viernes, 6 de mayo de 2016

Con tu techo y mi suelo, vamos juntos compañero


El 84,5 % de las bases de IU apoya la coalición con Podemos para el 26J
EFE

Dos años y medio de desencuentros entre IU y Podemos, hasta que el 20D unos tocaron suelo y otros techo, y asumieron sus respectivas debilidades

 
“Si me preguntas si quiero convencer a Izquierda Unida de que participe con nosotros, te digo: evidentemente. Tengo claro que en este camino, más tarde o más temprano, tenemos que encontrarnos.”
Quien así hablaba era Pablo Iglesias, en enero de 2014, al presentar lo que entonces era solo un proyecto de candidatura a las Europeas y que acabó siendo Podemos. Está bien recordar sus palabras ahora, cuando parece que Podemos e IU se asoman a un acuerdo que se iba a producir “más tarde o más temprano”, y que al final habría tardado dos años y medio.
Dos años y medio de pequeños encuentros y grandes desencuentros. De complicidades personales y desconfianza orgánica. De competencia feroz por un electorado común. De heridas, sobre todo para IU, que por el camino de la frustrada confluencia se ha dejado a muchos militantes y muchos más votantes.
Dos años y medio de comprobar, una y otra vez, que la confluencia multiplica, y que es la única alternativa. Se vio en las municipales, donde los Ganemos sumaban más que Podemos en autonómicas. Sirvió para aprender y no repetir errores en el gatillazo de las catalanas. Y se demostró con rotundidad el 20D, cuando mareas y confluencias triunfaron en sus territorios y lograron un efecto arrastre para Podemos en el resto de España.
Pero sobre todo, dos años y medio de correlación de fuerzas y debilidades. Desde aquella IU que en 2014 todavía se creía las encuestas que le prometían crecer como nunca; y desde el Podemos que a principios de 2015 se creía otras encuestas que le daban como primera fuerza; hasta que el pasado 20D ambos aterrizaron. Con resultados dispares, sí, pero ambos tocaron sólido: Podemos comprobó que su techo electoral estaba todavía demasiado lejos del cielo; mientras IU descubría que su suelo electoral no era tan profundo y le permitía al menos mantener la cabeza fuera del agua.
Ha hecho falta que unos y otros se golpeen en las urnas: unos con la cabeza en el techo al saltar; otros con el culo en el suelo al caer. Ha hecho falta que Podemos asumiese su débil fortaleza (débil para conseguir el deseado asalto a los cielos) y que IU valorase su fuerte debilidad (fuerte como para no desaparecer en su peor momento). Y el reconocimiento mutuo: que Podemos entendiese que IU no va a desaparecer y ceder su espacio sin más; y que IU aceptase que Podemos está en condiciones de llegar adonde IU nunca soñó.
Por eso en ambas formaciones hay quienes piensan que con el techo de Podemos, el suelo de IU y el efecto multiplicador de las confluencias territoriales, se puede aspirar a ese ‘sorpasso’ que durante tantos años fue el unicornio de la izquierda española. Parafraseando el conocido poema de Benedetti, tan querido por la izquierda (“con tu quiero y mi puedo, vamos juntos compañero”), estos días los negociadores se cantan en las reuniones: “con tu techo y mi suelo, vamos juntos compañero”.
Si me preguntan, yo soy de los que piensan que una confluencia bien hecha no va a restar, sumará con seguridad, y quizás logre multiplicar. Pero para eso no vale con una suma de debilidades, de poner tu techo y mi suelo; ni una gélida coalición cogida con pinzas y acomplejada. Es necesario ampliar esa confluencia mucho más allá de un apretón de manos entre dos partidos, sumando movimientos sociales y movilizando ciudadanos para un viaje que no termina el 26J, sino que empieza ese día. Venga.
Fuente: eldiario.es

Seguidores