas si en lugar de haber diezmado una mezquita, el criminal hubiera atacado una sinanoga. No habríamos dejado de oír, y con razón, el viejo mantra, antisemitismo, puesto que no cabría la menor duda de que se trata de un delito de odio contra los judíos. La islamofobia -el odio a los musulmanes- carece todavía del triste prestigio secular que da al antisemitismo el horror de una palabra sagrada. Sin embargo, está claro que hay una única razón por la que el homicida, la cara cubierta con una máscara de esquí, entró en la mezquita del Centro Cultural Islámico de Quebec y empezó a disparar a sangre fría contra la multitud. Y es que eran musulmanes.

Alexandre Bissonnette, un joven de 27 años, fue detenido después de que, según algunos medios locales, llamara a la policía para entregarse. Las autoridades, no obstante, han preferido no dar detalles sobre el sospechoso ni menos aún sobre las motivaciones del atentado, un silencio extendido hasta el punto de que todavía no se ha aclarado si actúo solo o acompañado. En cambio, desde algunos medios alternativos empezaba a filtrarse algo de más información. Un compañero de estudios afirma que Bissonnette es un ferviente derechista, pro-israelí, anti-inmigración y simpatizante de Trump, mientras un testigo afirma que gritó varias veces “Allahu akbar” (Alá es grande) durante el tiroteo. No hace falta indagar mucho en las escasas crónicas que se hicieron eco de la noticia para descubrir que en junio pasado alguien había arrojado al suelo de la misma mezquita una cabeza de cerdo.

Al mismo tiempo que Donald Trump sigue clamando al miedo contra los musulmanes, el primer ministro canadiense Justin Trudeau lanzó un mensaje de paz: “La diversidad es nuestra fuerza y, como canadienses, la tolerancia religiosa es un valor que apreciamos”. A su vez Phillipe Couillard, primer ministro de Quebec declaró después de la masacre: “Quiero decir unas palabras a nuestros compatriotas musulmanes de Quebec. Estamos con vosotros. Estáis en casa. Sois bienvenidos a vuestro hogar. Sois quebequeses”. O mucho me equivoco o el atentado de Quebec, igual que sucedió con la masacre del ultra cristiano Anders Breivik en Noruega, va a contemplarse, como un hecho aislado, el acto criminal de un lunático no motivado tanto por el odio religioso o las ideas xenófobas como por algún tornillo suelto en la cabeza.

Fuente: Público.es