jueves, 21 de abril de 2016

La vendetta del gallinero



Por Fernando López Agudín
Termina abril como comenzó enero. Podemos ha vuelto al gallinero. Rivera con Sánchez de la mano ha impedido que Podemos tenga representación en la Mesa de la Diputación Permanente, pese a tenerla en la Mesa del Congreso. Con la inestimable ayuda del más breve e incompetente de los presidentes del Congreso, Patxi López, Ciudadanos ha conducido al Partido Socialista a votar la marginación de los morados. Así, una fuerza que se reclama de la izquierda ha marginado a la tercera fuerza parlamentaria que es, además, la que más ha luchado para que Pedro Sánchez pudiera presidir un gobierno de progreso, tal como votaron los españoles el pasado 20 de diciembre.
Estamos ante la vendetta del gallinero. Tras todo un trimestre de pases de modelo a cargo de la pareja Rivera-Sánchez,  a través de esa pasarela del Gran Centro, montada por el Ibex, no les perdonan a Iglesias, Garzón, Domenech y Oltra el no haberse sumado a este desfile hacia la Gran Coalición, destinado a  vender a los españoles que hay que  apretarse el cinturón. El castigo de la marginación a los podemitas no le ha supuesto esfuerzo a  Rivera y no  le ha sido difícil manipular a Sánchez, quien llora por los pasillos la pérdida de la presidencia que no ha sabido defender como secretario general. Ya calientan por la banda de Ferraz, Eduardo Madina y Carme Chacón con Rodriguez Zapatero animando como mayorette.

Tal vez, el resentimiento, no le ha dejado ver a Sánchez, — no es fácil volver a casa tras más de un trimestre de presidente in pectore—, la última trampa política de Rivera. Este acuerdo a tres sobre la Diputación Permanente, PP-PSOE y Ciudadanos, es el primero que los socialistas han suscrito con el Partido Popular. Imposible peor momento para acordar lo que ha intentado evitar hacer, a lo largo de los últimos meses. El final político de Pedro Sánchez no puede ser más cruel. Obligado por los suyos a renunciar a la presidencia del Gobierno que tenía en sus manos, tras el posterior desfile de modelos de este trimestre, protagoniza la apertura de la Gran Coalición.

Al marginar a Podemos, Rivera se apunta un tanto, justo cuando se le ha venido abajo ese marketing del Gran Centro vendido por todos los publicistas del IBEX, instalados en los principales medios de comunicación. Estratégicamente, su balance, -en su caso, mejor decir su cuenta de resultados- ha sido un desastre al no haber conseguido investir a  Pedro Sánchez como presidente, pese a contar con recursos como nunca  nadie ha tenido. Pero, tácticamente, ha logrado el reforzamiento electoral de Ciudadanos a costa del PSOE, como bien se verá el 26 de junio, la consolidación del Partido Popular en la Moncloa y, además, el debilitamiento de las fuerzas progresistas como consecuencia de la falta de coraje de Sánchez.

Tres éxitos de Ciudadanos que se resumen en un claro triunfo de la derecha. Sin la división de las fuerzas progresistas, trabajada por Rivera, utilizando a un Sánchez, aflojado y afligido por Susana Díaz, ese paseo triunfal de la derecha no se hubiera dado. Es tan evidente que, incluso, Rivera ha conseguido que Sánchez firmara el castigo de encerrar a Podemos en el gallinero, sin que éste obtenga ningún beneficio; su rúbrica no variará un ápice el nulo futuro que le espera en el PSOE. Es tanto el interés por dividir a la izquierda que ya comienzan a disparar contra un hipotético acuerdo de Podemos con IU, cuando ni siquiera se ha concretado en la práctica. Y es que esta XI Legislatura que termina, enseña una lección insuperable: sin la unidad de PSOE, Podemos e IU, España será enviada al gallinero de la Europa del Sur, como lo ha sido ayer Podemos en el Congreso de los Diputados.

Fuente: Público.es

Seguidores