jueves, 21 de julio de 2016

Inquisidores togados


558d81b4357e5.r_1468936693440.0-66-700-426 


Observamos estos días con cierta naturalidad cómo nuestros jueces y fiscales dedican más tiempo a cazar tuiteros, cantantes, humoristas y gamusinos que a perseguir la corrupción. No se conoce aun caso alguno de un tuitero cuyo delito haya prescrito, mientras a Rodrigo Rato y a otros figuras de la moqueta se le avejentan las tropelías hasta desaparecer en el limbo. “Quiero dedicar mi absolución a toda la gente que me ha apoyado, que ha creído en mi inocencia desde el principio”, dijo estos días el cantante Cesar Montaña Lehman (César Strawberry) después de que la Audiencia Nacional lo absolviera de delitos de enaltecimiento del terrorismo y de fomentar el odio en twitter.

El problema es que parece que estas personas algo deslenguadas se acaban viendo tan superadas por la tontería que se sienten culpables, y hasta parece que se disculpan un poco, que se sienten manchadas ante la opinión pública, medio admitiendo que no hicieron las cosas del todo bien. Le sucedió también a Guillermo Zapata –encausado por chistes que todos hemos oído centenares de veces–, e incluso está afectando a las chicas de Femen, que estos días son perseguidas por los inquisidores togados por desnudarse en una marcha ultra antiabortista: la fiscalía pide para ellas seis meses de cárcel y 1.800 euros de multa, pues fueron zarandeadas, rociadas con pintura y golpeadas con paraguas, lo que si estás en tetas es tremendo delito. “Nos sentimos ciertamente reconfortadas cuando nos llevó la Policía porque las personas que estaban allí no estaban atacando y sino hubiera sido por esa intervención hubiéramos salido peor paradas”, ha dicho una de ellas. O sea, que a la cuitada la alivió un montón que se la llevaran presa, por decirlo a lo bruto.
578e0dc88e668.r_1468927439562.0-44-800-457Por supuesto que no busco asomo de crítica a los vindicadores de la libertad con mis palabras. Ellos son los nuevos cruzados (en este caso, mágicos) de la lucha de la razón contra la fe. Pero nos estamos volviendo tan políticamente correctos que hasta parece que a los inquisidores se les concede la venia de salir airosos. Yo creo que ya está bien. Que conviene llamar a las cosas por su nombre, y que un juez que admite a trámite denuncias tan absurdas no solo es un gilipollas, sino también un delincuente. Está malgastando el dinero de los contribuyentes, prevaricando porque juzga a sabiendas de que no hay delito, y contribuyendo a generar una atmósfera opresiva, censora y violenta. Son los peores enemigos de la libertad.

Se observa cierta pasividad en la sociedad española a la hora de enfrentarse a este neofascismo togado. Y más cuando hoy existe un arma tan efectiva como las redes sociales. En el caso de Zapata o Strawberry, por ejemplo, hubiera bastado con que unas cuantas decenas de miles de personas hubieran transcrito palabra por palabra los chistes o expresiones juzgados, que se hubiera bombardeado la red con alusiones no demasiado amables a estos jueces y fiscales, que el pueblo conectado hubiera conducido la batalla allá donde no llegamos los periódicos. Porque los periódicos les dan exactamente igual si solo arropan a una sociedad inerme.

El inteligente lector me dirá, con razón, que empiece yo incluyendo en este artículo alguna frase que pueda interpretarse como enaltecimiento del terrorismo, falta de respeto a las instituciones o tal. Pero es que me da miedo hacerlo. Porque sé que, como Strawberry, Zapata y tantos otros, voy a ser un reo expuesto a la inclemencia de vuestra indiferencia. Es muy triste perder batallas en una guerra que ya habían ganado tus padres y tus abuelos hace ya muchos años. ¿O quizá es que solo nos creímos que la habían ganado?

Aníbal Malvar

Fuente: Público.es




 

Seguidores