jueves, 14 de enero de 2016

No teman, señorías


 
Asistimos al enésimo y previsible espectáculo infame de la caverna: el debate sobre la preocupante higiene de Las Cortes. Más allá de las políticas que ejecute cada uno de los diputados que conforman el nuevo Congreso, en esta legislatura veremos rastas, prendas reivindicativas y todo tipo de complementos de dudoso gusto, cosa que nos vuelve locos a quienes notamos que en los trajes de sus señorías todavía permanece el hedor del Ducados de la Transición. Gracias por eso también, 1978.
Esta misma mañana, Celia Villalobos, una de las mejores jugadoras de Candy Crush del Parlamento, fijaba sus límites: “Rastas sí, piojos no.”. Y es que posiblemente Celia ha visto unas rastas por primera vez en el pleno de constitución, lo cual no es reprochable (es lo que tiene ser de barrio bien) pero debería acostumbrarse. La desnortada progresía, que diría el buen Sigfrid Soria, tiene costumbres que deben empezar a ser visibles en las instituciones. Pongo algunos ejemplos para que el liberalismo patrio se sitúe:
Camisetas reinvindicativas: a los rojos de vez en cuando les gusta vestir camisetas con mensaje. Eso es incompatible con la corbata y por ende, con la seriedad que el Parlamento exige. Estas camisetas suelen sugerir que hay algún tipo de problema con un colectivo de pobres. No hagan mucho caso, eso no va con ustedes. El Club de Golf nunca verá en peligro sus instalaciones, ni habrá un ERE de esos mientras Percival Manglano siga siendo aficionado.
Dicen cosas raras: el progresismo utiliza términos distintos a “España” a la hora de referirse a la población de nuestro país. Algunos hablan de “pueblo”, otros de “gente”. Tengan a mano el ventolín, a esta caterva de antiespañoles, de vez en cuando, se les ocurre hablar en lenguas cooficiales. En ese caso, deben prevalecer las buenas formas que siempre: ¡Fuera! ¡Guarros! ¡Vivaspaña! suelen ser respuestas válidas y respetuosas para generar un buen clima de trabajo.
Suelen ir a trabajar: posiblemente lo hagan para dejar a la bancada de la derecha en evidencia, pero los izquierdistas tienen la fea costumbre de trabajar. Han tenido que hacerlo para ganarse el pan y les ha quedado ese feo vicio. Esto choca frontalmente con la actividad del diputado liberal, que habitualmente toma posesión de su cargo y marcha libre a gestionar sus negocios privados, pero no se achanten: un grupo de desarrapados no acabará con sus costumbres y tradiciones.
Hay mercado de invierno: todavía no se aclaran con el tema de los grupos parlamentarios, pero otra de las tradiciones de la progresía es dividirse, cambiarse de organización, o incluso dimitir. Sí, alguno ha renunciado incluso a parte del dinero que les corresponde, así que se intuye que su inestabilidad les puede llevar a cambiar el equipo varias veces durante la legislatura. Lo hacen para marear al personal.
Espero que sus señorías tengan claro que todo cambia, incluso ese rancio habitáculo en el que se reúnen para destruir los derechos de los trabajadores. Y si todo cambia, señorías, no teman. Tienen una salida: acostumbrarse.

Seguidores