miércoles, 15 de junio de 2016

A los ingleses que les vayan dando

Resultado de imagen de brexit referendum

Mientras Europa se mantiene en vilo por el referéndum británico para la salida o la permanencia en la UE, en España el asunto sólo parece preocupar a las Bolsas, que se están dando un talegazo del quince. En el debate entre candidatos del pasado lunes el tema ocupó alrededor de un minuto, algo menos de lo que se tarda en comentar en los bares el último ‘balconing’ de Magaluf. El desconocimiento de las implicaciones para España del Brexit es enciclopédico, como si hubiésemos convertido en indiferencia el resentimiento histórico que ya se aprende en las escuelas y que se alimenta al estudiar la lista de los verbos irregulares del inglés.

Ya sea por la Armada Invencible que no lo era tanto, por sus piratas, por el idioma, por el críquet, que es tan aburrido como incomprensible, por sus turistas bolingas, por Gibraltar o por que circulan por la izquierda, los británicos –singularmente los ingleses- no son por aquí los más populares, pese a que Gran Bretaña es esencial para nuestra economía y nos haría un siete de los gordos si decide irse con el bombín a otra parte.

Los últimos datos cifran en 55.000 millones de euros los intercambios comerciales anuales entre ambos países, al punto de que las islas ocupan el cuarto lugar en el ranking de nuestras exportaciones. Por delante de Iberoamérica, Reino Unido es el principal destino de las inversiones españoles que, a su vez, es el cuarto inversor directo en España. Más de 300.000 británicos viven por estos lares, aunque algunos estudios elevan la cifra al millón, de los que apenas un 20% son jubilados ansiosos de sol. Al mismo, más de 200.000 españoles residen en Gran Bretaña. Anualmente, cerca de 30 millones de pasajeros van o vienen entre ambos países, y los más de 21,5 millones de británicos constituyen el grupo más numeroso de turistas que nos visitan cada año, muy por encima de franceses, alemanes o nórdicos.

El Brexit, por tanto, debería preocuparnos, aunque sólo sea porque nadie tiene claro qué pasaría después de un eventual portazo a la Unión, que es lo que ahora mismo auguran las encuestas. Siendo la consecuencia más esperada, la devaluación de la libra esterlina tendría efectos muy negativos tanto para las exportaciones españolas como para el turismo. Por supuesto, nadie se ha preocupado de evaluar de manera aproximada el impacto, no vaya a ser que en vez de españoles nos tomen por alemanes.

Lo que sí parece tenerse algo más claro son los efectos políticos del Brexit. Salvador Llaudes, investigador del Real Instituto Elcano, advierte de que el abandono de la UE por parte de Gran Bretaña provocaría probablemente un segundo referéndum de independencia en Escocia, que en el caso de consumar la ruptura tendría derivadas en Cataluña. A ello habría añadir nuevas dificultades para abordar el contencioso de Gibraltar, aunque sea éste un tema que sólo preocupa al ministro Margallo, cuya obsesión es tal que nadie descarta que decida emprender él solo la invasión del Peñón en una zodiac.

Como en tantos otros temas, la actitud del Gobierno en funciones ha rozado lo lamentable. Aparentemente y por todo lo anterior, la posición española debía de ser favorable a alcanzar un acuerdo con Gran Bretaña, pese a que las demandas de Cameron para apoyar el Bremain (o sea la continuidad) rozaban lo vergonzante, no tanto sobre la gobernanza europea sino en el tema de la inmigración. El acuerdo de febrero recogió finalmente el llamado “freno de emergencia”, según el cual se faculta a Londres a limitar las prestaciones sociales por un plazo máximo de cuatro años de los trabajadores comunitarios que lleguen por primera vez a Reino Unido.

Lo normal hubiera sido que Rajoy compareciese en el Congreso para consensuar una postura común que defender en el Consejo Europeo, como le pidieron el resto de partidos, pero el presidente en funciones hizo oídos sordos como viene siendo habitual. Se desperdició la oportunidad de explicar a la opinión pública lo que nos jugamos en el envite del referéndum del 23 de junio por el miedo de Rajoy a que le dieran estopa o para evitar que se le recordase que consultar a la ciudadanía ni es pecado ni engorda. En la cumbre, lógicamente, estuvo de perfil, el ángulo favorito del presidente en Europa.

La desidia presidencial por la votación británica se ha contagiado en esta interminable campaña al resto de formaciones políticas, que se llenan la boca de europeísmo pero que, llegado el momento, creen que la política exterior aburre y no da votos. Otra cosa sería si el referéndum se celebrara en Venezuela, obviamente, pero con los ingleses se tiene claro:  que les vayan dando.
Juan Carlos Escudier
Fuente: Público.es

Seguidores