domingo, 29 de noviembre de 2015

¿Y si hubiera sorpresa y ganase Podemos?

Resultado de imagen de podemos logo

Sí, la Bolsa bajaría y la prima de riesgo subiría un tiempo, pero España, al menos media España, sería una fiesta. La otra media tendría que acomodarse a la situación que la España en fiesta sufrió los últimos años. Tornas cambiadas, que veríamos hasta qué punto serían capaces de tolerar, ellos tan demócratas.

La ilusión, esa devaluada palabra, renacería, resulta que gobernar no era tan difícil, sobre todo si no se miente. No era una revolución, era un ajuste de cuentas pacífico. Los créditos se pagaban, la gente cobraba, un poco más desde el principio, el Parlamento era un horno de fabricar el pan de la justicia, los policías ya no daban ostias gratuitas, la gente les había perdido el miedo, eran simples funcionarios, la economía seguía funcionando, era mentira lo que había vaticinado Rajoy, los españoles eran llamados a varias consultas, la catalana incluida, el Rey se ataba los machos, los curas comprendían que sus privilegios se habían acabado, los económicos y los educativos, Europa seguía estando en el mismo lugar, había comprendido que tenían que tragar con la nueva situación de España, que no era Grecia, los gobernantes no permitirían ahogos ni más recortes, las grandes empresas, oh, milagro, no habían huido, ni los inversores, a España le habían apretado las tuercas políticas y sociales, comenzaba a funcionar con cordura, los medios de comunicación aún conspiraban, pero comprendían que perdían la batalla, lentamente la pobreza y la desigualdad disminuían, resulta que los nuevos eran honrados, España no era Jauja, pero tampoco patio de Monipodio, los gobernantes rendían cuentas. España empezaba a ser un país transparente, los jueces aplicaban las nuevas leyes sin que se sospechase de ellos, los bancos cedían en sus usuras, todo el mundo podía encender la calefacción, los niños comían, los maestros enseñaban en libertad, la sanidad volvía a ser como hacía tiempo, Catalunya había decidido quedarse en España, América, con Hillary Clinton, nos respetaba, la gente comenzaba a comprender que con los nuevos las cosas iban a mejor, empezaban a estar contentos, la televisión pública ya no engañaba, los Presupuestos Generales eran más justos y creíbles, el número de imputados había descendido a mínimos soportables, el gran problema continuaba siendo crear nuevas industrias acordes a las necesidades mundiales, poco a poco pero de manera continuada y visible, era un gozo ver un país honrado, en el que ya no había esclavos laborales, al desempleo había que meterle mano, en ello estaban, los sindicatos funcionaban, la izquierda no era excluyente, los españoles habían tomado conciencia y por eso exigían. Atrás quedaba la prevaricación política.

Ahora se mofarán y me dirán que es un sueño ingenuo e imposible. Cierto. ¿Pero tan cutres somos como personas para ni siquiera intentarlo? ¿No seríamos más felices?

________________________

Gota BESTIARIO: De los cuatro principales candidatos, ¿quién sería un asno, quién un pingüino, quién un rinoceronte y quién un lobo?

_______________________________

Gota DISCULPA: PP: “Como en toda Europa, el Presidente solo debatirá con partidos con representación parlamentaria”. Pero bien que les pide a los de momento extraparlamentarios que se incorporen al Pacto antiyihadista y critica a quienes no lo hacen.

Arturo GonzáleZ

Fuente: Público.es

Seguidores