lunes, 13 de junio de 2016

Las protestas en Francia siguen hostigando a Hollande ante el inicio de la Eurocopa

La presión de las protestas se relaja temporalmente en Francia
Una de las manifestaciones de estos días en París contra la reforma laboral propuesta por el Gobierno francés. EFE



El presidente francés necesita que el campeonato de fútbol vaya bien para mejorar la popularidad de su gobierno, pero los trabajadores de servicios públicos en huelga no se lo van a poner fácil

El ministro de Transportes advierte de que, si los problemas de transporte empeoran, el Gobierno se planteará usar una medida especial para obligar a los conductores de tren a volver al trabajo


François Hollande ha pedido a los trabajadores franceses en huelga que limiten las perturbaciones de los servicios públicos ante la inauguración de la Eurocopa 2016 en Francia, entre interrupciones del servicio de trenes, de las plantas de tratamiento de basuras y de algunas refinerías.
El presidente francés estuvo a punto de decir que el Gobierno obligaría a los conductores de trenes a volver a trabajar, pero dijo que los servicios públicos estarán garantizados y manifestó a los sindicalistas que estaban organizando la huelga y las acciones de protesta que "deberían asumir su responsabilidad para que este gran evento pueda ser un festival popular compartido".
El impopular líder del Partido Socialista, que espera presentarse el año que viene a la reelección, necesita que la apuesta de la Eurocopa pase sin incidentes para dar un impulso a la situación del Gobierno, al bajo estado de ánimo del país y a la apuesta de París por acoger los Juegos Olímpicos de 2024.
Montones de basura podrida en muchas calles de París y Marsella, así como las cancelaciones de trenes y de vuelos, están provocando dolores de cabeza mientras Francia acogerá a más de dos millones de visitantes extranjeros durante un campeonato que durará un mes.
La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, prometió este viernes que "toda la basura será recogida a partir de ya, de hoy", mientras bolsas de basura, cajas y desechos podridos se apilaban en las aceras de la mitad de los barrios de la ciudad, incluidas zonas turísticas populares de la margen izquierda del río.
Los principales centros de procesado de basuras de la zona de París han estado bloqueados por los huelguistas del sindicato CGT durante más de 10 días, como parte de unas largas protestas contra las propuestas del Gobierno de suavizar las rígidas protecciones laborales. Los basureros y los conductores de camiones de basura se unieron a la movilización.
Los trabajadores del tratamiento de basuras del sector público que llevan días en huelga han prometido continuar con las protestas al menos hasta el martes, pero la ciudad pidió camiones de basura adicionales y contrató a empresas privadas para empezar este viernes a recoger. "Se tardará unos días, obviamente", dijo Hidalgo. El reto será encontrar un lugar en el que tirar la basura, puesto que los huelguistas siguen bloqueando la principal planta de residuos para la zona de París.
Baptiste Talbot, del sindicato CGT, valoró en declaraciones a la agencia Associated Press que la apuesta de Hidalgo por recoger toda la basura de golpe era "un poco optimista", pero no se opuso a la medida. "Queremos mantener presión con la huelga, pero somos sensibles a los problemas de higiene", señaló.
La basura también se acumula en la ciudad portuaria de Marsella, en el sur, puesto que su principal centro de tratamiento de residuos permanece bloqueado. Las huelgas también continúan en otras ciudades del suroeste.
Los trabajadores del servicio estatal de trenes, la SNCF, entraron en su décimo día de huelga escalonada por sus condiciones de trabajo. En Francia había más trenes circulando; cuatro de cada cinco trenes de alta velocidad llegaban puntuales. Sin embargo, había interrupciones en algunos servicios, como dos grandes líneas de cercanías de París, las RER B y D, que cubren el Estadio de Francia, donde se dio inicio a la Eurocopa este viernes por la noche con el partido entre Francia y Rumanía.
Las autoridades ferroviarias prometieron más trenes para transportar a 70.000 personas al estadio para ver el partido. El servicio de metro a las estaciones cercanas al estadio no se vio afectado.
El ministro de Transportes, Alain Vidalies, advirtió de que, si los problemas de transporte empeoraban este sábado, el Gobierno se plantearía usar una medida especial para obligar a los conductores de tren a volver al trabajo.
Al preguntarle en la radio Europe 1 si las imágenes difundidas en todo el mundo de basura podrida podrían también comprometer la apuesta de París por acoger los Juegos Olímpicos de 2024, Vidalies bromeó: "No he visto ninguna horda de ratas mientras venía hacia aquí".
Los pilotos de Air France empezaban este sábado una huelga de cuatro días por su salario y sus condiciones, con la cancelación del 20% de los vuelos. Se cancelará uno de cada cuatro vuelos de medio radio y en torno a uno de cada diez nacionales y de largo radio.
El organizador de la Eurocopa, Jacques Lambert, afirmó en la radio France Inter que las huelgas ya habían dañado al campeonato: "La imagen que se ha dado no es la que queríamos".
Traducción de  Jaime Sevilla Lorenzo

Fuente: The Guardian - eldiario.es

Seguidores