domingo, 17 de julio de 2016

Niza y Pablo Iglesias

 
larazon.200O sea, que un tío no religioso, que comía hamburguesas durante el ramadán, bailón de salsa, coqueto, maltratador y conductor con antecedentes de ebriedad al volante es yihad. Es guerra santa. ¿A qué país invadimos ahora, señor Rajoy? A medida que pasan las horas, nuestro entusiasmo mediático por considerar a Mohamed Lahouaiej Bouhlel como parte de un diabólico plan asesino total se van diluyendo. Lo que no quiere decir que relajemos el discurso. “Una violencia pensada para provocar a un país, Francia, que celebraba su fiesta nacional. Una violencia pensada también para hacer el mayor daño posible, de manera indiscriminada, de ahí que entre los muertos se encuentren numerosos niños”, editorializa hoy La Razón.

abc.200Sin embargo, a medida que pasan las horas y los datos, parece que no hay nada seguro. Que Mohamed era solo un pirado, un desesperado, un fruto maduro del tiempo que vivimos. Pero no desviemos el discurso, a pesar de las evidencias. Que la realidad no te joda nunca la foto y el titular. Un tunecino, a la fuerza, ha de ser terrorista. “Está claro que si Europa quiere ganar la guerra al terrorismo yihadista debe superar las fronteras. Unas fronteras que no conoce el terror. Este es nuestro mayor desafío. Que están entre nosotros. En muchos casos, que han crecido entre nosotros, pues no estamos hablando de lobos solitarios ni de grupos marginales, sino de jóvenes europeos radicalizados”, sigue el periódico de Marhuenda mientras gotean las evidencias de que solo se trata de un loco, no de un lobo, solitario. De que lo que ha pasado no es culpa de esa guerra de la que usted me habla, sino de un simple y terrible error de seguridad, muy propio de estos tiempos en los que Europa va desmontando sus estados, privando al ciudadano de su seguridad a base de recortes.

Por supuesto, la culpa de lo sucedido en Niza la tiene Pablo Iglesias. Lo dicen Soraya Sáenz de Santamaría y La Razón: “Resultan incomprensibles determinadas actitudes, como las mostradas por Podemos de ser ‘observador’ en este pacto antiyihadista. Este tipo de salvedades solo dan margen a los terroristas al pensar que la postura monolítica que tienen enfrente está resquebrajada, con importantes fisuras”, nos explica el periódico de Planeta. O sea, que como Podemos no se arrimó a un pacto vacuo y estúpido, sin ningún tipo de medida civilizada en su texto, los yihadistas decidieron atentar en Niza. Qué vergüenza. Qué vergüenza.

El ABC lo resume en titular en solo doce palabras: “Un delincuente común de origen tunecino provocó la matanza yihadista de Niza”, advirtiéndonos en letra pequeña de que “según Valls, el ataque está vinculado al islamismo radical de una forma u otra”. O sea, que ya encontraremos la forma de vincularlo.

No encontré este tipo de apreciaciones el día de julio de 2008 en que la tropas estadounidenses bombardearon una boda en Afganistán en la que murieron 47 personas, incluidos muchos niños. En esos días no se habló de “la vieja rencilla histórica del odio, de una religión contra otra, del hombre convertido en un lobo para sí mismo”, como escribe hoy el director del torcuatiano diario, Bieito Rubido.  Yo no sé qué tienen los periodistas contra el lobo. Será que su extensa biblioteca solo está compuesta de ediciones de Caperucita Roja. Y, al ser roja, cualquier día también empezarán a acusar a Caperucita de yihadista. Al tiempo.

Vivimos en una sociedad enferma alentada por una prensa enferma y monolítica. Donde hay que creerse que si tenemos un infarto es por culpa de la cantidad de colesterol que ingiere el enemigo.

Por supuesto, el ABC tampoco olvida a Podemos en sus oraciones: “En España no todos los partidos han suscrito el pacto antiyihadista, lo cual dice mucho de quienes, como Podemos y Pablo Iglesias, siguen optando por mantenerse al margen de una obligación democrática. No muestran el debido respeto a cada asesinado y a sus familias”. Hay que firmar, firmar y firmar, y no decir nada del pingüe negocio que está haciendo la industria armamentística francesa mandando tropas contra el diablo. Qué bien vive dios, que firma, firma y firma contratos de compraventa de armas y de muertos.
elmundo.200
El Mundo tampoco se olvida de la culpa de Podemos en la masacre de Niza: “Chocaron, por bochornosas, las declaraciones del dirigente de Podemos Pablo Iglesias, que puso el acento en criticar la estrategia de la UE en Irak y Siria”. Lo  de echarle la culpa al adversario de la muerte de Manolete está dejando de ser un chiste.

No sé dónde vamos a ir a parar, porque los caminos sin retorno dejan de ser caminos. Como decía antes: ¿a qué país vamos a bombardear después de Niza? ¿Se podrá bombardear a los conductores borrachos? ¿A los dazones de salsa? ¿A los tunecinos que comen hamburguesas en el ramadán?

Sí: se podrá.


Aníbal Malvar

Fuente: Público.es

Seguidores