domingo, 22 de mayo de 2016

Algo más que Venezuela


¿Influirá el referéndum británico en la repetición de las elecciones generales españolas?


¿Venezuela, capital Madrid? La obsesión por la crisis venezolana desvirtúa el contexto europeo de las elecciones españolas



ENRIC JULIANA


Una pregunta para las sobremesas en las que todavía se habla de política, después de meses de extenuante discusión entre cuñados. ¿Influirá el referéndum británico en la repetición de las elecciones generales españolas? ¿Habrá que ir a votar el 26 del seis, pensando en el alcance del 23 de junio británico?

Si ingleses, galeses, escoceses e irlandeses del norte deciden continuar en la Unión Europea, la repercusión será nula. Si gana el Brexit, España irá a las urnas con mayor preocupación en el rostro de la gente mejor informada, el voto de orden puede verse reforzado, pero no son imaginables grandes virajes. En tres días no hay tiempo para una completa metabolización de un asunto tan complejo y lejano. La política internacional enmarca, pero no siempre decide las peleas domésticas.

Nadie irá a votar pensando en Inglaterra, pero las elecciones españolas de junio forman parte de un panorama europeo verdaderamente inquietante, ante el cual el Directorio ya está tomando algunas medidas preventivas. De entrada, prudencia y pocas declaraciones continentales sobre el acontecimiento británico, para no dar alas a los euroescépticos. El único líder extranjero que puede entrar en ese debate sin provocar estropicios es el presidente de Estados Unidos. Barack Obama ya ha pedido a los británicos que se queden en la Unión Europea.

Más medidas. Calmantes para el sur de Europa, a fin de evitar un cuadro de fuerte angustia en junio. Cuidar las inflamaciones meridionales, a la espera de que el Brexit sólo sea un susto. Se ha aplazado la multa a España por incumplimiento del déficit y se ha relajado la exigencia de ajuste presupuestario hasta después de las elecciones. Ya hablaremos en septiembre, cuando se preparen los presupuestos del 2017. También se ha suavizado la presión sobre Italia; unas líneas más adelante veremos por qué. Buenas palabras con el gobierno portugués de izquierdas, encabezado por el socialista António Costa, que se niega a efectuar nuevos recortes. Y poco drama mediático en la negociación del plan de ajuste de Grecia. Sin la tragedia de los refugiados sirios en las costas griegas, la presión sobre el gobierno de Alexis Tsipras sería mucho mayor. Sin los refugiados, sin la inquietud que provoca el turco Erdogan y sin el referéndum británico, ahora tendríamos una nueva entrega del drama helénico. La Geografía revaloriza Grecia.

Los norteamericanos también están preocupados. De nuevo, la Geografía. Una cadena de crisis en el arco grecolatino, a escasa distancia del brasero norteafricano. Los jóvenes del sur de Europa, radicalizados a la izquierda; los jóvenes del norte de África, tentados por el integrismo islámico. Asesores económicos de la Administración Obama han advertido a la Comisión Europea que debe relajar la presión sobre Portugal, España, Italia y Grecia para evitar males mayores. Con la Geografía no se juega. Después de Irak, los norteamericanos lo saben bien.

Italia. Hay elecciones municipales en junio y los populistas de Beppe Grillo pueden conquistar la alcaldía de Roma. Un reciente sondeo del diario La Repubblica señala que los grillini obtendrían ahora el 27% , a sólo tres puntos del Partido Democrático del primer ministro Matteo Renzi. En octubre se someterá a referéndum la reforma constitucional italiana y se está generando un frente del no en el que confluyen la derecha, el movimiento de Grillo y la izquierda crítica con Renzi. Acompañada de una nueva ley electoral, la reforma constitucional refuerza el poder ejecutivo y eleva el control sobre las regiones. Renzi se la juega en octubre y las municipales de junio serán la primera prueba. Y además está la cuestión de Libia. La guerra contra el Estado Islámico pasa por Trípoli y más temprano que tarde veremos tropas occidentales en Libia, intentando apuntalar la débil estructura gubernamental de Fayez al Sarraj

Las elecciones españolas serán muy domésticas, con muchos minutos de telediario sobre Venezuela –Venezuela, capital Madrid–, pero forman parte de un cuadro europeo verdaderamente endiablado. Conviene no olvidarlo.

Fuente: La Vanguardia

Seguidores