jueves, 12 de mayo de 2016

La mascletá socialista


Mascletá Valenciana

Por mucho que los esforzados bomberos de Ferraz intenten apagar el fuego, que lo acabarán apagando, ha estallado la gran mascletá socialista. Ximo Puig ha sido autorizado por la ejecutiva del socialismo valenciano para negociar, con Podemos y Compromís, lo que denominan, un acord valencíá en el Senado. Aunque esta decisión será tumbada por la burocracia del PSOE, en su reunión de este fin de semana, parece indudable el malestar de los socialistas valencianos, que en la capital del Turia tratan de pactar con Compromís, al igual que sus compañeros de Zaragoza y de Palma de Mallorca lo hacen con la Chunta de Aragón y Més en las Baleares. Es evidente que les cuesta entender  la razón por la cual  pueden gobernar en las autonomías o municipios con  Podemos y, en cambio, no pueden ir con ellos en las listas del Senado.
Puede comprenderse, nunca justificarse, que Sánchez se vea obligado, una vez más, a doblar la rodilla ante los barones que se oponen a una propuesta más que sensata, -la unidad de las fuerzas progresistas, en las candidaturas al Senado, impediría que Rajoy o Rivera tuvieran la mayoría absoluta en dicha cámara-, pero no, que ni siquiera la permitan en algunos territorios.  Con tal de dejar tuertos a Garzón e Iglesias, algunos eligen quedarse ciegos. Si ceguera grande es haber impedido un gobierno progresista, mucha más lo es impedir hoy una oposición de PSOE, PODEMOS e IU, porque concede al PP y Ciudadanos la real capacidad de bloquear lo que se apruebe en el Congreso de los Diputados.
El fuego amigo abrasa de nuevo a Sánchez. Como intentó el “gobierno a la valenciana” hasta el último minuto, el fallido acuerdo con Baldoví, no se fían de que persevere en la tentativa tras las elecciones del 26 de junio. Es un dato objetivo, bien patente en los sondeos, que la suma total de los diputados del PSOE, Podemos e IU, más confluencias, va a situarse, probablemente, por encima de la que formen el PP y Ciudadanos y, por supuesto, de los obtenidos el pasado 20 de diciembre. Es en esa dirección, donde hay que insertar esta disparatada negativa a una propuesta que interesa a todas las fuerzas progresistas, sean cuales sean sus inmediatos objetivos políticos.
Ximo Puig recibe hoy las bofetadas dirigidas por elevación a Sánchez. Nada incomodaría más a las camisas viejas del clan de la tortilla que la continuidad de Sánchez como secretario general del PSOE. Demasiado bien saben, que si se formara un gobierno de progreso, como demanda la mayoría de la sociedad española, su actual líder podría presentarse al próximo congreso del partido, a celebrar tras el cierre de las urnas, con el socialismo gobernando junto con otras fuerzas progresistas e independientes. Si el PSOE llega al Poder, compartiendo la Moncloa con PODEMOS e IU Pedro, Sánchez seguirá al frente de Ferraz, y los neoliberales serán marginados. Por esta razón, a la vieja guardia le es vital romper en mil pedazos el  acord valencíá de Ximo Puig.
Lo que se ventila este 26 de junio es la probabilidad de que la soberanía popular sustituya a la de los poderosos. Son muy miopes los que hablan de sorpasso de Podemos e IU al PSOE, o muy mal intencionados. Garzón e Iglesias no persiguen una victoria táctica, una mera etapa electoral, sino una victoria estratégica, un gobierno de unidad popular. No se trata de que gobierne uno u otro; sino de que todos juntos articulen una fórmula gubernamental que combata una insoportable corrupción, sanee los aparatos de Estado, democratice las instituciones, termine con el austericidio y defienda bien la soberanía nacional, en una Unión Europea secuestrada por intereses ajenos a los de España.
Esta imposición de la vieja guardia, obligar a Sánchez a renegar de Ximo Puig, bien puede ser la última, si los españoles redoblan, como así parece, su voto por un gobierno progresista de PSOE, Podemos, IU y confluencias. Cabe aún apagar esta mascletá, pero ¿cuántas más podrán hacerlo? No muchas, probablemente, ni la que pueda surgir de las urnas la misma noche del 26 de junio. Cuando quieran girar a la derecha, después de haber puesto el intermitente a la izquierda, pueden encontrarse con la gran traca progresista, Con mucha lucidez aconsejaba Carolina Bescansa, a un socialista, durante el debate de la Sexta del sábado pasado, “no nos hagamos daño”.
http://blogs.publico.es/fernando-lopez-agudin/wp-content/themes/fernando-lopez-agudin/img/foto3.gif?v=2016051208
Fernando López Agudín
Fuente: Público.es

Seguidores