lunes, 16 de mayo de 2016

El antídoto contra las manipulaciones

Los representantes de los partidos en el momento previo al debate. Fuente El Confidencial
El ensayista francés Albert Jacquard escribió que el debate permanente es el 
antídoto contra la manipulación de la opinión. Cuando uno se sumerge en las
 primarias estadounidenses, el espectador piensa que los debates forman parte 
de la esencia política. 
Contrastar opiniones, contrapesar propuestas y contraponer estilos es la manera
 más natural,inteligente y poderosa de hacer política antes de acudir a las urnas.
 No se trata de ganar al adversario con locuacidad, metáforas o circunloquios.
 Ni siquiera con trampas dialécticas para elefantes. Lo que la gente quiere saber
 es qué piensan sus candidatos sobre los grandes asuntos que preocupan al país.
 Nadie compra un brindis al sol o un exabrupto intempestivo. En nuestro país
 los debates parecen molestar a los dirigentes políticos. ¿Les ha explicado alguien
 a qué se dedican o cómo esperan que las gentes les den su  confianza? 
De un tiempo a esta parte de los líderes se refugian en el onanismo de Twitter
 o en programas televisivos amables. Pero eso no es la modernidad, sino el refugio embotellado de políticos líquidos. El dirigente tiene que jugársela, echarse
 un pulso ideológico con el adversario, aceptar los debates públicos. No vale decir
 que no interesan a la gente: el último debate entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez
 retuvo el 48,6% de la audiencia o, lo que es lo mismo, lo vieron 9,7 millones de espectadores.
Recientemente, durante una entrevista en la Ser, el presidente del Gobierno en funciones declaró que no le apetecían los debates, que le resultaban incómodos
 y que le suponían un gran esfuerzo. Es evidente que ni es lo más divertido de la 
vida ni resultan confortables, y requieren esfuerzo. Pero de eso se trata la política:
 de llegar a la gente para explicarle por qué vale la pena votar a una fuerza y no
 a otra. Y eso no cuesta un euro.
MÀRIUS CAROL 
Fuente: La Vanguardia

Seguidores