viernes, 15 de julio de 2016

El inútil monosílabo de Sánchez





Tras la rebaja de Rivera, determinada por sus padrinos, se acentúa la presión de los lobbies tanto dentro como fuera del PSOE, para que también Sánchez rebaje su negativa a la investidura de Rajoy. Líderes políticos, periodistas afines, junto con intelectuales orgánicos, asedian al aún secretario general para que  se sume a la abstención. Pero a unos quince días de la votación parlamentaria, que deberá decidir si el presidente en funciones continúa en la Moncloa, el monosílabo del “no es no” reanima el fantasma de unas terceras elecciones en noviembre. El dilema del PP es bastante claro, abstención o elecciones.

Tan claro como oscuro porque pretende ocultar el trilema real: además de las dos opciones que plantea Rajoy, existe una tercera que agruparía a la mayoría de las opciones progresistas presentes en el Estado español. Esos 178 escaños darían la mayoría absoluta a un gobierno presidido por Sánchez. Algo así como la fórmula gubernamental con la que Zapatero, entonces con minoría parlamentaria, alcanzó la Moncloa tras las hazañas bélicas de Aznar en Irak junto con Bush y Tony Blair. Es, por supuesto, una opción teórica dado que Pedro Sánchez, volens nolens, ya la rechazó antes de las urnas del 26 de junio y ni siquiera se atrevió a sugerirla cuando fuera censurado en la misma noche electoral.

Los números no le cuadrarían a Sanchez como no le cuadraron en invierno. Si los 22 diputados de Susana Díaz ,seguramente, se lo hubiesen impedido entonces, los actuales rebajados 20 andaluces, más los 11 de Fernández Vara y García Page se lo impedirían  ahora. Territorialmente, hoy el Partido Socialista Obrero Español se encuentra profundamente dividido entre la España periférica y la central. El socialismo del sur y del centro aparece muy distanciado del catalán, valenciano o balear. Sevilla, Toledo y Badajoz son muy firmes partidarios de la abstención mientras que Valencia, Las Palmas y Barcelona son contrarios a que los socialistas faciliten el gobierno de Rajoy.

Más aún, Francine Armengol, Ximo Puig e Iceta se inclinan por explorar, una vez que el PSOE votara contra el PP, esa posible tercera opción antes denominada Gobierno a la Valenciana; aunque saben que 31 diputados de los 85 socialistas, casi un 30%, se opondría drásticamente. Es un grupo parlamentario de facto que cuenta solo con un diputado menos que Ciudadanos. Pese a alguna encuesta muy cocinada, que insulta a los electores socialistas al señalar que la gran mayoría son favorables a que Pedro Sánchez se abstenga, la diversidad de criterios es pública en todas las declaraciones de los dirigentes territoriales.

El único denominador común en todo el PSOE es, por motivos contrapuestos, el rechazo al monosílabo. Unos por sustituirlo por la abstención, otros por la tercera opción y todos contra la posibilidad de unas terceras elecciones. Toda una grave contradicción puesto que, como muy bien advertía Alfonso Guerra a sus jóvenes compañeros, no cabe sostener lo uno y su contrario. Luego, lo más probable es que estemos asistiendo a una simulación de planteamientos, en busca de un determinado precio a abonar por la Moncloa, para vender la abstención del PSOE a Rajoy como una conquista a su muy perplejo electorado. Estaríamos ante el monosílabo del disimulo. No en vano la inexistencia de un compromiso escrito del comité federal deja abierta todas las posibilidades.Por ello afirma que el PSOE siempre estará en la solución.

Nada sería más arriesgado para un PSOE en declive, que carece de banquillo para renovarse generacionalmente, que ir a unas nuevas elecciones generales que ahondarían su lento pero imparable descenso. Abstenerse en la votación a Rajoy o impedir que Sánchez presida un gobierno progresista tiene, evidentemente, sus contraindicaciones, pero nada comparable con el mantenimiento del monosílabo. Porque si es no ¿por qué no opta ya por un pacto de progreso?, y si sólo es un no de entrada, ¿por qué mantenerlo hasta el próximo 2 de agosto ?  Cuanto mas tarde en resolverlo, peor será su situación. Las ventajas de cada una de las opciones disminuyen en la misma proporción que crecen las desventajas cada día que pasa. Es un monosílabo inútil.
Fernando López Agudín
Fuente: Público.es

Seguidores